• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 29 seguidores

  • Páginas

Los nuevos Hoods roban para editar revistas

Portada de la revista en la que se explica cómo 'burlar' a las entidades. (EL MUNDO) Si estuviera en Cataluña, saldría ahora mismo a la calle en busca de uno de los 150 puntos en donde se va a repartir una peculiar revista gratuita, Crisi (en catalán). Supongo que no será difícil porque se han anunciado 200.000 ejemplares.

Mi interés no lo mueve tanto el morbo de la historia: un joven antisistema pide créditos con la intención de no pagarlos y, después, huye del país. Me ha sorprendido que parte de la nada desdeñable suma conseguida, 492.000 euros, la haya empleado en editar una revista en la que contarlo antes de esconderse de la justicia. Me resulta extraño, pero muy significativo, que haya elegido el papel y no internet para dar a conocer su delito.

La revista, que lleva como subtítulo “Publicación gratuita para sobrevivir a las turbulencias económicas”, contiene, según la información de El Mundo, dos páginas en las que el propio joven, de 32 años y que responde al nombre de Enric Duran, relata cómo ideó la estafa y a qué ha destinado el dinero, además de invertirlo en la revista.

Los nuevos Hoods ya no reparten el botín, ahora espacen ideología, que es otra forma de ver el tema de la solidaridad. Pero como la brecha digital no permite que el mensaje llegue a donde se quiere, pues se recurre a métodos tradicionales.

En el esquema de Laswell (quién dice, qué, a quién, por qué canal y con qué efectos) la elección del canal depende mucho del receptor al que se quiera llegar y de los efectos que se quiera conseguir. No hay que ser profesional de la información para saberlo.