Empieza a notarse el trabajo de Sindo Lafuente en El País

El País está inmerso en una serie de cambios redaccionales que conviene seguir de cerca, porque es el primero de la clase y porque en diciembre contrató a Gumersindo Lafuente y, después, éste se trajo a su equipo.

Sobre uno de estos cambios decía ayer el diario que Eskup ha sido “desarrollada íntegramente por el equipo técnico de El País”. Pero ya sabíamos que esta aplicación, de uso abierto y gratuito, se basa en la tecnología desarrollada bajo la marca Utoi por la gente de Soitu.es, medio que cerró en octubre pasado y del que Gumersindo Lafuente –hoy adjunto a la dirección del diario de Prisa–  era su fundador y director. No sé. Habrá que leer más sobre el tema porque la cuestión del desarrollo propio no está clara.

 Silvia Cobo entrevista a Lafuente y a Borja Echevarría, su mano derecha y subdirector del periódico, para que le expliquen los cambios que han introducido en la redacción de El País y hacia dónde lo quieren llevar.

Sindo ha sido siempre uno de los defensores de las redacciones desintegradas. Por eso me han llamado la atención especialmente las palabras que explican por qué en El Mundo se resistió a la convergencia y ahora en El País la vende como única vía posible. Si hasta en Huesca el pasado mes de marzo confesó que no le gustaba la palabra “integración”, que prefería denominarlo “trabajar de otra manera”:

Siempre he dicho que hay una solución para cada momento y para cada redacción. En su día, en El Mundo teníamos un producto muy ideológico y a la vez, quería ser líder en Internet. Para tener la suficiente agilidad no podíamos trabajar con la redacción de papel, pero que, curiosamente, estaba físicamente en la misma redacción. La separación era de mando.

 El momento actual es muy diferente. Han pasado diez años y con la situación económica actual, ya no puedes permitirte solapamientos de gastos. Ahora, con el mismo esfuerzo de la redacción, por muy complicado que sea, hay que diseñar el presente y el futuro.

Pero eso no nos lleva necesariamente a la integración completa de las redacciones, sino a darle la vuelta por completo a la manera de elaborar la información. Hoy el modelo de negocio es todavía inmaduro, el modelo de producto lo sigue siendo también, pero el tiempo para hacer experimentos se nos ha acabado.

(…) Porque, o nos espabilamos o vamos acabar muriendo poco a poco. Y no lo queremos, no lo vamos a permitir. Tenemos una marca y mucho talento en la redacción sobre el que trabajar.

De todas formas, la integración redaccional en El País ya es una realidad de facto, aunque aún a medias y muchos de los redactores ni creen en ella ni han asumido como propio el objetivo empresarial. Sindo la ve así:

No es una receta cerrada ni que pueda ser exportada a ninguna otra parte. Depende del momento, de las características de cada medio. Pero creo que el final está claro: que tendremos una redacción grande trabajando para la primera salida, que es la digital, y un grupo pequeño haciendo un producto de papel. Eso es un futuro de aquí 5 años, no mañana.

Va ser cierto eso de que de tanto dar vueltas a cómo va a ser el negocio periodístico no vamos pararnos nunca a reflexionar en cómo tiene que ser el periodismo. Lafuente y Echevarría han dado pruebas de tener la mente bien amueblada y de dar siempre pasos en la dirección correcta, por eso de momento me quedo con el papel que ambos entrevistados otorgan a los periodistas en el nuevo escenario, como prescriptores y como individualidad:

Lafuente: El periodista ha sido siempre prescriptor. Una de las misiones del periodista de hoy es ésta: ser administrador de los flujos de información y enriquecedor de noticias con sus fuentes.

Echevarría: Muchos no se dan cuentan de que algunos nombres de la redacción de El País lo son. Queremos reforzar esa capacidad de recomendar. Es lo que hablamos al principio, el periodista como marca. No pretendemos debilitar la marca del individuo frente al todo, sino al contrario, fortalecer la marca del individuo.

Entrevista en Escacc (en catalán)

Entrevista en Lolacomomola (traducida por la propia Silvia)  

Píldoras para el fin de semana

Se venden más periódicos, pero no aquí

La Asociación Mundial de Periódicos (WAN, por sus siglas en inglés), ha celebrado el 27 y 28 de mayo su conferencia anual en Barcelona bajo el lema “El poder de la prensa impresa“. Según datos proporcionados allí, la circulación mundial de periódicos creció un 1,3 por ciento en 2008, con casi 540 millones de ejemplares vendidos cada día. Esto representa un crecimiento de 8,8 por ciento en los últimos cinco años. La venta de periódicos creció en África, Latinoamérica y Asia, sobre todo en India y China, pero cayó en Europa y Norteamérica. Gavin O’Reilly, Presidente de la WAN, lo explica así:

Se podría decir que dicho crecimiento tiene lugar en los mercados en desarrollo y oculta una tendencia decreciente constante en los mercados de los países desarrollados. Y hasta cierto punto, eso es verdad, pero resulta parcial, pues las compañías de periódicos en dichos mercados [en desarrollo] han adoptado tecnologías digitales para aumentar sus audiencias (…) La opinión, incluida la crítica, debe titularse en letra cursiva.  

Vía WAN-press.org          

      

Preocupación en Suramérica

La Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) ha mostrado su preocupación por la propuesta de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Venezuela, Hugo Chávez, de plantear a la Unasur la creación de un organismo que se encargue de vigilar a los medios de comunicación de Suramérica. El caso de Venezuela merece una mención aparte. Yolanda Valery analiza en BBC la situación de los medios en Venezuela, donde el gobierno y los medios que se oponen a él mantienen un pulso desde hace años, con tres batallas muy definidas:

RCTV. Uno de los momentos más álgidos se presentó hace exactamente dos años, cuando el gobierno decidió no renovarle la concesión a Radio Caracas Televisión (RCTV), a la que había acusado de conspiradora y golpista.

Ley Resorte. En 2005, el gobierno promulgó la Ley de Responsabilidad Social de Radio y TV -conocida como Ley Resorte-, que según el gobierno busca promover el uso responsable de los medios, ante lo que el gobierno ha visto como abusos. Sus críticos dicen que promueve la “autocensura”.

Globovisión. En la más reciente polémica, el presidente enfiló sus baterías contra Globovisión y aseguró que tomaría medidas contra “el loco con cañón”, como se refirió al director del medio. Hugo Chávez envió policías a la casa del presidente de la cadena, Guillermo Zuloaga y ha acusado a ese canal de televisión de utilizar “terrorismo mediático” y el “discurso de odio” con “fines desestabilizadores”.

 

Almódovar se cabrea con Boyero y Hermoso

Esta semana se ha hablado mucho de la visceral reacción de Pedro Almodóvar contra Carlos Boyero, crítico de cine de El País, y el jefe de la sección de cultura de este periódico, Borja Hermoso. El manchego se ha despachado a gusto en su blog. La verdad es que ‘Los abrazos rotos’ a mí no me ha parecdio una gran película, por lo que no me extraña que los de El Deseo se volvieran a casa con las manos vacías a pesar de las expectativas del director. 

ACTUALIZACIÓN 31.05.09. Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector de El Páis es emplazada a responder por varios lectores. Y lo hace:

La libertad del crítico para criticar es intocable, como lo es también la independencia del diario para decidir a su criterio quién y cómo deben cubrir un festival de cine. Pero del mismo modo creo que es incuestionable la libertad del criticado para criticar a su vez al crítico. Y, por tanto, yo no consideraría un intento de presión que el cineasta se defienda en su web. La misma libertad que asiste a Boyero para criticar desde EL PAÍS al director de cine, asiste a Almodóvar para expresar como mejor le parezca su malestar (…) Siendo el estilo de Boyero tan manifiestamente subjetivo, sus críticas deberían presentarse siempre de forma clara como opinión.

 

¿Empresas o medios de comunicación?

Carlos Ayala Ramírez reflexiona en Adital sobre el papel de la empresa en el periodismo. Lo hace en unos momentos en los que el ultraliberalismo es pensamiento único y no deja resquicio para otras vías:

El medio como empresa. Es un hecho que la mayoría de medios de comunicación social están configurados como empresas que buscan obtener recursos y beneficios en el mundo del mercado. Hablamos del medio como empresa con exigencias muy concretas: rentabilidad, optimización de recursos, éxito financiero (…)

Hay que hacer prevalecer la empresa como medio y no el medio como empresa. La comunicación y la información no pueden ni deben reducirse a una mercancía que se produce y se vende.  Hay que evitar que los criterios del mercado se impongan a los criterios éticos o que éstos se vean postergados por la lógica empresarial que puede resultar perversa para la sociedad y para los mismos profesionales de la comunicación.  

 

La causa y los periodistas

Miguel Ángel Aguilar habla en El País de los periodistas ‘con causa’:

Los periodistas están siempre solicitados para que desempeñen el papel de promotores, para que ofrezcan espacios de mayor relevancia a los asuntos con causa, como la cinta roja de los juzgados indica la prioridad de atención debida a las causas con preso. Pero esa solicitud sólo puede satisfacerse postergando a su vez otros asuntos que compiten por ese mismo privilegio. Porque sabemos que la atención es un bien escaso (…)

Así sucede también en los periódicos, a los que debe negarse indulgencia alguna cuando al enamorarse de sus propias noticias acaban aturdidos y contagiando de aturdimiento a sus lectores. Porque los periódicos deben en última instancia cultivar la tendencia que les haga independientes incluso de sus propietarios y de sus periodistas. De modo que al procesar sus noticias, también las más exclusivas, deben hacerlo respetando las pautas de ponderación que merece siempre su audiencia. Porque la exclusividad en absoluto confiere de antemano a una información el valor de un titular en primera página a seis columnas. Porque muy por delante de esos aspavientos, destinados tal vez a elevar la moral de la propia tropa periodística, están los deberes imprescriptibles con aquellos a quienes el periódico se dirige.  

 

‘Twittervistas’, nueva forma de entrevistar

Público descubre la novedosa forma de entrevistar de Pérez Miguel. El periodista, más conocido como Allendegui, (eliminado debido a fallos ‘telefónicos’ 11,1,11, que es el día de los palotes) entrevista a personajes interesantes del cibermundillo y para ello utiliza la web social o herramientas propias del microblogging. Despúes muestra sus charlas en su blog, Gente de Internet. Prefiere llamarlas ‘twittervistas’. 

En información, la garrafa es lo de menos

José Luis Pardo, catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, en su artículo “Las garrafas y el vino del periodismo”, mantiene que nos estamos perdiendo en la discusión papel-pantalla, que no deja de ser de contenedores, mientras hemos olvidado los contenidos, que son lo importante. Para Pardo ésta es una forma de enterrar la profesión, que no aprovecha el gran activo que tiene en la opinión: 

Como la opinión -es preciso recordarlo ante el notorio desgaste que ha sufrido este término- consiste siempre en un juicio argumentalmente justificado y expuesto a la discusión, y no en la simple emisión de gustos, intereses o preferencias presuntamente indiscutibles, ésta es la única función de la prensa que puede efectivamente contrarrestar la proclividad a la indiferencia y la amalgama que subyace al carácter amorfo de la temporalidad moderna, pues ella es la que produce inmediatamente jerarquías y vínculos conceptuales entre los contenidos, que obligan a distinguir unos de otros y que hacen imposible considerarlos a todos ellos iguales e igualmente prescindibles o renovables. Por tanto, es también la única función de la prensa capaz de distinguirse de la simple propaganda, del negocio o del ingenio publicitario, porque es la única que garantiza su autonomía con respecto a esas otras esferas de influencia de los poderes fácticos (…)

Y la discusión acerca de qué podríamos hacer para mejorar el periodismo, el nivel cultural, las instituciones educativas o la investigación científica no puede celebrarse porque es una discusión de contenidos, y de momento estamos ocupadísimos con los contenedores y con la publicidad, con los portátiles, los móviles y las descargas caseras. Y no es por culpa de estos artilugios, sino de algunas decisiones políticas y profesionales, por lo que los periódicos, los libros, las escuelas y las universidades, que fueron hasta hoy los lugares naturales de estas discusiones, se están volviendo literalmente insoportables, es decir, inviables en cualquier soporte.  

 

Puntualizaciones a la integración

En las sesiones de trabajo 10 en Comunicació sobre periodismo y nuevas tecnologías -que organizó la Fundació Escacc en el Col·legi de Periodistes de Catalunya se escucharon las palabras del holandés Piet Bakker, profesor de Cross Media Content (información y convergencia de medios) en la Universidad de Utrecht, sobre convergencia redaccional.  Leo la crónica en La Vanguadia, y me parece que Bakker aporta algo de sensatez a lo que se ha dicho sobre el tema: 

Aunque a priori la integración pueda parecer la opción más económica, en realidad puede ser más costosa que mantener redacciones separadas ya que, según Bakker, con la fusión aumentan los costes de organización y de coordinación.  
Además, “transferir el mismo modelo de negocio” al periodismo online quizás no sea la fórmula más adecuada. Entre otros motivos porque un periódico o una televisión de ámbito nacional compiten con cinco o seis cabeceras o emisoras, mientras que una web tiene cientos de competidores. La consecuencia de esta mayor competencia es que la publicidad da menos dinero.

También es fundamental ser consciente que las personas que recurren a la versión digital de un medio tradicional “son distintas y tienen una actitud distinta” de los usuarios habituales del medio. Según Bakker, la coincidencia es tan sólo de un 20%.  

 

¿Quién gana con los lectores electrónicos?

Las palabras de Piet Bakker en 10 en Comunicació sobre la experiencia periódisica del e-reader merecen una píldora aparte:

En relación a la reciente aparición de las suscripciones a los periódicos vía e-reader, Bakket criticó que en Estados Unidos (donde esta opción está más avanzada) el portal Amazon se queda con el 70% de la cuota y con todos los derechos. De esta forma, un periódico como The New York Times, que ofrece este tipo de suscripción por entre 10 y 15 euros al mes, acaba percibiendo sólo 30 euros por su contenido de todo un año. “Debemos replantearnos cómo vamos a hacerlo”, sentenció.

Vía La Vanguardia  

Teléfonos inteligentes como herramienta periodística

Leo en Alt1040 que  en Estados Unidos ya se pide que los estudiantes de Periodismo utilicen el i-phone:

Sé que actualmente un smartphone es algo de lo más normal, pero vamos, no todo el mundo posee uno. Por ese motivo me pareció bastante raro que la Escuela de Periodismo de la Universidad de Missouri obligue a sus estudiantes a tener un iPhone o un iPod touch. Y aunque no lo creas, esto no es opcional, o lo tienes, o te vas a casa.

Desde la universidad aseguran que el dispositivo sirve para descargar material que se encuentra en la red y que además es útil para aprender cómo manejarse con el periodismo multimedia, cosa que no niego, pero convengamos que no es una herramienta fundamental para ejercer la profesión y mucho menos para dejar a estudiantes fuera de la carrera.  
 

Puertas al campo digital

Internet para muchos es como el Salvaje Oeste, lleno de indios cazando bisontes y aprovechando unas riquezas que los colonos piensan que son suyas. Pronto vendrá el hombre blanco para poner orden en tanto caos. Los primeros pasos son tímidos, porque la opinión pública protege de momento a las tribus digitales partidarias de la gratuidad y desconocedora de cualquier tipo de copiright. Pero ya empiezan a llegar caravanas con pioneros dispuestos a hacerse con el terreno. Lo leo en el blog del Knight Center. Se están desarrollando herramientas para que los editores de periódicos impidan o detecten cuándo blogs y pequeños sitios web copian su contenido. Las quejas por este motivo crecen paulatinamente. La  agencia Associated Press (AP) anunció recientemente “un plan para proteger sus contenidos y el desarrollo de un sistema para rastrear la distribución de sus informaciones en línea”. El artículo habla de dos sistemas informáticos de control.

Los sindicatos defienden la autoría

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP) ha entrado en liza por la reciente sentencia sobre el derecho de los editores a cobrar derechos de autor de las empresas de presclipping y los derechos reprográficos, pues considera que no tiene en cuenta a los periodistas. La FESP anuncia también que impulsará sin demora la creación de la gestora de derechos de los profesionales de la información, prevista en la legislación.  Igualmente se compromete a defender, con todos los recursos legales a sus disposición, el derecho de autoría de los periodistas. En este caso, espera que una resolución en instancia superior enmiende este fallo que considera injusto, pues de no ser así intervendrá.

 

 

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillParto deseado de un nuevo cibermedio

Por fin, el nacimiento mediático más esperado de este año se ha producido. Lainformacion.com ha visto la luz este jueves en la red. Enhorabuena a los papás por el recién nacido y por el márketing tan bien llevado, pues ha creado grandes expectativas. Es hora de pasar y juzgar. (vídeo ‘Qué es Lainformacion.com‘ 2:58m Lo pongo sin interrogación porque el significado es diferente. Creo que sus autores saben perfectamente qué es lo que van a explicar, por lo que sobran los signos de pregunta)

 
 

pillEl cumpleaños de la Red se celebró en Madrid

La Conferencia Mundial WWW 2009 de Madrid ha conmemorado el nacimiento de la World Wide Web con una mesa redonda de lujo. Ahora que se cumplen 20 años de la creación de la primera página web de la Historia en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) de Ginebra, tanto Berners-Lee como Cerf han dejado claro en Madrid, que “La Web del futuro pondrá orden al caos actual de información en Internet“.   

 

pillOtro(s) artículo(s) sobre integración

Érica Contreras y Alberto Pastor realizan en Soitu un elaborado artículo sobre la integración de redacciones. Han buscado razones a favor y en contra, como es natural; pero es una lástima que finalmente se dejen llevar por la teoría dominante y abonen el pensamiento de lo inevitable por mandato de la tecnología, y encima con frases hechas: “Consideramos que es un paso necesario para adaptarse a los nuevos tiempos y saber cubrir las necesidades de los lectores de nuevo cuño” (¿?) Sin embargo, las razones que dan son exclusivamente económicas, algo que nada tiene que ver con los requerimientos de los usuarios (que no lectores, por cierto) de “nuevo” y de “viejo cuño”.

En el mismo medio, Ceuelche, se muestra más contenido y atiende al ídem.

 

pillMario Tascón no entiende la integración (yo tampoco)

Lo que más me ha llamado la atención de la Conferencia Mundial WWW 2009 redacciones han sido, sin embargo, las declaraciones de Mario Tascón, director de Diximedia Digital editora del recién nacido Lainformacion.com. Es gratificante que empiecen a oírse con claridad voces autorizadas que afirman no creer en la integración de las redacciones. Es más, Tascón dijo que ‘no cree en el periodista multimedia’ y que apuesta por la ‘intuición’ en esta renovación de los medios de comunicación tradicionales. Para él, la incorporación de cadenas de televisión y diarios a internet está siendo fallida, ya que ofrecen un diseño y contenidos parecidos. ‘El camino real -añadió- es el que establece la divergencia entre los dos soportes el de papel y el de internet’ y ‘éste es el fallo que están cometiendo los medios en todo el mundo’. Otro error que resaltó es que las ‘redacciones de los diarios están absorbiendo la parte de la web’ cuando debe de ser al revés. Asimismo el periodista destacó que la publicidad está invirtiendo en los medios ‘online’, es decir en las ‘nuevas marcas’ como las redes sociales en detrimento de los grandes periódicos.

Vía Terra.es  

 

pillPero, la industria manda

Pese a todo, la industria manda, el jueves de la semana pasada todos los trabajadores de The Whasington Post recibieron un mensaje de Marcus Brauchli, su director (ing.), en el que anuncia que la integración de las redacciones del diario. Sospecho que viviremos momentos en que esto no se verá como un signo de los tiempos, como algo que viene dado por la empresa (la economía) y no por necesidades del medio (¿de cuál del papel o del digital?) y mucho menos por la falta de diligencia de los periodistas. No, con el WP estas palabras son injustas:

A uno le parece que todo esto tiene que ver con sacudir la galbana, la modorra y la rutina, hechas costra tras largos años de monopolio de la inteligencia informativa y altos márgenes en el negocio. En fin, a competir, amiguitos. Vuelve el periodismo. Ese de salir corriendo al teléfono más próximo para contarlo primero. Bieeeeeeeeen. 

 

pill¿Y los periodistas qué?

Bajo este título comienza una demoledora entrada de Franco Piccato:

Primero la televisión fue la culpable. Después, Internet. Luego siguieron los bárbaros, los nativos digitales, que celular en mano, con una sed de múltiples conexiones y bajo el lema de “todo se comparte”, pusieron patas para arriba al ecosistema de medios. Ahora, la culpa es de la crisis financiera. O de las empresas de medios.

Rescata un apabullante post de Julio Perotti, Presente y futuro de los medios digitales, muy crítico el papel que hemos jugado los periodistas en la crisis actual de la prensa. 

 

pillFuentes periodísticas en la Red

El estudio Periodismo y Web 2.0, pone sobre la mesa las preferencias de los periodistas y blogueros en lo que respecta al acceso a sus fuentes de información en la Red. Según la consultora de relaciones públicas y comunicación Best Relations, autora de la investigación, el objetivo “es adaptar los procesos de alimentación de noticias a las nuevas necesidades de los redactores, para que ellos puedan decidir qué tipo de noticias desean recibir, de qué manera y cuándo.”   

“Entre las conclusiones más relevantes del estudio cabe destacar el uso masivo que hacen los periodistas de las redes sociales. Así, la estrella entre este gremio es Facebook, ya que el 79% de los encuestados usa esta red al menos una vez en semana y el 80,7% declara que es su red social favorita. Le sigue muy de lejos Linkedin, usada por el 26,6%.”

“En cuanto a otros recursos de Internet que usan los periodistas y bloggers, la primera elección es Youtube, usado por un 88% de los encuestados. Le siguen de cerca los buscadores (85%), y entre ellos la estrella indiscutible es Google que ha sido elegida como la herramienta de Internet sin la que el 52,1% de los periodistas y bloggers encuestados no podrían vivir. En tercer lugar está Wikipedia, usada por el 83% de los encuestados y le sigue iGoogle (53%), itunes (43%), Flickr (39%) y Picasa (25%).”

Vía 

 

pillLa Hemeroteca, finalista en los Eppy

La Hemeroteca de La Vanguardia, que permite la consulta gratuita en internet de los 128 años de historia del diario catalán, ha sido escogida como finalista en los prestigiosos premios Eppy de periodismo digital. Como es lógico en el periódico andan muy ufanos. Los ganadores se conocerán el próximo 7 de mayo durante la celebración de la Interactive Newspaper Conference que se celebrará en Nueva Orleans (EE UU). La Vanguardia.es lanzó este proyecto de a finales del pasado mes de octubre. Desde entonces, según informaciones propias, más de 1,2 millones de usuarios han consultado páginas o ejemplares completos de este diario publicados desde el 1 de febrero de 1881 hasta hoy. Un total de más de 16 millones de páginas vistas, según sus promotores, ha convertido a este servicio en el mayor patrimonio periodístico en español, puesto a disposición de los internautas de manera gratuita. Los usuarios pueden buscar por palabras, por fecha o por tendencias entre los más de dos millones de páginas publicadas a lo largo de la historia del diario, y ver las páginas en formato pdf tal y como fueron publicadas.

 

pillNuevos paradigmas, porque esto va rápido

Merece la pena echar un vistazo al libro blanco ‘9on9’  de Edelman Digital Worldwide (ing.), pues reúne los pronósticos de nueve expertos en comunicación de todo el mundo y define el panorama que se dibuja para 2009. Entre  estas nueve claves o  “verdades digitales” comunicación, ya sean tecnológicas o de pensamiento, que están transformando traigo estas dos:

6. La juventud y el espíritu juvenil sigue imponiéndose, tanto en los negocios como en la vida. El mundo está lleno de geeks y chavales, así que el consejo de Murray es “pensar como un geek y actuar como un chaval. Esto te mantendrá joven (y en el negocio)”.  
7. La calidad se impone sobre la cantidad. En el mundo de los ‘social media’ hay mucha gente obsesionada con cuántos amigos, followers o fans tiene. Pero en 2009 esto cambia, los usuarios empiezan a poner filtros en sus redes para seleccionar a la gente de “más calidad”, aquellos que realmente dan valor a sus conversaciones personales y comunidades.

Vía: Marketingdirecto.com

 

pillNYT pierde dinero, pero arrasa en los Pulitzer

Pese al crecimiento del periodismo digital, este año los premios Pulitzer (ing.) no han reconocido la labor de ningún medio en Internet. Sólo Politico.com ha sido finalista pese a que una cuarta parte de los trabajos presentados fueron digitales. Y, aunque este año está siendo un año duro económicamente para The New York Times, la redacción del diario neoyorquino vuelve a ser una referencia mundial, pues no cede ante la crisis. Así lo ha decidido el jurado de que ha entregado cinco galardones a este periódico. Es la segunda vez en su historia que gana tantas menciones en los Oscars del periodismo, y ya suma 101 desde que se le concedió el primero en 1917.

Lista completa de ganadores

 

pillOnce países de Latinoamérica tienen ya ley de acceso a la información 

 Según informa el Knight Center, un total de once países en América Latina disponen actualmente de una Ley de Acceso a la Información Pública. El último en sumarse a la lista fue Chile, donde la ley estará vigente desde el lunes 20 de abril. Las leyes de transparencia permiten que quienes soliciten información al gobierno lo hagan sin exponer razones legales para legitimar sus demandas. Cada ciudadano tiene la potestad de requerir los datos que quiera, y el Estado, la obligación de otorgarlos. No existe como ley en Argentina (aunque hay un discutido decreto), Paraguay, Bolivia y Venezuela, y una ley aprobada en Guatemala entrará en vigencia próximamente. Tampoco en España. 

 

pill‘Todos los contenidos que merece la pena enlazar’

The New York Times o The Guardian ya no son solo diarios. Ni siquira diarios digitales. Entre los grandes periódicos del mundo son los que más han avanzado en convertirse en medios plataforma. La audiencia llega a través de diferentes medios, soportes y con acceso distribuido a datos organizados por algoritmos y que puedn ejecutarse a través de programas alojados en la propia web o las que interactúan con ella. El periodismo ya no es sólo el relato de los hechos cotidianos, aquel ‘todas las noticias que vale la pena publicar’ que Adolph S. Och adoptó por lema del Times. Pued cambiarse por un ‘todos los contenidos que vale la pena enlazar’ para reunir gran parte de los principios del nuevo ciberperiodismo.

Así comienza el artículo del incansable Juan Varela para la revista El Noticiero de las Ideas, donde hace un análisis sobre lo que está ocurriendo.  Lo titula “La venganza de la abundancia informativa. La invención del peirodismo en la red social”. Como todo lo suyo, muy aconsejable.

 

pillTendremos V en España

Contra toda lógica empresarial, el maltrecho mercado editorial español va ser testitgo de la primera aventura internacional de V Magazine, una cabecera neoyorquina dedicada a la moda y las tendencias y considerada ‘de prestigio’.  V Spain (¿Por qué no España?) saldrá de la mano de una pequeña compañía barcelonesa, Edit, con una tirada inicial de 40.000 ejemplares y un precio de portada de cinco euros. Al igual que ha sucedido con las ediciones españolas de otras cabeceras internacionales como Rolling Stone o Vanity Fair, el gran reto para los editores es cuánto material utilizar del original.

Vía: El País  

 

pillLos músculos de Obama ‘retocados’ por el Photoshop

Esta semana se ha hablado bastante de los pectorales de Obama. Ha sido por culpa del número de mayo de la revista Washingtonian (ing.), que ha causado, según informa El Mundo,  un fuerte revuelo entre los lectores y las publicaciones norteamericanas. La portada, con el titular de ’26 razones para amar vivir aquí’, muestra una imagen de Barack Obama sin camiseta. Y, ante los comentarios suscitados sobre los presidenciales pectorales, la cabecera ha reconocido que usó el programa Photoshop.  

 

pillQué dicen quienes tienen algo que decir

Me parece interesante seguir las pistas que dejan las entrevistas que está realizando Amphibia http://www.amphibia.com.ar/  :

 

pillCuando todos parece que ganan, la humildad asombra

Nueva oleada de Estudio General de Medios (EGM, pdf). Me quedo con lo que comenta Borja Ventura al respecto:

Como ex trabajador de 20minutos.es ya me siento legitimado para decir según qué cosas sin que suenen a peloteo. Que mi ex director escriba en su blog que los generalistas “perdemos lectores” según el EGM es todo un ejemplo. Todos los demás ganan (El País, El Mundo, ABC, Público). Curioso, ¿no? Enhorabuena por ser tan honesto. 

 

pillAuge del periodismo hiperlocal

El cierre de periódicos aumenta el éxito de páginas en internet dedicadas a la información local más cercana. Muchas de estas web llevan ya varios años funcionando, pero el cierre reciente de varios diarios y la desaparición de las ediciones en papel de muchos otros está aumentando la popularidad de las páginas de información ‘hiperlocal’. Dan Gillmor, director del Knight Center for Digital Media Entrepreneurship, organización que ayuda a los empresarios del sector de los medios digitales, no cree que estas páginas “lleguen a sustituir a la prensa local”, pero cree que “son estupendas y muy útiles”.

Vía El Mundo 

 

pillYo pirateo, pero tú no puedes

Jua Luis Sánchez comenta la paradoja de Telecinco en una clarividente entrada titulada “Tú no puedes usar mi material; yo sí puedo usar el tuyo

La paradoja es tremenda: Telecinco pone el grito en el cielo porque hay gente subiendo (y promocionando, por cierto) fragmentos de sus programas y sin embargo, como casi todas las cadenas de televisión, ocupa un buen porcentaje de su parrilla con programas hechos con vídeos de YouTube u otras plataformas. Y sin citar a su autor. Ya se encargó Rosa aquel día de ponerle ante esta contradicción a Bautista en la ronda de preguntas, pero por supuesto eso no ha cambiado las cosas. 

 

pillMedios y desinformación

Recupero con retraso una entrada del blog de Enrique Dans titulada “Los medios, la desinformación y los intereses creados:

Fue la noticia destacada del pasado viernes en todos los informativos y en la mayor parte de la prensa: la primera sentencia condenatoria por lucrarse con descargas ilegales. Se decía que un juez del Juzgado de lo Penal 1 de Logroño había condenado al internauta de 22 años, A.G.L. a seis meses de prisión y al pago de 4.900 euros por lucrarse con descargas de Internet a través de una página web que ofrecía enlaces para descargar películas y videojuegos, protegidos con derechos de autor. Una noticia que se utilizaba poco más o menos que para dar a entender que “los tiempos de la impunidad se habían acabado”, y que pronto acabaríamos todos en la más negra de las prisiones. ¿Dónde está el problema? En que la noticia era FALSA. No “tendenciosa”, ni “matizada”, ni “media verdad”, sino directamente falsa. Más falsa que Judas.  (Continúa)

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pill¿Un plan de rescate para los medios?

Urbaneja dice en Elche: “Hará falta un plan de rescate, pero no pedir por pedir. Hay que hablar de un pacto de empleo, aunque haya que replantear las condiciones de trabajo, renegociar convenios a la baja y hacerlos donde no los hay. El programa de rescate tiene que estar vinculado a un plan de empleo. Hay un documento en este sentido del Colegio de Periodistas de Cataluña, que ya hemos planteado en la Federación de la Prensa de Madrid y que se pasará a las demás asociaciones para su debate. En él se plantean como ejes la defensa de la calidad informativa unida a la defensa del empleo y a un pacto con las empresas para sacar adelante estos objetivos. Tenemos que sentarnos a negociarlo y queremos contar también con el apoyo de los sindicatos”.
La Verdad

 

pillConsejos y trucos de la BBC para todos

La Universidad Virtual de la BBC, una red de páginas web y micrositios que intercambian información y consejos sobre el periodismo, estará a disposición del público dentro de unas semanas, según informa Darren Waters en su blog (en inglés).Ya está presente en Facebook, Twitter y Ning y ofrece consejos, videos, guías sobre periodismo y fórmulas técnicas para solventar entrevistas o comentarios deportivos. Hasta ahora sólo estaban disponibles para los 7.500 empleados de la BBC.
Vía Kight Center

 

pillNueva hemeroteca virtual histórica

Los amantes de los detalles históricos pueden consultar en la red la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica, una hemeroteca digital con casi 2.000 cabeceras de difícil localización. En total ofrece 785.763 ejemplares publicados en 172 localidades entre los años 1777 y 2005. El texto más antiguo que se guarda en esta hemeroteca es la ‘Pensatriz salmantina’, que se conserva en la Biblioteca Pública de Cáceres y que se trata de una de las dos únicas publicaciones periódicas aparecidas en el siglo XVIII destinadas a las mujeres. Destacan también ejemplares de prensa local y clandestina, con casi 90.000 páginas del archivo del Partido Comunista de España.

 

pill¿Qué será de la prensa?

Iván Pino cree que Internet ha devuelto al periodismo a sus orígenes. Cuando lo importante era el redactor, no la cabecera; y los contenidos respondían a una comunidad de ciudadanos, no a las audiencias. Por eso, afirma que la prensa que viene desarrollará dos cualidades propias de la Comunicación en en la Red:

  1. Triunfarán los medios que conformen comunidades de periodistas profesionales y ciudadanos con intereses, valores o necesidades comunes.
  2. Ganarán los medios que vayan más allá de la información. Activistas y participativos. Que movilicen en el ámbito cívico, con iniciativas como FixMyStreet; y controlen al Poder con propuestas como el Obameter.

Ivánpino.com

 

pill¿Puede un periodista utilizar cámara oculta?

Después de la sentencia del Tribunal Supremo que afirma que la cámara oculta viola la intimidad del individuo, el abogado Álvaro Écija da su visión sobre sobre el tema en El Mundo. Su bufete ha tramitado más de 100 casos relativos a reportajes de investigación en los que se ha usado el mecanismo de la cámara oculta. Sabe muy bien de qué habla: “Los tribunales, en clara acogida del papel de informador público de la prensa, han fallado a favor de su utilización, toda vez que la libertad de expresión debe prevalecer sobre el interés particular de un ciudadano concreto, que en la mayoría de los casos investigados está realizando una actividad al menos fraudulenta y presuntamente delictiva.Y es aquí donde volvemos a la pregunta que nos hacíamos al principio.¿Tiene derecho la opinión pública a conocer estos hechos?”

 

pillChomsky dixit

Un par de frases de Noam Chomsky, entrevistado en El País:

  1. “Las fuentes de información todavía están en la prensa tradicional. Internet te da más variedad de opiniones, pero si realmente quieres saber los hechos, qué es lo que está pasando en los sitios, las opciones siguen siendo las mismas. No hay tantas fuentes de información como parece. Yo creo que la prensa tradicional va a sobrevivir. Encontrarán una manera de entender y utilizar la Red en su propio beneficio. Eso sí, la calidad sigue disminuyendo. La información es hoy más homogénea que nunca.”
  2.  “Internet es un sistema muy valioso, pero también está amenazado. La próxima batalla es la lucha por la net neutrality. El acceso a Internet ya está restringido porque hay que pagar por él, pero ahora las empresas quieren que sea más fácil llegar a unas webs que a otras, en detrimento de quienes no pueden pagar por estar entre las de acceso rápido. Hay que evitar que eso ocurra.”

 

pillBlogs como fuentes de información envenada

El Banco de Guyana para el Comercio y la Industria (GBTI) recibió miles de llamadas de clientes preocupados tras la publicación en el blog Living Guyana que la entidad había solicitado ayuda gubernamental. Associated Press (AP) se ha hecho eco del caso, que empieza a ser preocupante y que demuestra, una vez más, la necesidad de una comprobación más exhaustiva. La información también fue transmitida por la televisión local.
Vía Knight Center

 

pillFicción y realidad en la crisis de los periódicos estadounidenses

La muerte del periódico es uno de los grandes exageraciones de la actual recesión económica. Así comienza el informe de Earl J. Wilkinson en Inma (en inglés) que anuncia que en la crisis de los periódicos en la recesión hay que separar la ficción de la realidad. El autor señala importantes diferencias entre mercados, modelos de negocio, y situaciones de los periódicos y sus empresas en EEUU y en otros países.
Vía Soitu.es

 

pillEl País se empecina con la ‘guerra del fútbol’

El País sigue siendo la referencia de la prensa española, pero cuando se empecina es peor que el diario de PedroJ. Ahora, la Audiencia Provincial de Barcelona, en una resolución dictada por su sección 11, ha ordenado al diario de Prisa que rectifique una información publicada el día 15 de diciembre de 2007 en que se hacía referencia a Mediapro y a la denominada ‘guerra del fútbol’. Según un comunicado de Mediapro, se trata de la novena rectificación que los tribunales de justicia obligan a publicar a El País y a otros medios del grupo Prisa, tales como Cuatro, la SER y el diario As, en referencia al conflicto de la denominada guerra del fútbol, desde agosto de 2007.
Infoperiodistas

 

pill20 Minutos planea lanzar un diario de pago

Arsenio Escolar decía hace tres años que España es el país con más diarios gratuitos del mundo. El panorama se ha equilibrado con la desaparición de Metro. Además, él mismo asegurá que contribuirá a restablecer el equilibrio, pues acaba de anunciar que, tan pronto como pase la crisis, creará un diario de pago.
Vía El Mundo

 

pillGoogle S.A., agencia de publicidad

“Creímos que Google sólo iba a ser la biblioteca de Alejandría del nuevo siglo; luego vimos que hacía de intermediario de las agencias online. Ahora compite con las agencias convencionales”, dice el publicista Luis Casadevall en una esclarecedora reflexión sobre la publicidad -eso que tanto nos preocupa a los periodistas- en El País. Con un tercio de empleados, Google cuadriplica los beneficios de Onicom, el primer grupo de la publicidad, líder de las seis grandes del mundo, las llamadas ‘Big Six’. La diferencia de volumen y margen de beneficio es aún mayor si se advierte de que mientras los ingresos de Google se refieren exclusivamente a publicidad, en los de las ‘Big Six’ entran también minutas por relaciones públicas, lavados de imagen y otros servicios. El futuro aún favorece más a la agencia virtual, que crece menos que nunca, pero a un estratosférico 26%.
El País

 

pillKoro Castellano en Gente Digital

Leandro Pérez Miguel entrevista a Koro Castellano, directora general de la sección de Internet en Unidad Editorial (Elmundo.es, Marca.com y Expansión.com entre otros). La conversación se centra en MediosOn, la asociación española de medios de comunicación online que fue creada la semana pasada y que Koro preside. Después hablan de lo suyo: “La integración ya está completada en El Mundo y Elmundo.es. Ahora estamos empezando con la de Marca y Marca.com. Después vendrá Expansión y Expansión.com”.
Gente de Internet

 

pillCómo dirigir una redacción en tiempos de crisis

Tras un taller en el que se reunieron directores de 52 medios en el Poynter Institute. Jill Geisler, responsable del Área de Liderazgo y Gerencia del Poynter, ofrece en su blog 25 consejos para aquellos que tienen puestos de responsabilidad en una redaccion (en inglés) en la que se ha despedido personal.

 

pillCita con Weegee’s en Madrid

La Fundación Telefónica repasa la crónica negra del New York de los años 30 y 40 de la mano de 270 imágenes del fotógrafo Arthur Fellig, más conocido como Weegee. Su cámara supo captar robos, asesinatos, peleas callejeras, incendios, espectáculos o accidentes. Bajo el título de “Weegee’s New York”, la Fundación Telefónica acoge la muestra más extensa de uno de los grandes fotoperiodistas del siglo XX. Me ha gustado la reseña que han hecho en El Mundo de la exposición (con galería de fotos): “Lo es que anormal para ti es lo que es normal para mi”, llegó a decir Weegee, polaco emigrado en su niñez a EEUU. Se convirtió en arquetipo de fotógrafo de prensa de aquellos años. “Llegó a vivir en su coche, corría detrás de la noticia”, comentó Serrano, “Todas son imágenes con sobredosis de flash, porque las tomaba pensando en su publicación en prensa”, explicó.

Exposición: “WEEGEE’S NEW YORK” | Fundación Telefónica (Gran Vía, 28, entrada por calle Velarde) | Del 5 de marzo al 17 de mayo | Entrada gratis

Diez razones contra la integración redaccional

Me gusta distinguir entre los distintos tipos de convergencias que se están produciendo. Convergencia es una palabra polisémica que puede llevarnos a hablar de un tema mientras nuestro interlocutor piensa en otro. Para la unión de las redacciones de papel y digital resulta muy apropiado hablar de integración. En este contexto no admite más significados.

El Washintong Post y El País han sido los últimos grandes nombres en unirse a la deriva convergente. Es una tendencia mundial aparentemente imparable y parece un anatema oponerse a ella. Sorprendentemente 20minutos, el primer diario español en que convergieron las redacciones, decide desintegrarse. Es extraño porque parece la tendencia es convergente.

 

Dicho esto, me gustaría exponer aquí diez razones para explicar por qué no estoy de acuerdo con la integración de redacciones: 

  1. Internet funciona como es un medio en sí mismo y no tiene que integrarse con ningún otro. Todavía ha de desarrollar sus posibilidades potenciales para convertirse en el medio dominante que será. Mientras se desarrolla, recibe influencias de los medios preexistentes a su aparición. En esta primera fase, sobre todo de la prensa; pero éstas no deben convertirse en interferencias.
  2. La integración, tal y como se entiende ahora, es una absorción. La redacción de papel se come literalmente la digital y, aparte de menospreciarla sin sentido profesional y económicamente, no permite que se desarrolle suficientemente.
  3. Los periódicos han llegado a internet como viejos que piensan que la tecnología les hace parecer, si no más jóvenes, sí más modernos. En algunos casos el fenómeno ha sido más drástico porque, presas del miedo que les han metido en el cuerpo los agoreros de la muerte del papel, han acudido a la Red en busca de la juventud que no encontraban en el quiosco. El papel tiene sobrevivirá por sí mismo y encontrará soluciones imaginativas para perdurar, seguro. Pero sin utilizar otros medios como cachaba.

  4. La integración evita el correcto desarrollo del entorno mediático al no dejar que surjan nuevas cabeceras independientes en la Red. ¿Por qué tenemos que privar a los usuarios de la diversidad que proporciona la multiplicidad de vías de información? ¿Por qué el periodismo en la Red debe vincularse al de los medios anteriores?

  5. Las empresas periodísticas parecen pensar que las únicas cargas están en la redacción. Pero una forma de abaratar  así nunca nos va a llevar al objetivo de un mejor periodismo. Puede que los periodistas sean lo más caro de los periodícos, pero también son lo más valioso. Lo que genera valor para la cabecera son sus firmas.

  6. La integración de redacciones es una decisión empresarial. No viene impuesta por el avance tecnológico, como nos están haciendo creer. Se trata de una decisión empresarial con los objetivos puestos en el negocio. No nos engañemos. Es una falacia eso de que oponerse a la integración significa vivir ajeno al  progreso. La convergencia es una tendencia lógica que viene marcada por la llegada de la tecnología. Oponerse a ella es algo así como adoptar la misma postura de muchos trabajadores que decían que la máquina de vapor les dejaba sin trabajo. Por supuesto que los periodistas han de prepararse para trabajar en múltiples plataformas. Por descontado que el mundo no se detiene y que las exigencias de formación son cada vez mayores.

  7. Las decisiones miran hacia atrás y no hacia adelante. Suelen presentarse de manera repetina, sorprendiendo hasta al comité de empresa. Los ejemplos que estamos viendo de integración -algunos de éxito empresarial incluso- no sirven como ejemplos de buen hacer profesional. El personal no está formado ni suficientemente entrenado. Ni siquiera se ha pensado en la incorporación de nuevos perfiles profesionales de acuerdo con las recién estrenadas exigencias tecnológicias. Las integraciones que se hacen con mentalidad tradicional hasta en la forma de organizar la plantilla, que se realiza siempre con parámetros del papel.  

  8. Integrar no es tener dos en el mismo espacio físico: uno para la edición digital y otro diferenciado para la redacción del papel.

  9. ¿Cómo no se le ha ocurrido a nadie integrar medios ya existentes, como radio y televisión? Algunas de las entrevistas que las radios hacen por las mañanas llegan a los telediarios de mediodía. Al fin y al cabo, radio y televisión -como medios audiovisuales- tendrían más en común que la prensa y la red. 

  10. La alianza, no obstante, podría ser interesante y como utopía no está mal: una convengercia que potencia las sinergias de medios, trabajadores y empresas. ¡Qué bonita palabra, sinergias! Suelen emplearla mucho los empresarios y los políticos, por lo que se ha cargado de connotaciones. Ese es el problema.

Algunas pistas para seguir el debate:

Como el tema es polémico, me gustaría conocer tu opinión. Deja tu reflexión en un comentario.

“Lo importante sigue siendo la noticia, no el método”, según Ben Hammersely

Bajo el llamativo título de “Con las nuevas tecnologías todo el mundo puede ser periodista”,  Marta Cuatrecasas entrevista a Ben Hammersely en La Vanguardia. Yo hubiese resaltado en el titular otras frases de uno de los primeros reporteros multimedia ingleses, reconocido como tal. Hay donde elegir, por ejemplo:

Lo importante sigue siendo la noticia, y no el método [refiriéndose al formato mediático], y ésta tiene que ser bella y trabajada.

Aprendí que si quería hacer las cosas bien hechas debía elegir qué medio usar. Sólo se puede hacer, como mucho, dos cosas a la vez: televisión y texto, radio y fotos, etc.

Mi experiencia me dice que las desventajas [de que los lectores puedan comentar libremente todas las noticias en los portales online] superan las ventajas. Los comentarios suelen ser terribles y no aportan demasiado.

El diario no es el lugar donde escuchar todas las voces. Ahora está de moda crear comunidades entorno a los portales, y está costando mucho dinero.

Pero la entrevista resulta interesante y enriquecedora en su totalidad. Hay opiniones que me sorprenden y que no comparto. Mejor pasen y lean.

Me ha encantado el sumario elegido por Marta:

La desventaja del periodista multimedia es que a veces tus jefes quieren que lo hagas todo al mismo tiempo y eso es imposible

[Me ha vuelto a ocurrir. La costumbre, vieja y adaptada por muchos medios, de no puntuar al final los sumarios suele despistarme. A veces me parece que al redactor se le ha quedado la mitad de la frase en el ordenador. En esta ocasión, creí que continuaba y he tenido que ir a comprobar que no. Lo que continúa, pero en el texto es: “y tengo que enseñar a mis jefes exactamente como hay que hacerlo. Es un proceso muy lento y doloroso.”]

Pues eso. Es una opinión sobre la convergencia de alguien que ya ha vivido la experiencia del periodismo de mochila.

The Washington Post pierde a Leonard Downie Jr.

Leonard Downie Jr. se retira de la primera línea del periodismo estadounidense. El que ha sido desde hace 17 años el editor jefe del diario ‘he Washington Post dice adiós a la profesión. Downie se convertirá en vicepresidente honorario de la compañía editora, Post Co.

La noticia de agencia ha llegado a todas las redacciones. Pero no ha sido una sorpresa para nadie.

Desde que asumió su puesto en 1991, The Washington Post ha ganado 25 premios Pulitzer, seis de ellos este mismo año.

Bajo su dirección, Downie ha visto una caída en la circulación, de los 813.000 ejemplares de 2000 a los 673.000 actuales. Aunque The Washington Post ha vivido una nueva juventud gracias a los lectores ‘on line’, que continúan ‘en crescendo’. Su web, lanzada hace más de una década, era muy considerada entre sus competidores, debido a su temprano éxito en atraer a los lectores.

Hay que recordar que, hasta ahora, TWP no se ha rendido a la convergencia redaccional. El río Potomac separa geográficamente a los redactores dedicados al papel y a los digitales. Todo un símbolo de resistencia que puede venirse abajo.

Ecos de la WAN desde Suecia

Con el congreso de la Asociación Mundial de Periódicos (WAN, por sus siglas en inglés) hay noticias de la cúpula, y eso siempre da cierta sensación de tranquilidad en las bases. Cerca de 1.800 altos directivos de periódicos procedentes de 113 países han vendido sus posiciones, reflexionado sobre la situación del negocio y avanzado el futuro multimedia de los profesionales. La conclusión que yo saco es que, al menos de momento, no tenemos que acudir a ningún funeral por la profesión.

Pero voy a ponerme unas gafas como las de Varela antes de hacer un pequeño rastreo por la red:

Escenario fragmentado (J. C. Escribano):

‘No hay quien lleve las de ganar en un escenario tan fragmentado’, se permitió afirmar ayer el presidente de la WAN, en un debate sobre los escenarios posibles que enfrentan los diarios.
 
 

El presidente de la WAN es Gavin O Reilly, irlandés, presidente de un conglomerado de medios que incluye periódicos tan respetables como The Independent , de Londres. Es posible que su observación condense en un sentido el ánimo de ambigüedad prevaleciente en muchos momentos de esta reunión.

La industria de los diarios está en crisis desde la perspectiva de la circulación de ejemplares y de la atracción que otros medios de comunicación, en particular electrónicos, ejercen sobre los jóvenes. Pero el diario sigue siendo en todas partes el instrumento de comunicación de mayor respetabilidad e influencia política, cultural y social. 

Las interrogantes del negocio (J. C. Escribano):

Hay quienes dicen que dentro de algo más de un lustro la mitad de los ingresos publicitarios de los medios provendrá de lo que se produzca en la Web. O Reilly contesta que lo que por ahora sabemos es que el 60% de esa riqueza se concentra en la suma de Google y de Yahoo!, con lo cual queda poco para los demás. O sea, dijo, que cuando se hacen inversiones, dentro o fuera de los diarios, no debe pasarse por alto que las decisiones están, hoy por hoy, más fundadas en suposiciones sobre lo que puede ocurrir que en hechos comprobados.

 

 

 

 

Nadie ha dudado aquí que la historia de cuatrocientos años de la prensa gráfica seguirá por un tiempo sometida a tensiones que, si bien pueden dejarla con vida, cambiarán hasta algunos de sus principales cimientos. ¿Terminarán tal vez los diarios siendo todos gratuitos, como esos que nacieron la década pasada, en Suecia? Hoy, son más de trescientos en todo el mundo, y gravitan con fuerza en varios países; España, entre ellos. O Reilly admitió la validez de aquel interrogante.

Más que como interrogante, se aceptó como certeza verificada en lo que sucede a diario que la primicia, la anticipación noticiosa de que algo nuevo se ha producido o está por producirse, constituye ya parte del territorio digital. Lo que aún carece de verificación suficiente, en la transición en curso, es si a estas alturas los lectores están suficientemente dispuestos a aceptar y requerir de los diarios que se concentren, a expensas de la noticia pura, en la explicación de las implicancias de cuanta novedad se suscite. Y pidan, en ese tren, más exámenes interpretativos a cargo de firmas capaces de garantizar la profundidad del análisis, la relevancia del comentario y la prestancia de prosas que realcen el contenido de lo que se publica.

¿Objetivo ganar dinero? (Javier Moreno):

El periodismo es negocio, pero no consiste sólo en ganar dinero. Cuando resulta necesario, hemos de levantar nuestra voz en defensa de los valores democráticos y los derechos de los ciudadanos, frente a los gobiernos y las grandes empresas. Esto es algo que está en nuestros corazones y nuestras almas. Desde hace 200 años, y así seguirá durante décadas. En el periódico impreso y en el digital. Y eso es algo que ningún Google va a hacer, nunca.

Google asegura que por ahora no competirá con los diarios (Federico Türpe):

Al vicepresidente de Google Inc. le preguntaron si el megabuscador planeaba incursionar en la generación de contenidos periodísticos, algo hasta ahora exclusivo de las redacciones de diarios, las verdaderas usinas de información del planeta de las comunicaciones.
El hindú Nikesh Arora, el segundo de la compañía en orden de jerarquía, devolvió la consulta con una sonrisa relajada, casi como si fuera el dueño de internet. “Somos una empresa de soluciones tecnológicas, y pensamos permanentemente en resolver los problemas de la gente, para que ellos puedan encontrar lo que buscan y para que, además, encuentren contenidos de calidad. La tarea de generar contenidos es de ustedes (los diarios) y la nuestra es que los encuentren. No tenemos pensado, por ahora, generar contenidos”, tranquilizó.

¿La Web 2.0 dará lugar al Periodismo 2.0? (Federico Türpe):

El editor del Saturday Times, George Brock, del Reino Unido, reflexionó: ‘se dice que en materia de noticias el futuro está en compartir. Evidentemente, la participación de los lectores, los contenidos generados por los usuarios y las redes sociales influirán en el futuro del periodismo. ¿Para bien o para mal? ¿Cómo pueden ambas formas de inteligencia colectiva -la sala de redacción y la audiencia- colaborar y dar a luz al Periodismo 2.0? (…) En el mismo panel estuvieron Kathleen Carroll, vicepresidente y editora ejecutiva de Associated Press (EEUU); Pierre Bellanger, fundador y CEO de Skyblogs y Skyrocks, el sitio francés de rock que visitan más de 20 millones de personas por mes; y Bosse Svensson, director general de MKT Media de Suecia, una especie de gurú eslavo de la hiperlocalización de la información.
Carroll dijo que la participación de los lectores en internet podía ir enriqueciendo la información del papel durante el día, de manera que la noticia del impreso del día siguiente tuviera el valor agregado de la gente que sigue al propio diario.
Svensson defendió la producción de noticias locales como única forma de que los diarios construyan comunidades, a la vez protegidas de monstruos como Google, mientras que Ballenger, como buen francés, apostó a la libertad y a perderle el miedo a la opinión de la gente en la web: dos elementos que, en conjunto, generan una inteligencia colectiva de un valor incalculable.
En síntesis, todos enfrentaron diplomáticamente a Nikesh Arora, o a Google; y entre todos apenas pudieron detenerlo por un rato; el mismo rato que dura un panel.

Mojo’ y participación de usuarios (J. C. Escribano):

 
 
 

Las especulaciones teóricas [en el congreso], por interesantes que hayan sido, cedieron en importancia ante hechos concretos, como el crecimiento notable del papel de la telefonía sin hilo en la transmisión de informaciones por imágenes o textos. En la última reunión del Foro de Davos, la agencia Reuters repartió entre los delegados dispositivos celulares -entre ellos, a algunos de los empresarios de mayor influencia mundial-, a fin de que entrevistaran a los colegas y enviaran los reportajes a esa agencia de noticias.

En definitiva, se trataba de un paso más en dirección de un proceso interactivo de generación de informaciones y comentarios que crece como fenómeno en todos lados. En Francia, en las últimas elecciones municipales, Le Figaro , el tradicional periódico parisiense, aplicó un sistema por el cual tuvo la posibilidad de poner en su servicio de Internet información generada por personas residentes en las 38.000 villas, pueblos y ciudades en que se divide políticamente el país.

 

 

El periódico de la señora Merilainen tiene establecido un premio mensual para el bloguero que envíe al mes el más sesudo comentario de las noticias que se publican. ¿Por qué no poner en práctica en casa algo parecido?

Formas de entender la integración, por áquí (Javier Moreno)

Aunque bajo ningún concepto pensamos que el ritmo, la agenda y los ciclos de las noticias de ELPAÍS.com dependan o deban depender de la edición impresa. Eso ya lo hemos aprendido (…) Aunque el tráfico en la edición digital no determina los contenidos de la impresa, sí facilita pistas sobre qué interesa más a nuestros lectores. Ellos hablan. Y nosotros les escuchamos.

Hemos cambiado la manera en que hacemos periodismo, la manera en que lo distribuimos y, más importante aún, la manera en que ambas redacciones se perciben a sí mismas y trabajan juntas (…) Hemos conseguido elaborar una respuesta conjunta a las noticias de última hora y los redactores de la edición impresa empiezan a dotar diariamente a sus noticias de una aproximación multimedia.

Formas de entender la integración, por ahí:

The New York Times y The Wall Street Journal, dos periódicos que, a diferencia de EL PAÍS, han apostado por un modelo de integración plena de las redacciones impresa y digital.

Jim Roberts, director de la edición digital de The New York Times, ha defendido un modelo de redacción integrada que permite incorporar cada vez más elementos multimedia a la información generada por el diario y ganar eficiencia en el proceso informativo. Una dinámica para la que, sin embargo, ha sido preciso desterrar algunas viejas prevenciones tanto en el equipo digital como en el de la edición impresa. “Para algunos [miembros de la redacción digital] el periodismo era sencillamente algo que debía ser tolerado pero no asumido como propio”, mientras que “los periodistas digitales eran tratados como meros ayudantes”. Una dinámica que el diario ha ido modificando mediante una forma de trabajar cada vez más coordinada.

Alma Latour, director del wsj.com (edición digital de The Wall Street Journal), también ha defendido un modelo de redacción integrada en el que los periodistas de la edición impresa realizan cada vez más piezas multimedia, incluidos vídeos. Latour ha exhibido algunas de las primeras piezas audiovisuales elaboradas por la edición impresa, de una calidad sin duda mejorable, para explicar con una buena dosis de humor que se trata de un proceso de aprendizaje mutuo en el que la dinámica de trabajo debe ir afinándose paso a paso.

Lisbeth Knudsen, directora de Berlingske Tidende, también ha defendido el papel de la prensa como pilar de la sociedad democrática y la necesidad de que se transforme para garantizar su pervivencia futura: “No tenemos otra opción. Hemos de lograr que funcione”.

Knudsen, que ha apostado por la integración plena de las redacciones impresa y digital, ha señalado que “el viejo buen periodismo ya no es suficiente; hemos de repensarlo y crear modelos integrados”. Knudsen opina que los periodistas ya no son los únicos protagonistas de la información; que los ciudadanos y lectores “han irrumpido en los antiguos circulos de poder” y que “los viejos hábitos han muerto”.

Todos los participantes en la mesa han coincidido en que Internet supone una transformación radical en ia manera de ejercer el periodismo que implica una colaboración cada vez mayor entre los equipos de la edición impresa y la digital, sea cual sea el modelo de negocio futuro de la industria.

Los asistentes al congreso aprovecharon la jornada de clausura para reelegir por los próximos dos años a Gavin O”Reilly, director del grupo irlandés Independent News & Media PLC, como presidente de la WAN.

 

 

TVE – EuroNews: acaba la convergencia europeriodística

Después de una relación de quince años, TVE abandona EuroNews y dejará de emitir el noticiario matinal que emitía La 2. Razones: porque hace la competencia al Canal Internacional y también porque es una forma de ahorrar dos millones de euros al año.

Se lo confirma hoy El Mundo hoy a los los lectores de pago en papel. En la red sólo a los suscriptores.

Muy interesantes son las imágenes que EuroNews ofrece en su propio canal de YouTube, abierto en octubre pasado, sobre todo la sección “No Comment“, con un montaje muy ágil y sin comentarios, “porque es el propio espectador el que debe juzgar, no el periodista” y “en demasiadas ocasiones nos sirven las noticias innecesariamente acompañadas de comentarios superfluos”. El objetivo del informativo que se emite en siete idiomas -inglés, francés, español, alemán, italiano, portugués y ruso- es despojar a la información de cualquier tipo de sesgo “nacional, cultural o político”, que no dejan de ser aditivos incorporados por el profesional.

Vaya, cuando la convergencia en todas sus variedades marca el futuro del periodismo, va la tele pública y abandona una de ellas -y no la menos interesante-, la convergencia linguístico-periodística que promueve EuroNews. No es un signo de los tiempos me temo; sino de la crisis, también en todas sus variedades.

Como ejemplo de esta convergencia linguístico-político-cultural de la información del continente en un informativo sirva -ya que acaba mayo y no he hablado de la rebelión del 68 (que, por cierto, ya no es “revolución”)- el reportaje “La herencia del 68” (vídeo 8:00)

EuroNews según Wikipedia

Ráfaga de apertura en las primeras emisiones, allá por 1992 (0:20)

 

Convergencia: de qué estamos hablando

Hay cierta dispersión mental cuando se habla de convergencia. Sospecho que es porque en ocasiones quien habla se refiere a una cosa y el que escucha entiende otra.

En periodismo se aceptan habitualmente cinco tipos de convergencia:

1. Convergencia del capital. Se refiere a que los grupos financieros tienden a agruparse, a absorber a otros hasta crear grandes emporios mediáticos. Hay muchos condicionantes legales, éticos y sociales que, aunque sólo sea en teoría (algunos hay), deberían marcas caminos y límites para que no sea sólo el negocio quien decida algo tan trascendente para toda la sociedad. 

2. Convergencia tecnológica. Las innovaciones aportan nuevas herramientas digitales que nos llevan hacia un vértice que con toda probabilidad será una pantalla única. Aún está por ver cuál de las cuatro pantallas en liza (tv, ordenador, móvil o pda) será el vértice; pero todo apunta hacia el móvil.

3. Convergencia de los contenidos. Hasta ahora cada medio mantenía una versión perfectamente diferenciada. Todavía hoy la formación que se imparte en las facultades marca la divergencia conscientemente: por un lado están las titulaciones de Periodismo y, por otro, las Audiovisuales. La adaptación de los planes de estudio a la realidad del mercado no se produce con suficiente velocidad, los profesores se ven desbordados y los alumnos desconcertados.

4. Convergencia de redacciones, mediática o editorial, según autores. También se le ha llamado integración de redacciones. Es la más polémica y suele ser el centro de las conversaciones entre colegas, sobre todo porque lleva asociada una consecuencia inevitable: la reducción de plantillas. Se trata de reunir en un mismo lugar lugar a los productores de información que alimenten a distintos medios y plataformas.

5. Convergencia periodística. Reclama la vieja idea del periodista todoterreno, aunque en este caso más que aquel que se adapta a todos los géneros y secciones de una redacción, reclama un profesional conocedor de todos los medios y sus herramientas. La imagen de esta deseada versatilidad la vimos con la película Kika de Almodóvar, donde Victoria Abril lleva a cuestas todo tipo de aparataje para emitir al instante en cualquier formato. Fuera de España se conoce como “periodismo de mochila” (backpack jurnalism) o “de navaja suiza”.

La tecnología trastoca el ecosistema mediático cada cierto tiempo. Los profesionales lo vivimos como una verdadera revolución, lo celebramos, hablamos de nuevas crisis (cuándo no) y, finalmente, nos adaptamos a la realidad. La linotipia, el offset, la llegada de los ordenadores a las redacciones… ahora internet, son  escalones en la innovación profesional que conllevaron cierta tensión. Y ante el progreso no queda otra opción que asumirlo, aprovechar todas sus ventajas e intentar minimizar cualquier inconveniente.

Es cierto que las redacciones digitales integradas se muestran como el paradigma del progreso, la victoria del conocimiento que da servicio a todo tipo de nanoaudiencias, que ayuda a los empresarios a racionalizar costes y a anunciantes a encontrar sus nichos.

Pero también lo es que estas plataformas multimedia capaces de integrar imágenes texto y sonido no han revelado, tal y como recuerdan Fogel y Patiño, “subida alguna de la calidad ni de la rentabilidad de las empresas”. Porque la experiencia no es nueva. Ya habíamos visto intentos de convergencia en radio y televisión. Por eso, estos autores señalan que “La suma de las redacciones nunca llegó a buen puerto, mientras que la división del talento se esboza con unos periodistas que trabajan al mismo tiempo en internet y en otro medio”. Y ahí está el principal riesgo de la convergencia de redacciones, que se convierta en la partición del talento.

Lo que hay que preguntarse es si más allá de la convergencia tecnológica, lo que realmente nos está abrumando es la convergencia de los intereses económicos, que conlleva una concentración del poder de decisión en pocas manos. Tenemos que preguntarnos si esto es algo consustancial a la globalización o uno de sus daños colaterales. Porque en nuestro campo, la convergencia digital es algo más que un proceso tecnológico -contra el que se sitúan sólo unos pocos desinformados-. Supone, no nos engañemos, un cambio de gran trascendencia para la comunicación, para el periodismo, para los periodistas y para su objeto de trabajo, la información. 

No podemos aceptar lo que se nos viene encima sin más, sin reflexionar, sin debatir.

Hoy por hoy, hay tres bandos bien diferenciados en la profesión a la hora de hablar de integración de redacciones:

1. Los indiferentes. Son la gran mayoría. Ni siquiera se plantean el tema y se limitan a seguir con su rutina sin más. Es curioso que se trate de personas con una gran capacidad de percepción y análisis y un desarrollado espíritu crítico hacia todo tipo de cuestiones sociales.

2. Los defensores. En las redacciones suelen ser pocos, muy jóvenes y con altos conocimientos tecnológicos. Son optimistas exarcebados y verdaderos apóstoles de la integración. Su número aumenta si buscamos en internet, sobre todo en blogs de tecnología, o sondeamos a periodistas especializados en temas digitales. También los editores se muestran muy proclives, aunque de momento pocos han dado el paso. Quienes lo han hecho hasta ahora parecen movidos por cuestiones de prestigio. Los argumentos a favor se basan en el aprovechamiento de la polivalencia de los periodistas, que puede redundar en mejor aprovechamiento para los distintos medios en distintos niveles:

Fuentes e ideas. Compartirlas reforzará el producto en las distintas plataformas de emisión. Es positivo para la elaboración de temas, pues las piezas conjuntas tienen un planteamiento global con una cobertura más amplia.

Recursos. Se aprovechan mejor, sobre todo en la cobertura de acontecimientos imprevistos.

Imágenes y documentos sonoros. Se ahorra mucho tiempo y esfuerzos al compartirse en distintos soportes.

Renovación. Las redacciones del papel tienen una gran oportunidad para rejuvenecerse y dar esquinazo al riesgo de desaparición. Además, es una forma de atraer nuevos lectores.

3. Los detractores. Tampoco son muchos. Se notan más en círculos sindicales y en los esclarecedores análisis de algunos docentes. Temen que de una operación de índole empresarial y de reducción de costos -algo lícito-, se desprenda un periodismo más barato, estereotipado y mucho menos elaborado. Sus argumentos son dos:

La calidad de la información se resiente cuando un redactor tiene que atender a más de una tarea. Es algo humano.

Es un ardid empresarial para incorporarse a la red sin que suponga una gran inversión, pues rentabilizan la mano de obra que ya tienen.

Pere Massip debate en Brasil sobre convergencia (vídeo 6:13)

Personalmente estoy más cerca de este tercer grupo. Soy muy escéptico con las redacciones integradas aunque me maravillan las inmensas posibilidades que plantea la tecnología para la información. Tan sólo se trata de aprovecharlas, pero, por favor, no sólo para ganar dinero. Es importante atender a la forma en que se aplica la convergencia, que en sí misma es un fenómeno inevitable y positivo.

Los vértices sin pulir en este poliedro son demasiados. Hasta el Derecho quedará tocado por la convergencia mediática. Aunque según la Ley de Propiedad Intelectual el soporte de la obra no debería afectar a su protección, es evidente que los nuevos soportes generan nuevas modalidades de explotación y modifican casi todos los conceptos legales, como por ejemplo: el concepto de obra de autor, la atribución de autorías y derechos, los derechos morales, los derechos económicos, la transmisión de derechos, los sistemas de protección y los sistemas de gestión.

Hasta ahora los movimientos de convergencia redaccional más significativos se han producido en el ámbito anglosajón y, salvo alguna incursión de las televisiones, suele ocurrir entre medios impresos y digitales. Hay muchos ejemplos:

El Financial Times unificó a los redactores del diario impreso y digital en 1999.

El New York Times muestra con orgullo su redacción integrada, cuyo proceso comenzó en agosto de 2005 con el objeto de “ganar calidad y operatividad”.

En diciembre de 2005, USA Today también decidió dar el paso. Su fin “crear una sola empresa informativa de 24 horas”.

En España, El Mundo está probando de momento con la convergencia de algunas secciones. Comunicación, Deportes y Ciencia están integrados desde septiembre de 2007, y trabajan indistintamente para el periódico y la edición online.

20 Minutos es el ejemplo más exitoso y mejor implementado en nuestro entorno de convergencia redaccional.

Roy Greenslade tomó el pulso a la integración de las redacciones de tres importantes medios británicos, The Daily Telegraph, Financial Times y The Times, en enero pasado (en inglés). Su visión es optimista, aunque reclama planificación empresarial y cambio de mentalidad  en los periodistas, que deben ser más creativos y aprender nuevas técnicas para su trabajo.

Pero también es cierto, aunque puede verse como un daño correlativo al progreso, algo que ya conocieron los primeros trabajadores de la revolución industrial con la llegada de las máquinas de vapor, que estas decisiones acarrean reducciones de plantilla. Por ejemplo, a principios de diciembre de 2005, el Orlando Sentinel despidió a 33 periodistas y el Chicago Tribune puso en la calle a otros 28 por esta razón (aunque hay otras). En este momento hay muchos de los 1.300 trabajadores del New York Times están esperando a que les echen. La “optimización de recursos” y “aprovechamiento de sinergias” son razones que todos entendemos en estos momentos de crisis editorial.

Hay casos muy señalados, como The Washington Post o The Guardian que no han integrado sus redacciones y, sin embargo, han demostrado que el modelo divergente funciona perfectamente, tanto en calidad y como en beneficios (aunque el segundo ha anunciado que se replanteará su organización para el otoño). Tan sólo se trata de encontrar el modelo de negocio en la red.

“No se trata de hacer un periodismo más barato, sino de hacerlo mejor. Los informadores actuales y los nuevos periodistas tienen que recibir una formación multimedia y acostumbrarse a trabajar en redacciones convergentes y polivalentes. Nos oponemos al informador multiuso, convertido gracias a las herramientas digitales en una especie de navaja de explorador

Son palabras del profesor José Álvarez Marcos en el Manual de Redacción Ciberperiodística que traigo como ejemplo de que para muchos investigadores y profesionales (antes hablé de Fogel y Patiño) la convergencia redaccional es tanto fenómeno inevitable como sinónimo de más trabajo y menos calidad informativa.

La solución no es resistirse, es debatir. ¿Por qué la era de la superespecialización no llega a las redacciones? ¿Seguiremos hablando de lo mismo cuando se aclare el negocio en la red? ¿Estamos observando el tema desde la perspectiva adecuada? 

 
 
 
 

 

La convergencia agudiza el declive del periodismo, pero es “moderna”

Leo en las dos últimas entradas de Infotendencias algunas divergencias que la convergencia redaccional plantea en dos grandes medios. Una se refiere al WP, que se resiste a integrar:

El Washington Post, una de las instituciones periodísticas más respetadas de Estados Unidos, ganadora absoluta de los Pulitzer de este año, tiene un grave problema: la divergencia entre sus versiones impresa y digital. Un artículo en profundidad del semanario local Washington City Paper explica los problemas de (in)comunicación entre las dos redacciones y sus consecuencias.

(Post completo, firmado por David Domingo)

La otra anuncia que la aplicada BBC ha dado un paso adelante, pero en sentido contrario que el Wasington Post:

Desde la semana pasada, los periodistas de radio y televisión de la BBC en Londres trabajan ya en una única redacción integrada, según informa Press Gazette. Se trata de la primera medida efectiva hacia la plena unificación de redacciones, conforme a un plan que fue anunciado por directivos de la Corporación a finales de 2007.

(Post completo, firmado por Ramón Salaverría y actualizado por David Domingo)

Atención a los móviles empresariales y económicos que empujan a la BBC hacia la convergencia, según se expone en el post:

“El motivo principal de estos cambios no parece ser una apuesta editorial sino más bien un problema económico

Reciclar contenido de la TV y la radio para la web es un paso atrás y no significa una integración real.”

Sin embargo, no entiendo por qué nos empeñamos en buscar problemas donde no los hay. Washington Post ha conseguido un periodismo de altísima calidad que ya quisieran para sí la mayoría de los diarios integrados que le hacen competencia. Y lo mejor de todo es que mantiene el nivel en ambos formatos. ¿Cuál es el problema?

WP no tiene integrada la redacción ni falta que le hace, y los casos de mezquindades profesionales y de competencia entre las redacciones no son significativos de nada. Aquí los vemos todos los días entre secciones de un mismo medio y a veces entre jefecillos de una misma sección. Porque las luchas de poder y la competencia son parte del alma humana (y todos los periodistas tienen una, lo juro).

No creo que ninguna convergencia borre las envidias profesionales, apague los celos o rebaje los egos que, en esta profesión, vienen de fábrica. Lo que sé con seguridad, porque lo veo cada día. También veo que hay un montón de editores que quieren que internet se integre con los otros medios. Y la historia del periodismo nos ha demostrado que el profesional puede ser todoterreno, pero que los medios mantienen su separación y su personalidad, aunque las sinergias (esa palabra que ahora gusta tanto) es cierto que benefician, pero menos a la redacción que a la empresa; menos al periodismo que a la cuenta de resultados.

Y en este punto, elenguaje puede ser muy manipulador cuando se habla de periodistas “abiertos” porque son partidarios de la convergencia. Como el negocio no está claro, hay que buscar soluciones, porque la tecnología ya ha madurado y el personal también. Sólo falta que lo hagan los empresarios, que de momento la única solución que ofrecen es la reorganización de espacios y de papeles redaccionales. Lo “nuevo” frente al desgastado concepto de lo “viejo”. Todos los problemas del periodismo actual desaparecerán con la convergencia. La magia está asegurada. Se mejorarán los productos y las cuentas de resultados. Quienes están en contra son los “viejos periodistas”, los “carcas conservadores”, los “tecnófobos que tienen miedo al progreso”, los “desactualizados”…

No hace mucho leía en el blog de Julio Alonso que el reportero de la BBC (precisamente) Ben Hammersley mostraba algunos reparos frente al periodismo de mochila:

En una entrevista publicada en Samsa News (un blog en francés) se le ha hecho la siguiente pregunta: “¿Pero es posible hacer todo esto al mismo tiempo? La foto, el vídeo, el blog, twitter, el reportaje y los bastidores del reportaje. ¿Acaso es posible trabajar correctamente haciendo todo esto?”.

Respuesta:  “No (sonrisa)… No (…) Hice dos cosas a la vez. Trabajar para dos medios de comunicación al mismo tiempo es posible. Es duro, pero se puede hacer. (…) Ahora bien, cuando usted quiere hacer tres cosas a la vez —y hay gente que lo cree posible, gente que dice ‘enviamos a un periodista con una videocámara ligera, un equipo para la radio y un ordenador portatil, y podrá hacer todo’—, éso no es posible. Nosotros lo intentamos, pero no. Es demasiado trabajo. No es que la gente sea incapaz —hay muchos periodistas que lo pueden hacer—, es que no hay tiempo para hacerlo.”

La convergencia multimediática es un hecho imparable, pero la convergencia redaccional es una decisión empresarial que tan sólo busca reducir costes y que deberíamos frenar en seco. La calidad del periodismo está en juego en un momento crítico para la credibilidad profesional. Los sindicatos ingleses ya han avisado de ello.

Y sólo se tratan de integrar redacciones de otros medios con internet, pero no entre ellos ¿Cómo no se les habrá ocurrido antes a los de Prisa que podrían utilizar los mismos redactores para los informativos de la SER, para los de Cuatro y  para El País? 

TVE recurre a la red para salvar Eurovisión

TVE tiene que recurrir a MySpace para conseguir lo que quiere: elegir representante para este año y salvar el Festival de Eurovisión.

La televisión era un medio todopoderoso hasta ahora, lo que me plantea preguntas en cascada: ¿Ha dejado de serlo? ¿Ya no es capaz de movilizar a su audiencia o es que ésta resulta insuficiente? ¿Tiene esto algo que ver con que los jóvenes cada vez ven menos televisión? ¿Qué significa esta alianza entre un medio de difusión masiva tradicional y uno digital dedicado a las redes sociales? ¿Qué sinergias se producen con una operación de convergencia mediática como ésta?

Por cierto, ¿De qué o de quién hay que salvar al Festival de Eurovisión?

ACTUALIZACIÓN (20.55): Un movimiento más en la asociación de TVE con internet acaba de producirse, tal y como adelantaba Elpaís.com el pasado 17 de enero. En esta ocasión se trata de un canal dedicado a las elecciones generales del próximo 9 de marzo en YouTube. (vídeo 00:40)

Antena3 ha anunciado también la creación de un canal propio y con una mecánica muy similar.

La Sexta no se ha quedado atrás y ha lanzado hoy mismo su propio portal en la red. Aunque de momento no cuenta con contenido, intentará recabar preguntas que los ciudadanos quieran hacerle a los candidatos. 

Tu.tv ha lanzado otra página dedicada exclusivamente a la campaña electoral para dar cabida a todas las agrupaciones políticas que se presenten.