• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    • RT @jansorena: Y, de paso, se impone una visión negativa a la actual minoría hispana en EEUU sobre sus orígenes. Además de ser tratados en… 5 hours ago
    • RT @jansorena: Con el legado hispánico, sin embargo, todo vale. Se impone a la opinión pública una visión centrada casi con exclusividad e… 5 hours ago
    • RT @jansorena: No me imagino un incidente en Trinity, la iglesia más vieja de Nueva York, o en el Capitolio de Washington que sea contextua… 5 hours ago
    • RT @jansorena: El incendio está bajo investigación, pero no se descarta que fuera intencionado y parte de los ataques al legado hispánico d… 5 hours ago
    • RT @jansorena: Es una iglesia de 1771, a punto de cumplir 250 años, el principal edificio de una misión, dentro de la red que estableció Fr… 5 hours ago
  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a 29 seguidores más

  • Páginas

¿Miedo a la interactividad?

Enric González no quiere más correspondencia electrónica con los lectores de su columna de El País. “Marta” fue la última opinión en la que indicaba su dirección con el fin de fomentar una saludable interactividad con sus lectores. Ahora, después de recibir un correo envenenado con un virus, no le parece tan saludable. Anuncia que no quiere más interacción:

Dado que represalias vigorosas de ese tipo podrían repetirse, creo que ha llegado el momento de interrumpir la estimulante correspondencia directa que venía manteniendo con algunos lectores, y agradecer muy sinceramente todos los mensajes recibidos hasta ahora. Parece que en elpais.com abrirán espacio para opiniones debajo de esta columnita. El sistema resulta sin duda más seguro y permite que la gente dialogue entre sí. Veremos.

El tema me trae a la mente que Lucía Etxebarría tuvo que cerrar su blog en noviembre de 2006 por culpa de un troll. Ella se quedó más tranquila, pero no sus usuarios.

Ilustración: JNL

Por supuesto, no ha sido el único caso que hemos visto. Ni será el último, porque en la Red el anonimato fomenta este tipo de actitudes. Ya he hablado del tema y expresado mi actitud aquí mismo. Lo repito: no se puede ceder ante la cobardía de quien no da la cara.

La interactividad -tanto abierta en forma de comentarios públicos como cerrada en correos electrónicos privados- tiene un gran valor para el periodismo en la Red. En casos así, lo mejor es denunciar. La policía tiene una sección dedicada a la red donde se pueden deben denunciar este tipo de acciones.

Si alguien te molesta en la calle, la mejor opción no es quedarte en tu casa toda la vida para que no vuelva a ocurrir. Internet se presenta como una calle virtual. Ya sabemos que siempre hay algún indeseable paseando, pero esa no es razón… suficiente.