• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    • RT @iescolar: Hola Luis. No nos conocemos personalmente. Pero te agradecería que no mintieras sobre @eldiarioes de forma tan flagrante. Abr… 18 hours ago
    • RT @EFEnoticias: Casi siete de cada diez consultas de pacientes crónicos programadas fueron canceladas como consecuencia de la pandemia de… 18 hours ago
    • RT @EFEnoticias: Diccionario inclusivo para el #Orgullo 2020. No solo para erradicar el uso de términos peyorativos como "maricón", "nen… 18 hours ago
    • RT @descifraguerra: 🇨🇵 La dimisión del gobierno francés estaba planificada de antemano. Un posible motivo de esta decisión es poder reorgan… 18 hours ago
    • RT @latule: Al listado de personas procedentes de terceros países (no UE, no Schengen) a las sí que se permite entrar: -residentes en la UE… 18 hours ago
  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a 29 seguidores más

  • Páginas

Fuentes oficiales: cuidado con el manejo

Como sabéis, soy un adicto a la retórica de los defensores del lector en todas sus variantes. Y como también sabéis, el zapping de este blog a veces se retrasa, pero no importa la actualidad no se pierde (eso intento):

“Las normas internas de este periódico (El País) exigen que los errores cometidos en sus páginas sean subsanados lo más rápidamente posible y sin tapujos. Y encarga esa tarea de una manera muy especial a los responsables de cada área informativa. Las Fe de errores que publica el diario en la sección de Opinión, al final de Cartas al director, recogen algunas de ellas, no todas. En los últimos cuatro meses, el periódico ha publicado una media de 12 fe de errores al mes. Hay errores inapelables, que se suelen corregir en cuanto se detectan, y otros inducidos por fuentes perfectamente identificadas en las informaciones que facilitan datos que luego son rebatidos por fuentes oficiales. Esto plantea la necesidad de contrastar todas las informaciones, aun cuando la fuente de origen sea relevante. Es obvio que así se da pie a la polémica sobre si es imprescindible contrastar todas las informaciones públicas. Pero el manejo de la información que pueden hacer las fuentes, por muy identificadas que estén, hace que cada día el trabajo deba ser más exigente.”

José Miguel Larraya en El País

El País: el Defensor no defiende de la pseudociencia

cuarto-milenio.gif

Estimado lector:
La difusión y venta junto al diario EL PAIS de una colección de programas de Cuarto Milenio que dirige Iker Jiménez y que emite la cadena de televisión Cuatro, que es gestionada por el Grupo Prisa, ha generado su protesta así como la de otros lectores.
 Entiendo y comparto sus razones ya que la mayoría de los reportajes de esa colección de programas tendría un difícil encaje en las páginas del diario. De hecho, en sus más de de treinta años de historia la parapsicología, las apariciones o los ovnis han sido ignorados por EL PAIS y cuando han sido abordados se ha hecho siempre con un criterio razonable alejado de cualquier actitud crédula.
La decisión de ofrecer ese coleccionable a los lectores del diario responde, como es obvio, a razones estrictamente comerciales cuya valoración, como se me ha recordado, no forma parte de las competencias del Defensor del Lector de acuerdo con su Estatuto, que acota sus funciones a los contenidos del periódico y a vigilar que el tratamiento de las informaciones sea acorde con las normas éticas y profesionales del periodismo. Siempre será discutible si el diario ve comprometido su prestigio en función de la calidad de los productos que comercializa que cada día son más variados. Pero le aseguro que éste defensor no puede ni quiere entrar a valorar sus prácticas comerciales, ni a garantizar la calidad de esos productos.
Atentamente
                                 José Miguel Larraya

Esta es la carta que el Defensor del Lector de El País se ha visto obligado a enviar a los lectores que han protestado por la distribución, junto con el periódico del domingo pasado, de la denominada “Colección Iker Jiménez Cuarto Milenio”, una serie de libros y DVDs sobre “los enigmas de lo oculto”.

En BitacorARP exponen con claridad lo que significa para la credibilidad del diario, reflexionan sobre el tema y proponen respuestas. Lo suscribo todo. Además, para quitar hierro, reproducen la viñeta de El Listo que abre este post.

El ‘top manta’, internet y el despiste de las pantallas

Las vacilaciones sobre si una noticia debe ir en una sección u otra son habituales en cualquier redacción.

Hoy veo que en la sección “Pantallas” de El País no hubo duda:

Internet

PERROS QUE HUELEN EL ‘TOP MANTA’

Lucky y Flo, las dos hembras de raza labrador entrenadas en el Reino Unido para localizar CDs, es decir discos digitales de películas, videojuegos y música, se mueven en mundo real y no saben nada del ciberespacio. ¡Que se lo pregunten!

La sección “Pantallas”, surgida en el papel tras ‘la madre de todos los rediseños’, es de por sí rarita y juega al despiste. En las pantallas hay muchos mundos y, aunque suelen converger, cada uno merece un trato diferente. De hecho, la URL de la sección en El País.com la define como radio y televisión. Internet no aparece: http://www.elpais.com/diario/radioytv/.

Creo que las páginas de televisión se han resentido bastante. El lector (o sea yo) espera otra cosa más ordenada, en la mente y en el espacio físico.  

A pesar de que busco a Grau cada día, sigo pensando que la doble de El País es caótica.

No pensé que José Manuel Calvo se refiriese a esto cuando dijo, “estamos cambiando la forma de contar las cosas. Los periódicos ahora tienen que tener reflexiones, análisis, contextos distintos. Y hemos aprovechado ese cambio en la forma de contar las cosas para hacernos un traje a medida”

Preparados para la guerra de las cifras

  • El País tuvo una difusión media durante 2007 de 435.083 ejemplares, sólo tres mil ejemplares más que los registrados durante el año 2006.
  • El Mundo le sigue a casi cien mil ejemplares con 335.261 ejemplares, cinco mil más que hace un año.

La batalla de las cifras interpretaciones se anuncia en los grandes diarios de pago para mañana.

Visto en PRNoticias

Ekaizer abandona El País para irse a Público

ekaizer.jpgErnesto Ekaizer, adjunto a la dirección de El País, deja el periódico de Prisa. Y lo hace para incorporarse a Público como columnista y editor ejecutivo, por encima de la dirección del periódico.

Leído en Periodista 21

Cómo fabricar un título engañoso en una entrevista

¿Qué sentido tiene inducir una respuesta a un entrevistado para fabricar un título?

Pregunta. ¿Se ha sentido alguna vez Sissi emperatriz?

Respuesta. Quizá en los bailes de Viena, en el baile de la Ópera. Allí me he sentido Sissi. Como muchas mujeres austriacas.

Título resultante. “En Viena me he sentido Sissi”

Leído en la sobrevalorada sección de entrevistas de la última página de El País del domingo.

La información que da una factura

Es lamentable que Elpaís.com no reproduzca hoy la factura de lo que han tomado periodista y entrevistada en su sección ‘Desayuno con…’ de la última página, algo que sí hace en papel. La entrevista pierde uno de sus ingredientes más atractivos y mucha información entre líneas.

cafe.jpg Juan Cruz entrevista a Blanca Marsillach mientras ambos desayunan opíparamente en Hotel Palace de Madrid. Resultado 54,57 euros.

Casi el doble de lo que Berna González se gastó con Joaquín Reyes en el restaurante Duelos y quebrantos, también de Madrid. Y eso que era un almuerzo. Pero se contuvieron y tomaron dos menús. Curioso que esa vez Elpaís.com hiciera despiece de la factura. Normalmente suele hacerlo.

Lula Gómez y la activista Mercedes Hernández, desayunaron simplemente café. Juan Miguel Muñoz y el armenio Kevork Kahvedjian, dos tes con menta en un establecimiento israelí. A Prisa le salieron baratos. ¿No se trataba de personajes de relumbrón?

En Londres, John Carlin  y Bianca Jagger almuerzaron en un restaurante de moda del barrio de Chelsea. Resultado 166 euros. La representación manda.

Aunque la sección de El País no llega a la genialidad de ‘La Contra’ de La Vanguardia, cuando se inauguró -con el último rediseño-, parecía una buena idea. Aporta muchos detalles sobre el personaje y sus gustos. Y también sobre el periodista. Resulta esclarecedor que se trate de un desayuno o un almuerzo, que el sitio resulte pretencioso o que se pida lo más caro de la carta. Propociona una lectura paralela del estatus de ambos personajes. Del que tienen y del que quieren darse.

Leído en ELPAÍS.com

La noticia estrella no sólo de ayer, sino de toda la semana en el medio de comunicación más importante prestigioso en español fue que en una localidad polaca un hombre acudió a un prostíbulo y se encontró a su propia mujer ejerciendo. A raíz de ello, Abel Grau cuenta hoy que una buena anécdota no tiene rival en la red.

¿Es la puerilización de la noticia o la necesidad de huir de la terrible realidad? ¿Són otros lectores o es que el medio pide otro tipo de información?

“Entronización absoluta del pincha pincha, esa información que es intrascendente pero que tiene un poder de atracción extraordinario (…) La pieza no sólo consiguió el récord de la semana, con más de 100.300 visitas, sino que fue la más valorada y la más enviada al correo electrónico. La anécdota seguramente no habría dado ni para un breve en la edición impresa. En la edición digital, sin embargo, todo queda registrado, y semejante dato atestigua los intereses de los lectores.”