Ruedas de prensa sin preguntas: publicidad gratuita o propaganda aceptada por los medios

Una rueda de prensa sin preguntas es un acto publicitario con la connivencia de los medios que se prestan a ello. En estas farsas de la actual política la labor del periodista queda reducida a la nada. Su presencia es sólo decorativa. Lo mismo ocurre en esos mítines de campaña electoral en los que la única cámara es del propio partido convocante, que siempre saca el lado amable del acto, realizan los cortes de voz donde conviene y editan los vídeos según ideología. Así crece la propaganda y disminuye el periodismo.

Hace dos años y medio, a finales de abril de 2008, los directores de los principales diarios españoles junto al presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y el decano del Col.legi de Periodistes de Catalunya firmaron la siguiente nota en defensa de las buenas prácticas periodísticas:

El ejercicio del periodismo pasa por crecientes dificultades que deterioran la calidad de la democracia y perjudican a los ciudadanos, que no reciben una información satisfactoria y suficiente.

Entre esas dificultades y malas prácticas figura la provocada por personajes públicos, de la política y de otros ámbitos, que evitan someterse al procedimiento clásico de conferencias de prensa, con turno de preguntas y repreguntas de los periodistas que representan medios informativos acreditados, y recurren a las llamadas “declaraciones institucionales” sin más explicaciones públicas adicionales.

Consideramos que esas “declaraciones sin preguntas” no merecen la comparecencia de periodistas, sobra con la distribución de las mismas, en los soportes posibles, para que los medios valoren el tratamiento informativo que les parezca adecuado.

La reciente campaña electoral puso de manifiesto esta y otras deficiencias. Los principales candidatos rehuyeron las conferencias de prensa, y optaron por prefabricar titulares e información, especialmente para los medios audiovisuales.

José Antich, director de “La Vanguardia”
Ángel Expósito, director de “ABC”
Javier Moreno, director de “El País”
Rafael Nadal, director de “El Periódico de Catalunya”
Pedro J. Ramírez, director de “El Mundo”
Francisco Marhuenda, director de “La Razón”
Arsenio Escolar, director de “20 Minutos”
Ana I. Pereda, directora de “Qué!”
Albert Montagut, director de “ADN”
Ignacio Escolar, director de “Público”
Josep Carles Rius, decano del Col.legi de Periodistes de Catanlunya
Fernando González Urbaneja, presidente de la APM y de la FAPE

 Pero nadie les hizo caso. Los periódicos ya no tienen la influencia de antaño. En febrero de 2009, se hizo oír la voz de la Federación de Sindicatos de Periodistas (Fesp) para pedir a los profesionales de la comunicación y a los responsables de los medios que no cubran este tipo de eventos.

hormiga.jpg

Viñeta de Favelis

La gota que pareció colmar el vaso fue que el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, había convocado a la prensa para leer una declaración sin admitir consultas por parte de los periodistas presentes. La Fesp dijo en ese momento que Camps “tiene todo el derecho a dar su versión sobre las informaciones difundidas en torno a su persona, y a negarlas como ha hecho. Pero, si no está dispuesto a que los periodistas le pregunten, puede hacerlo mediante un comunicado”.

Y como somos un colectivo con principios, se creó un grupo de presión en Facebook (6.350 seguidores) y un blog de apoyo:

En la última entrada de este blog se puede leer:

“Finalmente, no nos hicieron mucho caso con la petición y sigue habiendo ruedas de prensa sin preguntas. Los directores de medios no han querido mojarse salvo contadísimas excepciones.”

 Quizá por eso, hace tres meses RTVE dedicó todo un capítulo al tema en el “Libro de Estilo de la Corporación RTVE”. En este manual se señalan las “Precauciones que debe adoptar el profesional de RTVE ante determinados eventos informativos” y se dice, entre otras cosas, que:

“Si una fuente, pública o privada, ofrece una rueda de prensa y niega a los periodistas la posibilidad de formular preguntas, los profesionales de RTVE deberán comunicárselo a la audiencia”

[rueda-de-prensa.gif]

Viñeta de Rodera en ADN

Quizá también por eso –y a ver si esta vez va en serio- la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE) acaba de aprobar, entre los de la Declaración de Pamplona (doc), uno que rechaza frontalmente  las grabaciones enlatadas y las ruedas de prensa sin preguntas. La crónica que hace 233grados.com de la reunión subraya una de las conclusiones de la junta directiva de la FAPE:

“Los políticos que recurren a este práctica empobrecen el ejercicio del periodismo y debilitan la democracia y el diálogo con los lectores.”

Más en:

Políticos refractarios a las entrevistas

Cambio de ciclo: ¿los ‘think tank’ se impondrán a los publicistas?

Leo en Comucor que, según Wall Street Journal, la Comunicación está siendo más relevante en la actual campaña política en los EEUU, que la Publicidad.

“Queda claro: ‘los directores de Comunicación y los portavoces de prensa son las figuras más importantes de los equipos de campaña en este comienzo del siglo 21, frente a la relevancia de la gente de la publicidad que lo era en el siglo 20.”

Se constata que los los contenidos se imponen sobre los mensajes publicitarios, aunque -de momento- estemos hablando de contenido propagandístico.

Benito Castro se pregunta por las repercusiones que esto tendrá en la publicidad. ¿Y que pasará cuando se produzca el salto cualitativo del gabinete de comunicación (lícito) al think tank (legal aunque discutible)?

¿Repercutirá sobre el periodismo y la información en general?

Hay quien cree que ya está pasando. Desde un lado y desde otro (a través de algunas ONGs).

Responsabilidad de los medios ante el terrorismo

Después de publicar el post anterior, me he parado un momento a pensar sobre las lecturas off line. Mi reacción, Paulov por medio, fue probablemente motivada por ésta: 

En la presentación del último número de Cuaderno de Periodistas, Urbaneja cuenta que recientemente escuchó “en una cadena de televisión que presume de seriedad, y que se siente depositaria del buen priodismo, una alusión al secuestro de la política colombiana Ingrid Betancourt por las guerrillas terroristas qu se trataba de una ‘detención’, y el cronista siguió tan ancho, como el editor, presentador… Así vamos”.

Gorka Landaburu piensa que hay una intoxicación sobre el tema de ETA, de manera que el grupo terrorista copa muchas portadas innecesariamente, sólo porque vende bien. No obstante, no puede haber autocensura, sino actuar con ética. Para él es importante la afirmación de la Unesco acerca de que el mayor servicio que los medios pueden prestar en la lucha contra el terrorismo es actuar libremente. Pero con una matización importante: “los medios, además de defender la libertad, deben defender la democracia”. La banda atentó contra él (vídeo 0:44 m)

José Luis Barbería, por su parte, cree que Batasuna ha convocado ruedas de prensa, con gran impacto mediático, en las que no decía nada nuevo. Se regala un espacio demasiado valioso cuando “la única noticia de ellos que interesa es la que no están dispuestos a darnos”.

  •  Descargar el artículo. En él se muestra partidario de reducir drásticamente el desmesurado espacio que se dedica al terrorismo, incluidas las páginas de condenas rituales y se dicen cosas como éstas, que no tienen desperdicio: “Los medios de comunicación no podemos ser neutrales puesto que formamos parte del sistema democrático y estamos comprometidos en la defensa de los derecho humanos que los terroristas tratan de destruir (…) ¿Por qué nos comportamos, a veces, como si el mensaje de los terroristas fuera una mercancia más destinada a excitar la antención de los lectores? (…) Tienen sus propios medios de comunicación, pero éstos cumplen casi exclusivamente la función de cementar la cohesión interna en su espacio político. Al resto, nos necesitan para que labremos el camino que conduce al desistimiento colectivo. Atención no aspiran tanto a convencernos de las bondades de sus propuestas, como a que les apliquemos ese tratamiento aséptico, aceptado tácitamente por algunos de nuestros compañeros, que, invocando la imparcialidad profesional, consigue, precisamente, el efecto contrario a la mirada objetiva, en la medida que ignora o amortigua las diferencias entre el terrorismo y la democracia (…) Conviene no olvidar que en la ponencia Txinaurriak (hormigas) de KAS elaborada en 1995 para preparar el terreno al asesinato de periodistas (‘el frente mediático’, que dicen ellos) explicaban que con esos atentados se trataba de conseguir ‘que los periodistas que ahora piden guerra, pidan luego soluciones’ (…) ¿Han conseguido domesticarnos? Aceptamos con resignación que nos retiren el derecho a preguntarles en sus comparecencias (…) pasamos por alto que hayan impuesto el veto a una serie de periódicos y hasta nos disputamos sus declaraciones (…) La quema de un cajero bancario puede dar para dos columnas ocn foto (..) No soy partidario de un apagón infromativo -los hechos son sagrados-, pero sí de reducir drásticamente el desmesurado espacio que dedicamos al terrorismo (…) El exceso de información produce, además, el efecto perverso de normalizar la presencia del terrorismo y de exagerar el peligro, al tiempo que adormece conciencias y facilita la impresión buscada de que todo lo que se haga contra ellos resultará inútil.

Lourdes Pérez se muestra preocupada por la utilización de las nuevas tecnologías, concretamente de internet, por bandas terroristas como Al Qaeda.

  •  Descargar el artículo. En él se aboga por extremar la responsabilidad social para sobreponerse al miedo colectivo, no magnificar equivocadamente el impacto del terror, saberlo calibrar para no infravalorarlo y no alimentar la visceralidad. Y, por supuesto, prestarle la debida atención a las víctimas.

Terrorismo: entre la información y la propaganda

Anoche, actualidad manda, el Telediario de las 21:00 de TVE fue machacón con las noticias referentes a ETA: dos nuevos zulos encontrados y entrega por parte del Reino Unido de tres miembros de la banda terrorista. Muchos detalles y mucha imagen de niños con cara de no romper ningún plato en su vida. Demasiado tiempo en pantalla para noticias que, sospecho, podrían haberse transmitido de forma mucho más sintética.

Unas veces porque la cámara es excesiva y otras porque las palabras nos traicionan. Es preciso pararse y meditar sobre un tema en el que es más importante para los periodistas aclarar términos que buscar conspiraciones.

Mediante un lenguaje metafórico y, supuestamente, correcto desde el punto de vista político lo único que se consigue es dignificar a los delincuentes y sus actividades. Los medios se convierten así, en complices involuntarios en la transmisión de los mensajes de las bandas terroristas. De alguna forma, el periodismo (transmisión de noticias) se convierte en propaganda (transmisión de ideas) cuando en las informaciones se utilizan términos como estós cuando se debería expresar de otra forma:

  • Proceso de paz: tregua con las bombas.
  • Kale borroka: terrorismo callejero.
  • Violentos: terroristas callejeros.
  • Baja intensidad: unos pocos muertos menos.
  • Voluntad pacificadora: deseo independentista.
  • Comando: grupo de asesinos.
  • Izquierda abertzale: independentistas violentos.
  • Alto el fuego: cese de actividades sanguinarias
  • Lucha armada: terrorismo.
  • Grupo separatista: banda terrorista.
  • conflicto.
  • Activistas: terroristas.
  • Impuesto revolucionario: chantaje mafioso.
  • En nombre del pueblo vasco: en nombre de una minoría que quiere imponerse.