El Huffington Post ¿una mala influencia?

 The Huffington Post, el sitio web que fundó Arianna Huffington, se ha convertido en menos de cuatro años en uno de los blogs políticos más leídos de Estados Unidos. Es probable que el proceso electoral tenga mucho que ver en ello. El éxito hace que, además, le salgan algunos enemigos en los medios, que le acusan de ‘deformar’ la información hasta límites a los que habría que poner coto de alguna manera.

Anna Gau escribe al respecto en La Vanguardia para señalar la mala influencia que tiene para el periodismo el tipo de información que hace:

Los observadores y estudiosos de la comunicación en Estados Unidos -donde la Universidad de Columbia acaba de crear un máster en periodismo digital- siguen con alarma cómo la creciente vulnerabilidad económica de las empresas periodísticas y las nuevas tecnologías condicionan la información. No ya sólo su formato sino también su esencia. La blogosfera imprime carácter e impone productos como «The Huffington Post» (www.huffingtonpost.com), un diario digital que funciona como un blog. Raramente genera información propia, sino que la parasita de la prensa «clásica», a la que aventaja por el desparpajo de sus comentarios. Su éxito no depende tanto de informar como de sintonizar con las ideas y creencias de los lectores, embarcarles en una especie de charla sin fin.
Hace unos meses, el comunicólogo neoyorquino Eric Alterman advertía de que lo que está ocurriendo es una especie de choque de civilizaciones de la información que ya previeron hace más de un siglo dos intelectuales norteamericanos, Walter Lippman y John Dewey. El primero preconizaba una información exigente y vertical: el informador es el que sabe e informa al informado. Dewey en cambio auguraba una relación mucho más horizontal: todos sabemos y pensamos más o menos lo mismo, y nos lo contamos (…)
A los expertos les preocupa que llegue un momento en que no sea humanamente posible discernir entre rumores, opiniones e información, y es más, que el público -y los publicistas- estén encantados de que así sea. La tendencia ya se apunta en los canales de radio y TV por cable, cuyos comentaristas son cada vez más subjetivos. Hay quien teme que sea la realidad la que tenga que pedir perdón si no se parece a las noticias.


Sin embargo, este pensamiento no es unánime. Hay quien piensa que la inquieta cultura blogger está cambiando para bien la mentalidad de los políticos, y también la forma de entender y practicar la política. Y el proceso no tiene por qué afectar al periodismo ni a la esencia de la información.
 La propia Arianna Huffington opina que  el periodismo debe buscar la verdad, porque es su esencia:

“The pursuit of truth, no matter what, without any kind of flavor — that has always been the heart of good journalism.”

 

 

 

Anuncios

Sondeos electorales: dos formas de reaccionar a la ley

Jornada de reflexión. Hay mucho material para hacerlo. Ha sido una campaña con muchas novedades desde el punto de vista periodístico, con formas novedosas de participación y la irrupción estelar del debate a dos bandas. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido ha sido la rebelión de dos periódicos contra una ley que consideran desfasada porque, desde el quinto día antes de las jornadas de votación, no permite la publicación de sondeos o encuestas electorales.

Dos formas de entender el periodismo, dos maneras de protestar, la de El Periódico y la de El Mundo:

aaperiodico-cataluna.gifaamundoes.jpg

1. El Periódico de Catalunya ofrece el enlace a la información fuera de España, editorializa contra la ley y promueve opinión al respecto.

2. El Mundo da un paso más y publica el resultado de un sondeo de The Times: 

Es llamativo que The Times haya gastado dinero en las elecciones españolas. Tan llamativo que lo más probable es que no se trate de dinero suyo. Pero, en fin, minucias. Lo importante es saber lo que va a hacer el periódico el domingo. Es decir, si va a publicar, durante la jornada electoral, los resultados de sondeos realizados a pie de urna. O si va a hacerlo el fraternal The Times.

Las reacciones están por llegar y será mejor ponernos manos a la obra cuanto antes. No es necesario esperar cuatro años para plantear el tema. Aunque ningún partido lo lleva en su programa electoral, las formaciones políticas se muestran partidarias de revisar el veto a las encuestas regulado en 1985.

La legislación y la manera de afrontar el tema es diferente en cada país:

  • En Francia, por ejemplo, las encuestas pueden publicarse hasta un día antes de las elecciones. Sin embargo, en la primera vuelta de las pasadas elecciones francesas algunos blogs dentro del país y periódicos suizos y belgas , desde fuera, se saltaron la prohibición.
  • En Estados Unidos, se permite a los medios publicar sondeos durante todo el proceso electoral.
  • En Alemania, donde no hay jornada de reflexión, en las elecciones generales del 2005 el Frankfurter Allgemeine publicó una encuesta en la edición del sábado.
  • En el Reino Unido no hay ninguna norma que regule la publicación de sondeos electorales, aunque los medios de comunicación acceden voluntariamente a no publicarlos en días previos a las elecciones. 
  • Italia prohíbe difundir sondeos 15 días antes de la fecha de la votación, pero no reglamenta los sondeos on line , porque considera que no son representativos.

Pésimo papel de los medios en la política

Interesantísimo y atinado análisis de Rosa Berganza sobre la actuación de los medios en el descrédito de la ciudadanía hacia la actividad política, en el que leo entre otras cosas:

aeleccions_esp.jpgSi tenemos en cuenta cuáles son las prácticas habituales de los medios en España cuando se trata de cubrir campañas electorales, podríamos destacar dos elementos característicos (…): 

En primer lugar, la idea de conflicto permanente reflejado en el cruce continuo de descalificaciones y críticas y en el uso constante del lenguaje de la guerra, de los juegos y de las estrategias.

Y en segundo lugar, la cobertura estilo “carrera caballos”, es decir, el predominio de informaciones basadas en encuestas que subrayan los diferentes ángulos de la contienda electoral: qué candidato va ganando según los sondeos, cuál puede ser el papel de los indecisos o de la abstención en la campaña, etc.El enfoque estratégico y de “carrera de caballos” se contrapone a lo que sería una cobertura temática de la información política. Esta es la que está centrada en la discusión de los temas públicos, en los problemas, sus causas, soluciones y medidas que se pueden adoptar para resolverlos más que en los aspectos de la contienda y sus contendientes y en quién va ganando o perdiendo la batalla electoral. Consistiría, por tanto, en centrar la información en los principales temas de debate otorgando así a las audiencias el conocimiento para conformar sus propias actitudes y opiniones políticas y para poder tomar decisiones de voto de manera informada.(…) podemos concluir que los medios distan cada vez más de jugar un papel benigno en los procesos democráticos que constituyen las elecciones. En vez de dar a conocer posturas acerca de los temas y de fomentar el debate sobre las posibles soluciones a los principales problemas de la sociedad en la que se hallan inmersos, actúan en sus informaciones diarias cada vez con más frecuencia como cadenas transmisoras acríticas de unas estrategias marcadas por los partidos políticos. Unos partidos que son cada vez más hábiles a la hora de diseñar elementos de “marketing político” dirigidos tanto a los medios como a una ciudadanía convertida en población consumidora. Unos partidos que arrastran a los medios hacia un único objetivo final que no es precisamente el de proporcionar conocimientos y argumentos racionales para poder decidir a quién votar sino la de ganar unas elecciones a través de las mejores estrategias de promoción posibles de un determinado candidato o candidata y el descrédito de otros.

Desolador análisis que invita a una lectura detenida y a una reflexión autocrítica por parte de todos.

El artículo se presenta como parte de un completo monográfico sobre Elecciones y Medios de Comunicación realizado por el Portal de la Comunicación en el que se puede leer:

Las campañas electorales y su adaptación al contexto mediático Iñaki Garcia Blanco

El discurso de los políticos y los medios de comunicación Margarida Bassols

Recursos en línea:
Comunicación política

Campañas electorales

Legislación

Otros enlaces sobre elecciones y medios de comunicación

Vía Documentación Periodística