• "Señor Boot, soy un periodista de 250 dólares a la semana. Se me puede contratar por 50. Conozco los periódicos por delante y por detrás, de arriba abajo. Sé escribirlos, publicarlos, imprimirlos, empaquetarlos y venderlos. Puedo encargarme de las grandes noticias y de las pequeñas. Y, si no hay noticias, salgo a la calle y muerdo a un perro. Dejémoslo en 45." (Charles Tatum / K. Douglas en 'El gran carnaval', Billy Wilder)
  • Follow me on Twitter

    • RT @jansorena: Y, de paso, se impone una visión negativa a la actual minoría hispana en EEUU sobre sus orígenes. Además de ser tratados en… 5 hours ago
    • RT @jansorena: Con el legado hispánico, sin embargo, todo vale. Se impone a la opinión pública una visión centrada casi con exclusividad e… 5 hours ago
    • RT @jansorena: No me imagino un incidente en Trinity, la iglesia más vieja de Nueva York, o en el Capitolio de Washington que sea contextua… 5 hours ago
    • RT @jansorena: El incendio está bajo investigación, pero no se descarta que fuera intencionado y parte de los ataques al legado hispánico d… 5 hours ago
    • RT @jansorena: Es una iglesia de 1771, a punto de cumplir 250 años, el principal edificio de una misión, dentro de la red que estableció Fr… 5 hours ago
  • Mi Del.icio.us

  • Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a 29 seguidores más

  • Páginas

¿Birmania o Myanmar? Con los topónimos a vueltas

Con los topónimos a veces uno se sorprende. La gran discusión en las redacciones es habitualmente cómo llamar a algunas ciudades españolas que han cambiado de nombre.

Siempre hay puristas del idioma y miedos a no ser políticamente correcto:

En momentos así, los libros de estilo actúan como jueces y salvan el pellejo del becario en apuros, y también de algún que otro redactor despistado. Por eso, en casos como el de Birmania/Myanmar, de plena actualidad por culpa de un desdichado ciclón y la tremenda reacción de sus autoridades, debería actuarse de la misma forma. No parece que se haya hecho así.

Según el Diccionario Panhispánico de Dudas:

Birmania. Aunque la denominación oficial de este país asiático ha adoptado la forma vernácula Myanmar, sigue siendo mayoritario y preferible en español el uso del topónimo tradicional Birmania, al menos en los textos de carácter no oficial. En estos últimos se recomienda recordar la denominación tradicional, junto con el nuevo nombre oficial. El gentilicio es birmano, que deriva del nombre tradicional y designa también la etnia mayoritaria de este país, así como su lengua oficial: «El Gobierno birmano dice que no tiene planes de liberar a la líder opositora» (País [Esp.] 20.6.03).

 

No obstante, la Wikipedia avisa de que oficialmente, en la Unión Europea y en la ONU, el nombre que se le da desde 1989 es Unión de Myanmar, o sencillamente Myanmar:
El término es utilizado en la documentación en español de las Naciones Unidas[1], recomendado por el Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre Nombres Geográficos, y empleado también oficialmente por la Unión Europea.
 
Según el medio se utiliza una u otra denominación, y hay para todos los gustos:
El País no sigue los criterios academicistas, pese a que la RAE lo pone como ejemplo. No obstante, a veces advierte del cambio mediante la utilización de ambos términos.
No obstante, parece que sólo lo hacen cuando utilizan despachos de Efe, que es una de las pocas páginas que pone ambas denominaciones, una entre paréntesis. Terra es otra.
El Mundo, Cuatro  y Reuters utilizan directamente Myanmar y confían en que sus lecotores estén avisados.
Sin embargo, La Vanguardia, ABC, El Periódico, Público, La Razón, ADN o BBC prefieren seguir las recomendaciones de la RAE.