El periodista es narrador, no cómplice de lo que cuenta

Acabo de aterrizar en Madrid tras una larga estancia en el Reino Unido y, claro, lo primero es ‘aclarar el jabón’ de la inmersión inglesa con una rápida hojeada a los RSS atrasados en Netvibes, que son bastantes.

Entre todo lo que veo me llama la atención que El Periódico de Catalunya cambió la portada del lunes 29 de agosto pasado por presiones ejercidas por usuarios de Twiter.  Un aluvión de comentarios en la red social demostraron hasta qué punto es cierto que las redes sociales están cambiando la forma de hacer periodismo más allá de la pantalla del ordenador. Su efecto llega también al papel.

Enric Hernández, director del diario, lo cuenta en primera persona y explica cómo reaccionó el diario cambiando la portada.

Montaje-portada-elperiodico

Me gusta el razonamiento de Enric:

“Si un solo lector puede malinterpretar un titular, es que este es erróneo”

El cambio de la entradilla es mínimo, pero esencial. Donde ponía “un catálogo de los delitos más habituales en la capital”, ahora pone “un catálogo plagado de expresiones xenófobas”.

No es necesario dar explicaciones ni alterar la esencia de una noticia, que es tal cual es; pero sí conviene dejar claro que una publicación no comparte el espíritu de la información que da en un momento determinado. El Periódico reaccionó bien y a tiempo.

 

Diarios que sólo se leen el fin de semana, ése es el problema

Los titulares tienen el poder de enfocar la información desde la perspectiva que marca el periodista. Y a pesar de lo leído y reflexionado sobre el tema aún me dejo llevar por esa visión delegada. Hoy Elpais.com titula:

“El ‘Christian Science Monitor’ dejará de ser diario para potenciar su edición digital”

El subtítulo dice:

“El rotativo estadounidense pasará a publicarse semanalmente y potenciará su edición en la Red, que se actuarizará las 24 horas del día”

Al leer la noticia, me ha sorprendido la jerarquía de la importancia. ¿Qué es más importante en los cambios del Monitor (en inglés), que se potencie la edición digital o que pase a ser semanal? Para el editor de Elpaís.com parece que lo reseñable es la fuerza de lo digital.

Esa cortina de humo a que nos somete la utopía tecnológica provoca que pensemos antes en lo que tiene que ser que en lo que es. Por eso, casi todas las investigaciones que srobre el periodismo digital que se hace suelen tener conclusiones negativas. Ningún medio  cumple. Es comprensible, pues los cibermedios, que obedecen a impulsos empresariales, no llenan las expectativas expuestas en unas hipótesis generalmente embriagadas por esa utopía tecnológica. El tecnodeterminismo mediatiza los resultados de los estudios y de los titulares de prensa.

Propongo un descanso y una visión pausada. La noticia nos avisa de lo siguiente:

El Christian Science Monitor ha emprendido un cambio significativo en la industria editorial que se completará en abril de 2009. El rotativo, que cuenta con un siglo de antigüedad y ha ganado siete premios Pulitzer, dejará de publicarse de forma diaria y potenciará su edición online, que se actualizará las 24 horas del día, los 7 días a la semana a través de información propia. Además, publicarán un semanario impreso que incluirá grandes reportajes.

No hay que olvidar que, en medio del proceso de digitalización mediática, vivimos la crisis del papel que no es independiente de la crisis económica aunque tiene elementos propios de debate muy diferenciados. Uno de los mayores problemas de los diarios es el de la producción-distribución del producto. Y los lectores muestran una tendencia sostenida a lo largo de los últimos años: se acercan al quiosco sólo el fin de semana.

Por eso, me parece más reseñable que el Monitor, un diario de difusión nacional en Estados Unidos, se convierta en semanal. La prensa diaria se arrevista en forma , fondo y cada vez más en periodo. Si los diarios adelgazan sus tiradas de lunes a viernes, ¿significa esto que nos enfrentamos a un fenómeno de “findesemanalización” de la prensa más profundo de lo que nos han dicho hasta ahora?

Si es así, ése sería el titular.

La prisa y el titular

Estaba reservando esta información para una entrada posterior y para hablar en profundidad de los títulos, de la dificultad que conllevan y de la importancia que tienen. Y también de lo que consideramos ‘titular’, pues me he encontrado en algunas redacciones con compañeros que engloban en este término antítulo y subtítulo, con lo que conforman una unidad para mí extraña y que facilita la imprecisión.

Pero hoy me he levantado pensando que el ejemplo se iba a quedar viejo. Ya habrá otros para otras ocasiones.

La información a que me refiero es en realidad una carta (supongo que un correo electrónico) de Fernando Mas, subdirector de El Mundo, a Arcadi Espada. Habla precisamente de un título discutible y discutido del día anterior:

[foto de la noticia]

“Esta mañana he visto tu comentario de ayer. Me fui del periódico a mediodía y me ‘desconecté’ para descansar. En fin, nos conocemos poco, pero que sepas que entre mis múltiples defectos están el de polemizar sin fin y el de provocar, incluso defendiendo lo indefendible… aunque sea sólo por diversión, placer. Todo esto para decirte que me divierte mucho este pequeño análisis de texto en el que nos hemos metido. Hay ocasiones -el 99%- en que uno titula sin tener en cuenta esos matices. Buscas, apresurado, resolver. Tratas de responder de forma inmediata y automática a varias cuestiones que tienes ya interiorizadas: ¿Se entiende? ¿Es bueno? ¿Es claro? ¿Seduce? Y así podríamos continuar la lista. Si es así, adelante. El titular me salió casi del tirón (el cansancio empezaba a perturbar el entendimiento) y debatimos, incluso antes de lanzarlo, sobre la pertinencia o no del mismo. El titular puede ser gramaticalmente correcto, pero es obvio que no era bueno: no se entendía o al menos había gente, mucha, que no lo entendía. Toda mi obsesión, en un momento determinado de la mañana, era evitar la coma y el pero para que no hubiera interrupciones en la lectura de un título con el que pretendíamos resumir una noche en la que Obama se mantuvo en pie con fortaleza y Hillary logró sonreír tras conquistar los territorios más importantes. Por cierto, no estoy de acuerdo con ese lector que utiliza el ‘le’ para identificar a Clinton. Yo hubiera escrito: ‘El triunfo de Bill Clinton en los estados clave apenas lo distancia de Obama’… jajaja. Un abrazo. Fernando.”

Lo cierto es que Fernando había contestado ya defendiendo su posición (distancia es sustantivo y verbo) y el título se había cambiado en la web:

[foto de la noticia]

Moraleja:

Es malo intentar resolver apresuradamente, aunque el tiempo/cierre empuje. Mejor pensar, como dice Fernando Mas, en si se entiende el título, si es claro y si seduce.

Los viejos manuales aconsejan, incluso, dejar que lo vean y juzguen los compañeros. Algo que ha hecho Arcadi Espada y que, si no, harán después los lectores.

Escribir para los usuarios y no para Google

Sergio Mahugo, al  que acabo de incluir en el blogroll por su excelente bitácora (¿docente?), da hoy una lección de cómo escribir y titular en la red. Entre otras cosas dice:

Icono de sergio m. mahugoEs un riesgo escribir para buscadores. Ojo, lo mismo que tratar de ser excesivamente original a la hora de redactar titulares. Y por eso insisto, una y otra vez, en que a la hora de acometer la construcción del blog es necesario diferenciar y tener bien claro desde el principio si te interesa más la cantidad o la calidad de las visitas. Al final, es una actitud. Una apuesta ética.”

Interesantes, no sólo para blogs, todos los enlaces de la entrada, pero me ha encantado este post publicado hace ya un tiempo por Juan Carlos García de Úsalo: Escribir noticias para la web. Dos enfoques, que empieza así de fuerte:

“Hay dos formas básicas de entender la creación de noticias para la web: buscar atraer y agradar a los lectores o informar asépticamente. La inmensa mayoría de los que crean noticias para la web estarán en el primer grupo. Sólo los grandes medios podrán permitirse hacer noticias web totalmente asépticas.”

Cómo fabricar un título engañoso en una entrevista

¿Qué sentido tiene inducir una respuesta a un entrevistado para fabricar un título?

Pregunta. ¿Se ha sentido alguna vez Sissi emperatriz?

Respuesta. Quizá en los bailes de Viena, en el baile de la Ópera. Allí me he sentido Sissi. Como muchas mujeres austriacas.

Título resultante. “En Viena me he sentido Sissi”

Leído en la sobrevalorada sección de entrevistas de la última página de El País del domingo.

Según el titular con que se mire

Acabo de toparme con una una página donde se pueden consultar y comparar qué titulares eligen, tanto en portada como en sus secciones, medios tan diferentes como El Mundo, El País, ABC, 20 Minutos, Público o Periodista Digital. Se llama eNewsc y promete. Demuestra que los titulares son como gafas de colores.

Vía Huella Digital, donde el primer comentario apunta certero:

“Ahora mismo resulta llamativo ver como titulan la noticia de Gallardón y su no inclusión en las listas al congreso:
– Rajoy dice a Gallardón que no irá en las listas.
– Gallardón no irá en las listas del PP al Congreso por Madrid.
– El PSOE dice que la ausencia de Gallardón confirma la «involución aznarista»
– Gallardón no está en la lista
Curioso como lo ve cada medio.”

Curioso también yo, voy a la página de quien firma el comentario, y me encuentro esta entrada:

¿Información u opinión? 
gallardon-no-va.jpg

Visto en Periodista Digital.