• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 29 seguidores

  • Páginas

¿Una exclusiva en un blog es un pensamiento personal?

“Exclusivo: Por qué la infografía salvará al periodismo”
Con este atrayente título explica Javier Errea tres ideas con trascendencia:

Primera, que la entrada no es una exclusiva, sino su propia pensamiento (eso creo). ¿Hemos pasado de las ‘exclusivas’ más propias del papel, porque sólo las tengo yo, a los ‘exclusivos’ blogosféricos, porque sólo lo pienso yo?

Segunda, que el periodismo necesita salvarse, o sea que está muy mal.

Tercera, que será la infografía el género que sustituirá a la tradicional fórmula Información=Título+Texto+Foto.

Pasen y lean. Como adelanto, unos párrafos:

“¿Te imaginas un artículo editorial sin palabras? ¿Y una crónica política en forma de cómic? ¿Se podría informar de una junta de accionistas de un banco empleando tan sólo preguntas y respuestas, y una ficha al margen con puntuaciones a modo de recomendaciones cinematográficas?”

¿Será ésta la primera aportación para mi selección de ideas de periodismo imaginativo?

“Los lectores huyen porque no contamos las historias que demandan… pero también porque no las contamos como las demandan. El problema no es sólo el qué, como se ha venido diciendo, sino también, y al mismo nivel, el cómo.”

“Claro que para que la infografía pueda contaminar la narrativa periodística y ampliar sus horizontes casi ilimitadamente hay que aceptar que la ortodoxia no existe (…) He escuchado muchas veces la frase mágica: ‘Eso no es infografía’. Era como mentar la bicha. Quien la pronunciaba se imbuía de una autoridad emanada del cielo infográfico, y desde esa autoridad se desacreditaban muchos trabajos de colegas. Me incluyo, ¿eh?”

“Ya no sólo es la línea sobria y ortodoxa de The New York Times la única válida, ni mucho menos. Hay otras igualmente válidas.”

 

“En fin, lo malo es que eso supone para las empresas informativas apostar sin miramientos por la calidad: frente a recortes y pasantes, plantillas con más experiencia, más nutridas y más cualificadas. ¡Algún truco tenía que tener la receta!”