¿Los periódicos en los que se explota pueden denunciar la explotación?

Ésta es la secuencia temporal de un episodio que esta semana me ha llegado por varias vías. Trata de cierta hipocresía desarrollada por los medios (por todos). El País denuncia lo que ocurre fuera, pero no arregla lo que ocurre en su casa. Que nadie ponga el grito en el cielo, podríamos buscar más ejemplos en otras cabeceras con el fin de provocar el fuego cruzado. Sería catárquico.

17 de septiembre

Una sentida carta al director de la cacereña Diana Díaz Jiménez “No sé cómo tomármelo” removió muchas conciencias en la redacción de El País. La misiva comienza así:

Dominique Strauss-Kahn, director gerente del FMI, me ha llamado Generación Perdida. Y no sé cómo tomármelo. Bueno, sí que lo sé, porque después de escuchar aquello de Lost Generation en las noticias, y mientras metía los platos en el lavavajillas, una lágrima se coló en el dosificador de jabón. Entonces, miré a mi madre, que en esos momentos buscaba un trapo mañoso con el que desenroscar la cafetera, y solté casi convencida: “Yo no quiero ser una Generación Perdida”.

19 de septiembre (dos días después)

Silvia Blanco y Carmen Pérez-Lanzac firman un artículo de denuncia social bajo el epígrafe“Esta generación busca un plan B”. En él se pueden leer párrafos como éstos:

“El mercado laboral español es cruel con los extremos. No absorbe a quienes no estudian y frustra a los más formados. La sobrecualificación es uno de los viejos problemas estructurales que padecen los jóvenes. “Supone un derroche de talento que apenas se corrige, tampoco con la edad”, dice Almudena Moreno, coautora del informe Juventud 2008. En Panorama de la educación 2010, la OCDE constata que un 40% de universitarios españoles se tienen que conformar con puestos que no requieren título superior “

“Porque si ya era difícil “meter la patita”, ahora lo es muchísimo más. “Los que se incorporan al mercado laboral en un periodo recesivo sufren más precariedad, mayor sobrecualificación y peores salarios a lo largo de su vida que los que entran en un periodo expansivo”, advierte José García-Calvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona”

Viñeta de Forges en www.forges.com

20 de septiembre 

Maruja Torres, que no se calla ni debajo del agua, ha escrito un post en su blog  dirigido a su empresa y titulado “Pues tiene narices”. Quien vaya a pulsar por enlace que sólo lo haga para ver los comentarios, pues la entrada es muy concisa y dice exactamente:

“… que en los periódicos, en donde se da uno de los índices más altos de explotación y falta de futuro de los jóvenes, se denuncien estas cosas como ajenas. No le echéis la culpa a mi generación, que ya ha sido jubilada, sino a los becarios de hace 20 años, hoy en el poder. Chimpón.”

 

El debate estaba sobre la mesa, ahora, gracias a la Torres, la polémica navega en la red.

A los de Periodista Digital les ha faltado tiempo, y han publicado una reseña titulada:

“Hoy los medios los llevan los becarios de hace 20 años”

Maruja Torres frena en seco las ‘moralinas’ de El País

 

Anuncios