Diarios que sólo se leen el fin de semana, ése es el problema

Los titulares tienen el poder de enfocar la información desde la perspectiva que marca el periodista. Y a pesar de lo leído y reflexionado sobre el tema aún me dejo llevar por esa visión delegada. Hoy Elpais.com titula:

“El ‘Christian Science Monitor’ dejará de ser diario para potenciar su edición digital”

El subtítulo dice:

“El rotativo estadounidense pasará a publicarse semanalmente y potenciará su edición en la Red, que se actuarizará las 24 horas del día”

Al leer la noticia, me ha sorprendido la jerarquía de la importancia. ¿Qué es más importante en los cambios del Monitor (en inglés), que se potencie la edición digital o que pase a ser semanal? Para el editor de Elpaís.com parece que lo reseñable es la fuerza de lo digital.

Esa cortina de humo a que nos somete la utopía tecnológica provoca que pensemos antes en lo que tiene que ser que en lo que es. Por eso, casi todas las investigaciones que srobre el periodismo digital que se hace suelen tener conclusiones negativas. Ningún medio  cumple. Es comprensible, pues los cibermedios, que obedecen a impulsos empresariales, no llenan las expectativas expuestas en unas hipótesis generalmente embriagadas por esa utopía tecnológica. El tecnodeterminismo mediatiza los resultados de los estudios y de los titulares de prensa.

Propongo un descanso y una visión pausada. La noticia nos avisa de lo siguiente:

El Christian Science Monitor ha emprendido un cambio significativo en la industria editorial que se completará en abril de 2009. El rotativo, que cuenta con un siglo de antigüedad y ha ganado siete premios Pulitzer, dejará de publicarse de forma diaria y potenciará su edición online, que se actualizará las 24 horas del día, los 7 días a la semana a través de información propia. Además, publicarán un semanario impreso que incluirá grandes reportajes.

No hay que olvidar que, en medio del proceso de digitalización mediática, vivimos la crisis del papel que no es independiente de la crisis económica aunque tiene elementos propios de debate muy diferenciados. Uno de los mayores problemas de los diarios es el de la producción-distribución del producto. Y los lectores muestran una tendencia sostenida a lo largo de los últimos años: se acercan al quiosco sólo el fin de semana.

Por eso, me parece más reseñable que el Monitor, un diario de difusión nacional en Estados Unidos, se convierta en semanal. La prensa diaria se arrevista en forma , fondo y cada vez más en periodo. Si los diarios adelgazan sus tiradas de lunes a viernes, ¿significa esto que nos enfrentamos a un fenómeno de “findesemanalización” de la prensa más profundo de lo que nos han dicho hasta ahora?

Si es así, ése sería el titular.

Anuncios

La tinta electrónica se anima en Europa

La BBC nos cuenta en tono didáctico que, igual que los correos electrónicos cambiaron radicalmente la forma de comunicarnos con los demás, un nuevo dispositivo podría ahora modificar para siempre manera en que acostumbramos a leer el periódico. El reportaje habla del nuevo e-reader de Plastic Logic, un producto mitad germano mitad británico, y lo vende como el “nuevo periódico sin papel“.

Hasta enero del año que viene no tendremos el aparato en el mercado, por lo que será la segunda alternativa al Kindle de Amazón que veremos en Europa. En España ya podemos comprar un dispositivo de lectura electrónica, el iLiad (varios tamaños, modelos y precios, entre 350-650 euros), aunque de momento su departamento comercial parece más volcado a la literatura que al periodismo. Parece que en Francia, sin embargo, la empresa va por otros derroteros y está realizando un estudio en el que participan siete diarios y ciento veinte lectores.

La pantalla del prototipo de Plastic Logic es grande para lo que hemos visto hasta ahrora, mide 33 centímetros en diagonal, es de plástico flexible y utiliza la misma tecnología de tinta electrónica que usan otros dispositivos de lectura electrónicos, como el Kindle de Amazon (18x13cm -6 pulgadas- y 300g, unos 300 dólares) y el Sony Reader (pantalla también de seis pulgadas, aspecto más delgado, 280g y con más memoria, entre 300-400 euros).

Este lector ya me parece más de e-papel de periódico. Pero no lo tendremos listo para regalar estas navidades. Éste es el vídeo (1:37) de la presentación en inglés del producto.: