Una semana para repensar el periodismo y lo que hacemos los periodistas

Muchas citas esta semana pasada, para detenerse y hablar una vez más de lo que ocurre con la profesión y lo que nos pasa a los profesionales. Voces importantes y muchos lugares comunes para encontrar algún destello de pensamiento brillante con que iluminar el camino. Como de costumbre, me sorprendió lo que no esperaba: un discurso de Juan Luis Cebrián. Pero vayamos por partes.

En Madrid, el miércoles 24

Nada menos que los directores de The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País se reunieron en el Auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid. Había que escenificar que son el núcleo de la primera división de la prensa mundial. Lo de debatir sobre la experiencia que supuso formar parte de una coalición informativa inédita para publicar los papeles de Wikileaks, una excusa. Por esta razón, algo tan prometedor se quedó en apenas nada. Fue interesante no cabe duda, pero respondió a las espectativas del título: “El futuro del periodismo”.

Como mucha gente se quedó fuera, me pareció interesante retransmitir en Twitter el acto. Este fue mi último twitt de un acto cargado de autobombo y poco espíritu de autocrítica:

El mejor resumen que he leído sobre el acto: “#pconfuturo: Wikileaks en el centro, el futuro en 2º plano”

Los vídeos de la sesión, del I al VII, están ya disponibles en el canal de Youtube del diario

Hashtag: :#pconfuturo

En Barcelona, el jueves 24

 El tercer encuentro del BCNMediaLab,  en el que se debatió el futuro de los medios impresos bajo el título “El papel del papel” tuvo lugar a las 19:30h.

Y el eco aún sigue reverberando 

Hashtag: #bcnmedialab

En Burgos, jueves 24 y viernes 25

Tuvo lugar la reunión de iRedes, I Congreso Iberoameriano sobre Redes Sociales. Conocidos nombres de la red y algunos de medios de comunicación generalista debatieron sobre la relación que los periodistas y las empresas editoriales deben tener y cómo pueden beneficiarse unas de otras. Tres titulares del encuentro:

“Si eres periodista tienes la obligación de estar en Facebook para entender de qué habla la sociedad” dijo Ignacio Escolar en su intervención, cuando participó en la sesión “Café y periodismo” -un encuentro mensual que excepcionalmente haviajado desde Madrid para coincidir con el congreso-. Escolar criticó la actitud de algunos profesionales de la información, que dan la espalda a las redes sociales porque consideran que estar en ellas es una carga adicional a su trabajo. Para él, es importante buscar los beneficios que hay en ellas.

Petición por parte de Sindo Lafuente de aplicar el sentido común cuando alguien le preguntó por el uso personal de las redes por parte de profesionales que trabajan en medios. En realidad, todo se reduce a eso: sentido común.

“Ahora es más valioso un joven con Twitter en una ciudad en guerra que un periodista en la frontera”. Son palabras del escritor y miembro de la Real Academia, Arturo Pérez Reverte, que también apuntó que “los reporteros antes éramos hijos de puta profesionales” y que “era otro tipo de periodismo” al que se hace en la actualidad. En este sentido, aseguró que “ahora la información no la hace el periodista, que es un busto con un micro”.

Hashtag: #iRedes

En Madrid, el viernes 25

Cuarta sesión del Laboratorio de Periodismo de la APM, que gracias a Urbaneja se adaptó bien al horario previsto, de 19,00 a 21,00 horas. Se presentaba allí el ya conocido documento (no creo que se trate propiamente de un estudio, sino de una puesta en común de las opiniones de varios autores relevantes) “Perspectivas de la comunicación 2011”, elaborado por la consultora Wellcomm.

Partía la cita de una pregunta que llevaba mucha carga de profundidad: ¿Serán los medios capaces de planificar el futuro del negocio sobre bits y no sobre papel? Yo me niego a planificar ningún negocio. No estoy capacitado para ello y mi formación, para bien o para mal, es la de periodista. Supongo que de la empresa deberían ocuparse los empresarios. Otra cosa es qué ocurre cuando los empresarios son periodistas. Como en cualquier debate, habría que diferenciar entre economía, empresa, macroeconomía global y periodismo económico. En una charla con tantos interlocutores se pierden, en ocasiones, los conceptos.

Aparte, sobre la mesa, una catarata de preguntas imposible de contestar el tiempo establecido. Sin embargo, todas sugerentes y que me hicieron salir del Laboratorio con la mente en plena ebullición. Muchas de esas interrogaciones tejen el entramado de mis conversaciones, tanto en el mundo real como en el virtual ¿Es el futuro del periodista la hiperespecialización y la construcción de su marca personal? ¿Son los teléfonos móviles y las tabletas las prótesis que amplificarán nuestra capacidad para trabajar, aprender, entretenernos y comunicarnos? ¿Es el exceso de información una forma de manipulación? ¿Se habla de SEO en las redacciones? ¿Y en las facultades de Periodismo? ¿Son las redes sociales, redes “sociables”? Prefiero desarrollar cada una por separado. Y lo haré en un futuro.

Perspectivas de la comunicación 2011 en PDF

Descargar Perspectivas de la comunicación 2011 de la web

El lunes se cuelgan vídeos y resumen del encuentro en la web de la APM. La próxima sesión será el 15 de abril

Hashtag:#LaboratorioAPM

Jueves (aunque se me pasó y me enteré el viernes)

Otro de los eventos de la semana relacionados con el periodismo fue la inauguración de un nuevo máster de Prisa-UAM, que este año está de aniversario. Especialmente discurso de Juan Luis Cebrián para abrir el curso en la Escuela de Periodismo de El País merece una buena digestión y algún comentario. Pero, sobre todo, vaya por delante que es lo más reseñable de todos estos días. Más que lo dicho por todos los directores en el Reina Sofía y, por supuesto, de más alcance que todo lo expuesto -al menos desde mi humilde punto de vista- en las mesas y encuentros que he comentado. Recomiendo su lectura detenida (y se admiten comentarios al respecto, sobre todo teniendo en cuenta la figura del orador y las circunstancias a que ha llevado -y él es periodista, no empresario- a su grupo, algo que puede servir para continuar el debate abierto en el Laboratorio de la APM. ¿Entender el negocio nosotros?).

Resalto algunos puntos y advierto que no todo no son palabras del Papa, yo, sobre todo el punto 5, lo de las tabletas, lo matizaría. Al tiempo, me gustaría reflexionar un poco, por su alcance, sobre la paranoia con las compañías de servicio que nos arrebatan a los periodistas lo que hasta ahora teníamos en propiedad. No obstante, no le quito razón a JLC en lo que dice:

1. Resulta comprensible la confusión reinante en las respuestas, pues no existe contestación adecuada a interrogantes mal planteadas.

2. Este es para mí el verdadero debate que se abre sobre el futuro de los periódicos a partir de su irrupción en la red. La cuestión de si han de seguir publicándose en papel o en soporte electrónico me parece absolutamente marginal respecto al contenido verdadero de la discusión, que consiste en saber cómo la eliminación de los elementos tiempo y espacio en el universo digital va a influir en la construcción de la convivencia y en el método de conocimiento y comunicación entre los ciudadanos.

3. Las transformaciones a las que estamos asistiendo son por el momento, mucho mayores y profundas de lo que queremos reconocernos. Políticos y periodistas, y toda otra clase de intermediarios que en el mundo han sido, continuamos aferrados a nuestras viejas normas y tradiciones, como si el cambio al que estamos asistiendo no consistiera en el orto de una nueva civilización.

4. La cuestión reside no tanto en saber cómo se transformarán dichos medios tradicionales, sino si subsistirán y en qué ámbito, si serán reemplazados por otros, o si la nueva realidad virtual se basta tanto a sí misma que puede prescindir de ellos.

5. Y aunque todavía hay mucha confusión y ruido en torno a estas cuestiones, el tiempo no pasa en vano. La aparición de nuevos terminales, notablemente la de las llamadas tabletas, ha arrojado nuevas luces también sobre el comportamiento de nuestros usuarios, lectores, oyentes o televidentes, que ha de condicionar el del periodismo profesional.

6. Pero la desaparición de muchas intermediaciones antes existentes está dando pábulo a la creación de una nueva: la de la compañía capaz de diseñar el aparato y de colocarlo masivamente en el mercado. Propietaria como es del software, puede acabar siéndolo también de la información que circula a través del sistema y de los datos de identidad de quienes la utilizan (..) 

7. Los periódicos se van a convertir, por eso, de manera progresiva y rápida en empresas de servicios, y los periodistas en agentes de esas empresas. Lo que el propietario de un terminal móvil, sea un teléfono celular, una tableta, o una computadora portátil quiere hacer, y de hecho hace, es pasearse por un ecosistema complejo y gigantesco (información, cultura, entretenimiento) que le permite no solo acceder al conocimiento universal sino participar de su elaboración. Para eso nadie le ha de pedir, como no se hace ya en el llamado periodismo ciudadano, ninguna credencial, preparación o experticia de ningún género. La tarea del periodismo profesional no puede ser otra que la de servirle de guía y acompañante durante ese paseo, en una palabra la de ejercer el liderazgo de una colectividad, agrupada quizá, pero no de manera exclusiva, en una de las muchas redes sociales que el periódico tiene la responsabilidad de contribuir a crear.

8. Wikileaks, se dice, ha acudido a los periódicos porque necesitaba de ellos. Pero eso no obsta para que ayer mismo el abogado de Julian Assange declarara que el fundador del sitio de Internet y antiguo hacker es también un tipo especial de periodista. Tan especial como que él no se dedica ni a buscar y encontrar información, ni a analizarla. Solo a facilitar que los demás lo hagan. Esta confusión interesada entre la fuente de la noticia y el redactor o transmisor de la misma es un ejemplo más de la versatilidad actual de las fronteras entre el periodismo ciudadano y el periodismo a secas.

9. Los periodistas de hoy tienen qué saber que se dirigen no solo a un tipo de lectores muy variado y disperso, incapaz de ser identificado solo como lector de ese periódico concreto, sino cuyo comportamiento es también volátil y diferente según los terminales que utilice en cada momento. El primero por el que la gentes se entera ahora de lo que sucede, y lo comenta de inmediato, es lo que llamamos teléfonos móviles o celulares y que se tratan en realidad de ordenadores o computadoras portátiles multiuso. Sin embargo nuestros diarios, la mayoría de ellos, no ponen lo mejor de sus esfuerzos en atenderlos y recibirlos en esa primera puerta de entrada al ecosistema. Quizá sí existe esa intención por parte de directores, redactores y gestores de medios, la idea y el proyecto de hacerlo así. Pero muy pocos se han dotado de los instrumentos y herramientas necesarias para llevarlo a cabo, de la norma y el libro de estilo imperante en la red que es, nuevamente el software.
10. Las decisiones y jerarquizaciones sobre las noticias en Google News no las toma un equipo de periodistas, como tampoco es un grupo de expertos el que clasifica y ordena los resultados de las búsquedas semánticas. Son máquinas y algoritmos funcionando veinticuatro horas sobre veinticuatro, las que han comenzado a gobernar el lábil universo de la información.

11. Pero, paradójicamente, la amenaza de pérdida de esa identidad en el océano proceloso de la red permite a los más avispados, a los ayatolás sin escrúpulos, cualquiera que sea la religión que practiquen, alzarse con el santo y la limosna. Los medios de comunicación han sido siempre fabulosos creadores de mitos, y el Wikiperiodismo es capaz de fabricarlos por toneladas, de manera inmediata y a escala planetaria. La labor del periodismo responsable, ni wiki ni friki, del periodismo a secas, es contribuir a desmontarlos.

12. No creo que haya nadie que pueda anunciar sin asomo de dudas de que los periódicos, tal y como los hemos conocido durante doscientos años, sobrevivirán en el plazo de un par de décadas. En un momento en el que imperios del entretenimiento como Blockbusters o redes de distribución de libros como Borders han ido a la bancarrota es difícil predecir cómo será el mundo de la cultura, la información y el entretenimiento en el mercado global. Pero pervivan o no los periódicos, lo harán los periodistas, se llamen como se llamen, y seguirán siendo necesarios. La ciudadanía seguirá necesitando, quizá más que nunca, gente con las tripas, el corazón y la voluntad de servir a sus vecinos mediante ele ejercicio de contarles la verdad y desvelarles los secretos que el poder pretende ocultar. Esas gentes han de tener la inteligencia y la capacidad de análisis, el sentido común y el bagaje de formación necesarios para ejercer esa tarea de forma racional, para apoderarse del software y ponerlo a disposición de la comunidad.

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillPrimero de mayo en El País

Ignacio Escolar revela el contenido de la columna de Enric González que la dirección de El País ha decidido no publicar el jueves pasado:

Esta columna de Enric González debía haber salido el jueves, pero la dirección de El País decidió no publicarla porque consideraba que hablar, aunque fuese en genérico, de la “ludopatía bursátil de los dueños” era un insulto a los propietarios del diario. Ese mismo día, la asamblea de trabajadores de El País se había mostrado en contra de bajarse el sueldo, una de las medidas que está discutiendo la empresa ante la crisis. Hoy tampoco hay columna de Enric, ni tampoco saldrá su artículo en el suplemento de este domingo. Pero, según informan fuentes de este diario, Enric González volverá el lunes a su columna. Espero que por mucho tiempo.

 

pillLos periodicos son productos del pasado’, según Cebrián

Mientras elaboro en mi mente la información de la píldora anterior y la cruzo con que Prisa cierra las librerías Crisol, y algunos compañeros me ponen al tanto de los pormenores. Esta empresa ha comunicado a los trabajadores de El País cuáles son las condiciones de los bancos acreedores. La deuda es de 5.044 millones de euros (lo cuenta bien Juan Varela). Además, leo en El Mundo que Juan Luis Cebrián, su consejero delegado, “cree que los periódicos son ‘un producto del pasado y muy arcaico’ y ha alertado sobre el final de un modelo para los medios de comunicación vigente ‘desde hace dos siglos’. Son palabras expresadas en la jornada ‘Los Medios en la Crisis y la Crisis de los Medios’ (PDF) , organizada por Deloitte:

“¿Qué sentido tiene publicar el tiempo si ya se puede conocer previamente a través de la Red?, ¿qué personas interesadas en la Bolsa seguirán esta información mediante un periódico?” se pregunta Cebrián. Además, asegura que si se suprimiesen las promociones de estos diarios, se reduciría “aún más” su circulación. Así, ha incidido en que “nadie sabe” cómo se desarrollará el nuevo modelo, aunque sí “está claro” que no será similar al actual. “Será importante plantear quién pagará la información responsable y con rigor, porque no es cierta la idea de que la independencia la proporciona el mercado”, ha planteado.

Después veo que EFE amplía la información  y también la veo en otros sitios.

 

pillEl Mundo también celebra el día de los trabajadores

Unidad Editorial, la empresa propietaria de El Mundo entre otras publicaciones, ha llegado a un acuerdo con los representantes de los trabajadores, por el cual la empresa despedirá a 180 de sus 2.250 empleados mediante bajas incentivadas. Esta medida, que todavía debe ser aprobada por la asamblea de los trabajadores, supondrá un ahorro de 30 millones anuales y pone fin a las negociaciones que han mantenido durante el mes de abril.

Vía Infoperiodistas

 

pillLección práctica de periodismo para los políticos

Me llega al agregador un editorial de El Mundo Barcelona en el que leo:

Dejando al margen que Saura [se refiere al conseller de Interior de Cataluña, Joan Saura] no estaba legitimado para instar al CAC en orden a que iniciara una actuación en este sentido, el Consell ha dictaminado que el tratamiento informativo [de la actuación policial en Cataluña contra los manifestantes antiBolonia los días 18 y 19 de marzo] fue “compensado”, adecuado y que respondió a la “lógica informativa”, a la necesidad de reiteración de las imágenes. El CAC ha hecho mucho más que valorar el trabajo desarrollado por las televisiones en aquellos días: ha puesto negro sobre blanco que es la dirección de cada medio la que tiene la libertad de elegir las imágenes más adecuadas para trasladar al espectador la información. Y eso les guste o no a los políticos que son objeto de esa información.

 

pillJavier Ortiz nos ha dejado

Cuando leí su obituario, adonde llegue por la casualidad de los agragadores, pensé que era una broma. Después, la cruda y triste verdad se ha impuesto.

 

pill20 Minutos ‘el diario más robado’

El taxista bloguero Daniel Díaz hace en Ni libre ni ocupado un divertido y, por supuesto, poco científico estudio que denomina ‘taxial’  sobre los medios. Lo explica de esta forma:

El Estudio Taxial de Medios (ETM) es un estudio de campo que refleja las lecturas preferentes de los usuarios en función del tipo de publicación que se llevan sin permiso, o directamente roban, del asiento trasero de mi taxi (…) Una vez más, el diario 20minutos, lidera con holgura el ETM. ¿Será por su calidad o bien porque, al ser gratuito, libra de toda culpa al usuario que se lo lleva?

Para despistados, el blog es de 20 Minutos, claro.

 

pillLa crisis frena el proceso de fusiones en los medios

La crisis ha reducido en un 66% el valor de las fusiones de los medios de comunicación en 2008 y en un 28% el de las adquisiciones, según refleja el informe sobre Fusiones y Adquisiciones en el Mercado Europeo de Medios de Comunicación que anualmente elabora PricewaterhouseCoopers.

Vía El Mundo  

 

pillEstado de los medios en USA

Gracias a Infotendencias llego a tres artículos en los que Sílvia Cobo ha sintetizado “el preocupante retrato de la evolución de la industria periodística en EEUU que hace el PEW Project for Excellence in Journalism en la quinta edición de su informe anual “The State of the News Media“:

 

pillPeriodistas españoles en Twitter

Jose Luis Orihuela abre en su blog una relación (abierta y muy útil) de periodistas españoles en Twitter.

 

 

A este paso, El Mundo se comerá pronto a El País

Me duele este País. Y no me refiero a España, como le pasaba a Unamuno. Estos días andan con problemas en la redacción que no comento aquí porque no quiero convertir el chiringuito en un lugar de chismorreo al estilo de los algunos confidenciales. La empresa, impregnada por el síndrome Q3, intenta bajar los sueldos a los trabajadores. El miércoles sabremos qué se decide, pero un ERE es difícil que salga aprobado.

Sea como sea las circunstancias empresariales no pueden rebajar la calidad del producto. Pongamos como ejemplo lo que ocurre en Estados Unidos con su medio de referencia, El NYT, que pese a las cuantiosas pérdidas económicas no cede en el nivel de los contenidos.

Convencido como estoy soy de que democracia y discurso político son términos que van ineludiblemente unidos a una prensa diaria variada y de calidad, sufro cuando veo como mi periódico de referencia baja el listón. Y que nadie se asuste, todavía no pasa nada (creo), pero es hora de que los viejos dinosaurios reaccionen.

Un ejemplo de lo que digo, visto en el papel de hoy:

En un mapamundi bastante pobre de factura, El País da como ‘enfermos’ de gripe porcina los ocho casos que en ese momento eran tan sólo ‘probables’, como bien anota El Mundo en una infografía mucho, muchísimo mejor elaborada:

gripepais

 

 

 

 

 

 

 

 

gripemundo

 

 

Porque El Mundo sí distingue:gripemundodetalle

 

 

Precisamente estaba yo pensando en El País cuando Andrés Rodríguez, el editor de Esquire, me avisa de que esta tarde lleva a Juan Luis Cebrian ‘arrugado’ en portada. La noticia la había adelantado ya el propio medio (El País, digo) con un resumen de lo dicho:

esquire

 

Voy a acercarme al quiosko a comprar el número, pues está dedicado a un tema que me interesa mucho: el futuro del papel. No sé si Martin Varsavsky o Juan Marsé van a descubrirme algo nuevo sobre el tema, pero seguro dicen algo interesante. No sé por qué pero creo que lo que diga Cebrián no va a estar a la altura, aunque Andrés presume de entrevista en su correo:

Consejero Delegado de Prisa que a punto de cumplir los 65 años- (octubre 2009) repasa su trayectoria, desde su vocación religiosa que le llevo a matricularse en filosofía para ganar tiempo ante la negativa de su padre, a las proposiciones recibidas para dedicarse a la política, pasando por su punto de vista respecto a Google news. La larga entrevista, realizada unos días antes de que el Grupo Prisa suscribiese el aplazamiento de su deuda, es un repaso a todos los puntos de vista del periodista y académico sobre su vocación, su relación con Jesús Polanco, el rumbo de Prisa, su relación con Pedro J, y la competencia entre El País y El Mundo en el quiosco cada mañana (…) la fotografía que refleja su rostro ha sido doblada por efecto de la papiroflexia. “Vivimos tiempos combulsos para el periodismo”

En el adelanto que da El País, leo que a Cebrián le preocupa la competencia. No me extraña, A mí también me preocuparía:

El Mundo no responde a una concepción de la convivencia ni de la vida. Responde a toda clase de oportunismos constantes y ése es uno de los problemas que tiene. EL PAÍS responde a una concepción de la profesión muy definida. Tiene unos principios editoriales e internacionales que te pueden gustar o no, pero que son muy estrictos. Eso es lo que nos ha dado coherencia todo este tiempo”.

“[Pedro J. Ramírez, director de El Mundo] ha sido y es un periodista excelente; víctima de sus propias virtudes, eso sí”.

De acuerdo. Pero, El Mundo demuesta más cintura social, pese a la ideología editorial, y se adapta con mayor rapidez a los cambios tecnológicos. Cebrián parece que no ha entendido bien el cambio de paradigma que supone la Red.

Pues eso, todo un símbolo -si hablo de una infografía aparecida hoy- o dos -si pensamos en Cebrián y en PedroJ- de lo que le va a pasar a mi diario de cabecera como no reaccione pronto.

“La prensa gratuita no ha ganado dinero”, según Cebrián

Juan Luis Cebrián habla en una entrevista en Colombia sobre la política de Prisa en el mercado americano y también sobre su visión de la prensa gratuita, la convergencia empresarial y el periodista frente a la globalización:

1. La prensa gratuita no ha ganado dinero en ninguna parte del mundo. La sacaron los fabricantes nórdicos de papel, que no sacaron prensa gratuita en sus propios países. Se puede uno imaginar que hay un intento de generar marcas globales de cara a Internet. Pero al margen de las condiciones económicas, yo no creo en la información como un commodity. Si hay un vínculo fuerte en la historia de la comunicación, ahora que hablamos de interactividad e Internet, es entre el lector de un periódico y la redacción de ese periódico. Por lo tanto, es la adhesión de los lectores lo que genera la estabilidad y el crecimiento del periódico. Yo creo que los periódicos se venden por lo que dicen, no porque sean más baratos o porque los regalen en las calles. Y hacer periódicos sólo como soporte de la publicidad, pues te lleva a hacer periódicos con la información como commodity, que no es la base de un periódico. Yo me enteré de que habían liberado a Íngrid Betancourt no leyendo El Tiempo, ni oyendo radio Caracol, ni viendo la CNN, ni comprando SEMANA. Me enteré por un mensaje de texto que me envió un amigo al celular. Por lo tanto, yo creo que los periódicos cumplen una función en la socialización y en la creación de opinión pública, y eso nada tiene que ver con la prensa gratuita.

2. La tendencia a la concentración de los grupos responde a las tendencias de concentración de los demás sectores de la economía. Tiene que ver con los avances tecnológicos, con la globalización del mercado, con la generación de márgenes en la producción, y es una tendencia que va a seguir. Yo diría que va a convivir esa tendencia con el mantenimiento de empresas que serían equiparables a las empresas artesanales cuando aparece el proceso de industrialización, locales y potentes, que pueden vivir durante mucho tiempo sirviendo a su mercado (…)

Creo que al final las grandes corporaciones van a seguir en el mercado global, que tiene sus peligros, sobre todo para la libertad de información y para el pluralismo. Y que tiene sus ventajas también. Lo que hay que hacer es convivir, saber responder a las necesidades de la autonomía de las redacciones y la libertad de información en las grandes corporaciones. Y al mismo tiempo, que esa autonomía se beneficie de las bondades de la corporación.

3. Qué es la información, qué es el conocimiento y qué es la sabiduría, son los tres escalones de la percepción intelectual del hombre. Personalmente sigo creyendo que el periodista del futuro va a ser el mismo del pasado. Sigo creyendo que el periodista es un señor que cuenta a los demás lo que pasa.

La dificultad que tenemos ahora es que la sociedad digital tiende a anular los procesos de intermediación. Eso significa que hay mucha información veraz mezclada con muchas mentiras, muchos rumores y mucha basura. Es lo que pasa con algunos blogs, pues como no hay una intermediación, la verdad convive con la mentira. Hoy cualquiera que saca una foto o un video o tenga acceso a una noticia, la puede colgar en la red inmediatamente. Pero todavía tendrá que haber una gestión de la calidad de esa información. En Corea hay un periódico en Internet hecho sin redacción, donde los redactores son 200.000 ciudadanos; es un gran éxito económico y participativo. ¿Qué capacidad hay de mediación o de interpretación de la realidad? No lo sé. Y vamos a convivir con estas paradojas mucho tiempo. Pero al final asistiremos a un proceso de mediación entre la realidad y los ciudadanos, o de interpretación o análisis, y eso es lo que hacen los periodistas: mediar entre la realidad y los lectores, los oyentes, los televidentes o los usuarios de Internet. Pero hasta que eso se produzca, vamos a convivir con una etapa de confusión.