Philip Bennett, teoría y práctica sobre el periodismo que hay que hacer

El reportaje “Retrato de un país en crisis”, de Philip Bennett en El País me ha recordado que quería revisar y archivar algunas ideas interesantes de este periodista estadounidense, que fue editor del Whasington Post desde 2004 hasta 2008.

El síndrome de cíber Sthendal  puede convertirse en un peligro cierto. De repente, en la red hay demasiadas personalidades a las que atender, demasiados pensamientos sobre los que depositar unos minutos de atención. No hay tiempo. Y ése, más que la evolución vertiginosa de los dispositivos y las tecnologías, será uno de los factores determinantes que van a marcar –al menos a corto plazo- la evolución y la percepción de internet: el tiempo, o mejor dicho su limitación.

Ahora, sumido en esa especie de vértigo que produce atender a demasiadas luces a la vez, repaso algunas de las cosas que leído últimamente. Intento (¿en vano?) ordenar las ideas y recuperar datos que no quiero que se pierdan en los límites de mi memoria. Este blog me ayuda en esa labor de rastreo, reflexión y archivo de fogonazos sobre la profesión. Aquí dejo hallazgos como éste que considero que merece la pena compartir. Seguro que para muchos no serán nuevos, pero con la redundancia de la blogosfera muchas de las ideas afortunadas no se perderán y, en su caso, se oirán con más claridad:

El Cuaderno de Periodistas de la APM, una publicación con la que colaboro, ha reproducido en su último número una ponencia de Philip Bennett durante el debate sobre lo que pasó en los medios periodísticos en 2009 y las expectativas para 2010. El encuentro, organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoaméricano, tuvo lugar en Bogotá (Colombia) el pasado 16 de diciembre.Entre los subrayados que hice veo:

“Hoy en día, muchos de los periodistas más ilustres pasan más tiempo pensando en los nuevos modelos de negocio del periodismo que en los nuevos modelos de periodismo. Creo que esta es una oportunidad perdida.”

“Nos propusimos lograr la modesta tarea de imaginar juntos el sitio de noticas del siglo XXI. Esa tarea no ha sido lograda por ninguna empresa de noticias y nosotros no lo logramos tampoco.”

Lectura aconsejable, tanto la del reportaje (para entender mejor el alcance de la crisis en España y para analizar un artículo admirablemente estructurado) y la ponencia (para situar las perspectivas del periodismo tras la primera década de la Edad de Google).

Anuncios

¿Qué es eso del periodismo de calidad?

Me disgusta dejar cabos mentales sueltos. En la entrada de ayer me preguntaba por el significado del llamado “periodismo de calidad”, algo que  últimamente ha retumbado en mis oídos con cierta frecuencia (y ha sido siempre que yo he hablado de ética; no sé cuál es la conexión). Es como si un término cayera en desgracia o en desuso y hubiera que cambiarlo por otro, como una especie de signo de los tiempos.

Sea como sea, no entiendo lo de periodismo de calidad. Creo que hay ‘periódicos de calidad’ pero no ‘periodismo de calidad’. Por eso mantengo la interrogación en el título. Mi primera intención fue quitarla, pero así dejo patente mi duda. He buscado algunas entradas sobre este tema en la red para comprobar qué se dice de ello.

aaaaaaacalidad.jpgPor Mario Campos Cortes llego a una relación de 35 preguntas que un “periodista de calidad” debería hacerse para mejorar su trabajo. Las recopiló hace un par de años la periodista mexicana Marcela Turati, y las aconseja “tanto para quien quiera escribir como para quien quiera aprender a leer las noticias con otros ojos”.

Según palabras de Turati “podrán salvarnos de sentir vergüenza al mirarnos al espejo al día siguente, el día de la publicación”.

Se trata de una interesantísima y completa serie de cuestiones básicas para el periodismo, pero que me parecen eso: básicas, para cualquier periodismo y para todos los periodistas, aunque éstos no lleven un cartel encima que indique “calidad”. Cada una  merecería una entrada -y un debate- por sí misma. El mayor problema que veo es que resulta difícil atender a todas, unas veces por imposiciones de tiempo y otras por evidentes razones empresariales e, incluso, políticas (atención a la autocensura).

¿Que habría que planteárselas todas? No me cabe duda si queremos conseguir un periodismo mejor. Pero insisto en que no hay que poner ningún calificativo detrás. El Periodismo debe ser de calidad siempre:

INTENCION
1. ¿Qué busco con esta nota?
2. ¿Para quién la escribí?
3. ¿La información le sirve al lector?


FUENTE
4. ¿Quién es mi fuente (o fuentes) y cuáles sus intereses?
5. ¿A quién ayuda/ A quién afecta?, ¿Busqué ambas versiones y las consigné?
6. Si mi fuente es oficial, ¿quién puede contrastarla?
7. ¿Lo que afirmo tiene suficientes fuentes que lo sustenten?


SENCILLEZ Y CONTEXTO
8. ¿La entendería mi mamá o mi tía? ¿Qué le falta?
9. ¿Explica las causas del problema? ¿Adelanta las consecuencias?
 
 CAPTAR INTERÉS
10. ¿Invita a leerla? ¿Está bien escrita, tiene buen desarrollo y estructura?

 

JUSTEZA CON LOS INVOLUCRADOS
11. ¿Cómo o con qué valores describo a los protagonistas? ¿Los estereotipé, reflejé mis prejuicios?
12. ¿Fui justa con los involucrados en la nota?

 

DAR VOZ
13. ¿Entrevisté a puro “especialista”? ¿Por qué no agregar la opinión de gente organizada contra ese mismo problema?
14. ¿Hay mujeres en mi texto? ¿Y niños?
15. ¿Qué especialista, organización social o voz ciudadana puede enriquecerlo?
16. ¿Busqué a las mismas fuentes de siempre o di cabida a nuevas voces?

SOLUCIONES
17. ¿Ya busqué qué soluciones se han encontrado al problema que denuncio? ¿O quién ha hecho algo al respecto?
18. ¿En algún párrafo abrí “ventanas de esperanza” que den a entender a mis lectores que hay cosas que se pueden hacer para cambiar la situación ( como cuadros con herramientas, propuestas, ejemplos exitosos, comparaciones con otros casos, historias de gente que hizo algo para cambiar la situación…)?
19. ¿Esta nota alienta la confrontación o ayuda a la solución o entendimiento de un problema?
20. ¿Omití alguna buena noticia o acción positiva relacionada con el tema que haya surgido durante la investigación?
 

SEGUIMIENTO
21. ¿Qué seguimiento le voy a dar mañana para insistir sobre el asunto? ¿Lo voy a dejar morir?

 

HUMANIZAR
22. ¿Puedo humanizar este texto con historias, testimonios, voces de personas que involucren al lector y le hablen de su propia realidad?
23. ¿Los números, estadísticas y cifras que presento están contextualizados con referentes que le digan algo a los lectores?

ANGULO
24. ¿Mi ángulo es lugar común, y si es así cómo lo puedo enriquecer?
25. ¿Cómo puedo escalar este tema para portada? ¿Con qué ángulo, entrevista, dato o agregado?
26. ¿Investigué si se publicó antes en algún otro diario, con qué ángulo? ¿Qué es lo novedoso del mío?

AUTOCENSURA
27. ¿Me autocensuré? ¿Qué no escribí? ¿Por qué?

 

APOSTAR POR EL CAMBIO
28. ¿Reproduzco en mi nota algún estereotipo O prejuicio?
29. ¿Discrimino a alguien con las palabras que utilizo?
30. ¿Mi planteamiento ayuda a perpetuar alguna estructura social injusta o a excluir a los mismos de siempre?

 

PROFUNDIZAR
31. ¿Qué vínculo económico – político – social tiene mi nota?
 

ERRORES
32. ¿Leí mis voz detenidamente (y en voz alta) antes de entregarla para cerciorarme de que no tiene errores?
33. ¿Verifiqué cada hecho que consigno? ¿Los nombres, las fechas y los lugares?
34. ¿Éntiendo todo lo que escribí? ¿Aclaré mis propias dudas con la persona indicada?

 
RESPONSABILIDAD
35.¿Mañana que se publique mi nota voy a poder verme al espejo sin sentir vergüenza?
                            (Por Marcela Turati)