La realidad que transmite el periódico

Los medios de comunicación son transmisores de la realidad social. Delimitan el horizonte cognitivo de la sociedad. Aunque en ocasiones van más lejos y lo ocultan, lo manipulan o lo deforman. El ejemplo más claro, porque es visual, lo tenemos en las fotografías.

Según informacíones de El Mundo, el enésimo caso de burda manipulación fotográfica lo ha ofrecido diario ultraortodoxo israelí Yated Ne’eman. Ha ‘retocado’ la foto del nuevo Gobierno de Benjamin Netanyahu, para satisfacer así la demanda de los lectores pertenecientes un movimiento ‘jaredim’, que prohíbe enseñar caras femeninas en periódicos o televisiones.

La foto original del Gobierno israelí y el montaje sin las ministras que apareció en el diario 'Yated Ne'eman'. / POOL

El semanario Shaa Tova, también ultraortodoxo, eliminó directamente a las dos ministras, con lo que sus lectores pudieron contemplar dos machas negras en la foto. Es consecuente con sus creencias y no manipula la información. Sólo la borra porque para los judios jaredim publicar la imagen de una mujer es una violación de su modestia.

La diferencia entre la ‘realidad conocida’ y la ‘realidad publicada’ es un tema recurrente y esencial para entender lo que hacemos.

Me vienen otros casos de manipulación sonados. Hace pocó leí uno que no he llegado a recoger, pero que merece la pena retomar ahora:

Lecciones de manipulación fotográfica en el periódico del hermano de Berlusconi“.

Conclusión (para algunos): si la realidad no ofrece imágenes cercanas a la idea que el periodista tiene de ella, pues se reinventa.

Periodistas y creencias. La realidad se amaña y se transforma. Si el medio transmite su propia realidad, en la Red las cosas se complican. Internet, al menos en potencia, multiplica entonces la realidad hasta el infinito. Puede hacerlo.

Las fotos históricas de Life pasan al escaparate virtual

El mastodóntico avance de Google hace verdad de las profecías tecnológicas. El buscador acabada de revolucionar internet -por enésima vez- con un acuerdo con LIFE, que permite a los internautas ver las imágenes del inmenso archivo de esta revista, incluidas las no publicadas, desde 1860. Es impresionante y aconsejo una paseo tranquilo por entre los fondos. Es mejor que una buena lección de historia. Ya veo a aficionados a la fotografía, profesores de instituto, periodistas y curiosos aquejados de un nuevo cibersíndrome de Sthendal. Lástima que el día sólo tenga 24 horas.

El archivo de Life contiene fotos, diapositivas, grabados y placas de vidrio, perfectamente fechadas y documentadas, desde 1750 hasta nuestros días, pero por el momento y por razones técnicas sólo se puede acceder a las imágenes tomadas a partir de 1860, que aparecen agrupadas por décadas y temáticas. Los reportajes históricos adquieren a partir de ahora una dimensión diferente.

Life es una publicación que ha reflejado fielmente la historia y que, como demuestra, forma parte de ella. Pasen, entreténganse y disfruten con el nuevo servicio de Google
life-google.jpg

Según Googleblog, las fotos aparecerán tanto en los resultados de búsquedas en Google.com como en Google Imágenes. Actualmente hay disponibles 3 millones de imágenes, pero muy pronto se añadirán unos 7 millones más. Todas están disponibles en alta resolución (5 y 6 megapíxeles).

El signo del copyright está por doquier, por lo que se entiende que la utilización no es del todo libre. No obstante,  el archivo está concebido como libre o gratuito para el uso personal y también para  fines educativos o de investigación.

Genbeta avisa de que, gracias a un acuerdo con Qoop, si alguna foto tiene un interés especial puede recibirse impresa en casa.

Más información en Google Images

Los aficionados a la fotografía histórica no deberían perderse tampoco las colecciones ofrecidas al público en Flickr

Prensa de cuchillos afilados

Hoy he echado un vistazo tranquilo a “Se nos ve el plumero. Noticias (y no noticias) comparadas”, el blog de Martínez Soler,  y no quiero que se me os escape su entrada del pasado 22 de enero: “Cuchillos gratis, fuera de los titulares de pago”.

“Si Federico (por García Lorca) levantara hoy la cabeza… Quizás se sorprendiera, como muchos de nosotros, al comprobar que los cuchillos más afilados no son los que brillan a diario en los titulares de la prensa. Ahora te los dan gratis, al comprar el diario por un euro, o te los venden por un euro y, a cambio, te regalan el diario (…) Hoy me enteré de que, agotados los utensilios de cocina, los diarios de pago van a vender y/o regalar productos textil-hogar (servilletas, mantelerías, toallas, etc.). Debemos estar atentos para cuando acaben con la cocina y el comedor y le toque el turno al cuarto de baño o al dormitorio. Junto a promociones tan afiladas, los titulares pueden parecen hermanitas de la caridad.”

Una delicia de post, más afilado que los cuchillos, los titulares o el mensaje de las fotos que compara. Sirva esto de adelanto para los que quieran seguir el enlace:

“¿A qué diario de pago pertenece la foto del alcalde Gallardón, entretenido con su móvil sin antender al discurso de su jefe Rajoy?

¿A qué diario de pago pertenece la segunda foto de Gallardón aplaudiendo con fervor el discurso de su jefe Rajoy?

Clases de fotoperiodismo por un maestro

Ángel Casaña, redactor jefe de Fotografía del diario El Mundo, selecciona y comenta la imagen de la semana en su blog.

Tengo que confesar que esta bitácora me apasiona. Siempre vuelvo porque es la mirada de un profesional que sabe -y mucho-, que comparte conocimiento y que me hace pasear por el mundo del fotoperiodismo con ojos prestados. Y sobre todo, vuelvo porque que algunas semanas me ilumina, otras me sorprende y siempre aprendo algo.

Esta semana, tras la portada del jueves de El Mundo con las fotos confrontadas a distinto tamaño y la regañina de Espada, preocupado por la parcialidad del periódico, la entrada tiene miga. Y mucha:

Pasen, lean y vean.

Un adelanto:

“Cuando un político se baja al metro o se fotografía con un punky está enviando un mensaje. Las generaciones que hoy pisan la tierra asisten a un cambio dramático en la comunicación: menos letra, más imagen. Y de entre todas las representaciones gráficas, la fotografía, la imagen estática constituye el fundamento de los mensajes que perduran en la mente de aquellos a quien va dirigido.”

Rolling Stone España cumple 100 números.

Tirada: 61.108, Difusión 31.773 (OJD julio2006-junio 2007)
rolling100.jpg

Hace tiempo que perdí el interés por esta publicación, que conseguía gratis, por cierto. A lo mejor es por eso. Ahora no la sigo.

Apenas retengo nada de ella, salvo la gracia de la boda de Alaska y Vaquerizo en Las Vegas (en un reportaje de viajes se mostraba todo lo que se podía hacer en esta ciudad, y entre tickets y recuerdos, pusieron una foto de boda. Después, sin su consentimiento, apareció la foto en ¡Qué me dices!). No sé si es mi memoria o que no han alcanzado aquí el brillo del original.

RS ha publicado páginas con los mejores escritores y fotográfos del mundo, pero aquí se ha corvertido en poco más que un catálogo comercial al servicio de la todopoderosa trama tejida alrededor de Los 40.

Prisa, oh Prisa. En la web oficial avisan de que tienen un diario de la redacción en forma de blog. Lo de diario es sólo para presumir. ¡Tres entradas en enero!

En fin. Felicidades por los cien números.

Imaginación al poder, traficamos con camiones

Ejemplos de como en ilustración, publicidad y fotografía se pueden hacer cosas diferentes y muy sugestivas:

Vía: Caja de cambios

imaginacion.jpg

Después de ver esto, me he propuesto buscar ejemplos de imaginación llevada al periodismo.

Se admiten todo tipo de pistas y sugerencias.

Pero, ¿es necesaria la imaginación en una profesión como ésta? En caso de aplicarla, ¿nos alejaría de la realidad a la que debemos estar pegados? ¿Otro tipo de periodismo sería posible? ¿Seríamos capaces de atraer más lectores/audiencias/usuarios sin traicionar el espíritu y la deontología que nos -deberían- acompañan?

Para el nuevo periodismo (y no me refiero al estadounidense, sino al ‘periodismo del nuevo milenio’, que no me malinterprete nadie) no hay teorías válidas ni manual de uso. Ni siquiera hay una historia con anécdotas a las que agarrarse ante la duda.

Imaginación, no sólo conocimientos, es lo que necesitamos, creo. Por eso, Fogel y Patino arrancan su librito esencial ‘La prensa sin Gutenberg’ con una vieja parábola, la del camionero que pasa una y otra vez la frontera sin mercancía alguna. Sus viajes son tan frecuentes que levanta las sospechas del aduanero. Éste revisa una y otra vez el camión sin encontrar nada. Siempre va de vacío. Al final, dos palabras resumen la historia: trafica camiones. ¿Por qué se empeña nadie en buscar mercancías de ningún tipo?

Las especulaciones sobre el nuevo periodismo, el digital y también el de los otros medios, arrastrados por éste, nos machacan las neuronas desde hace años. Quizá sea el momento de aplicar un poco de imaginación de mirar desde otras perspectivas, de alejarnos de los puntos cero y las competencias con informadores ciudadanos; de la instantaneidad sin profundización; de los problemas del volcado-sin-enlaces-ni-elementos-multimedia; de los blogs, de la blogosfera y los nuevos géneros, supuestos y reales; y, cómo no, de la guerra entre el papel y la pantalla. A lo mejor todo eso no nos deja suficiente perspectiva como para ver que tan sólo traficamos con camiones.

Vivimos la digitalidad como una realidad, como algo palpable y pegado a nosotros. Casi la sentimos. ¿Nos impide eso dejar volar la imaginación lejos de lo virtual? A lo mejor tenemos mucho que aprender de publicistas, ilustradores y fotográfos. Y de éstos últimos más, pues son capaces de llevar su mirada más allá y más adentro del punto de su objetivo.

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, decía Albert Einstein.

Estamos.com: la sección de fotonoticias se independiza

En un mundo donde la vista es el órgano más desarrollado y el hábito de lectura está bajo mínimos, las secciones que presentan las noticias como una sucesión de imágenes tienen una gran aceptación. Estamos es precisamente un informativo digital basado en la idea de las fotonoticias de pie exiguo.

Estamos

Una imagen vale más que mil palabras y el impacto informativo es directo, llega a través de la emoción y no mediante el intelecto. Pero, por si acaso, se acompaña de la fecha y un pequeño texto explicativo. Explicativo sí, pero a veces no suficientemente informativo. Parece dirigido a internautas que están al tanto de la actualidad por otros medios, lo que empieza a mostrarse como tendencia.

Eduardo Arcos y a Juan Polo les ha gustado la idea, aunque éste último analiza un poco más:

“El 90% de importancia de la noticia se le concede a la fotografía, lo restante viene dado por el titular. Esta forma de mostrar la información puede tener muchas ventajas, por ejemplo, a la hora de jugar con las infografías, introducir pequeños vídeos o demás elementos. Queda por conocer cada cuánto tiempo se actualizan las noticias (supongo que a diario). Tal vez echo en falta un logotipo (aunque sea pequeño, pero que dé credibilidad a los lectores), una sección quiénes somos / sobre nosotros, y demás páginas necesarias en cualquier web. ¿Cuál es su fuente de ingresos? ¿Cómo se financian? No dispone de ninguna página donde informe a los posibles anunciantes, pero tampoco existe un lugar de contacto.”

 A mí las fotos me parecen espectáculares, muy bien elegidas, pero a los textos aún les faltan uves dobles y mejor visualización. A veces no se leen. Y eso, ¿dónde está el staff?

ACTUALIZACIÓN (18:10): El autor de Estamos.com, Fesja un estudiante de Teleco, se ha puesto en contacto conmigo para avisarme de que hay respuesta a todas las preguntas. Para ello, su blog. Próposito de mejora, pero puede haber problema con las fotos.