El televidente se transforma en “productor ciudadano”

Recupero -y amplío- parte de un artículo que escribí para Cuadernos de Periodistas nº 15  (la APM no ha colgado aún en la red, supongo que no tardará y podré enlazarlo más adelante):

neokinok.jpgQue la audiencia deje de ser pasiva para convertirse en ‘multitud de usuarios activos’ es tan sólo uno de los grandes cambios que han llegado con Internet. Muchos profesionales miran al mal llamado “periodismo ciudadano” como una forma de intrusismo en su actividad laboral.  Sobre ello se ha escrito y se ha debatido mucho, pero la tecnología avanza rápido y aún no hemos vivido más que el principio de la transformación.

Con la televisión experimental, por ejemplo, los “informadores casuales” adquieren nuevas herramientas, las fuentes de información se amplían y el debate promete adquirir dimensiones inéditas hasta la fecha. Sobre todo porque ya no se trata de una “supuesta” afrenta a la profesión, sino una intromisión en terreno ocupado hasta ahora por grandes grupos empresariales.

El colectivo Neokinok.tv capitaneado por el realizador y videoartista Daniel Miracle,  pretende en nuestro país mostrar otras maneras de ver y hacer televisión y demostrar que  la interacción con la comunidad y la participación de la audiencia es posible. Una humilde cámara de vídeo, un ordenador y una conexión de banda ancha a la red son herramientas suficientes.

Para que el proyecto de televisión experimental pueda resultar operativo y, de paso, protegerse de posibles problemas legales, Neokinok.tv ha ideado una estructura constituida por una figura clave, que llama NTE (Nodos de Televisión Experimental). Se trata de pequeñísimos equipos de creación y difusión televisiva, de baja potencia y coste muy reducido. Estos nodos pueden estar situados en cualquier espacio de interés comunitario, como por ejemplo: escuelas, centros cívicos, asociaciones de vecinos, residencias, etc. La función básica de estos equipos consiste en actuar como un espacio donde los usuarios tengan acceso a la creación y difusión audiovisual experimental y ciudadana.

Los contenidos que generan los NTE se emiten en la Red y se gestionan como una web de televisión por Internet. De este modo pueden verse desde muchos puntos del planeta. Además, todos los nodos tendrían una representación en una sede central donde se repartiría el tiempo de emisión equitativamente para cada nodo. Esto crearía un nuevo canal de televisión en Internet que, en caso de que resultara lo suficientemente representativo, debería ser retransmitido por TDT a nivel local, autonómico y estatal.

En 2002, Miracle consiguió que, desde la frecuencia de BTV (Barcelona Televisió) se le permitiera realizar una de sus emisiones en directo con un casco de su invención. Este artilugio, que recuerda vagamente al utilizado por Victoria Abril en la película “Kika” de Almodóvar,  permite a una sola persona grabar entrevistas en la calle con dos o tres cámaras incorporadas a un casco que hace a su vez de pequeño transmisor. Más tarde, durante varios meses de verano de 2005 y 2006, dentro del Festival de Teatro Citemor, el más antiguo de Portugal, el colectivo de Neokinok.tv, integrado entonces por una docena de personas, mantuvo una emisión experimental continuada.

Otras webs como Mogulus (hay quien lo aconseja mucho), Operator11, Justin o MakeTV ofrecen también la infraestructura necesaria para levantar verdaderos canales, con conexiones en directo y contenidos las 24 horas.

Oiremos hablar mucho de televisión en internet en los próximos años. De momento la red permite que las audiencias puedan elegir dos caminos para fugarse: la televisión a la carta, un fenómeno denominado ‘TeleYo’ por los sociólogos, y, por otra parte, esta transformación del televidente en productor.

Pues eso, si ya hay un periodista ciudadano ¿por qué no un productor de televisión ciudadano? Neokinok.tv propone hacerlo legalmente como una forma de animación ciudadana y de “desmitificar las estructuras televisivas que se supone pertenecen a las élites”.

Zemos ha realizado un repaso de las experiencias de televisión alternativa llevadas a cabo en España y EE UU por  artistas y colectivos desde los años 70 hasta hoy. Incluye un recomendable vídeo de 45 minutos de Fito Rodríguez y Cristina Arrázola-Oñate sobre un tema que cada día cobra mayor interés: la’televisión de proximidad’.

La escritura deja paso a los vídeos en la red

 ¿A alguien le queda alguna duda de que algo está cambiando?

Con esta pregunta acaba un memorable post de Mahugo sobre la utilización del vídeo en internet que, según mi modesta opinión, nadie debería perderse.

La idea clave que pretendíamos transmitir es que televisión, internet y móviles no pueden compartir los mismos contenidos porque las necesidades de consumo y el contexto en el que se consume esa información son distintos.

Hasta ahora la lectoescritura ha dominado la actividad de la red. Nunca tanta gente había generado tanto texto y tan variado, y nunca tanta gente había leído tanto. Sin embargo, oímos que los pedagogos se quejan de que los jóvenes ya no saben leer. El Informe Pisa ha puesto de manifiesto que los sistemas de enseñana han fracasado en este punto.

La lectura y la comprensión de textos escritos son paradójicamente asignaturas pendientes cuando comprobamos que los jóvenes leen -y escriben- mucho, aunque lo hagan en otros formatos. La red, al mismo tiempo, se está haciendo audiovisual y demuestra que hay vías múltiples para la información, el conocimiento y hasta para el entretenimiento.

Pero mientras la red se expande hacia la multimedia en una progresión natural y ya esperada, observamos que los elementos aportados por la programación de las televisiones van más allá de la cesión de trozos de su programación. Se están generando importantes cambios en la presentación de las páginas de los medios digitales, que ya hacen un hueco para sus vídeos. Hasta Larazón.es, que no es el medio con más cintura a la hora de adaptarse a los cambios tecnológicos, acaba de incorporar dos ventanas, una de información y otra de opinión grabada. La tecnología empuja y acerelera la transformación.

A los alevines de nuestra sociedad los adultos no les han enseñado con método cómo incorporar conocimiento aprovechando la vía audiovisual, pero si les han proporcionado los instrumentos de aprendizaje y de familiarización con todos sus aparatos mediante los videojuegos. El procedimiento ha sido muy efectivo y sin grandes costes para el sistema educativo.

En los medios la transformación también debe hacerse de una forma natural, sin traumas, sobre todo por las oportunidad que nos ofrece la propia tecnología. La opción de acceso a la producción/reproducción audiovisual con un nivel de calidad suficiente no plantea grandes gastos. Sin embargo, se genera contenidos muy atractivos. 

La web ha dejado de ser silenciosa. Tíscar habla también de ello.

 

Televisión a la carta

Condenados a entenderse. Así sentencia Baquía la extraña relación entre televisión e internet.

En Estados Unidos, los portales de NBC, CBS, Abc o Fox ya permiten al espectador desentenderse de la programación diaria y ver capítulos enteros de sus series y programas en internet. Gran cantidad de esos contenidos se dirigen al público adolescente.

En España el acercamiento todavía es tímido: la mayoría de las cadenas nacionales se limitan a colgar fragmentos de sus espacios más populares en YouTube, y pocas se atreven con episodios completos.

La campaña electoral y Eurovisión han empujado al maridaje con la red, pero de momento sólo para pedir interactividad. En lo que respecta a la programación el telespectador aún debe estar pendiente de la cartelera, com recuerda Baquía:

  • RTVE. Desde hace poco emite los capítulos de “Herederos” y “Desaparecida” por Internet antes de su estreno en televisión. Ha abierto canal en YouTube. “Muchachada Da Nui”, con canal propio, ha conseguido captar la atención de muchos internautas y se ha convertido en un fenómeno digno de estudio.
  • Antena 3. Toma la delantera en nuestro país, pues fue la primera cadena nacional en ofrecer gratis por la Red capítulos íntegros de “El Internado” y “Círculo Rojo”.
  • Cuatro. Para Baquía es uno de los portales menos completo en este sentido. Sólo adelantos de series y películas y una recopilación de los mejores momentos de sus reallitys. Algo más atención a los guiñoles y a las noticias, deportivas.
  • Telecinco. Salvo la exitosa “Sin tetas no hay paraíso”, no reproduce capítulos íntegros de sus series. Tiene, sin embargo, videoteca histórica.
  • La Sexta. Sólo ofrece vídeos de sus informativos. El último emitido, de manera íntegra. Algunos momentos del programa de Buenafuente pueden verse en el canal de El Terrat en YouTube. También trozos de “Peta Zetas”, de José Corbacho.

ACTUALIZACIÓN (10.02): Nacho Gallego ha montado un player de canales de televisión de España en YouTube.  Vía e-Cuaderno.