Aunque sea el mismo medio, una cosa es la web y otra el periódico en papel

Un interesante ejercicio es comparar lo que aparece en la página web de un periódico cuando salta una noticia y cómo lo publica después en papel. En ocasiones nos encontramos con diferencias muy marcadas. Podría deberse a la diferencia entre el lector de pantalla y el de prensa, que ofrece un perfil muy diferente y a las estrategias empresariales de la cabecera. Pero, ¿esto no distorsiona los principios de la credibilidad basada en el brand-name? ¿Está bien que la información se ofrezca de una forma en internet y otra en el diario?

 

Hoy Milagros Pérez Oliva, defensora del lector de El País, habla en su sección sobre “Las tenues fronteras del sensacionalismo“. Contesta así a las protestas de algunos lectores por la presentación de las fotos del cadáver de Gadafi, identificadas como una concesión al periodismo amarillo.

Tanto las fotos como los vídeos sobre la captura y muerte de Gadafi son de una gran violencia. ¿Estaba justificada la publicación de esas imágenes? Ricardo Gutiérrez, redactor jefe de Fotografía, asegura que ni él ni los demás responsables del diario tuvieron la más mínima duda: el valor informativo era incuestionable. La única duda que se planteó fue sobre la autenticidad, pues la imagen no era del todo nítida y las mismas fuentes habían anunciado tiempo atrás la captura de uno de los hijos del coronel, y esta no se había producido. Advirtiendo de esta cautela, la foto fue publicada en la cabecera de la edición digital. Y enseguida llegaron cartas de lectores.

Pérez Oliva comprende que las fronteras del sensacionalismo son imprecisas, sobre todo en una sociedad en la que este tipo de fotografías escabrosas circula con rapidez por la red y “se ha incrementado la tolerancia, tanto los editores como entre los lectores”. Por eso ha querido comprobar el tratamiento efectuado por otros medios “de referencia” (todos extranjeros, por cierto).

Me ha movido la curiosidad y, ya que Milagros se refiere a las ediciones digitales, he buscado portadas de papel de ese día. Y ha habido sorpresas:

“Como las fronteras del sensacionalismo son imprecisas, al recibir las primeras quejas quise comprobar qué tratamiento estaban dando a esas imágenes -sobre las ocho de la tarde del jueves- las webs de otros periódicos de referencia. En la prensa británica, The Guardian colocaba la foto de Gadafi en portada, pero con un tratamiento discreto: la foto del cadáver era la primera de un mosaico de cuatro que, en conjunto, ocupaba un espacio más bien discreto.”

Sin embargo, la portada en papel se dejó llevar por la emoción:

The Guardian

The Times mostraba en portada una gran foto de Gadafi aún vivo, aunque ensangrentado, y remitía a una galería de imágenes en la que había dos del cadáver.

Al día siguiente no hay fotos del tema en portada:

The Times

The Independent abría también su edición digital con la noticia, pero no llevaba la foto de Gadafi en portada. En el desarrollo interior incluía una imagen del coronel muerto, dentro de una galería con otras imágenes.

Efectivamente, después no puso fotos del cadaver en portada. Pero sí de su linchamiento, de una violencia extrema.

The Independent

El francés Le Monde abría con una gran foto en la portada, pero no era la del coronel muerto, sino la de un joven que exhibía un póster con la imagen del dictador muerto; era una forma muy indirecta de mostrar el cadáver.

Le Monde

Por su parte, La Repubblica, en Italia, mostraba en la portada dos grandes fotos, una de un joven exhibiendo la pistola de Gadafi y otra del cadáver.

Después la imagen del “cuerpo profanado” aparece, aunque en pequeño. Corriere hace lo propio:

La RepubblicaCorriere della Sera

Al otro lado del Atlántico, The Washington Post no llevaba fotos del dictador en portada, ni vivo ni muerto. La noticia remitía, mediante un enlace, al vídeo de su captura y a una galería de fotos, entre las que solo había una del cadáver.

En papel no exhibe el cadaver, pero ofrece la cara del dictador ensangrentada. Si bien es cierto que en un tamaña menor:

Washington Post

¿Y qué hacia The New York Times, el diario de referencia del resto de diarios? En ese momento la noticia de la muerte de Gadafi abría también su edición digital y como EL PAÍS, encabezaba la portada con una galería de fotos. Pero la que aparecía fija en primer lugar no era la del coronel muerto, sino una que mostraba el júbilo de los rebeldes. En la galería, la foto del cadáver figuraba en último lugar y cuando el lector iba a acceder a ella aparecía una advertencia en grandes caracteres: “La foto que sigue es una imagen del que se dice que es el cadáver de Gadafi”.

 

New York Times

“Como las fronteras del sensacionalismo son imprecisas, al recibir las primeras quejas quise comprobar qué tratamiento estaban dando a esas imágenes -sobre las ocho de la tarde del jueves- las webs de otros periódicos de referencia. En la prensa británica, The Guardian colocaba la foto de Gadafi en portada, pero con un tratamiento discreto: la foto del cadáver era la primera de un mosaico de cuatro que, en conjunto, ocupaba un espacio más bien discreto.”

Sin embargo, la portada en papel se dejó llevar por la emoción:

The Guardian

Sin embargo, aparte de esta diferenciación notoria y que merece un análisis detenido entre una plataforma y otra del mismo medio, habría que reflexionar sobre otras cuestiones. La defensora se da cuenta y dice:

La primera frontera está clara: el valor informativo debe prevalecer sobre la capacidad de impacto. En este caso, la imagen de Gadafi muerto pertenece a la misma categoría que la del cadáver del dictador rumano Nicolae Ceausescu, ejecutado en 1989, o la del cuerpo de Benito Mussolini colgado por los pies en una plaza de Milán tras ser ejecutado en 1945.

Los editores de los diarios mencionados coincidieron en que el valor informativo de la imagen justificaba su publicación. Pero no todos la colocaron en portada y no todos le dieron el mismo tratamiento. De lo cual se deduce que la frontera del sensacionalismo se sitúa, en estos casos, en la medida, en los matices. Varios de estos diarios han aplicado en este caso un criterio implícito: que el lector no se encuentre por sorpresa con una imagen tan desagradable, pero que pueda acceder a ella si quiere verla. The New York Times es el que aplicó este criterio de forma más exquisita.

Yo habría añadido que también cuenta la cultura. No es lo mismo un lector anglosajón que uno mediterráneo o iberoamericano:

ClarínO Globo

La VanguardiaEl Mundo

Queda claro que, en todo caso, el valor informativo de una imagen prevale sobre otras consideraciones.

 

Anuncios

Píldoras periodísticas para el fin de semana

Estas son algunas de las noticias que mi rádar particular ha detectado como relevantes en el océano informativo:

 

pillEl Gobierno facilita la fusión entre cadenas de TV

Un decreto para la supervivencia. El Gobierno aprobó este viernes en consejo de ministros un decreto que elimina la restricción del 5% para inversores o empresas que participen en más de una cadena. Según fuentes del sector, esta nueva norma abre la puerta a los intercambios accionariales entre los principales jugadores del mercado de la televisión como Antena 3 o Telecinco, en saludable posición financiera, sobre otras empresas privadas como La Sexta (Mediapro, Televisa) o Cuatro (Prisa) en peor posición ante la recesión publicitaria.

Análisis en Soitu.es,  y Periodista 21 (uno y dos)

 

pillVarias televisiones británicas podrían unirse

En el Reino Unido los tiros van por ahí también. “Tres de los grandes operadores del Reino Unido sopesan fusionarse para superar la crisis y, por las cifras comerciales y de audiencia que manejan, provocar un ‘terremoto’ sin precedentes en el panorama audiovisual británico” anuncia Elmundo.es. Juntos acapararían el 60% del mercado publicitario de la televisión.

El Mundo

 

pillPeriodismo moribundo e hipocondriaco, pero muy vigoroso

Joana Bonet se pregunta en La Vanguardia si el periodismo, a fuerza de auscultarse, se ha puesto cibercondriaco: “Que se enteren de una vez -dice-, nada queda de la vieja leyenda de los plumillas insomnes. En las mesas de redacción, alineadas con pulcritud en edificios estúpidamente inteligentes donde se anima a que el periodista no pise calle, hace años que ya no hay botellas de whisky ni ceniceros. Ni rastro del halo mágico de la profesión, de la catarsis ante un buen titular o del tecleo compulsivo de más de doce folios. Salvo contadas excepciones, el periodismo debe ser breve y eléctrico. Un fogonazo contundente, un lector de feeds que te lo ponga fácil y te sirva la información en bandeja. Un pop-up. Pero mientras se prepara el funeral del oficio, con épica, leyenda y elegía, los periódicos son más noticia que nunca, leones despeinados que marcan la agenda política vigilando el poder y hurgando entre comisiones, espías caseros y sastrerías italianas. Periódicos que tumban a alcaldes, consejeros de la Comunidad de Madrid y hasta consiguen como trofeo la cabeza del ministro cazador. ¡Qué encomiable vigor tratándose de dinosaurios!”

 

pillTwitter el primer medio donde se publica

Para investigadores y coleccionistas de las ya innumerables aportaciones de Twitter como sistema de alerta en casos de catástrofes. Cuando esta semana cayó el avión turco cerca del aeropuerto holandés, de Shiphol, una vez más funcionó el microblogging. Ernst Poulsen lo cuenta con detalle en E-Media Tidbits: “Two eyewitnesses reported on the crash using Twitter: @nipp and @ansgarjohn. Both were immediately picked up by international sources and interviewed. One example is this BBC Channel 4 interview with Jonathan Nip (scroll down to find it) In fact, one of the eyewitnesses said he had to stop tweeting because he was constantly talking to the news media.”

  

pillCinco diseños para observar

 La Society for News Design (SND) acaba de reconocer el diseño de un periódico mexicano y cuatro publicaciones europeas:

The News, de México (diario).

Akzia, de Rusia (bimensual).

Eleftheros Tipos, de Grecia (semanal).

Expresso, de Portugal (semanal).

Welt am Sonntag, de Alemania (semanal).

El tamaño y formato de las publicaciones vencedoras muestran la tendencia por el “periódico-revista”, un híbrido que antiguamente se asociaba con las revistas de estilo, dice la SND.

Knight Center

 

pillAyudas con condiciones, piden los sindicatos

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha anunciado que va a solicitar ayudas del Estado para superar la crisis del sector. Pedirá reducciones en el IVA por la venta de prensa, ayudas para la innovación tecnológica y el estímulo de la lectura, entre otras medidas. Según los editores, los poderes públicos deben contribuir a la estabilidad de la prensa porque es la “garantía de una sociedad plural”.
La Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) responde que “celebra que la patronal se preocupe por la pluralidad y por la función social de la prensa. Pero también queremos recordar a la AEDE la necesidad de que exista pluralidad interna en los medios y la defensa de la información como un bien social y no como mera mercancía” y propone condiciones.

Rebelión.org    

  

pillLos usuarios de Facebook se han rebelado

Francis Pisani explica en Soitu lo ocurrido alrededor de Facebook, una de las redes sociales más populares. Todo empezó cuando Facebook introdujo una modificación en las ‘Condiciones de uso’, del contrato que aceptamos todos cuando nos conectamos a este sitio de redes sociales. El blog Consumerist (de la Consumers Union) denunció este cambio y en especial el hecho de que Facebook siguiera conservando la propiedad de nuestros datos incluso si damos de baja nuestro perfil.

  

pillPatética imagen de los periodistas en Gaza

Robert Fisk analiza la cobertura que los medios hicieron sobre Gaza en una entrevista con Stefan Christoff : “La prensa internacional dejó un margen para su propia humillación: Israel dijo a la prensa que no podía ir a Gaza y los medios realmente no trataron de hacerlo, así que la prensa se quedó fuera de Gaza y pontificó desde tres kilómetros de distancia (…)Ante el hecho de que los únicos periodistas que quedaban dentro de Gaza eran periodistas palestinos, las principales redes se vieron obligadas a poner sus reportajes en manos de árabes palestinos, que en muchos casos eran refugiados dentro de Gaza. Eso significa que había reporteros palestinos en el terreno que hablaban sobre su propia gente, sin trabas de periodistas occidentales que los interrogaran o que trataran de colocar un 50% de la historia de una parte y un 50% de la historia de la otra. Al Jazeera emergió como héroes del periodismo porque tuvieron su servicio internacional, su servicio inglés y también su servicio árabe operacionales en todos los aspectos desde oficinas dentro de Gaza. Palestinos individuales que trabajan para organizaciones noticiosas occidentales mostraron que podían ser periodistas competentes, y la imagen de los periodistas occidentales clavados fuera de Gaza fue tan patética como lo que es crecientemente su información sobre Oriente Próximo.”

Entevista traducida en Rebelión 

 

pill¿Locura u oportunidad?

Un emprendedor tiene una idea -parece que bastante generalizada- de crear un medio, lo plantea en su blog y le llueven sugerencias. 125 comentarios, algunos con ideas frescas.

Alenjandro Suárez Blog    

 

pillLa Red obliga a rectificar a El País

En internet son tantos los actores de la comunicación que intervienen que los ojos vigilantes también se reproducen exponencialmente. Hay que asumir y, mejor aún, extremar el cuidado en la verificación antes de publicar. Borrar una noticia no sirve de nada, la Red obliga a rectificar. Lo sucedido el miércoles 25 de febrero con Elpaís.com es una prueba más de ello. Esa tarde, durante varios minutos, el diario digital inculpó al portavoz del PP, Esteban González Pons, en la trama de corrupción que investiga el juez de la Audiencia Baltasar Garzón.

233grados.com    

 

pill¿Cambiar la Ley para publicar sondeos antes de las elecciones?

Según el artículo 69 de la Ley Electoral – que data de 1985-, los medios de comunicación españoles no podrán difundir los resultados de los sondeos realizados con motivo de las elecciones gallegas y vascas. Dicho artículo, que también obliga a acompañar todos los resultados con una ficha técnica del sondeo, ‘ha quedado obsoleto’, según Lluís Fatjó-Vilas, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Investigación de Mercados y Opinión Pública (ANEIMO): ‘discrimina por un lado a los medios españoles y por otro a los ciudadanos que no pueden hacerse eco de estos datos a través de Internet’. ANEIMO reitera su petición de reformar esta ley para que los medios puedan publicar encuestas electorales durante los cinco días previos a las votaciones.

PRNoticias   

 

pillFermín Bocos, un periodista prudente

Sobre las guerras entre periódicos y políticos, Fermin Bocos dice: «A mis alumnos de Periodismo siempre les digo que no se metan en guerras de generales, ellos tras dos o tres batallas firmarán la paz y quedaran las heridas entre la tropa».

El Comercio

 

pillCambios en la defensa del lector de El País

La periodista Milagros Pérez Oliva (Eriste, Huesca, 1955) será la nueva defensora del lector de El País en sustitución de José Miguel Larraya. El defensor del lector carece de responsabilidades ejecutivas en la estructura del diario y tiene facultades para realizar las averiguaciones internas que considere para aclarar las dudas de los lectores o para explicar los temas sobre los que crea que se debe dar una explicación a los lectores. En El País publica sus comentarios los domingos. Entre los periódicos que cuentan con un defensor del lector figuran The New York Times, The Washington Post, Le Monde, The Guardian o Folha de São Paulo.

El País

  

pill¿Qué significa bizarro?

No es una pregunta de Trivial. El término, cada vez más utilizado en ciertos círculos de gente joven, se emplea mal por un defecto de traducción. Lo peor es que, por su actividad vírica y su efecto de ‘falso amigo’, se está extendiendo muy rápidamente.

Buscadoor   

 

pillPeriodismo es eso que sale en los telediarios…

“La mayoría de lo que se ha visto, oído y leído sobre Marta del Castillo no es periodismo. Periodismo es eso que sale en los telediarios, pero no lo que aparece en esos programas. Lo único que podríamos demandar desde el periodismo es que se abandone el formato profesional periodístico y se aborde desde otro punto de vista y que quienes no cumplan con las normas de ética sean expulsados de las asociaciones de periodistas. No podemos convertir el periodismo en un espectáculo como en la película El gran carnaval.”, escribe Fernando Santiago. Me ha recordado que Kovach y Rosenstiel escribieron que “En Estados Unidos, el periodismo se ha visto reducido a una simple tautología: periodismo es lo que los periodistas dicen que es periodismo” ( pag.23). Pues eso. Iba a escribir una entrada, pero ahí queda la idea sin desarrollar.

El País