Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillLa invasión de ‘periomismo’

Mi Netvibes vomita sobre la pantalla del ordenador una esclarecedora entrada de Zulema en  Esonosehabla.com. Lo acoge además bajo un tag muy descriptivo: ‘periomismo’. Así son las cosas:

Desde hace tres años trabajo en el mismo sitio. Hago refrito periodístico cada día y ahora se suma otro método al que  llamo reporterismo telefónico y que consiste en hacer reportajes con información que alguien te suministra a través  del telefóno. No voy a los lugares, no converso cara a cara con nadie.  A mis fuentes sólo le escucho la voz por 10 ó 15 minutos  a través del espacio que hay entre la  redacción y algún lugar lejano, que casi siempre es… en Madrid.  El trabajo está casi listo cuando tengo las fotos que pesco  en el oceáno Internet y lo demás, lo soluciono con un poco de imaginación y algún oficio en esto de armar un discurso sin grandes contradicciones.  Los temas del reporterismo telefónico surgen de la lectura previa de El País o El Mundo, el paradigma informativo de mis jefes y sus secuaces.  Sólo después de que estos medios hayan publicado la información, podemos aceptar por válidos  los hechos. Tras lo cual  recibo vía e-mail la autorización, o mejor, la orden de reelaborar el tema con los métodos ya antes mencionado.  Mi medio -como otros muchos-  no invierten tiempo ni dinero para buscar noticias,  ni contradicciones o respuestas en el entorno social.  Donde yo curro no se apuesta por temas novedosos, curiosos o importantes.  Eso no tira, no garantizará una abultada cifra de lectores de los cuales presumir.  Los jefes con la ética del corcho flotarán para siempre de un medio a otro, promoviendo este periodismo sin alma, ni escrúpulos que cada vez se erige como el modelo informativo rentable. Lo niegan, por vergüenza, pero dentro de un tiempo harán como Mercedes Milá, que está orgullosa.  “¿Cuántos  muertos? ¿Tiene cáncer?  Que se le vean las tetas, pero no mucho”.  Los mejores titulares son frases de tomate pútrido. Y allá vamos, ellos a la cabeza, nosotros a los pies, convirtiendo el espectáculo en información.

 

pillRiesgos de la concentración

En uno de los debates celebrados en el congreso que la Federación Española de Sindicatos de Periodistas celebró en Espartinas (Sevilla), con la presencia de más de ochenta delegados sindicales y bajo el lema “Salvemos el Periodismo. Dignidad profesional=Información de calidad”, se ha escuchado:

La aparición de nuevos formatos informativos marcados por el desarrollo y la difusión de las nuevas tecnologías y de Internet hace que las empresas periodísticas exijan la multiplicación de tareas de los profesionales de la comunicación en detrimento de la calidad de su trabajo, ha denunciado el coordinador del Sindicato de Profesionales de la Información de La Rioja, Jairo Morga.

Las empresas tienden a concentrar diferentes tareas en un solo trabajador ahorrando costes y sacrificando con ello la calidad del trabajo y, por tanto, del producto que llega al ciudadano que tiene derecho a recibir una información contrastada y elaborada con todas las garantías, ha apuntado.

Vía ADN/EFE   

 

pillEl periodismo ciudadano ayuda pero ‘no existe’

Citizens’ Global Studio es una iniciativa que explora esas posibilidades de colaboración entre el periodismo profesional y el ciudadano que cada vez se tienen más en cuenta como opción de futuro. Jacinto Lajas habla de las oportunidades que presenta para los profesionales la incoporación de informadores no profesionales a sus rutinas:

La primera de ellas es evidente. Los ciudadanos, escudados bajo su anonimato, pueden llegar a lugares donde a veces los profesionales encuentran obstáculos para desarrollar su trabajo por ser más fácilmente identificables.

Otra vertiente interesante son los diferentes ángulos desde los que una noticia se puede cubrir con este sistema. La colaboración propuesta por CGS enriquece la información, combinando la visión del profesional con materiales ciudadanos de distinto origen, que muestran diferentes perspectivas de un mismo hecho.

Al tiempo, Eduardo Arcos proclama que “El periodismo ciudadano no existe”    

 

pillLa amenaza de la chequera

Walter Oppenheimer y Rosario G. Gómez firman en El País un trabajado artículo sobre el ‘periodismo de chequera’ -ése que paga por la información- y los riesgos que conlleva interactuar económicamente con las fuentes, que pueden manipular de muchas formas la información y al informador. Empieza así:

El escándalo de los gastos de los diputados de Westminster ha abierto un debate casi tan viejo como la prensa: las bondades y maldades del periodismo de chequera, de gran tradición en el Reino Unido. Comprar información es algo que los tabloides británicos hacen constantemente y que la llamada prensa de calidad hace cuando le conviene. En España es práctica habitual que la prensa del corazón o los programas de cotilleo de las televisiones se rasquen el bolsillo para hacerse con exclusivas. En la mayoría de las ocasiones, lo que se compra son inocentes bautizos o tormentosos divorcios. En los medios generalistas no son comunes tales técnicas. Al menos, lo que no es común es que las confiesen.

 

pill¡Cuidado!:  Políticos ante la prensa

La forma de presentar la información política a los medios se ha puesto en entredicho esta semana. Por una parte, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) hizo un nuevo llamamiento a los informadores para que no asistan a comparecencias sin preguntas como la que tuvo ayer por el caso del Yak-42 el diputado del PP y ex ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa. Por otra, la Asociación de Prensa de Madrid (APM), el Colegio de Periodistas de Cataluña y el Colegio Profesional de Periodistas de Galicia han denunciado la imposición de “bloques electorales tasados y cronometrados” en los medios públicos de comunicación durante la campaña a las elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio, y pidieron el libre acceso y grabación de los actos electorales. Las tres organizaciones -que han llevado el tema al Tribunal Supremo y quieren denunciarlo también en Europa con el fin de internacionalizar el debate- mostraron la preocupación que tienen los periodistas por estar “obligados” a emitir “propaganda electoral encubierta” como si fuera información. “Con esta imposición los ciudadanos son los principales perjudicados al ver sustituido su derecho a la información por videoclips de partidos”, afirmó el decano del Colegio Profesional de Periodistas de Galicia, Xosé Manuel Pereiro.

Vía Europa Press y Servimedia  

 

pillLa (des) información en Italia

Impresionante la situación que sufren los medios en Italia. Por si alguien se lo perdío, enlazó el artículo de Marco Tavlagio en El País, titulado ‘Montanelli y la información en Italia’ en la que se dice que la oposición está “desarmada y cautiva”, por lo que el único enemigo que le queda a Berlusconi es la prensa:  

Montanelli conocía bien la tendencia de los intelectuales italianos, empezando por los periodistas, a correr en auxilio del vencedor. De hecho, más que las censuras y las depuraciones de Berlusconi, le preocupaban las autocensuras y los servilismos espontáneos, animados por el poder corruptor de Il Cavaliere, muy hábil a la hora de alternar los halagos y las amenazas (…)

¿Cómo puede influir Berlusconi incluso en los periódicos que no son suyos? La respuesta está en la fragilidad del sistema italiano. Las televisiones son mitad (Mediaset) propiedad de Berlusconi y mitad (RAI) dirigidas y, en gran parte, infiltradas por él. Y la prensa escrita, que podría constituir un firme contrapoder, está en manos de editores no “puros”, es decir, que suelen tener automóviles, obras públicas, bancos, clínicas privadas financiadas por las regiones, energía eléctrica, concesiones de autopistas o telefonía del Estado, etcétera. Ninguno de ellos puede salir adelante sin los favores del Gobierno, sobre todo en época de crisis financiera y ayudas del Estado. Si se añade la caída de la publicidad y del número de lectores, que pone en peligro la propia supervivencia de muchos diarios, la necesidad de congraciarse con el Gobierno es vital. ¿Qué espacio de crítica puede tener un periódico en este panorama, agravado por la progresiva precarización de los contratos en la prensa? Si un joven reportero con contrato de seis meses propone una investigación inconveniente para el Gobierno o sus amigos, ¿qué esperanza tiene de verla publicada?

 

pillFotos de torturas publicadas, pese a Obama

Varios medios de comunicación han publicado una quincena de fotografías que reflejan torturas en las cárceles de Irak y Afganistán. Parece que forman parte de las 2.000 imágenes que el presidente de Estados Unidos quiere evitar que salgan a la luz. La difusión de las instantáneas partió de la televisión australiana SBS, que supuestamente las compró en 2006 a raíz del escándalo de Abu Ghraib.

Vía Abc.es

 

pillQué pasa si no te explicas bien

Eduardo Madinaveitia ha cerrado su blog en 20Minutos.es. Lo anunció el jueves en un tono poco explicativo y que inspira un ciclo de conspiraciones varias:

La deuda de PRISA es un asunto que se me fue de las manos: me enteré de la OPA sobre el total de Sogecable cuando se enteró casi todo el mundo y por el medio que se enteró casi todo el mundo, o sea cuando lo leí en el periódico. Seguramente en El País.

Pero parece que alguien ha encontrado un nexo de unión entre los problemas de los medios y los posts que yo escribía en este blog.Así que me despido. Fue bonito mientras duró.

Ante las reacciones de los usuarios del blog, explica algo más, pero no mucho

Al parecer alguno de mis comentarios ha ofendido a algún editor que poco menos que está pidiendo mi cabeza.

La blogosfera reacciona rápido, pero nadie sabe realmente nada de lo que ha pasado. Se echa la culpa a presiones de Prisa. Habrá que esperar para saber lo que ha ocurrido realmente.

 

pillPedro J. contra Google

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, ha representado en el congreso Zeitgeist el sentimiento de los editores europeos ante el anuncio de Google de incluir publicidad en la versión estadounidense de su agregador de noticias. Su ponencia se pudo leer en la carta que escribió a los lectores el domingo pasado. Me parece una lectura interesante. Vuelvo a recomendarlo por si alguien se ha despistado.

 

pillCada vez menos profesionales optan a becas

Explica Richard Pérez-Peña en The New York Times que durante décadas los reporteros y editores de periódicos han visto en las becas en universidades una oportunidad para tomarse un período sabático en mitad de su carrera profesional y renovar, a la vez, conocimientos. Pero este analista observa que el grupo de becarios que se preparan este año para ingresar a los programas más famosos en Estados Unidos pone de manifiesto que se ha producido un profundo cambio:

Estos días, es menos probable que los periódicos en aprietos permitan a sus reporteros tomarse un tiempo libre. El equipo de gente que emplean es drásticamente menor [de lo que solía ser] y aquellos que han llegado a la mitad de su carrera tienden a estar menos preocupados de cargar las pilas y más interesados en conservar sus trabajos

Vía Kinght Center    

 

pillHola no se achica ante la crisis

Beatriz Cortázar escribe sobre Eduardo Sánchez Junco, editor de la revista Hola y flamante premio Luca de Tena:

El éxito de esta cabecera es, a entender de su editor, “una informacion interesante y lo más en exclusiva que se pueda. Algo que sorprenda al lector, que no haya visto antes, además de presentarlo muy bien”. Y en ese éxito están las portadas. “Por eso procuramos dar algo nuevo, interesante y distinto todas las semanas. Es verdad que hoy el número de páginas y nivel informativo que damos es muy superior a lo que deberíamos con la situación económica actual pero “Hola” no puede disminuir su volumen y calidad por la crisis, antes vendemos el piso que rebajar el producto”, explica.

  

Anuncios

Obama anima el cotarro mediático

Leo en Infoperiodistas.info que los estadounidenses han perdido definitivamente la confianza en los medios con las pasadas elecciones presidenciales:

La mayoría de los estadounidenses desconfía de lo que oye o ve en la prensa sobre los candidatos y considera que los periodistas han hecho una labor mediocre en la separación de opiniones y hechos, según una encuesta de la Universidad de Harvard.

La investigación se hizo antes de la elección de Obama. Se hablaba de un cierto ‘hartazgo informativo’. Pero, después, algo ha cambiado ¿O no?

Serenidad por Guerra Eterna.

Portada más elegante de la victoria, según Sáenz de Ugarte.

El País titulaba: “EE UU hace cola para leer la noticia en los periódicos“:

Buenas noticias para los periódicos. Los ciudadanos siguen buscando información en soporte de papel ante los grandes acontecimientos, ante las noticias que cambian el curso de la historia. Es lo que ocurrió el miércoles en EE UU. Más de 70 millones de norteamericanos habían visto por televisión la gran noche electoral, habían tenido acceso a la elegante aceptación de la derrota de John McCain, al emocionante discurso de Obama. Habían podido seguir en un sinfín de webs, minuto a minuto, cómo se iba moviendo el mapa electoral. Querían más. Por la mañana los ciudadanos corrieron a los quioscos a comprar periódicos. A ver y guardar las históricas portadas.

Hubo colas y reventas. En e-Bay y en la página web Craigslist se revendían periódicos por 50 y hasta 200 dólares. Las tiradas especiales de los principales diarios no fueron suficientes.

The Washington Post imprimió un 30% más de su tirada habitual pero los ejemplares se agotaron en cuestión de horas. Pusieron a la venta también una edición especial conmemorativa de 350.000 copias.

Los Ángeles Times, que en un primer momento había impreso 40.000 copias extra, amplió la tirada con 30.000 más.

The New York Times sacó 225.000 diarios más a la calle. Lo mismo ocurrió con la mayor parte de la numerosa prensa local. Los ciudadanos se quitaban de las manos las primeras páginas que anunciaban lo que en ese momento ya se sabía: “Obama gana”, “Obama hace historia” o, simplemente, “Obama”.

Chicago Tribune, como el resto de los diarios de Chicago, la ciudad que celebró la victoria, fueron los más beneficiados. Esa misma noche se empezaron a vender los primeros ejemplares del  junto a Grant Park. Se hizo a la antigua usanza. Periódico en mano, los vendedores pregonaban: “Llévese el Tribune. Hoy se ha hecho historia. Compre su ejemplar, que se acaba”.

Hoy El País vuelve con el tema para decirnos que algunos ejemplares de periódico se han convertido en piezas de coleccionista. A El Mundo tampoco se le ha escapado la noticia:

La demanda llegó a tal magnitud que unas horas después de agotarse todos los diarios impresos, a través de Ebay ya se subastaba un ejemplar del periódico neoyorkino por la friolera de 850 dólares (casi 670 euros).

En Chicago, feudo de Obama, la redacción de ‘The Chicago Tribune’ fue ‘cercada’ por una muchedumbre de lectores deseosos de encontrar la edición especial del día. El periódico, que ya había lanzado 690.000 periódicos en su primera edición, volvió a lanzar desde sus rotativas 120.000 ejemplares extra.

Aparece un interesante componente de fetichismo hacia el papel. Es algo concreto, que se toca y se puede comerciar con él. Sin duda también habrá que reflexionar sobre la necesidad de los estadounidenses de profundizar en un hecho histórico y esperanzador más allá de las pantallas de televisión o del ordenador. El periódico tiene esos componentes de credibilidad y capacidad de análisis como bazas a jugar durante algún tiempo.

No obstante, en todo lo ocurrido, yo no perdería de vista lo que nos recuerda Andrés Azócar:

Obama fue el candidato que más dinero gastó en su campaña en toda la historia de EE.UU. La web fue su centro de atención y el día de su elección, internet (junto a la TV) aprovecharon de sacar provecho a la imagen que ellos mismos crearon. Drudge Report, el sitio que puso en las cuerdas a Bill Clinton 10 años atrás (y que deambula por el amarillismo) duplicó el número de visitas del NYT durante la elección. El día de la elección CNN.com logró 12,8 millones de visitas únicas, el Washington Post 2,3 millones y Google News 3,2 millones.

Más allá de la movilización mediática que logró Obama (en buena parte gracias al desastre que deja Bush), y que es digna de estudio, es impresionante como el candidato demócrata manejó la agenda de los medios a su gusto, incluso dejando fuera la médula periodismo, que es la duda. El “encanto” por el nuevo presidente de EE.UU. pondrá a los medios (que deberán enfrentar uno de los años más duros financieramente en 2009) a prueba en su capacidad por recoger los conflictos, los lados B y la obligación de diferenciarse de lo que encanta a la audiencia.

portadaActualización 9 de noviembre, 2008: Al departamento de diseño de  Público también le ha gustado la portada del ‘día después’ del Chicago Sun-Times.

Hoy el diario reproduce la misma foto, aunque ha recortado el encuadre y no se han podido resistir a la seducción del texto. El resultado no es tan equilibrado y pierde la contundencia del mensaje escueto.

¿Aquí la imagen necesita más palabras? Seguramente sí, pero no tantas. ¿ Por qué hasta los periódicos más arrevistados se resisten a un cambio inevitable?