Twitter, sólo el periodista separa el grano y la paja

Twitter se ha hecho mayor como herramienta periodística. El terremoto en China del año pasado, los ataques terroristas a Bombay, las inundaciones del Sur de Brasil o el aterrizaje forzoso de un avión en el río Hudson son sólo una pequeña prueba de lo que puede conseguir el microblogging en casos de emergencia. en los últimos meses. Pero ha levantado ciertas suspicacias entre los profesionales.

Se han oído voces críticas, que señalan que se trata de una fuente caótica y absolutamente falta de credibilidad en la que resulta difícil separar grano y paja. Porque es cierto que un usuario que se acerque a Twitter sin conocimiento previo corre el riesgo de no encontrar lo que busca. En nuestro entorno, Lluís Bassets anunciaba su desinterés no hace mucho en su blog:

Siempre hay experimentos en marcha, como ha sido el caso este año de la BBC con su corresponsal Philip Weber, que ha utilizado twitter para escribir nanocrónicas de 15 palabras. La prueba es bastante controvertida. La primera impresión que se desprende de las redes sociales en las que yo mismo he empezado a introducirme, Facebook y Twitter en concreto, es que sirven fundamentalmente para la exposición a veces impúdica de la vida privada y para hurgar sin reparo en la vida de los otros. Mark Zuckerberg, el joven empresario (25 años) de Facebook lo dijo claramente en Davos frente a quienes se preocupaban por la privacidad: el negocio es la privacidad. Me parece muy bien, pero a mí no me interesa. Lo que me interesa, en cambio, es el uso periodístico de estos instrumentos, si acaso es posible, para proporcionar información y análisis a los ciudadanos. Una cuestión para marcarla con un punto de recordatorio. Y sigo

Para acercar el tema a quienes aún no lo conozcan, Twitter es una aplicación web cuyo nombre significa gorjeo, y es una mezcla de blog, red social y mensajería instantánea que no permite más de 140 palabras por entrada. Sus partidarios reclaman atención para un fenómeno informativo que no por novedoso y diferente se puede ignorar.

Es importante tener fuentes primarias que, en momentos de emergencia, relatan sus impresiones justo desde el punto donde se produce la noticia y están dispuestas, incluso, a aportar fotos y vídeos de lo sucedido. Por eso me quedo con la conclusión del excelente análisis que sobre el tema hizo Esther Vargas en Tinta Digital (y que encontré gracias a Sergio M. Mahugo):

Jeff Howe, autor de ‘Crowdsourcing‘, un ensayo sobre el poder de las masas, calma a los que sostienen que este servicio acabará con los medios tradicionales: “Imagina un accidente de tren. En las primeras horas, lo que quiero es gente sobre el terreno; en eso, Twitter es imbatible. Pero, pasadas las horas, hace falta gente que contraste los datos, que interrogue a las autoridades… Y eso debe hacerlo un profesional, no un tipo que sólo pasaba por ahí”.

Un periodista debe saber qué es Twitter. Ignorar este servicio digital es perderse una potencial fuente de información. Sería perfecto que este periodista tuviera un smartphone con aplicación para twittear, y que en el camino haya establecido una buena red de contactos. Un periodista twittero, sin duda, llega mejor equipado al campo de batalla.

Ampliación del tema:

Cinco barreras que frenan a los periodistas en Twitter, según Eva Cobo

 

Los diez peligros de Twitter, según Emilio Rey

Diez direcciones imprescindibles en Twitter que todo periodista debería seguir (en inglés), según Paul Bradshaw, quien obliga a sus alumnos de Periodismo a abrirse una cuenta en esta plataforma de microblogging.

ReportingOn

ReportingOn (en inglés) es un servicio de microblogging recién creado exclusivamente para periodistas. Ya cuenta con más de mil miembros registrados. El auspicio del Knight Center ha permitido traducir al español las preguntas más frecuentes y permitirá desarrollar más funcionalidades, pues el sitio aún se encuentra en fase de prueba. La pregunta principal, que en Twitter suele ser “¿qué haces?”, aquí es “¿Sobre qué estás escribiendo?”

Tuenti informó mejor que Twitter sobre la bomba en la Universidad de Navarra

Hace unas semanas me pregutaba por las aportaciones que el microblogging hace al periodismo. Algo se mueve en la comunicación, y nosotros somos actores y espectadores de un fenómenos de máximo interés y gran trascendencia. Ayer, con la colocación de una bomba en la Universidad de Navarrra, hubo una respuesta más. La leo en Soitu.es, que subraya que el hecho de que Tuenti le haya mojado la oreja a Twitter. Los periodistas -ciudadanos y no- llegaron después:

TUENTI: No han llamado a las radios, ni publicado sus fotos en los servicios de ‘periodismo ciudadano’ de los grandes diarios, ni lo han contado en sus blogs. Los estudiantes de la Universidad de Navarra han elegido Tuenti para contar al mundo (a “su” mundo) la experiencia que han vivido esta mañana, cuando ha explotado un coche bomba de ETA en su campus. A través de esta red social han narrado en vivo lo ocurrido, han expresado su rabia, se han organizado y han hecho recuento para ver si ‘estaban todos’. La elección de esta red social es lógica: la mayor parte de los estudiantes de la UNAV estaba ahí. En junio de este año, el 65% de ellos participaba en Tuenti. Es una de las universidades en las que el servicio posee mayor penetración (…) 

TWITTER: Pero si Tuenti ha ganado en emotividad, cercanía y profundidad, Twitter ha sido la herramienta más rápida y la que ha extendido la noticia entre aquellos internautas que no pertenecen al restringido coto estudiantil de Tuenti. Cuando en los medios de comunicación aún no se hablaba del atentado, un estudiante daba la primera voz de alarma. Uno de nuestros colaboradores (desde Ginebra e informado por otras vías) le seguía unos minutos después. Tras ellos, comenzaba una avalancha de ‘twitts’ en la que incluso han participado profesores de la Universidad que se encontraban todavía en el campus, como José Luis Orihuela. Algunos usuarios han desplegado una excepcional actividad comunicando las últimas novedades. En la redacción de soitu.es hemos utilizado nuestro Twitter corporativo como un medio más para recoger informaciones de primera mano.

FACEBOOK: El día ha sido mucho más tranquilo en Facebook, mucho menos utilizado entre los estudiantes. Tras el atentado ha nacido el grupo UNAV contra Eta (…)

De Twitter también hemos leído algo sobre el temor que despierta en la inteligencia militar estadounidense.

(Lo de inteligencia está puesto con intención y espero que se note)

Plataformas de microblogging que ayudan al periodista

Ahora hace un año que Google compró Jaiku, la segunda plataforma de nanoblogging después de Twitter. Ya hemos visto como funciona la maquinaria Google antes. Se especuló que podría suponer un empuje tal para el nanobloging que incluso llegaría a alcanzar magnitudes como las del SMS o mayores. “Un cambio generalizado en los esquemas sociales de comunicación tal y como los conocemos”, dijo en su momento Enrique Dans.

Puede que aún sea pronto para analizar y evaluar impactos, pero el nanoblogging, también llamado microblogging, es una interesante aportación que las nuevas tecnologías hacen al periodismo. Francis Pisani, en una de las mesas de la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), la de “nuevos lectores”, ha dicho que las plataformas de microblogging se muestran como la novedad más destacable del momento para la profesión. Pero no citó a Jaiku, sino a Twitter.

Un ejemplo de las posiblidades de esta herramienta lo ha dado 233grados. com, que realiza una espléndida cobertura en su blog y también utiliza Twitter para ofrecer un servicio en vivo y en directo de lo que sucede en el Hotel Meliá Castilla. Antes, ya habían trabajado en forma similar en el paradigmático caso del accidente de Spainair en Barajas de este verano. En momentos así, con una enorme avalancha de datos prácticamente simultáneos, es cuando el microblogging se convierte en una herramienta especialmente útil. Y da igual que el avance venga de las manos de Jaiku o de Twitter.

Muy ilustrativa de lo que está ocurriendo es esta entrada de Malas Palabras, de la que reproduzco la ilustración final, que muestra muchos de los errores de principiante de microblogging  -causa de tantos abandonos prematuros-, y la reseña de las palabras de uno de los apóstoles del microblogging, Pablo Mancini:

Qué no contar en Twitter
que no contar en twitter

“Twitter revive los peores prejuicios que hace unos años tenían como objeto a los blogs y ahora, parece, a los chats distribuidos. Aún con sobredosis de gerundios y función fática del discurso, Twitter sobrevive y crece. ¿Por qué? Porque la potencia es el formato, la arquitectura y no el contenido. La arquitectura de la red cala más hondo que los contenidos que circulan por ella. La arquitectura de la red es su política y eso es algo que la política elitista sobre contenidos -moderna, nada posmo, verticalista e idealista- no comprende porque piensa en viejo. Twitter es un emergente minúsculo de la era de la fluidez, 140 caracteres de la desinvención de la modernidad. Cuando nos molesta -a todos nos pasó- es porque nos transforma. Relájate y goza.” (Pablo Mancini)

Otras entradas sobre microblogging:

La información se hace nano, micro, pequeña

Periodismo Twitter

20 palabras cierra: bueno y breve

20palabras.jpg

Vaya, 20palabras cierra. Se puede leer en la propia página o en el blog de Pablo Mancini uno de sus creadores.
La red pierde una de las ideas más originales de los últimos años: el microblogging traído al periodismo. Llevar la idea Twitter a la prensa digital fue algo así como aplicar nueva cocina periodística a deliciosas tapas informativas. Parecía la renovación sin enfrentamiento con los tres tenedores de la prensa online tradicional.

Toda una revolución que ha sido breve, y no sólo en texto. Una pena. Habrá que analizar con detenimiento todos los elementos de lo ocurrido durante estos cuatro meses y medio.

Esto han dicho los padres de la criatura: 

Recibimiento que le dieron en la red: Oro, incienso y mirra blogosféricos para el recién nacido 

Visiones sobre el microblogging: Juan Freire y Francis Pisani

Periodismo Twitter

Christian Espinosa cuenta su experiencia con el periodismo twitter desde diario HOY “impreso”. Una experiencia interesante contada por un pionero y, además, implementada de manera novedosa:

“Lo que hicimos fue dar la vuelta a lo que se ha visto en la mayoría de medios digitales que aún usan Twitter a la “antigua”, bajo el modelo del periodismo 1.0…

Es decir, que en lugar de hacer copy y paste de los contenidos de última hora para difundirse en Twitter mediante el típico feed de noticias urgentes, probamos el microblogging como herramienta de Periodismo 2.0.

Hablamos de contenido propio generado por los periodistas de la redacción impresa que se publican en tiempo real a partir de fuentes duras.”

Atentos a la experiencia y a su autor.

Visiones sobre Twitter: Juan Freire y Francis Pisani