Por el bien del periodismo y de la política: #sinpreguntasnocobertura, sigue sumando

Twitter hierve. La iniciativa #sinpreguntasnocobertura se ha convertido en trending topic en España. Pero me temo que, si no reaccionamos todos a una –y estamos en campaña electoral-, pasará como hace dos años: que se quede todo en un sonado pataleo ante el que políticos y jefes de redacción se hacen los suecos.

Hoy no he podido acudir a la cita con la APM que insistía en el tema. Y lo siento, porque me apetecía. Sigo el tema con preocupación mucho antes de que el miércoles 30 de marzo Antón Losada encendiera  la mecha de nuevo:

“Cuando un político comparece y no acepta preguntas, esa es la noticia. Lo que diga, es publicidad. Debería pagarla y deberíamos presentarla como tal. Así se garantiza efectivamente el derecho a la información del ciudadano. Haciéndolo saber que no recibe información, sino propaganda.”

Muchos periodistas sumaron. Algunos de ellos son de los que deciden, como el director de Informativos de la Cadena SER, Antonio H. Rodicio; su antecesor en el puesto, Rodolfo Irago; Juan Ramón Lucas, de Radio Nacional; Jesús Maraña, de Público; Enric Hernández, de El Periódico de Catalunya; o Alberto Pozas, de Interviú. Muchos usuarios más debatieron durante varias horas. El hashtag #sinpreguntasnocobertura se convirtió en el principal tema de conversación en Twitter de esa tarde.

Pero todo parece un deja vu. No quiero que sea un brindis al sol. Todavía me acuerdo de hace dos años cuando la noticia era:

Los periodistas se rebelan en Facebook contra las ruedas de prensa sin preguntas

Hace un mes, los medios españoles decidieron plantar al entrenador Mourinho en una rueda de prensa y abandonaron la sala de prensa. Solo quedaron allí periodistas extranjeros. Ángels Barceló estalló en una entrada que no tiene desperdicio ¿Por el fútbol sí pero por la política no?:

Plantémonos ya

El siete de agosto de 2009 -hace ya dos años- el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, escribió una carta a los directores de los medios de comunicación denunciando esta situación. A su juicio, el citado fenómeno es una muestra del “desdén” que algunos dirigentes políticos sienten por el trabajo de los periodistas. Tras señalar que “dejar que la situación siga y empeore sería un flaco favor a la democracia” y a la profesión periodística, Urbaneja afirma que las declaraciones sin explicaciones adicionales “no merecen ser reflejadas en los medios sin una verificación, contraste y edición meticulosos”.

Y apuntó bien su misiva. Son los directores quienes deciden. A ellos hay que pedirles “que no hagan cobertura informativa de ningún acto o declaración política que no esté seguida de un turno de preguntas”, porque “un mensaje que no puede ser cuestionado y comprobado no merece figurar en la categoría de información”.

Grupo en Facebook

Cuatro puntos para un Manifiesto

1.- Que la prensa libre es imprescindible para la democracia, y que las ruedas de prensa sin preguntas son una estafa al público y un modo de censura.

2.-Que los líderes políticos tienen la obligación de someterse a las preguntas de los periodistas para que los ciudadanos puedan hacerse un juicio preciso de ellos. Que deben hacerlo en persona y en directo, para dar testimonio de su propia valía y no de la de sus asesores.

3.- Que las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones grabadas convierten la información en propaganda y no sirven al bien general. Que el periodista tiene el deber de denunciar las incoherencias o falsedades en los mensajes públicos, y debe tener también la capacidad de confrontar a sus autores con estos datos y exigir explicaciones.

4- Que los gabinetes de comunicación no pueden convertirse en cortafuegos que aíslen a los líderes políticos de la realidad, sino que deberían ser instrumentos para que el público tuviera la oportunidad de conocer sus opiniones.

Juan Varela añadió –seguimos hablando de 2009- algunos puntos más en una entrada contra el periodismo de figurantes que se está haciendo cada día.

“Otra vez la letanía de lamentos. Otra vez la pasividad y la hipocresía de quejarse como viejas asustadas y no tener el coraje suficiente para plantar cara a una clase política irresponsable y abonada a una democracia escénica sin compromiso.”

Nada menos que 1.500 firmantes rubricaron que “las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones grabadas convierten la información en propaganda y no sirven al bien general”. Además, critican la actuación de algunos gabinetes de comunicación, que “no pueden convertirse en cortafuegos que aíslen a los líderes políticos de la realidad”. Pero aquí estamos de nuevo.

Hoy, aparte del trending topic en Twitter, hemos conseguido dos manifiestos y un parte de firmas:

–          Manifiesto contra las ruedas de prensa sin preguntas

–          Manifiesto TVE sobre la informacion politica durante las campañas electorales

FIRMA AQUÍ TU ADHESIÓN PERSONAL AL MANIFIESTO CONTRA LAS RUEDAS DE PRENSA SIN PREGUNTAS (AUNQUE NO SEAS PERIODISTA)

En Twitter, #sinpreguntasnocobertura (sigue sumando RT para que se note)

La mecha está encendida. Esta vez debe alcanzar la dinamita (la cabeza de los partidos políticos, se entiende. O en su defecto la de los medios, porque quienes deciden son periodistas tambien). Como dice un cómico la iniciativa recuerda aquello de “sin tetas no hay paraíso”. No es para tomarlo a broma.

Aunque, también hay que decirlo, a algunos no les parezce un problema mayor:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Cibermanifestación por la libertad en internet

Reporteros sin Fronteras quiere convertir el 12 de marzo en el Día por la Libertad en Internet, pero a última hora la UNESCO le ha retirado el patrocinio, porque “no quiere verse asociada a las diferentes manifestaciones organizadas para la ocasión”:

Este primer día es una ocasión para que todos se manifiesten en los lugares donde normalmente son imposibles los movimientos de contestación. Esperamos que sean muy numerosos quienen se manifiesten virtualmente en la Plaza de Tiananmen de Pekín, en la Plaza de la Revolución de Cuba o en las calles de Rangún en Birmania. Actualmente en el mundo hay al menos 62 ciberdisidentes encarcelados y, en 2007, se cerraron, o hicieron inaccesibles, más de 2.600 sitios de Internet, blogs o foros de discusión”, ha señalado la organización.

Participa en la cibermanifestación (solo en inglés y francés)
(PNG)

Durante 24 horas, desde las once de la mañana del miércoles 12 hasta el jueves 13 de marzo, a la misma hora, los internautas pueden crear un avatar, elegir el mensaje de su ‘banner’ y tomar parte en una de las ‘cibermanifestaciones’ que tendrán lugar en Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Eritrea, Túnez, Turkmenistán y Vietnam.

Mi deseo era poner este post ayer. No pudo ser. Todavía estás a tiempo de participar.

Sondeos electorales: dos formas de reaccionar a la ley

Jornada de reflexión. Hay mucho material para hacerlo. Ha sido una campaña con muchas novedades desde el punto de vista periodístico, con formas novedosas de participación y la irrupción estelar del debate a dos bandas. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido ha sido la rebelión de dos periódicos contra una ley que consideran desfasada porque, desde el quinto día antes de las jornadas de votación, no permite la publicación de sondeos o encuestas electorales.

Dos formas de entender el periodismo, dos maneras de protestar, la de El Periódico y la de El Mundo:

aaperiodico-cataluna.gifaamundoes.jpg

1. El Periódico de Catalunya ofrece el enlace a la información fuera de España, editorializa contra la ley y promueve opinión al respecto.

2. El Mundo da un paso más y publica el resultado de un sondeo de The Times: 

Es llamativo que The Times haya gastado dinero en las elecciones españolas. Tan llamativo que lo más probable es que no se trate de dinero suyo. Pero, en fin, minucias. Lo importante es saber lo que va a hacer el periódico el domingo. Es decir, si va a publicar, durante la jornada electoral, los resultados de sondeos realizados a pie de urna. O si va a hacerlo el fraternal The Times.

Las reacciones están por llegar y será mejor ponernos manos a la obra cuanto antes. No es necesario esperar cuatro años para plantear el tema. Aunque ningún partido lo lleva en su programa electoral, las formaciones políticas se muestran partidarias de revisar el veto a las encuestas regulado en 1985.

La legislación y la manera de afrontar el tema es diferente en cada país:

  • En Francia, por ejemplo, las encuestas pueden publicarse hasta un día antes de las elecciones. Sin embargo, en la primera vuelta de las pasadas elecciones francesas algunos blogs dentro del país y periódicos suizos y belgas , desde fuera, se saltaron la prohibición.
  • En Estados Unidos, se permite a los medios publicar sondeos durante todo el proceso electoral.
  • En Alemania, donde no hay jornada de reflexión, en las elecciones generales del 2005 el Frankfurter Allgemeine publicó una encuesta en la edición del sábado.
  • En el Reino Unido no hay ninguna norma que regule la publicación de sondeos electorales, aunque los medios de comunicación acceden voluntariamente a no publicarlos en días previos a las elecciones. 
  • Italia prohíbe difundir sondeos 15 días antes de la fecha de la votación, pero no reglamenta los sondeos on line , porque considera que no son representativos.

Otra forma de analizar el periodismo ciudadano

Incisiva, como siempre, la opinión de Pablo Mancini sobre el periodismo ciudadano no quiere ser ingenua. Concluye con esta perla:

Dan Gillmor, autoproclamado padre y prócer de la información ciudadana, ofrece unas cien conferencias al año. Una cada tres días, aprox. El día que brinde una conferencia sobre cómo dar charlas iré a sentarme en primera fila, porque para saber de periodismo ciudadano lo mejor es investigar las valijas de cabotaje.

Las calendas vienen alteradas, guárdate de los idus de marzo

En este año nuevo romano las calendas están agitadas, quizá por el debate electoral, quizá por el cambio climático. Y yo, como un artrósico la lluvia, presiento los idus de marzo en algunos rincones de la blogosfera periodística.

A esta profesión adormilada no le viene mal cierta alteración, un poco de estrés en forma de debate existencial. Por eso me alegra que Enrique Meneses haya abierto el fuego de la autoconciencia con una flamígera entrada sobre la imparcialidad. Y aunque estoy de acuerdo con mucho de lo que dice, no lo suscribo todo. La parte que nos separa es esencial.

He dejado escrito lo que pienso en su blog para no desviar el centro de la conversación, pero no es suficiente. Aconsejo leer también los demás comentarios que se han generado.

¡Por fin! Algo se mueve en nuestras conciencias.

Brillante y muy imaginativo el padrenuestro periodístico de Anibal Castro, al que me lleva uno de los enlaces (aunque no entiendo por qué Meneses lo mezcla con la ‘equidistancia’):

No nos dejes caer en la tentación de creer en la ‘imparcialidad’ de algunos periodistas o en la capacidad de los sabelotodos que pueblan la fila de tus trabajadores.

Estoy de acuerdo. Superado este obstáculo terminológico, entiendo que no ideólogico. Entonces, el post nos lleva a un segundo debate que, perdón, no tiene que ver con la imparcialidad, sino con la ideología. Y, cuidado, que ya hay medios y profesionales que están cargando de connotaciones la palabra.

  • ¿Puede tener ideología un periodista? Debe. No entiendo un periodista, ni siquiera una persona, sin ella.
  • ¿Puede mostrarla? Debe. Sólo así sus lectores/audiencias/usuarios pueden depositar plenamente su confianza en él. Es un componente de la credibilidad y ya tendremos tiempo de hablar/debatir sobre ello en más ocasiones, sobre todo porque en internet se hace necesario que el periodista “enseñe la patita” un poco, aunque sólo sea por medio del blogroll (en el caso de un blog, porque si es un medio digital en el que firma la patita la veremos por otras rendijas).
  • ¿Puede ser equidistante? Puede pero no debe. La equidistancia es una entelequia, pura retórica de baratillo. Se trata de un término de nuevo cuño que floreció en nuestro país cuando los embites del terrorismo etarra eran más fuertes y los periodistas, sobre todo en el País Vasco, no sabían muy bien como tratar el tema. Ya antes que Meneses Radiocable.com planteó la pregunta y la dejó en el aire. Animoso que soy, también dejé entonces mi opinión allí. No entiendo cómo un periodista puede ser equidistante ante alguien cuya postura atenta contra cualquiera de los derechos humanos por ejemplo. Hay conceptos que enrarecen el pensamiento, pero que se imponen como verdades universales por eso del pensamiento memético (nada que ver con pensamiento viral, como muchos afirman, por cierto). Un ejemplo: “hay que respetar el pensamiento de los demás”. ¿Queeeeé? ¿Tiene que respetar un periodista el razonamiento, por llamarlo de algún modo, de un ultraderechista en su justificación del holocausto? Hay pensamientos que no son respetables, por muy equidistante que quiera ponerse el profesional. De hecho, creo que si intenta mantener la equidistancia en casos tan flagrantes queda moralmente inhabilitado.
  • ¿Qué pasa si se nota que es parcial? Pues que no ha cumplido con el deber de la objetividad. Un periodista que no tiende a la objetividad (sí, ya sé que en absoluto en imposible) no es buen periodista. Y no son cuentos de viejos, que nadie se lleve a engaño.
  • ¿Qué pasa si nota (sólo él) que es parcial? Que está manipulando, aunque desde fuera parezca un trabajo informativo impecable. La conciencia, la ética… Dos palabras que a muchos profesionales hoy les suenan a sermón barato y ya obsoleto. Pero sin ellas, la profesión no va por buen camino.

Meneses se lamenta de las críticas al concluir su entrada:

Algunos colegas que se han pronunciado como yo están siendo criticados por quienes siguen creyendo en lo de “la mujer del César que no basta que sea decente sino que lo parezca”. Ser valiente o cobarde son opciones que cualquiera puede elegir en nuestra profesión sin necesidad de criticar a los que eligieron una cosa u otra. Como estas críticas parten de recién licenciados con viejas teorías contra otros jóvenes licenciados con el nuevo periodismo en mente, he querido poner los 60 años de mi profesión en defensa de estos últimos.

Guárdate de los idus de marzo, decía el adivino en el Julio César del gran William.

El debate es constructivo, la crítica puede serlo o no. Prefiero promover la autocrítica y la reflexión. Después -no antes, que esto no es un partido de fútbol en el que cada uno va con un equipo durante todo el tiempo-, vendrá la ideología. Que cada cual tenga la suya y la muestre cuando sea necesario; por ejemplo si hace periodismo político. Porque a mí, saber a qué partido va a votar Sánchez Ocaña, como comprenderéis, me da igual. ¿O no es así? Porque quizá esto influya en el tratamiento que dé a temas como los anticonceptivos o el aborto.

Tendré que buscar otro ejemplo, qué pereza. O va a ser que el ochenta por ciento de  la convergencia habitual con Meneses suba en realidad a un noventa.

Pésimo papel de los medios en la política

Interesantísimo y atinado análisis de Rosa Berganza sobre la actuación de los medios en el descrédito de la ciudadanía hacia la actividad política, en el que leo entre otras cosas:

aeleccions_esp.jpgSi tenemos en cuenta cuáles son las prácticas habituales de los medios en España cuando se trata de cubrir campañas electorales, podríamos destacar dos elementos característicos (…): 

En primer lugar, la idea de conflicto permanente reflejado en el cruce continuo de descalificaciones y críticas y en el uso constante del lenguaje de la guerra, de los juegos y de las estrategias.

Y en segundo lugar, la cobertura estilo “carrera caballos”, es decir, el predominio de informaciones basadas en encuestas que subrayan los diferentes ángulos de la contienda electoral: qué candidato va ganando según los sondeos, cuál puede ser el papel de los indecisos o de la abstención en la campaña, etc.El enfoque estratégico y de “carrera de caballos” se contrapone a lo que sería una cobertura temática de la información política. Esta es la que está centrada en la discusión de los temas públicos, en los problemas, sus causas, soluciones y medidas que se pueden adoptar para resolverlos más que en los aspectos de la contienda y sus contendientes y en quién va ganando o perdiendo la batalla electoral. Consistiría, por tanto, en centrar la información en los principales temas de debate otorgando así a las audiencias el conocimiento para conformar sus propias actitudes y opiniones políticas y para poder tomar decisiones de voto de manera informada.(…) podemos concluir que los medios distan cada vez más de jugar un papel benigno en los procesos democráticos que constituyen las elecciones. En vez de dar a conocer posturas acerca de los temas y de fomentar el debate sobre las posibles soluciones a los principales problemas de la sociedad en la que se hallan inmersos, actúan en sus informaciones diarias cada vez con más frecuencia como cadenas transmisoras acríticas de unas estrategias marcadas por los partidos políticos. Unos partidos que son cada vez más hábiles a la hora de diseñar elementos de “marketing político” dirigidos tanto a los medios como a una ciudadanía convertida en población consumidora. Unos partidos que arrastran a los medios hacia un único objetivo final que no es precisamente el de proporcionar conocimientos y argumentos racionales para poder decidir a quién votar sino la de ganar unas elecciones a través de las mejores estrategias de promoción posibles de un determinado candidato o candidata y el descrédito de otros.

Desolador análisis que invita a una lectura detenida y a una reflexión autocrítica por parte de todos.

El artículo se presenta como parte de un completo monográfico sobre Elecciones y Medios de Comunicación realizado por el Portal de la Comunicación en el que se puede leer:

Las campañas electorales y su adaptación al contexto mediático Iñaki Garcia Blanco

El discurso de los políticos y los medios de comunicación Margarida Bassols

Recursos en línea:
Comunicación política

Campañas electorales

Legislación

Otros enlaces sobre elecciones y medios de comunicación

Vía Documentación Periodística

Hallin visita Barcelona

Quienes tengan la suerte de estar en Barcelona el día 28 tienen una cita con el profesor californiano Daniel C. Hallin:

hallin.jpgQué: Conferencia “Sistemas mediáticos comparados: tres modelos de relación entre los medios de comunicación y la política”

Cuándo: 28 de enero, 19h

Dónde: Societat Catalana de Comunicació. Calle del Carme, 47. Barcelona

A quién le interesará: a quienes les preocupe el papel de los medios de comunicación en el proceso político de las sociedades contemporáneas.

Para saber más de los tres modelos: La verdad no se oculta

Vía: InCom UAB