• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    • RT @el_pais: Ampliación | La absolución de Ana Botella ha ganado por dos votos a uno. Los dos consejeros que han revocado la condena son lo… 1 day ago
    • RT @mcarvajal_: Hace un par de días puse en marcha una herramienta 🤖 que compara la portada de El País con versiones anteriores, localiza l… 2 days ago
    • RT @Sofi_pm: -Isabel Díaz Ayuso afirma que Madrid Central ha aumentado la delincuencia -Le preguntan al alcalde de Madrid por los datos y r… 2 days ago
    • RT @daandina: Soy Pediatra de Urgencias. Hace unos días atendimos un adolescente transexual que había cometido su quinto intento de suicidi… 2 days ago
    • RT @ismaelnafria: Are Paywalls Saving Newspapers? - Newspapers with reputable brands and unique content are finding success behind paywalls… 2 days ago
  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 29 seguidores

  • Páginas

  • Anuncios

Empieza a notarse el trabajo de Sindo Lafuente en El País

El País está inmerso en una serie de cambios redaccionales que conviene seguir de cerca, porque es el primero de la clase y porque en diciembre contrató a Gumersindo Lafuente y, después, éste se trajo a su equipo.

Sobre uno de estos cambios decía ayer el diario que Eskup ha sido “desarrollada íntegramente por el equipo técnico de El País”. Pero ya sabíamos que esta aplicación, de uso abierto y gratuito, se basa en la tecnología desarrollada bajo la marca Utoi por la gente de Soitu.es, medio que cerró en octubre pasado y del que Gumersindo Lafuente –hoy adjunto a la dirección del diario de Prisa–  era su fundador y director. No sé. Habrá que leer más sobre el tema porque la cuestión del desarrollo propio no está clara.

 Silvia Cobo entrevista a Lafuente y a Borja Echevarría, su mano derecha y subdirector del periódico, para que le expliquen los cambios que han introducido en la redacción de El País y hacia dónde lo quieren llevar.

Sindo ha sido siempre uno de los defensores de las redacciones desintegradas. Por eso me han llamado la atención especialmente las palabras que explican por qué en El Mundo se resistió a la convergencia y ahora en El País la vende como única vía posible. Si hasta en Huesca el pasado mes de marzo confesó que no le gustaba la palabra “integración”, que prefería denominarlo “trabajar de otra manera”:

Siempre he dicho que hay una solución para cada momento y para cada redacción. En su día, en El Mundo teníamos un producto muy ideológico y a la vez, quería ser líder en Internet. Para tener la suficiente agilidad no podíamos trabajar con la redacción de papel, pero que, curiosamente, estaba físicamente en la misma redacción. La separación era de mando.

 El momento actual es muy diferente. Han pasado diez años y con la situación económica actual, ya no puedes permitirte solapamientos de gastos. Ahora, con el mismo esfuerzo de la redacción, por muy complicado que sea, hay que diseñar el presente y el futuro.

Pero eso no nos lleva necesariamente a la integración completa de las redacciones, sino a darle la vuelta por completo a la manera de elaborar la información. Hoy el modelo de negocio es todavía inmaduro, el modelo de producto lo sigue siendo también, pero el tiempo para hacer experimentos se nos ha acabado.

(…) Porque, o nos espabilamos o vamos acabar muriendo poco a poco. Y no lo queremos, no lo vamos a permitir. Tenemos una marca y mucho talento en la redacción sobre el que trabajar.

De todas formas, la integración redaccional en El País ya es una realidad de facto, aunque aún a medias y muchos de los redactores ni creen en ella ni han asumido como propio el objetivo empresarial. Sindo la ve así:

No es una receta cerrada ni que pueda ser exportada a ninguna otra parte. Depende del momento, de las características de cada medio. Pero creo que el final está claro: que tendremos una redacción grande trabajando para la primera salida, que es la digital, y un grupo pequeño haciendo un producto de papel. Eso es un futuro de aquí 5 años, no mañana.

Va ser cierto eso de que de tanto dar vueltas a cómo va a ser el negocio periodístico no vamos pararnos nunca a reflexionar en cómo tiene que ser el periodismo. Lafuente y Echevarría han dado pruebas de tener la mente bien amueblada y de dar siempre pasos en la dirección correcta, por eso de momento me quedo con el papel que ambos entrevistados otorgan a los periodistas en el nuevo escenario, como prescriptores y como individualidad:

Lafuente: El periodista ha sido siempre prescriptor. Una de las misiones del periodista de hoy es ésta: ser administrador de los flujos de información y enriquecedor de noticias con sus fuentes.

Echevarría: Muchos no se dan cuentan de que algunos nombres de la redacción de El País lo son. Queremos reforzar esa capacidad de recomendar. Es lo que hablamos al principio, el periodista como marca. No pretendemos debilitar la marca del individuo frente al todo, sino al contrario, fortalecer la marca del individuo.

Entrevista en Escacc (en catalán)

Entrevista en Lolacomomola (traducida por la propia Silvia)  

Anuncios

“La prensa gratuita no ha ganado dinero”, según Cebrián

Juan Luis Cebrián habla en una entrevista en Colombia sobre la política de Prisa en el mercado americano y también sobre su visión de la prensa gratuita, la convergencia empresarial y el periodista frente a la globalización:

1. La prensa gratuita no ha ganado dinero en ninguna parte del mundo. La sacaron los fabricantes nórdicos de papel, que no sacaron prensa gratuita en sus propios países. Se puede uno imaginar que hay un intento de generar marcas globales de cara a Internet. Pero al margen de las condiciones económicas, yo no creo en la información como un commodity. Si hay un vínculo fuerte en la historia de la comunicación, ahora que hablamos de interactividad e Internet, es entre el lector de un periódico y la redacción de ese periódico. Por lo tanto, es la adhesión de los lectores lo que genera la estabilidad y el crecimiento del periódico. Yo creo que los periódicos se venden por lo que dicen, no porque sean más baratos o porque los regalen en las calles. Y hacer periódicos sólo como soporte de la publicidad, pues te lleva a hacer periódicos con la información como commodity, que no es la base de un periódico. Yo me enteré de que habían liberado a Íngrid Betancourt no leyendo El Tiempo, ni oyendo radio Caracol, ni viendo la CNN, ni comprando SEMANA. Me enteré por un mensaje de texto que me envió un amigo al celular. Por lo tanto, yo creo que los periódicos cumplen una función en la socialización y en la creación de opinión pública, y eso nada tiene que ver con la prensa gratuita.

2. La tendencia a la concentración de los grupos responde a las tendencias de concentración de los demás sectores de la economía. Tiene que ver con los avances tecnológicos, con la globalización del mercado, con la generación de márgenes en la producción, y es una tendencia que va a seguir. Yo diría que va a convivir esa tendencia con el mantenimiento de empresas que serían equiparables a las empresas artesanales cuando aparece el proceso de industrialización, locales y potentes, que pueden vivir durante mucho tiempo sirviendo a su mercado (…)

Creo que al final las grandes corporaciones van a seguir en el mercado global, que tiene sus peligros, sobre todo para la libertad de información y para el pluralismo. Y que tiene sus ventajas también. Lo que hay que hacer es convivir, saber responder a las necesidades de la autonomía de las redacciones y la libertad de información en las grandes corporaciones. Y al mismo tiempo, que esa autonomía se beneficie de las bondades de la corporación.

3. Qué es la información, qué es el conocimiento y qué es la sabiduría, son los tres escalones de la percepción intelectual del hombre. Personalmente sigo creyendo que el periodista del futuro va a ser el mismo del pasado. Sigo creyendo que el periodista es un señor que cuenta a los demás lo que pasa.

La dificultad que tenemos ahora es que la sociedad digital tiende a anular los procesos de intermediación. Eso significa que hay mucha información veraz mezclada con muchas mentiras, muchos rumores y mucha basura. Es lo que pasa con algunos blogs, pues como no hay una intermediación, la verdad convive con la mentira. Hoy cualquiera que saca una foto o un video o tenga acceso a una noticia, la puede colgar en la red inmediatamente. Pero todavía tendrá que haber una gestión de la calidad de esa información. En Corea hay un periódico en Internet hecho sin redacción, donde los redactores son 200.000 ciudadanos; es un gran éxito económico y participativo. ¿Qué capacidad hay de mediación o de interpretación de la realidad? No lo sé. Y vamos a convivir con estas paradojas mucho tiempo. Pero al final asistiremos a un proceso de mediación entre la realidad y los ciudadanos, o de interpretación o análisis, y eso es lo que hacen los periodistas: mediar entre la realidad y los lectores, los oyentes, los televidentes o los usuarios de Internet. Pero hasta que eso se produzca, vamos a convivir con una etapa de confusión.

Tú preguntas, ellos responden, el periodista es intermediario

Una forma delegada de periodismo ciudadano es la que practica Yoosk? 

Sus usuarios determinan a qué conocido personaje quieren hacer una pregunta, la plantean y después la votan. Si la propuesta consigue más de cien votos, los responsables de Yoosk? se ponen en contacto con el personaje para entrevistarlo y colgar en la página las respuestas. Posteriormente, los usuarios comentan y debaten sobre esas respuestas.

La página, que lleva ya un año operativa, aporta tan sólo un matiz a lo que están haciendo las televisiones durante la campaña electoral: se hace por escrito y no en vídeo.

(Vídeo 00:40)

Cada vez se dibuja con más nitidez el nuevo rol de mediador que tiene el periodista en este nuevo periodismo ciudadano delegado ¿O podríamos llamarlo periodismo ciudadano pasivo?

Vïa Periodismo Ciudadano