Matt Drudge, ¿idiota con módem o periodista del siglo XXI?

Pedro Rodríguez, desde su atalaya neoyorquina, hace hoy semblanza de Matt Drudge en ABC. El viernes también habló de Matt El Mundo. La razón de traerlo al papel español es que, en una semana, este blogger y atípico periodista de nuevo cuño ha levantado dos grandes polémicas en su bitácora: la primera con la foto de Barak Obama con turbante y la segunda al publicar el destino del príncipe Enrique de Inglaterra en Afganistán.
El blog de Matt Drudge, el Drudge Report, con un aspecto bastante feo, por cierto, tiene en su haber otro de los grandes e insólitos golpes periodísticos producidos desde la red hace ahora diez años: el caso Clinton-Levinsky. Insólito por realizarse fuera de parámetros habituales de la profesión y de todos sus cuestionamientos deontológicos, pues Matt contó en su blog que Newsweek no iba a publicar la historia del presidente Bill Clinton y su becaria. Con el destino del príncipe Enrique también había un pacto de silencio en los medios.
Drudge marcó con el caso Levinsky un antes y un después en la política estadounidense, en el lavado de vestidos y en el periodismo moderno. Así describe al personaje Pedro Ródríguez:  
aadrudge_nr.jpgSe llama Matt Drudge. Vive lujosamente en Miami, tiene 41 años pero carece de formación universitaria o experiencia práctica en algún medio de comunicación. Lo cual no impide que sus admiradores le consideren como «el periodista más poderoso del mundo». Otros le califican como el «Walter Cronkite de la generación de Internet». Y, por supuesto, sus críticos le denigran como «un idiota con un modem» y una ridícula mezcla de cotilleos, historias pirateadas y bastante mala leche. Pero de lo que no cabe duda alguna es que su minimalista página en la Red (www.drudgereport.com) tuvo el año pasado más de 5.000 millones de «hits», incluidos periodistas profesionales que ayudan a multiplicar el impacto de sus «exclusivas».
Anuncios