Philip Bennett, teoría y práctica sobre el periodismo que hay que hacer

El reportaje “Retrato de un país en crisis”, de Philip Bennett en El País me ha recordado que quería revisar y archivar algunas ideas interesantes de este periodista estadounidense, que fue editor del Whasington Post desde 2004 hasta 2008.

El síndrome de cíber Sthendal  puede convertirse en un peligro cierto. De repente, en la red hay demasiadas personalidades a las que atender, demasiados pensamientos sobre los que depositar unos minutos de atención. No hay tiempo. Y ése, más que la evolución vertiginosa de los dispositivos y las tecnologías, será uno de los factores determinantes que van a marcar –al menos a corto plazo- la evolución y la percepción de internet: el tiempo, o mejor dicho su limitación.

Ahora, sumido en esa especie de vértigo que produce atender a demasiadas luces a la vez, repaso algunas de las cosas que leído últimamente. Intento (¿en vano?) ordenar las ideas y recuperar datos que no quiero que se pierdan en los límites de mi memoria. Este blog me ayuda en esa labor de rastreo, reflexión y archivo de fogonazos sobre la profesión. Aquí dejo hallazgos como éste que considero que merece la pena compartir. Seguro que para muchos no serán nuevos, pero con la redundancia de la blogosfera muchas de las ideas afortunadas no se perderán y, en su caso, se oirán con más claridad:

El Cuaderno de Periodistas de la APM, una publicación con la que colaboro, ha reproducido en su último número una ponencia de Philip Bennett durante el debate sobre lo que pasó en los medios periodísticos en 2009 y las expectativas para 2010. El encuentro, organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoaméricano, tuvo lugar en Bogotá (Colombia) el pasado 16 de diciembre.Entre los subrayados que hice veo:

“Hoy en día, muchos de los periodistas más ilustres pasan más tiempo pensando en los nuevos modelos de negocio del periodismo que en los nuevos modelos de periodismo. Creo que esta es una oportunidad perdida.”

“Nos propusimos lograr la modesta tarea de imaginar juntos el sitio de noticas del siglo XXI. Esa tarea no ha sido lograda por ninguna empresa de noticias y nosotros no lo logramos tampoco.”

Lectura aconsejable, tanto la del reportaje (para entender mejor el alcance de la crisis en España y para analizar un artículo admirablemente estructurado) y la ponencia (para situar las perspectivas del periodismo tras la primera década de la Edad de Google).

El P-I digital marca el camino incierto del travestismo mediático

Con motivo del cierre la edición de papel del Seattle Post-Inteligencer, tras 146 años en el quiosco, Juan Varela se pregunta si la conversión a digital será la solución para los medios españoles ahogados por la crisis . Él mismo se responde: ”Todavía no”.

Mientras los medios norteamericanos consiguen una media de cinco dólares (3,9 euros) por usuario único y año, en España son pocos los que superan el euro y muchos están por debajo de esos ingresos. Por tanto, diarios locales como El Periódico de Catalunya (1,8 millones de usuarios únicos mensuales) o El Correo (1,45 millones) soportarían una redacción de entre 15 y 20 personas con sus salarios medios actuales. Una reestructuración tan o más fuerte que la del diario de Seattle. Es pronto. Los diarios deben esperar a aumentar su facturación digital muy por encima de la actual antes de pensar en un futuro sólo digital. Pero para asegurarlo deben empezar a reinventarse, crear nuevos lectores, nuevos anunciantes en el mercado local y convertirse en medios plataforma para una adecuada oferta y rentabilización de información local y ciudadana.

Hearst, la empresa propietaria del P-I (como se conoce al Seattle Post-Inteligencer) quiere vender la reconversión como algo positivo. Para sus directivos supone el arranque de una nueva etapa, un punto de inflexión hacia una nueva forma de entender el periodismo.

El P-I es el mayor medio de papel convertido a digital hasta ahora. ¿Marca una tendencia? (vídeo 0:55 m)

Así el travestismo digital del periodismo de papel se convertirá en ‘un laboratorio’ donde el grupo Hearst probará distintas ideas para aplicar a su cadena de 16 rotativos.

Vemos esto como un gran experimento para lanzar una compañía local exclusivamente digital en Seattle, aprovechando la gran marca y el gran talento que tenemos’, afirmó Steven Swartz, presidente de la cadena de periódicos Hearst en una entrevista con el diario The Wall Street Journal.

El P-I digital se quedará con una veintena de redactores. Hasta ahora eran 160, es decir, funcionará con la octava parte del personal y no habrá gastos de papel ni de impresión ni de distribución. Esos son los cálculos. 

La idea de los directivos de Hearst es dar prioridad a los comentarios, consejos y enlaces a otros sitios, al estilo del periodismo híbrido del que ya empezamos a ver algún ejemplo por aquí, aunque también dará alguna oportunidad a lo que han dado en llamar el ‘periodismo original’.

No obstante, ya se han oído voces autorizadas que afirman que no está claro que el P-I digital vaya a asegurar su viabilidad. “Un informe publicado por el Proyecto para la Excelencia en Periodismo recuerda, en ese sentido, que el 90 por ciento de los ingresos de los periódicos todavía procede de sus ediciones en papel y destaca que la publicidad digital se está estancando.”

Mariano Lozano reflexiona también sobre el tema en Soitu.es.

Tuenti informó mejor que Twitter sobre la bomba en la Universidad de Navarra

Hace unas semanas me pregutaba por las aportaciones que el microblogging hace al periodismo. Algo se mueve en la comunicación, y nosotros somos actores y espectadores de un fenómenos de máximo interés y gran trascendencia. Ayer, con la colocación de una bomba en la Universidad de Navarrra, hubo una respuesta más. La leo en Soitu.es, que subraya que el hecho de que Tuenti le haya mojado la oreja a Twitter. Los periodistas -ciudadanos y no- llegaron después:

TUENTI: No han llamado a las radios, ni publicado sus fotos en los servicios de ‘periodismo ciudadano’ de los grandes diarios, ni lo han contado en sus blogs. Los estudiantes de la Universidad de Navarra han elegido Tuenti para contar al mundo (a “su” mundo) la experiencia que han vivido esta mañana, cuando ha explotado un coche bomba de ETA en su campus. A través de esta red social han narrado en vivo lo ocurrido, han expresado su rabia, se han organizado y han hecho recuento para ver si ‘estaban todos’. La elección de esta red social es lógica: la mayor parte de los estudiantes de la UNAV estaba ahí. En junio de este año, el 65% de ellos participaba en Tuenti. Es una de las universidades en las que el servicio posee mayor penetración (…) 

TWITTER: Pero si Tuenti ha ganado en emotividad, cercanía y profundidad, Twitter ha sido la herramienta más rápida y la que ha extendido la noticia entre aquellos internautas que no pertenecen al restringido coto estudiantil de Tuenti. Cuando en los medios de comunicación aún no se hablaba del atentado, un estudiante daba la primera voz de alarma. Uno de nuestros colaboradores (desde Ginebra e informado por otras vías) le seguía unos minutos después. Tras ellos, comenzaba una avalancha de ‘twitts’ en la que incluso han participado profesores de la Universidad que se encontraban todavía en el campus, como José Luis Orihuela. Algunos usuarios han desplegado una excepcional actividad comunicando las últimas novedades. En la redacción de soitu.es hemos utilizado nuestro Twitter corporativo como un medio más para recoger informaciones de primera mano.

FACEBOOK: El día ha sido mucho más tranquilo en Facebook, mucho menos utilizado entre los estudiantes. Tras el atentado ha nacido el grupo UNAV contra Eta (…)

De Twitter también hemos leído algo sobre el temor que despierta en la inteligencia militar estadounidense.

(Lo de inteligencia está puesto con intención y espero que se note)

Menos papel, menos periodistas y más información local

Los periódicos se reducen en Estados Unidos, sufren pérdidas y recortan plantillas; sin embargo, los editores se muestran optimistas. Al menos eso dice un estudio del Project for Excellence in Journalism (PEJ) que, entre otras cosas, señala que:

  1. Los periódicos en tres años han reducido considerablemente sus páginas.
  2. La secciones más perjudicadas son las de noticias internacionales y nacionales, pero también se observa que cada vez hay menos espacio dedicado a la ciencia, las artes, los reportajes especiales y diversos asuntos especializados.
  3. Los equipos que producen el diario también son menores, cada vez más jóvenes, más adeptos a la tecnología.
  4. Trabajan bajo fuertes presiones de sus superiores y empresa, tienen menos memoria institucional, menor conocimiento de asuntos comunitarios y no están entrenados en la investigación de las historias ni en la búsqueda de información en fuentes específicas.
  5. La edición está también en retroceso, por lo que no hay nadie en las redacciones que pueda detectar y corregir los errores de los redactores inexpertos.
  6. Se ravaloriza, no obstante, el periodismo de investigación, como única vía de diferenciación entre los medios.

  7. Los textos también son más cortos.
  8. La cobertura de economía está empaquetada en una sección propia cada vez más pequeña o está incorporada a alguna otra sección del diario. Las cotizaciones bursátiles tienden a desaparecer en el papel.
  9. Los crucigramas se encogen, lo mismo que las páginas de televisión.
  10. Las páginas de información local se amplían como consecuencia de la nueva ideología de lo glocal.

Las revistas frente al reto digital

Tres tendencias a tener en cuenta al analizar lo que está ocurriendo con en el mundo de las revistas:

1. Para los inversores, son interesantes las cabeceras con implantación en internet; sin embargo, las reticencias de los periodistas tecnoabstemios son un freno:

El auge de este medio [internet], según destaca en su informe PriceWaterHouseCoopers, está llevando a muchas compañías a comprar cabeceras con una fuerte impronta online y se prevé que esta tendencia continúe en los próximos años, siendo “obligatorio integrar las operaciones digitales y las de papel. La dificultad de muchos periodistas del papel a adaptarse a los nuevos formatos y los problemas para encontrar a profesionales multimedia que dominen tanto el periodismo tradicional como los nuevos formatos digitales son los principales frenos a dicha unión”, destaca la consultora.

2. Las revistas se copian unas a otras:

El informe también destaca que la piratería entre publicaciones es uno de los mayores problemas de estas revistas, por lo que anima a las compañías editoras a desarrollar estrategias de copyright. También las agencias publicitarias se están viendo involucradas en un proceso de transformación provocado por la digitalización, que obliga a perseguir unos objetivos diferentes a los que pretendía la publicidad tradicional en medios escritos.

3. El papel sigue teniendo sus seguidores fieles, aunque el encanto de las revistas digitales crece:

La mayoría de consumidores continúan prefiriendo leer las revistas en soporte papel, aunque la tendencia ya comienza a invertirse. El 60% afirma que también les interesa acceder a los contenidos digitales a través, principalmente, de Internet y que, en los próximos cinco años, invertirán menos tiempo en leer las revistas en papel y más en acceder a los contenidos digitales (siempre y cuando sus dispositivos de acceso estén al alcance de todos).

Además, esta tendencia hacia la digitalización también se ve reforzada cuando más de la mitad de los encuestados seguirían comprando su revista preferida si esta se publicase únicamente en formato digital. Esta forma de pensar es especialmente pronunciada en China, con casi un 80%, y Rusia e India con alrededor del 70%. En cambio, cuando se les pregunta cuánto pagarían por los contenidos digitales, la mayoría asegura que el coste de los mismos debería ser menos de la mitad del precio de la revista impresa. Por género, el informe señala que el 41% de los hombres está dispuesto a pagar por los contenidos digitales frente al 29% de las mujeres.

4. El crecimiento de una publicidad barata de gran impacto en la red marcará el cambio:

Los medios online siguen consolidando su modelo de negocio mediante los ingresos publicitarios. Un último informe de la consultora PricewaterhouseCoopers, así lo atestigua: las revistas digitales ingresarán diez veces más que sus homólogas del papel hasta 2012. El mercado global de las revistas actualmente alcanza los 50.440 millones de euros de facturación y para 2012, el estudio pronostica que la industria crecerá un 19% hasta alcanzar los 59.896 millones.

La información es de Europapress

¿Cansancio de bloguero o empuje de otras herramientas de diálogo?

Un puñado de blogueros especialistas en tecnología han ha anunciado de manera más o menos brutal su abandono del ejercicio de manera tal que lleva a preguntarse si, debajo de la publicidad que algunos buscan no hay algo más serio: ¿Crisis de los blogs?

Lo cuenta Pisani en su columna de El Ciberpaís, y lo describe como “el cansancio de los blogueros ilustres”:

Hay elementos trágicos. En abril el New York Times anunció la muerte de tres blogueros (de tecnología) atribuída al exceso de trabajo: muchos de ellos reciben apenas 10 dólares por nota o son pagados por el tráfico que generan.

De hecho los blogs de tecnología más conocidos han dejado de ser blogs para volverse medios que usan plataformas de blogs para publicar sus notas (…)

Varias tendencias se están juntando para explicar esos elementos aparentemente no relacionados entre sí pero que ocurren juntos. En lo económico la difícil situación lleva, como suele ser el caso, a una consolidación de las empresas que han dejado de ser blogs.

Paralelamente se da un movimiento de cansancio de los blogueros más activos (Arrington reconoció en abril haber engordado 15 kg que atribuye ampliamente al estrés). Mucho más importante sin embargo es la aparición y el éxito de nuevas herramientas de diálogo social como son Twitter.com y FriendFeed.com y de espacios como MySpace.com. Facebook.com o Hi5.com. En vez de depender del bloguero, las conversaciones se dan de manera más ágil y menos jerárquica.

La información se hace nano, micro, pequeña

‘Reuters experimenta con con Twitter’. Me informa Soitu y, aprovechando la ‘percha’, hace un exclarecedor artículo de por dónde va el microperiodismo:

Se trata de un uso simplemente publicitario y poco ambicioso, como el que hacen otros medios que vuelcan a través de RSS enlaces a sus noticias. Formas de ganar tráfico. En tiempos de infoxicación y audiencia necesitada de que optimicen su tiempo por ella, el microperiodismo, un elogio a la brevedad, puede ser una disciplina a explotar y de la que ya se han hecho pruebas, como 20 Palabras, un proyecto puesto en marcha por Pablo Mancini y Darío Gallo y que, tras cuatro meses relatando la actualidad en dos decenas de palabras, ha decidido tomarse un descanso. Desde Ecuador nos llega también el experimento que hacen en diario Hoy, que muestra la manera en que Twitter puede ser integrado en las redacciones de los medios emitiendo titulares de última hora, información concebida de manera exclusiva para esta servicio, twitter.com/hoydeportes. Se popularizó como un simple método de respuesta a una sencilla pregunta dirigida a “narcisistas ególatras y casi megalomaníacos”, “¿Qué haces?”, pero ha encontrado un sitio en la Red y parece que ha venido para quedarse. Ahora Twitter, al igual que los blogs superaron sus banales comienzos, ha madurado y está listo para hacerse mayor.

Quizá, como complemento, yo pondría dos visiones diferentes del fenómeno:

Experiencias interesantes de gente seria, de pioneros del nuevo periodismo se me abren junto a muestras de esnobismo barato de algunos geeks con mucho tiempo libre. Ahora, utilizaciones publicitarias de la novedad. No sé, no sé. Seguiré pensando.

aaa.jpg

Viñeta de Favelis