• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    • RT @descifraguerra: 🇺🇸 El Comité para la Protección de los Periodistas @pressfreedom alerta sobre los ataques a la prensa. Según el CPJ, 12… 5 hours ago
    • RT @AlertaNews24: 🇺🇸 | CRISIS EN EEUU: Mientras continúan las protestas por la muerte de George Floyd, más de 17,000 miembros de la Guardia… 5 hours ago
    • RT @lorenagm7: Parte de la labor del periodista es conseguir que el entrevistado DIGA en la entrevista algo valioso e inédito, algo -inclus… 6 hours ago
    • RT @lorenagm7: Yo respeto a mis entrevistados, a todos, también con los que no estoy de acuerdo. Me es impensable publicar los -jugosísimos… 6 hours ago
    • RT @lorenagm7: ¿Qué clase de panorama viene si todos publicásemos los off the records? ¿Qué clase de credibilidad tendríamos? ¿En qué se di… 6 hours ago
  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 29 seguidores

  • Páginas

¿Cansancio de bloguero o empuje de otras herramientas de diálogo?

Un puñado de blogueros especialistas en tecnología han ha anunciado de manera más o menos brutal su abandono del ejercicio de manera tal que lleva a preguntarse si, debajo de la publicidad que algunos buscan no hay algo más serio: ¿Crisis de los blogs?

Lo cuenta Pisani en su columna de El Ciberpaís, y lo describe como “el cansancio de los blogueros ilustres”:

Hay elementos trágicos. En abril el New York Times anunció la muerte de tres blogueros (de tecnología) atribuída al exceso de trabajo: muchos de ellos reciben apenas 10 dólares por nota o son pagados por el tráfico que generan.

De hecho los blogs de tecnología más conocidos han dejado de ser blogs para volverse medios que usan plataformas de blogs para publicar sus notas (…)

Varias tendencias se están juntando para explicar esos elementos aparentemente no relacionados entre sí pero que ocurren juntos. En lo económico la difícil situación lleva, como suele ser el caso, a una consolidación de las empresas que han dejado de ser blogs.

Paralelamente se da un movimiento de cansancio de los blogueros más activos (Arrington reconoció en abril haber engordado 15 kg que atribuye ampliamente al estrés). Mucho más importante sin embargo es la aparición y el éxito de nuevas herramientas de diálogo social como son Twitter.com y FriendFeed.com y de espacios como MySpace.com. Facebook.com o Hi5.com. En vez de depender del bloguero, las conversaciones se dan de manera más ágil y menos jerárquica.