El periodismo ciudadano nos enfrenta a los profesionales con el fin de la intermediación

Tengo que reconocer que el término ‘periodismo ciudadano’ se ha impuesto. Ocurrió hace unos años lo mismo, cuando me dedicaba en exclusiva a informar sobre temas de salud, con la ‘adherencia’ de los pacientes a los tratamientos. Siempre pensé que la palabra adecuada debería ser ‘adhesión’. Adherencia aquí es una falsa tradución del inglés. En español significa capacidad de pegarse a algo. Pero la lengua la construyen los hablantes, ¿verdad?

Hoy estuve en la presentación del libro Periodismo ciudadano. Evolución Positiva de la comunicación. Óscar Espiritusanto, @espiritusanto, coautor de la obra y compañero en la Carlos III, habló al principio del acto, y con su habitual discurso persuasivo me convenció de que no hay que perderse en los términos. Es cierto que durante años lo hemos conocido como periodismo participativo y para muchos quienes lo ejercían eran informadores ocasionales. Pero Óscar piensa que se trata de un nombre artístico. Y recuerda que El Fary se llamaba José Luis Cantero. Muy elocuente, pero me he movido en el asiento cuando ha recordado que algunos, cada vez que se acordaban de él, decían “el mal llamado periodismo ciudadano”. Que conste que he mostrado en público mi pudor:

El estudio, coordinado por Óscar y Paula Gonzalo, miembros del equipo editorial de Periodismociudadano.com, se muestra como un análisis en profundidad de lo que significa la desintermediación informativa que estamos viviendo. Más de una veintena de casos en todo el mundo, narrados en primera persona, ilustran lo expresado.

La obra aún no está disponible, pero pronto se podrá descargar de la red bajo licencia CC.

Un prólogo destacado

Howard Rheingold es prologuista de lujo del libro. Y centra certeramente la cuestión:

Con cinco mil millones de teléfonos móviles (centenares de millones de ellos equipados con cámaras) y dos mil millones de cuentas d internet, un porcentaje significativo de la raza humana dispone de una rotativa, una estación de radio, un organizados político y un mercado en su ordenador de sobremesa y en su bolsillo. Ahora mismo no está en absoluto claro si las instituciones en que se apoya el verdadero periodismo  van a sobrevivir o cómo lo van a conseguir.

¿Ha dicho Rheingold ‘verdadero periodismo’ de una manera intencionada? Parece como si quisiera dejar clara la contraposición con el periodismo ciudadano. Tendré que consultarlo.

Es cierto que cada vez más habrá una diferenciación entre periodista profesional -que informa regularmente, que maneja la expresión y las herramientas tecnológicas de una manera más depurada y cuyo objetivo es ganarse la vida- y periodista ciudadano –que cuenta lo que ha visto sin someterse necesariamente a una rutina periódica, al que no se le exige un acabado perfecto de su trabajo y que informa por el placer de compartir y contribuir al bien común-. Pero también es cierto que ambas modalidades están condenadas a convivir y a enriquecerse entre sí. Los ciudadanos, periodistas y no, saldrán ganando de este triunfo de la desintermediación comunicativa [sexto de los nuevos paradigmas de la comunicación recopilados por Orihuela PDF].

Lasswell ha muerto.

Howard Rheingold puntualiza que en esta convergencia de tareas en el quehacer informativo hay peligros y también oportunidades para el periodista profesional:

  1. Los periodistas no son solo reporteros que tuitean desde una manifestación o publican fotos de sucesos o eventos potencialmente noticiosos. Los periodistas trabajan fundamentalmente para verificar la información y las pistas que reciben de los ciudadanos. Muchos de los tuits que llegaron desde Teherán y Bombay resultaron no ser ciertos. No hay garantía de que la información que llega de primera mano sobre una noticia sea cierta. La verificación de la información recibida se ha convertido en una labor incluso más importante que la fuente de l noticia puesto que ahora esa fuente puede ser cualquier ciudadano desconocido, en lugar de un famoso periodista.
  2. Tratar de separar la información fiable de la poco fiable o inexacta es quizás la labor más importante de un periodista, pero está muy lejos de ser su única actividad. Los periodistas tratan de averiguar si hay más de un punto de vista sobre un asunto concreto y buscan a personas reputadas que les ofrezcan diferentes versiones o dimensiones de una historia.
  3. Los periodistas contextualizan los sucesos explicando su trasfondo histórico y cultural. Convierten los hechos en historias que ayudan a la gente a empatizar con las noticias.
  4. Aunque las instituciones sobre las que se apoyan las personas que realizan esa labor están cambiando, la necesidad de verificación, contextualización y la narrativa de esas historias no van a desaparecer, de hecho, esta necesidad e incluso mayor.

El reto va más allá de aprender a manejar la tecnología:

El desafío para los profesionales y los aficionados, consiste en entender la importancia de la búsqueda de la verdad a la hora de informar acerca de una noticia y el papel fundamental del periodismo en la democracia.

Son palabras mayores. No hay que decir más. Sólo leer el libro y mantener la mente abierta.

Más sobre periodismo ciudadano

Hay opiniones interesantes – y a veces discordantes- con respecto al término periodismo ciudadano. Seguro que este libro marca un antes y un después:

El País recoge el debate sobre el tema entre José Cervera y Javier Monjas en Huesca

“Me niego a denominar “periodismo ciudadano” a los contenidos generados por los usuarios” dice José Luis Orihuela

Visión de Eduardo Arcos

Opinión de Paper Papers, que apela al sentido común y cita a Juan Varela

Propuesta de una nueva ética en las redes sociales basada en la responsabilidad

 

ACTUALIZACIÓN. 2.12.2011: Ya está disponible el libro en PDF

 

Anuncios

Periodismo ciudadano: se decanta el concepto

Pocos términos han obtenido tanto éxito como el de “periodismo ciudadano”. Pocos han provocado tanto debate. El rodaje y la experiencia está provocando que bajen las barreras profesionales del recelo y, a la vez, que el concepto pierda aristas. 

Hoy leo en Clases de Periodismo que Lucia Pichichua se pregunta si hay periodismo ciudadano sin periodistas. Y en el titular mantiene los signos de interrogación. Es una forma de reforzar la idea de que el debate, lejos de estar resuelto, aún continúa. Pero la entrada nos conduce suavemente a una conclusión: 

El periodista Pau Llop, fundador del sitio de periodismo ciudadano Bottup, dejó entender que ese sitio no puede ser calificado de esa manera sin que el equipo de administradores sean periodistas.

Lástima que el vídeo que nos ofrece tenga tan mala calidad de sonido. Reproduce  una charla en la clase de 4º de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante). No obstante, por la personalidad de Pau y por el interés del debate, lo traigo también aquí (3:30 m):

Ideas expuestas por Pau a los alumnos de Periodismo:

El ciudadano es la base.

Ofrece nueva oportunidad a los periodistas profesionales.

Lo importante es el periodismo.

El trabajo en Bottup es distribuido (por la geografía española).

El objetivo (de los participantes en Bottup) no es hacerse rico, pero sí ganar (algo de) dinero y poder vivir de ello. No han obtenido ninguna subvención, pese a que las han pedido (Hay un vídeo complementario, también muy malo de sonido, en el que se explica cómo subsisten 8:21)

La utopía: los profesionales ganarán la vida editando, publicando y contrastando lo que les ofrecen los ciudadanos.

 

Mantienen una interesante relación con la Fundación Ashoka que ha comprendido que el trabajo del equipo de Pau LLop y la novedad de lo que ofrece son grandes. 

Con Bottup se está creando un modelo periodístico desconocido en nuestro entorno. Se basa en la participación de los ciudadanos con el fin de recuperar la relevancia social de las noticias de actualidad pero con un matiz esencial: no hay que renunciar al rigor y calidad de la información.

Bottup.com se plantea como un portal de noticias basado en una red social de informadores ciudadanos que da como resultado un medio de comunicación relevante, dinámico y con amplia participación ciudadana, pero también con unos estándares de calidad profesionales, que son los que proporciona la involucración en el proyecto de periodistas profesionales (vídeo 3:59):

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillLa invasión de ‘periomismo’

Mi Netvibes vomita sobre la pantalla del ordenador una esclarecedora entrada de Zulema en  Esonosehabla.com. Lo acoge además bajo un tag muy descriptivo: ‘periomismo’. Así son las cosas:

Desde hace tres años trabajo en el mismo sitio. Hago refrito periodístico cada día y ahora se suma otro método al que  llamo reporterismo telefónico y que consiste en hacer reportajes con información que alguien te suministra a través  del telefóno. No voy a los lugares, no converso cara a cara con nadie.  A mis fuentes sólo le escucho la voz por 10 ó 15 minutos  a través del espacio que hay entre la  redacción y algún lugar lejano, que casi siempre es… en Madrid.  El trabajo está casi listo cuando tengo las fotos que pesco  en el oceáno Internet y lo demás, lo soluciono con un poco de imaginación y algún oficio en esto de armar un discurso sin grandes contradicciones.  Los temas del reporterismo telefónico surgen de la lectura previa de El País o El Mundo, el paradigma informativo de mis jefes y sus secuaces.  Sólo después de que estos medios hayan publicado la información, podemos aceptar por válidos  los hechos. Tras lo cual  recibo vía e-mail la autorización, o mejor, la orden de reelaborar el tema con los métodos ya antes mencionado.  Mi medio -como otros muchos-  no invierten tiempo ni dinero para buscar noticias,  ni contradicciones o respuestas en el entorno social.  Donde yo curro no se apuesta por temas novedosos, curiosos o importantes.  Eso no tira, no garantizará una abultada cifra de lectores de los cuales presumir.  Los jefes con la ética del corcho flotarán para siempre de un medio a otro, promoviendo este periodismo sin alma, ni escrúpulos que cada vez se erige como el modelo informativo rentable. Lo niegan, por vergüenza, pero dentro de un tiempo harán como Mercedes Milá, que está orgullosa.  “¿Cuántos  muertos? ¿Tiene cáncer?  Que se le vean las tetas, pero no mucho”.  Los mejores titulares son frases de tomate pútrido. Y allá vamos, ellos a la cabeza, nosotros a los pies, convirtiendo el espectáculo en información.

 

pillRiesgos de la concentración

En uno de los debates celebrados en el congreso que la Federación Española de Sindicatos de Periodistas celebró en Espartinas (Sevilla), con la presencia de más de ochenta delegados sindicales y bajo el lema “Salvemos el Periodismo. Dignidad profesional=Información de calidad”, se ha escuchado:

La aparición de nuevos formatos informativos marcados por el desarrollo y la difusión de las nuevas tecnologías y de Internet hace que las empresas periodísticas exijan la multiplicación de tareas de los profesionales de la comunicación en detrimento de la calidad de su trabajo, ha denunciado el coordinador del Sindicato de Profesionales de la Información de La Rioja, Jairo Morga.

Las empresas tienden a concentrar diferentes tareas en un solo trabajador ahorrando costes y sacrificando con ello la calidad del trabajo y, por tanto, del producto que llega al ciudadano que tiene derecho a recibir una información contrastada y elaborada con todas las garantías, ha apuntado.

Vía ADN/EFE   

 

pillEl periodismo ciudadano ayuda pero ‘no existe’

Citizens’ Global Studio es una iniciativa que explora esas posibilidades de colaboración entre el periodismo profesional y el ciudadano que cada vez se tienen más en cuenta como opción de futuro. Jacinto Lajas habla de las oportunidades que presenta para los profesionales la incoporación de informadores no profesionales a sus rutinas:

La primera de ellas es evidente. Los ciudadanos, escudados bajo su anonimato, pueden llegar a lugares donde a veces los profesionales encuentran obstáculos para desarrollar su trabajo por ser más fácilmente identificables.

Otra vertiente interesante son los diferentes ángulos desde los que una noticia se puede cubrir con este sistema. La colaboración propuesta por CGS enriquece la información, combinando la visión del profesional con materiales ciudadanos de distinto origen, que muestran diferentes perspectivas de un mismo hecho.

Al tiempo, Eduardo Arcos proclama que “El periodismo ciudadano no existe”    

 

pillLa amenaza de la chequera

Walter Oppenheimer y Rosario G. Gómez firman en El País un trabajado artículo sobre el ‘periodismo de chequera’ -ése que paga por la información- y los riesgos que conlleva interactuar económicamente con las fuentes, que pueden manipular de muchas formas la información y al informador. Empieza así:

El escándalo de los gastos de los diputados de Westminster ha abierto un debate casi tan viejo como la prensa: las bondades y maldades del periodismo de chequera, de gran tradición en el Reino Unido. Comprar información es algo que los tabloides británicos hacen constantemente y que la llamada prensa de calidad hace cuando le conviene. En España es práctica habitual que la prensa del corazón o los programas de cotilleo de las televisiones se rasquen el bolsillo para hacerse con exclusivas. En la mayoría de las ocasiones, lo que se compra son inocentes bautizos o tormentosos divorcios. En los medios generalistas no son comunes tales técnicas. Al menos, lo que no es común es que las confiesen.

 

pill¡Cuidado!:  Políticos ante la prensa

La forma de presentar la información política a los medios se ha puesto en entredicho esta semana. Por una parte, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) hizo un nuevo llamamiento a los informadores para que no asistan a comparecencias sin preguntas como la que tuvo ayer por el caso del Yak-42 el diputado del PP y ex ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa. Por otra, la Asociación de Prensa de Madrid (APM), el Colegio de Periodistas de Cataluña y el Colegio Profesional de Periodistas de Galicia han denunciado la imposición de “bloques electorales tasados y cronometrados” en los medios públicos de comunicación durante la campaña a las elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio, y pidieron el libre acceso y grabación de los actos electorales. Las tres organizaciones -que han llevado el tema al Tribunal Supremo y quieren denunciarlo también en Europa con el fin de internacionalizar el debate- mostraron la preocupación que tienen los periodistas por estar “obligados” a emitir “propaganda electoral encubierta” como si fuera información. “Con esta imposición los ciudadanos son los principales perjudicados al ver sustituido su derecho a la información por videoclips de partidos”, afirmó el decano del Colegio Profesional de Periodistas de Galicia, Xosé Manuel Pereiro.

Vía Europa Press y Servimedia  

 

pillLa (des) información en Italia

Impresionante la situación que sufren los medios en Italia. Por si alguien se lo perdío, enlazó el artículo de Marco Tavlagio en El País, titulado ‘Montanelli y la información en Italia’ en la que se dice que la oposición está “desarmada y cautiva”, por lo que el único enemigo que le queda a Berlusconi es la prensa:  

Montanelli conocía bien la tendencia de los intelectuales italianos, empezando por los periodistas, a correr en auxilio del vencedor. De hecho, más que las censuras y las depuraciones de Berlusconi, le preocupaban las autocensuras y los servilismos espontáneos, animados por el poder corruptor de Il Cavaliere, muy hábil a la hora de alternar los halagos y las amenazas (…)

¿Cómo puede influir Berlusconi incluso en los periódicos que no son suyos? La respuesta está en la fragilidad del sistema italiano. Las televisiones son mitad (Mediaset) propiedad de Berlusconi y mitad (RAI) dirigidas y, en gran parte, infiltradas por él. Y la prensa escrita, que podría constituir un firme contrapoder, está en manos de editores no “puros”, es decir, que suelen tener automóviles, obras públicas, bancos, clínicas privadas financiadas por las regiones, energía eléctrica, concesiones de autopistas o telefonía del Estado, etcétera. Ninguno de ellos puede salir adelante sin los favores del Gobierno, sobre todo en época de crisis financiera y ayudas del Estado. Si se añade la caída de la publicidad y del número de lectores, que pone en peligro la propia supervivencia de muchos diarios, la necesidad de congraciarse con el Gobierno es vital. ¿Qué espacio de crítica puede tener un periódico en este panorama, agravado por la progresiva precarización de los contratos en la prensa? Si un joven reportero con contrato de seis meses propone una investigación inconveniente para el Gobierno o sus amigos, ¿qué esperanza tiene de verla publicada?

 

pillFotos de torturas publicadas, pese a Obama

Varios medios de comunicación han publicado una quincena de fotografías que reflejan torturas en las cárceles de Irak y Afganistán. Parece que forman parte de las 2.000 imágenes que el presidente de Estados Unidos quiere evitar que salgan a la luz. La difusión de las instantáneas partió de la televisión australiana SBS, que supuestamente las compró en 2006 a raíz del escándalo de Abu Ghraib.

Vía Abc.es

 

pillQué pasa si no te explicas bien

Eduardo Madinaveitia ha cerrado su blog en 20Minutos.es. Lo anunció el jueves en un tono poco explicativo y que inspira un ciclo de conspiraciones varias:

La deuda de PRISA es un asunto que se me fue de las manos: me enteré de la OPA sobre el total de Sogecable cuando se enteró casi todo el mundo y por el medio que se enteró casi todo el mundo, o sea cuando lo leí en el periódico. Seguramente en El País.

Pero parece que alguien ha encontrado un nexo de unión entre los problemas de los medios y los posts que yo escribía en este blog.Así que me despido. Fue bonito mientras duró.

Ante las reacciones de los usuarios del blog, explica algo más, pero no mucho

Al parecer alguno de mis comentarios ha ofendido a algún editor que poco menos que está pidiendo mi cabeza.

La blogosfera reacciona rápido, pero nadie sabe realmente nada de lo que ha pasado. Se echa la culpa a presiones de Prisa. Habrá que esperar para saber lo que ha ocurrido realmente.

 

pillPedro J. contra Google

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, ha representado en el congreso Zeitgeist el sentimiento de los editores europeos ante el anuncio de Google de incluir publicidad en la versión estadounidense de su agregador de noticias. Su ponencia se pudo leer en la carta que escribió a los lectores el domingo pasado. Me parece una lectura interesante. Vuelvo a recomendarlo por si alguien se ha despistado.

 

pillCada vez menos profesionales optan a becas

Explica Richard Pérez-Peña en The New York Times que durante décadas los reporteros y editores de periódicos han visto en las becas en universidades una oportunidad para tomarse un período sabático en mitad de su carrera profesional y renovar, a la vez, conocimientos. Pero este analista observa que el grupo de becarios que se preparan este año para ingresar a los programas más famosos en Estados Unidos pone de manifiesto que se ha producido un profundo cambio:

Estos días, es menos probable que los periódicos en aprietos permitan a sus reporteros tomarse un tiempo libre. El equipo de gente que emplean es drásticamente menor [de lo que solía ser] y aquellos que han llegado a la mitad de su carrera tienden a estar menos preocupados de cargar las pilas y más interesados en conservar sus trabajos

Vía Kinght Center    

 

pillHola no se achica ante la crisis

Beatriz Cortázar escribe sobre Eduardo Sánchez Junco, editor de la revista Hola y flamante premio Luca de Tena:

El éxito de esta cabecera es, a entender de su editor, “una informacion interesante y lo más en exclusiva que se pueda. Algo que sorprenda al lector, que no haya visto antes, además de presentarlo muy bien”. Y en ese éxito están las portadas. “Por eso procuramos dar algo nuevo, interesante y distinto todas las semanas. Es verdad que hoy el número de páginas y nivel informativo que damos es muy superior a lo que deberíamos con la situación económica actual pero “Hola” no puede disminuir su volumen y calidad por la crisis, antes vendemos el piso que rebajar el producto”, explica.

  

Píldoras periodisticas para el fin de semana

pillEl Mundo manipuló documentos y falsificó información

La Comisión de Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, a la que Ramón Calderón -ex presidente del Real Madrid- se dirigió para pedir amparo, ha dado un  varapalo  tremendo al diario El Mundo e  un documento titulado “Sobre la difusión de información falsa” (PDF). La FAPE entiende que el periódico “ha mentido a sabiendas y además no ha cumplido la obligación profesional de contrastar la información y de dar a los afectados la oportunidad ofrecer su propia versión”.  Los hechos se produjeron con la publicación de notas del tipo “Calderón paga con una tarjeta del club, spa, golf y veterinario” acompañadas de extractos bancarios del Banco Gallego.

Otras resoluciones de la Comisión de Quejas y Deontología

 

pillUn universo mediático fragmentador de ideologías

En España se ha creado un universo de periódicos, radios y televisiones que ha tratado de fragmentar la opinión pública a conciencia para consolidar el poder de la derecha. La operación empezó bajo el Gobierno Aznar, y no ha evitado recurrir a la manipulación y el sensacionalismo.

Son palabras de Javier Moreno, director de El País en el Festival de Periodismo de Perugia (Italia). Moreno señaló esto, poniendo como ejemplo la campaña de El Mundo y la Cope que siguió a los atentados del 11 de marzo para implicar a ETA.

 

pillCrecen los lectores de prensa digital

Casi 8,4 millones de españoles leen prensa digital en sus ordenadores, según datos de comScore. Además otros 2,9 millones de personas accedieron a los diarios digitales a través de sus móviles y módems 3G, un 8,5% del total de abonados a la telefonía móvil.

Vía Juan Varela 

También Juan Varela analiza el final de la prensa tradicional en Foreign Policy

 

pillHitos del ‘periodismo ciudadano’

10,000 Words publica una ‘línea de tiempo’ donde se destacan algunos de esos hitos y Jacinto Lajas aprovecha para hacer un repaso de los sucesos en los que los periodistas profesionales llegaron tarde, no llegaron o perdieron protagonismo frente al nuevo ‘periodismo ciudadano’. Quizá falle el nombre, pero por su repercusión y trascendencia, el fenómeno de los informadores ocasionales ya cuenta con personalidad y características propias.

 

pill¿Planes de fusión también en Telecinco?

El secretario general de Telecinco, Mario Rodríguez, ha matizado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que los únicos movimientos de esta cadena respecto a una posible fusión con otros operadores “se han limitado a comentarios informales con el resto de componentes del sector”. A través de un escrito presentado ante esta comisión, Rodríguez ha aclarado las informaciones publicadas a raíz de la Junta General de Accionistas de Telecinco y en las que el presidente de esta compañía, Alejandro Echevarría, había afirmado que el citado operador estaba estudiando “a fondo” esta posibilidad.

Vía Europa Press/Elmundo.es 

 

pill¿La culpa es de los fotógrafos?

Enfoque Diferencial muestra la serie de fotos de la reverencia de Zapatero a Krugman y se lamenta, en una entrada titulada “La culpa es nuestra”, de la irracional postura que está tomando La Moncloa frente a los informadores gráficos:

Los fotografos siempre pedimos lo mismo, fotos mas naturales, menos posadas, menos estaticas, diferentes, que no sea todo el santo dia puerta, puerta, sofa, puerta, puerta y sofa. Se puede pasear un poco por los jardines de moncloa, entrar por otra puerta diferente o charlar unos segundos antes de sentarse para poder hacer una foto de pie.
La respuesta de la Secretaria de Estado es para echarse a llorar: ‘si sale a pasear por el jardin y se tropieza ¿que? ¡seguro que sacais la caida!’ Esto lo dice una persona que fue -porque parece que ya se le ha olvidado- periodista, y ademas de las buenas. Como yo le dije, lo proximo será prohibirle al Presidente que hable, no se sea que se le escape un
follar asi como quien no quiere la cosa.

 

pilliCmedia, para consumidores de medios

Entrevista con Ana Muñozresponsable de comunicación de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de los Medios, más conocida como iCmedia. Esta asociación está especialmente dedicada a cuidar y vigilar que los contenidos en todos los medios de comunicación audiovisuales sean los adecuados, es decir, que se tengan en cuenta no sólo la franja horaria, sino también que los programas sean de calidad informativa y formen a los telespectadores.

 

pillProtesta preguntando

“Ante la tendencia creciente de partidos políticos, administraciones y otras instituciones y colectivos a realizar convocatorias donde se niega la palabra a los informadores”, los periodistas deben reaccionar ya que esa prohibición supone un “intolerable ataque contra el más elemental servicio que a la sociedad prestan los periodistas, básico para que exista libertad de expresión y se acentúe la búsqueda de la verdad, principio sagrado de la profesión”. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), anima así a los periodistas a protestar preguntando cuando se vean privados de su derecho a interpelar, en las cada vez más habituales ruedas de prensa y comparecencias sin preguntas.

 

pillHuelga en ABC

Los trabajadores del periódico ABC terminaron convocando tres días de huelga (2, 3 y 4 de abril) ante las posiciones “extremas y obstruccionistas” que muestra la dirección en la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), tanto en los plazos como en los contenidos. El periódico, no obstante, ha salido esta mañana (al menos en el centro de Madrid).

Hay un blog para seguir paso el conflicto

Desarrollo de las negociaciones y la huelga en PRNoticias

 

pillY en Telemadrid también

Los trabajadores de Telemadrid han aprobado paros de 24 horas los días 14, 19 de abril y 2 de mayo, y una huelga indefinida a partir del 3 mayo. La asamblea de trabajadores del Ente Público Radio Televisión Madrid ha acordado por mayoría comenzar las movilizaciones para conseguir la readmisión de los tres trabajadores despedidos el día 1 abril. También reclaman un compromiso de “estabilidad en la plantilla y mantenimiento del empleo, la internalizacion de los servicios, el compromiso de un porcentaje de producción propia interna y la negociación del X Convenio Colectivo”.

Vía Infoperiodistas  

 

pillPedazos de la nueva tarta periodística

The Huffington Post acaba de anunciar (inglés) la creación de un fondo con 1,75 millones de dólares procedentes de varios donantes para financiar periodismo de investigación y Jef Jarvis analiza esta fundación en su blog (traducción en 233grados.com). El periodista cree que es un buen ejemplo de cómo se compone la nueva “tarta del periodismo”

 

pillABC: pruebas de su ¿inocencia?

La noticia vólo: The Guardian, sólo en Twitter después de 188 años de papel. Una bomba informativa de la que dio cuenta ABC. Lástima. Era una inocentada del 1 de abril anglosajón. Pero ABC, aquí, lo publicó como una noticia veraz, aunque después se dío cuenta. Pero en Internet queda todo registrado.  

pillLos Microsiervos colaborarán en la web de Muy Interesante

El mismo día 1, pero esta vez no es broma, el grupo editorial G+J España y el blog Microsiervos han llegado a un acuerdo para unir esfuerzos en el desarrollo de estrategias editoriales y comerciales en el sector de webs de ciencia popular en España, asociando Microsiervos con la página web de la revista Muy Interesante. Un buen fichaje o una buena asociación, como se quiera. Es la simbiosis de la información off con la on line. Cada uno de los socios conservará su libertad e independencia editorial al cien por cien.

Vía The New Blog Times

 

pillNuevas emisoras de radio en Madrid

La Comunidad de Madrid ha comunicado la adjudicación de 21 nuevas emisoras de frecuencia modulada. La única de ellas en Madrid capital, que ocupará el 99.1 del dial, ha sido concedida a Unidad Liberal, una alianza entre El Mundo y Libertad Digital. El resto de frecuencias se dan a Intereconomía (4), COPE (3), Punto Radio (3), Kiss (2), Radio María, Radio Marca, Task Navia, Onda Cero, Diario de Alcalá y Tumbo de Privilegios.

Vía El País

 

pillLife revive en la Red

Siete millones de imágenes  estárán disponibles en el portal de fotografías Life.com, lanzado por  Time Warner y Getty Images. El usuario puede imprimir, enviar por correo electrónico, compartir en redes sociales, votar o incrustar las fotos. El nuevo site reúne los archivos de la mítica publicación, los de la agencia Getty más 3.000 nuevas fotografías cada día, organizadas en cinco grandes categorías. noticias, celebridades, animales, viajes y deportes.

Vía 233grados.com 

 

pillLa edición británica de Maxim desaparece

La publicación, que estaba en los quioscos desde hace 14 años, seá a partir del mes que viene un medio exclusivamente online. La editorial Dennis Publishing ha admitido que doce trabajadores se quedan el calle y a los lectores, como alternativa, les ofrece la edición estadounidense de la revista en papel.

Vía Journalism.co.uk

 

pillEl nuevo International Herald Tribune

Menos de un año después de cambiar su histórica cabecera eliminando su particular logo, el venerable International Herald Tribune da un paso más en su identificación con su diario matriz, el New York Times, al que pertenece totalmente desde 2003. Refresca y ordena su imagen, y elimina la elegante tipografía Poynter Headline de sus titulares para pasar a emplear la Chentenham del New York Times. Al fin y al cabo, tal y como recuerda Reuters, “No es un secreto que el International Herald Tribune pertenece al New York Times. ¿Porqué no presumir de ello? (…) En el mundo de la prensa no hay ninguna marca tan reconocida globalmente como el New York Times. ¿Porqué no vender una edición mundial directamente con su nombre?”

HerminioJF en Cuatro Tipos

 

pillLas marcas blancas afectan sobre todo a la televisión

Las marcas blancas, las creadas por cada distribuidor (MDD), no paran de crecer. Cada hogar ha gastado en ellas 650 euros, casi un 4% más que el año anterior. Además, España se ha convertido en el país de la Unión Europea que más productos de este tipo tiene en los supermercados, un 32,5%. Vicente Martínez Ayala  presenta en Bottup muchas razones que muestran que eso afecta, y mucho, a los medios tradicionales.

Los medios perderán 1.800 millones de euros en publicidad en dos años. 

 

pillLa prensa y el caso de Marta

Juan Arias, que fue uno de ellos, escribió en 1995 una columna titulada Sin ética no hay periodismo, y en ella relataba un encuentro con periodistas que mantuvieron el premio Nobel de Literatura, García Márquez, y el filósofo Fernando Savater. Este último decía: ¿Tiene el ciudadano lector derecho a saberlo absolutamente todo? “De ningún modo”, contestó con ironía. “Si un lector dice: ‘Es que yo quiero saberlo todo, que me lo cuenten todo’, habrá que decirle que se aguante, porque a mí también me gustaría abrirle las cartas a mi mujer y saber todo lo que le escriben, pero no debo hacerlo” (…)

¿Es noticia de primera página la tercera versión distinta de un hecho sin cuestionarse en el artículo que se trata de la tercera versión del mismo hecho? Son necesarios los detalles de un relato que podría ser mentira y que aportan un grado de dolor aún mayor a unos familiares a los que ya no les queda hueco para más dolor (…)

Cuando la vorágine informativa te come y la realidad no puede joderte una buena historia es el momento justo de plantarse, como aprendimos algunos con Dolores Vázquez en el asesinato de Rocío Wanninkhof. A Daniel Okrent, Defensor del Lector de The New York Times, le preguntaron: ¿Qué debería hacer un periódico para evitar caer en estas equivocaciones? Y dijo: “Lo mejor que se puede hacer es un cuestionamiento constante, revisar los artículos previamente publicados a medida que se desarrolla la historia con mayor calado, reducir radicalmente la confianza en las fuentes y tener clara la voluntad de poner la precisión en la información por delante de la velocidad para publicarla: hay que contarlo bien, no contarlo los primeros”. En lo contrario está demasiadas veces esta profesión, en contarlo los primeros y no en contarlo bien.

Extracto de un artículo de José Manuel Atencía en El País

 

pillPequeño terremoto mediático en Italia

En Italia, donde los canales privados de Il Cavaliere Berlusconi, los minutos dedicados al primer ministro son siete veces y media más que los dedicados líder de la oposición, se ha producido esta semana un pequeño terremoto mediático. Paolo Garimberti, subdirector de La Repubblica, ha sido nombrado presidente de la RAI a propuesta, por ley, de la oposición. A la vez,  en el corazón de RCS Mediagroup -la empresa dueña de Unedisa (El Mundo)-, Ferruccio de Bortoli, actual director del diario económico Il Sole 24 Ore, ha sido designado para dirigir Corriere della Sera. De Bortoli ya regentó entre 1997 y 2003 el diario más grande de Italia. Sustituirá a Paolo Mieli, a quien reemplazó también la última vez.

Vía El País 

 

pill‘Tengo una pregunta para usted’ no es periodismo

El papanatismo periodístico con el que se ha acogido el éxito del programa Tengo una pregunta para usted de TVE es inquietante, porque revela que los propios periodistas empezamos a desconocer los límites de nuestro oficio y del compromiso que conlleva(…) Lo que sucede es tan solo un espectáculo menor que le sirve al protagonista de turno para vender su mercancía política y soltarnos los rollos (…) que más convienen a sus estrategias propagandísticas. Nada que ver, pues, con el auténtico periodismo. Y hay que repetirlo cuantas veces sea menester, antes de que la confusión aumente y creamos que el circo es la realidad.

Carlos Reigosa en La Voz de Galicia 

 

pillLos periodistas de defensa protestan por no haber ido a Kosovo

La Asociación de Periodistas de Defensa (Apdef), formada por profesionales de medios de comunicación nacionales responsables de la cobertura informativa de la política de Defensa, ha expresado una protesta pública contra el Ministerio del ramo por no haber sido invitados a la visita de la ministra Carme Chacón a Kosovo.

Vía Infoperiodistas 

 

pillEl singular caso de Jorge Ibeas

Jorge Ibeas era periodista en Canal Bizkaia, y ha sido despedido por una falta grave consistente en criticar duramente en su programa a los directivos de su propia empresa. Especializado en información económica, Ibeas puso como ejemplo de mala gestión decisiones de su compañía con las que discrepaba (el despido de varios trabajadores), e inmediatamente fue represaliado.

Historia y reflexión en Perogrullo.com 

 

pillPersonalización: el diario a la carta

Tal vez las siete principales características de la prensa digital –o, al menos, las siete en la que más analistas coinciden– sean la lectura no secuencial, la globalización del acceso a las noticias, la inmediatez (o actualización constante), la gratuidad, la interactividad, el multimedia y la personalización. Si se analizan una por una, parece evidente que todas cumplen con al menos una premisa común: satisfacer las necesidades de un nuevo tipo de consumidor de medios.

Daviz Gómez analiza la tendencia a la pesonalización de los medios digitales en Tinta Digital  

 

pillEfe da un susto a sus colaboradores

Después de anunciar las nuevas “tarifas” que, unilateralmente, impone a sus colaboradores y corresponsales, la agencia EFE ha anunciado a través de su web que busca “profesionales-autónomos-Trades”. La empresa pide una serie de requisitos como dominio de programas de edición y equipos como un ordenador portátil, una grabadora digital o una cámara SONY HDR-HC9 para grabar. Todo siempre con ‘amplia disponibilidad’. Es decir, “el periodista total”, a 11 euros la noticia.

Vía Periodismo para periodistas

Cuando el periodismo cívico y el ciudadano se encuentran

Llevo un tiempo con la idea de dejar algún apunte sobre los beneficios que para el periodismo cívico puede tener un desarrollo adecuado del “periodismo ciudadano”. Pero un día por otro el tema se pospone. Un artículo de Paula Gonzalo me lo ha recordado y voy a aprovechar la serendipia.

chi-town.gifPrimero me llamó la atención el cartelito. Copio y pego. Y, en cuanto tenga más tiempo libre, investigaré sobre esta “reforma de los medios” que empieza con uno mismo; porque con el solsticio las horas de sol son más, pero en mi caso parece que el día se acorta y no me da tiempo a nada. En fin…

Después, leí el post sobre el Chi-Town Daily News, un periódico “online” dedicado exclusivamente a lo hiperlocal en una ciudad como Chicago (USA). Volvemos al sugestivo tema de la glocalización y al interesante futuro, aún por descubrir, que encierra para la profesión. De hecho, esta página echa mano tanto profesionales como de “periodistas ciudadanos”, que en este caso no son informadores ocasionales pues reciben una formación.

Si partimos de que el periodismo cívico es aquel que se ocupa de los temas más cercanos de la comunidad y hace especial énfasis en los problemas y sus posibles soluciones, nadie como los propios ciudadanos implicados para servir de fuente de información e, incluso, de comunicadores. Es así porque ninguna organización profesional, ni siquiera las todopoderosas agencias, pueden mantener un sistema de alerta informativa en todos los puntos en los que potencialmente puede generarse interés. Pero, incluso, en los casos en los que se llega a ellos, el sistema de selección y jerarquización de la noticia puede silenciarlos.

El periodismo cívico -comunitario, de interés público o de contacto, como también se le ha llamado- pone sobre la mesa cuestiones que los periodistas olvidamos con cierta frecuencia y que los ciudadanos nos recuerdan siempre que pueden. Por eso de la realidad pública y la realidad publicada se hace necesario retomar el contacto con la comunidad. También es una forma de encontrar espacios de interés que se han perdido en los medios en aras de agradar a las mayorías. Pues eso, justo es el momento y la ocasión -la que da la red- para que los medios se encuentren con las minorías y atiendan sus problemas.

El periodismo, en general, se encuentra con su vocación social y el negocio, en particular, encuentra un nicho de interés para sus actividades, tanto informativas como empresariales no nos engañemos. La idea no por conocida es menos buena.  

El pero, el meollo de la cuestión de esta nueva forma de periodismo ciudadano (que esta vez si puede considerarse como tal en ambos sentidos, el de periodismo y el de ciudadano) lo plantea la propia Paula Gonzalo:

Hay una cuestión acerca de la formación de los voluntarios. Chi-Town Daily News exige a los periodistas ciudadanos un intenso proceso de capacitación. Si bien este proceso no equivale a la formación profesional, Chi-Town Daily News intenta dar a los periodistas ciudadanos un trampolín para la presentación de informes (…) El resultado será una pregunta importante acerca del periodismo ciudadano: ¿pueden los ciudadanos escribir historias de los periodistas que estén debidamente investigando y escribiendo?

No son periodistas ni quieren serlo

En un blog que suelo leer con placer, me encuentro con una entrada sobre Periodismo e Internet que me ha conmovido. No dice nada nuevo, pero es un tema que toca mi fibra porque alguien en quien he depositado mi cuota de credibilidad afirma que bloggers e informadores ocasionales son periodistas. He dejado mi opinión en el correspondiente comentario, claro.

Así, de corrido, algunas de las opiniones de Mercè Molist. Como siempre, aconsejo leer el artículo completo y también el de Francis Pisani en el Ciberpaís, “El estado de los medios de información en EE UU“, que da pie a sus reflexiones:

¿De verdad el blogger es menos periodista que el periodista? ¿Cuántos periodistas que ejercen como tales en los medios tradicionales no han pasado por la facultad? ¿Por qué al blogger se lo pone aparte? ¿Porqué el medio en el que escribe no es “como los otros”? ¿Qué define, de verdad, a un periodista? ¿El título universitario? ¿El que trabaje para una empresa llamada periodística? ¿O, amigos y amigas, ese gusanillo, esa nariz, esa maravillosa fluidez comunicativa?

A veces el discurso de los medios de comunicación tradicionales se asemeja al de la industria cultural: ¡Sin nosotros, no habrá cultura! ¡Sin nosotros, no habrá periodismo! Bueno, bueno.

El llamado “periodismo ciudadano” no pisará a los profesionales del periodismo. Pero estos tampoco deberían despreciar al “periodismo ciudadano”. Coincido en lo que dice Pisani sobre la credibilidad que siguen teniendo los medios tradicionales, frente a un post escrito por alguien en el blog Yopasabaporaqui. Aunque hay excepciones, depende de la noticia. Y del blog. Algunos ya tienen tanta credibilidad como la prensa más consagrada.

Mi comentario:

Es difícil razonar sin que medie una distancia prudencial. Los periodistas estamos sometidos a un cambio vertiginoso, y reconocerlo no nos da más que la posibilidad de intentar alejarnos para reflexionar. No nos engañemos. No tenemos visión suficiente desde tan cerca y menos a esta velocidad.

Es difícil porque el día a día empuja y hemos llegado a la red tarde. O quizá no. Tan sólo sé que, a nuestra llegada, ya había gente ocupando un sitio que -según nuestro razonamiento ciberforastero- nos correspondía. ¿Es lícito que miremos este espacio nuevo con las mismas gafas que utilizábamos para movernos por el viejo periodismo?

Ahora actuamos como los vaqueros de las películas del Oeste. Queremos alejar a los indios de los pastos. Necesitamos instalar aquí nuestras reses porque la sequía nos ha dejado sin hierba fresca en nuestro territorio tradicional. Qué pena.

Tienes razón en todo lo que dices. Sólo disiento en una cosa, Mercé: aunque es cierto que no es necesario que un periodista pase por la Facultad para serlo (hay muchos con título que han ido cinco años a la universidad, pero la universidad no ha pasado por ellos), sí pienso que el periodista,en su trabajo, necesita un mínimo de método para considerarlo profesional y, sobre todo, una intencionalidad, la de informar; esa a la que te refieres cuando dices que “queremos publicar, y punto”.

Muchos bloggers actúan con criterios profesionales, pero otros muchos no. Lamento que a estos últimos los consideres periodistas o que se llame así a informadores ocasionales que han grabado en su móvil un accidente y lo envían a la tele.

La intencionalidad pocas veces es informativa. Sólo quieren ‘fardar’ delante de sus amigos, pero nada entienden de criterios de veracidad, precisión o amenidad. No se han planteado si su información es rigurosa. Sólo saben que es sensacional. Y punto.

Lo siento, por respeto a esta profesión a la que quiero tanto como tú, no puedo llamarles periodistas. No creo que a ellos les importe mucho. Ya sabes lo devaluada que está la profesión en el imaginario popular.

Últimamente percibo en la blogosfera periodística una fuerte corriente, parece que mayoritaria, en el mismo sentido del pensamiento de Mercè Molist. Lo entiendo cuando llega de personas que no han vivido el periodismo desde dentro y creen que con saber leer, escribir u opinar, con dejar su firma en el medio ya se está haciendo periodismo. No entiendo que los propios profesionales lo confirmen.

En el caso de los bloggers habrá que analizar primero el campo, definir bien estos términos que, ya desde un principio, dan lugar a tantas divergencias y, finalmente, separar el grano de la paja. Una bitácora de diario, donde un señor cuenta su vida con detalles, da mucha información personal, pero nadie se atrevería a calificarla de periodística. No creo que el propio blogger se considere periodista en este caso. Lo que ocurre es que, a base de insistir y con la inestimable ayuda del lenguaje utilizado de manera inconsciente, acabarán por serlo. Habrá que buscar entonces nuevos términos que definan con concisión cada actividad.

Por otra parte, mi vecino, que grabó cómo se quemaba su casa del pueblo y envió el vídeo a la televisión para que lo emitieran en el informativo regional, no tiene ninguna conciencia de ser un reportero gráfico. Me consta que apenas tiene concomientos del funcionamiento de su videocámara. No le llamaría periodista ni le pondría el adjetivo de ciudadano. Mi vecino es ya es ciudadano antes de coger la cámara. La utilización de este epíteto, que parece que refuerza y centra el tipo de “periodismo” a que nos referimos está, en realidad, vaciando de contenido a una palabra tan hermosa y con tantas connotaciones como “ciudadano”. 

“Periodismo ciudadano” se ha impuesto, se habla de él por doquier. Incluso los congresos más serios adoptan el término sin un mínimo cuestionamiento previo, que sería lógico entre acadámicos. Es cierto que se ha intentado acotar y definir de otras muchas formas: “periodismo participativo”, “periodismo colaborativo”, “periodismo amateur”, periodismo accidenta”… La cultura del marketing lo impregna todo y necesitamos un buen slogan para cada cosa. En internet la utilización de tags contribuye a la tendencia.

Las etiquetas se fijan y quedan colgadas sin que, después, su utilización conlleve un razonamiento previo, pero llevan en sus genes la carga de la significación, de la idea primigenia. ¿A alguien le interesa que un blogger o un informador ocasional sea periodista? ¿Les interesa a ellos mismos?

Creo que ni son periodistas ni se les ha ocurrido serlo hasta que nosotros se lo hemos propuesto. Y no nos confundamos. Que el receptor se convierta en prosumer no implica que lo tratemos como profesional. Necesitamos reivindicar el periodismo ahora más que nunca. La sociedad precisa la visión metódica y sosegada del periodista. La infoxicación reclama buenos gestores con conocimientos profesionales.

Postdata:

Desdobles conversacionales como éste ocurren pocas veces, y siempre suelo señalarlo. No sé muy bien si es una práctica correcta, porque se desvía la atención del lugar original de la charla y se duplican los corrillos de comentarios.

Pero si no lo hago, el sistema de altavoces virtual que forman a nivel global los blogs no funcionaría con la fuerza que deseo. Es el riesgo asumido: la conversación entre Mercè y yo/los-usuarios-de-su-blog puede quedar limitada a una esquinita de la blogosfera sin que el rumor trascienda a otros muchos posibles interlocutores. Por eso y porque los comentarios deberían ser más breves que el propio post, me hago eco (qué apropiada metáfora) de lo dicho por Mercé y de lo expuesto por mí.

Otra forma de analizar el periodismo ciudadano

Incisiva, como siempre, la opinión de Pablo Mancini sobre el periodismo ciudadano no quiere ser ingenua. Concluye con esta perla:

Dan Gillmor, autoproclamado padre y prócer de la información ciudadana, ofrece unas cien conferencias al año. Una cada tres días, aprox. El día que brinde una conferencia sobre cómo dar charlas iré a sentarme en primera fila, porque para saber de periodismo ciudadano lo mejor es investigar las valijas de cabotaje.