“La prensa gratuita no ha ganado dinero”, según Cebrián

Juan Luis Cebrián habla en una entrevista en Colombia sobre la política de Prisa en el mercado americano y también sobre su visión de la prensa gratuita, la convergencia empresarial y el periodista frente a la globalización:

1. La prensa gratuita no ha ganado dinero en ninguna parte del mundo. La sacaron los fabricantes nórdicos de papel, que no sacaron prensa gratuita en sus propios países. Se puede uno imaginar que hay un intento de generar marcas globales de cara a Internet. Pero al margen de las condiciones económicas, yo no creo en la información como un commodity. Si hay un vínculo fuerte en la historia de la comunicación, ahora que hablamos de interactividad e Internet, es entre el lector de un periódico y la redacción de ese periódico. Por lo tanto, es la adhesión de los lectores lo que genera la estabilidad y el crecimiento del periódico. Yo creo que los periódicos se venden por lo que dicen, no porque sean más baratos o porque los regalen en las calles. Y hacer periódicos sólo como soporte de la publicidad, pues te lleva a hacer periódicos con la información como commodity, que no es la base de un periódico. Yo me enteré de que habían liberado a Íngrid Betancourt no leyendo El Tiempo, ni oyendo radio Caracol, ni viendo la CNN, ni comprando SEMANA. Me enteré por un mensaje de texto que me envió un amigo al celular. Por lo tanto, yo creo que los periódicos cumplen una función en la socialización y en la creación de opinión pública, y eso nada tiene que ver con la prensa gratuita.

2. La tendencia a la concentración de los grupos responde a las tendencias de concentración de los demás sectores de la economía. Tiene que ver con los avances tecnológicos, con la globalización del mercado, con la generación de márgenes en la producción, y es una tendencia que va a seguir. Yo diría que va a convivir esa tendencia con el mantenimiento de empresas que serían equiparables a las empresas artesanales cuando aparece el proceso de industrialización, locales y potentes, que pueden vivir durante mucho tiempo sirviendo a su mercado (…)

Creo que al final las grandes corporaciones van a seguir en el mercado global, que tiene sus peligros, sobre todo para la libertad de información y para el pluralismo. Y que tiene sus ventajas también. Lo que hay que hacer es convivir, saber responder a las necesidades de la autonomía de las redacciones y la libertad de información en las grandes corporaciones. Y al mismo tiempo, que esa autonomía se beneficie de las bondades de la corporación.

3. Qué es la información, qué es el conocimiento y qué es la sabiduría, son los tres escalones de la percepción intelectual del hombre. Personalmente sigo creyendo que el periodista del futuro va a ser el mismo del pasado. Sigo creyendo que el periodista es un señor que cuenta a los demás lo que pasa.

La dificultad que tenemos ahora es que la sociedad digital tiende a anular los procesos de intermediación. Eso significa que hay mucha información veraz mezclada con muchas mentiras, muchos rumores y mucha basura. Es lo que pasa con algunos blogs, pues como no hay una intermediación, la verdad convive con la mentira. Hoy cualquiera que saca una foto o un video o tenga acceso a una noticia, la puede colgar en la red inmediatamente. Pero todavía tendrá que haber una gestión de la calidad de esa información. En Corea hay un periódico en Internet hecho sin redacción, donde los redactores son 200.000 ciudadanos; es un gran éxito económico y participativo. ¿Qué capacidad hay de mediación o de interpretación de la realidad? No lo sé. Y vamos a convivir con estas paradojas mucho tiempo. Pero al final asistiremos a un proceso de mediación entre la realidad y los ciudadanos, o de interpretación o análisis, y eso es lo que hacen los periodistas: mediar entre la realidad y los lectores, los oyentes, los televidentes o los usuarios de Internet. Pero hasta que eso se produzca, vamos a convivir con una etapa de confusión.

Anuncios

Gallardo se hace con Zeta

gallarzeta comunicado

Comunicado oficial que acaba de colgar Quinta Tinta, que ha contado desde dentro los zigzagueos de la operación. Incluso llegó a negarse el acuerdo.

LogoGallardoZeta

El Grupo Zeta edita entre otros diarios El Periódico de Catalunya y Sport, revistas como Interviú, Tiempo o Woman, entre muchas otras. Cuenta también con la editorial Ediciones B. La venta no afectará al negocio audiovisual, la única división que está fuera de la operación. Antonio Asensio, vicepresidente ejecutivo de Zeta, centrará sus negocios en el área audiovisual

Desde que el otoño pasado Emilio Azcárraga, presidente de Zeta, diera la orden de buscar comprador, se ha hablado de muchas conversaciones y muchos interesados, entre los que estuvieron las editoriales RBA y Planeta y el grupo Vocento. Finalmente Alfonso Gallardo se ha hecho con la operación.

  • El Mundo.es lo cuenta así. Importante: operación de 500 millones de euros; se espera cerrar definitivamente la operación en dos meses.
  • Elpaís.com deja claro desde el principio que la empresa periodística es catalana, que quien compra es una siderurgia extremeña y que el preacuerdo permitirá a los accionistas seguir con la titularidad “de una significativa participación del capital” de Zeta.  
  • El culebrón visto por PRNoticias.
  • En Expansión, Javier Montalvo,  escribía la semana pasada:

La fuerte ralentización que atraviesa el mercado publicitario mundial, de la que España no está a salvo, sumado a la crisis crediticia y las incertidumbres sobre el crecimiento de la economía, puede acelerar el incipiente proceso de consolidación del negocio de medios de comunicación en España.

La venta del grupo Zeta aparece, con permiso de la posible desinversión del grupo Prisa en Digital + como la operación más inminente en el panorama mediático español. Junto a grupos clásicos del sector, como RBA, especializada en revistas, aparecen empresas hasta ahora ajenas al negocio de los medios, como Imagina, fruto de la fusión de la productora catalana Mediapro y de Globomedia, y empresarios metidos a editores. Este es el caso del extremeño Alfonso Gallardo, que ha saltado desde la siderurgia a los medios de comunicación con la compra de tres cabeceras regionales en Andalucía y Extremadura al grupo Prisa. Gallardo aparece ahora como favorito para hacerse con el control de Zeta, propietaria de El Periódico, Sport e Interviú.También en el proceso de venta de Digital +, que el grupo Prisa ha puesto en marcha, más por no saber bien qué hacer para incrementar el valor del negocio que por el agobio de la deuda, aparece como candidato otro invitado inesperado: Telefónica. La operadora, que ha puesto en problemas a Prisa al vender contra pronóstico su participación en Sogecable, suena en las quinielas como copropietario junto a Prisa de una nueva empresa, fruto de la integración de Imagenio y Digital +. Una operación complicada.

Al margen de hacer convivir tecnologías, culturas empresariales y activos bien distintos, uno de los problemas añadidos que tendría la compra de Digital + por parte de Telefónica sería el de la regulación. Y no precisamente por la visión del acuerdo que podría tener la Comisión Nacional de la Competencia, aunque, a priori, la unión de la empresa dominante en la televisión de pago con la de acceso a Internet de banda ancha debería parecer casi una herejía a los guardianes de la competencia. Sino, más bien, por la regulación sectorial.

Si Telefónica, por su situación de dominante en fijo, banda ancha y móvil, está sometido a obligaciones que otros no tienen, su conversión en dominante en televisión de pago y sobre todo de contenidos (en el caso de que Prisa no quisiera seguir ordeñando la vaca de su factoría de contenidos audiovisuales, sabedora de que Telefónica debería seguir adquiriendo la producción) podría llevar a la CMT a lanzarse a regular las OPPA.