Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillPrimero de mayo en El País

Ignacio Escolar revela el contenido de la columna de Enric González que la dirección de El País ha decidido no publicar el jueves pasado:

Esta columna de Enric González debía haber salido el jueves, pero la dirección de El País decidió no publicarla porque consideraba que hablar, aunque fuese en genérico, de la “ludopatía bursátil de los dueños” era un insulto a los propietarios del diario. Ese mismo día, la asamblea de trabajadores de El País se había mostrado en contra de bajarse el sueldo, una de las medidas que está discutiendo la empresa ante la crisis. Hoy tampoco hay columna de Enric, ni tampoco saldrá su artículo en el suplemento de este domingo. Pero, según informan fuentes de este diario, Enric González volverá el lunes a su columna. Espero que por mucho tiempo.

 

pillLos periodicos son productos del pasado’, según Cebrián

Mientras elaboro en mi mente la información de la píldora anterior y la cruzo con que Prisa cierra las librerías Crisol, y algunos compañeros me ponen al tanto de los pormenores. Esta empresa ha comunicado a los trabajadores de El País cuáles son las condiciones de los bancos acreedores. La deuda es de 5.044 millones de euros (lo cuenta bien Juan Varela). Además, leo en El Mundo que Juan Luis Cebrián, su consejero delegado, “cree que los periódicos son ‘un producto del pasado y muy arcaico’ y ha alertado sobre el final de un modelo para los medios de comunicación vigente ‘desde hace dos siglos’. Son palabras expresadas en la jornada ‘Los Medios en la Crisis y la Crisis de los Medios’ (PDF) , organizada por Deloitte:

“¿Qué sentido tiene publicar el tiempo si ya se puede conocer previamente a través de la Red?, ¿qué personas interesadas en la Bolsa seguirán esta información mediante un periódico?” se pregunta Cebrián. Además, asegura que si se suprimiesen las promociones de estos diarios, se reduciría “aún más” su circulación. Así, ha incidido en que “nadie sabe” cómo se desarrollará el nuevo modelo, aunque sí “está claro” que no será similar al actual. “Será importante plantear quién pagará la información responsable y con rigor, porque no es cierta la idea de que la independencia la proporciona el mercado”, ha planteado.

Después veo que EFE amplía la información  y también la veo en otros sitios.

 

pillEl Mundo también celebra el día de los trabajadores

Unidad Editorial, la empresa propietaria de El Mundo entre otras publicaciones, ha llegado a un acuerdo con los representantes de los trabajadores, por el cual la empresa despedirá a 180 de sus 2.250 empleados mediante bajas incentivadas. Esta medida, que todavía debe ser aprobada por la asamblea de los trabajadores, supondrá un ahorro de 30 millones anuales y pone fin a las negociaciones que han mantenido durante el mes de abril.

Vía Infoperiodistas

 

pillLección práctica de periodismo para los políticos

Me llega al agregador un editorial de El Mundo Barcelona en el que leo:

Dejando al margen que Saura [se refiere al conseller de Interior de Cataluña, Joan Saura] no estaba legitimado para instar al CAC en orden a que iniciara una actuación en este sentido, el Consell ha dictaminado que el tratamiento informativo [de la actuación policial en Cataluña contra los manifestantes antiBolonia los días 18 y 19 de marzo] fue “compensado”, adecuado y que respondió a la “lógica informativa”, a la necesidad de reiteración de las imágenes. El CAC ha hecho mucho más que valorar el trabajo desarrollado por las televisiones en aquellos días: ha puesto negro sobre blanco que es la dirección de cada medio la que tiene la libertad de elegir las imágenes más adecuadas para trasladar al espectador la información. Y eso les guste o no a los políticos que son objeto de esa información.

 

pillJavier Ortiz nos ha dejado

Cuando leí su obituario, adonde llegue por la casualidad de los agragadores, pensé que era una broma. Después, la cruda y triste verdad se ha impuesto.

 

pill20 Minutos ‘el diario más robado’

El taxista bloguero Daniel Díaz hace en Ni libre ni ocupado un divertido y, por supuesto, poco científico estudio que denomina ‘taxial’  sobre los medios. Lo explica de esta forma:

El Estudio Taxial de Medios (ETM) es un estudio de campo que refleja las lecturas preferentes de los usuarios en función del tipo de publicación que se llevan sin permiso, o directamente roban, del asiento trasero de mi taxi (…) Una vez más, el diario 20minutos, lidera con holgura el ETM. ¿Será por su calidad o bien porque, al ser gratuito, libra de toda culpa al usuario que se lo lleva?

Para despistados, el blog es de 20 Minutos, claro.

 

pillLa crisis frena el proceso de fusiones en los medios

La crisis ha reducido en un 66% el valor de las fusiones de los medios de comunicación en 2008 y en un 28% el de las adquisiciones, según refleja el informe sobre Fusiones y Adquisiciones en el Mercado Europeo de Medios de Comunicación que anualmente elabora PricewaterhouseCoopers.

Vía El Mundo  

 

pillEstado de los medios en USA

Gracias a Infotendencias llego a tres artículos en los que Sílvia Cobo ha sintetizado “el preocupante retrato de la evolución de la industria periodística en EEUU que hace el PEW Project for Excellence in Journalism en la quinta edición de su informe anual “The State of the News Media“:

 

pillPeriodistas españoles en Twitter

Jose Luis Orihuela abre en su blog una relación (abierta y muy útil) de periodistas españoles en Twitter.

 

 

Diez razones contra la integración redaccional

Me gusta distinguir entre los distintos tipos de convergencias que se están produciendo. Convergencia es una palabra polisémica que puede llevarnos a hablar de un tema mientras nuestro interlocutor piensa en otro. Para la unión de las redacciones de papel y digital resulta muy apropiado hablar de integración. En este contexto no admite más significados.

El Washintong Post y El País han sido los últimos grandes nombres en unirse a la deriva convergente. Es una tendencia mundial aparentemente imparable y parece un anatema oponerse a ella. Sorprendentemente 20minutos, el primer diario español en que convergieron las redacciones, decide desintegrarse. Es extraño porque parece la tendencia es convergente.

 

Dicho esto, me gustaría exponer aquí diez razones para explicar por qué no estoy de acuerdo con la integración de redacciones: 

  1. Internet funciona como es un medio en sí mismo y no tiene que integrarse con ningún otro. Todavía ha de desarrollar sus posibilidades potenciales para convertirse en el medio dominante que será. Mientras se desarrolla, recibe influencias de los medios preexistentes a su aparición. En esta primera fase, sobre todo de la prensa; pero éstas no deben convertirse en interferencias.
  2. La integración, tal y como se entiende ahora, es una absorción. La redacción de papel se come literalmente la digital y, aparte de menospreciarla sin sentido profesional y económicamente, no permite que se desarrolle suficientemente.
  3. Los periódicos han llegado a internet como viejos que piensan que la tecnología les hace parecer, si no más jóvenes, sí más modernos. En algunos casos el fenómeno ha sido más drástico porque, presas del miedo que les han metido en el cuerpo los agoreros de la muerte del papel, han acudido a la Red en busca de la juventud que no encontraban en el quiosco. El papel tiene sobrevivirá por sí mismo y encontrará soluciones imaginativas para perdurar, seguro. Pero sin utilizar otros medios como cachaba.

  4. La integración evita el correcto desarrollo del entorno mediático al no dejar que surjan nuevas cabeceras independientes en la Red. ¿Por qué tenemos que privar a los usuarios de la diversidad que proporciona la multiplicidad de vías de información? ¿Por qué el periodismo en la Red debe vincularse al de los medios anteriores?

  5. Las empresas periodísticas parecen pensar que las únicas cargas están en la redacción. Pero una forma de abaratar  así nunca nos va a llevar al objetivo de un mejor periodismo. Puede que los periodistas sean lo más caro de los periodícos, pero también son lo más valioso. Lo que genera valor para la cabecera son sus firmas.

  6. La integración de redacciones es una decisión empresarial. No viene impuesta por el avance tecnológico, como nos están haciendo creer. Se trata de una decisión empresarial con los objetivos puestos en el negocio. No nos engañemos. Es una falacia eso de que oponerse a la integración significa vivir ajeno al  progreso. La convergencia es una tendencia lógica que viene marcada por la llegada de la tecnología. Oponerse a ella es algo así como adoptar la misma postura de muchos trabajadores que decían que la máquina de vapor les dejaba sin trabajo. Por supuesto que los periodistas han de prepararse para trabajar en múltiples plataformas. Por descontado que el mundo no se detiene y que las exigencias de formación son cada vez mayores.

  7. Las decisiones miran hacia atrás y no hacia adelante. Suelen presentarse de manera repetina, sorprendiendo hasta al comité de empresa. Los ejemplos que estamos viendo de integración -algunos de éxito empresarial incluso- no sirven como ejemplos de buen hacer profesional. El personal no está formado ni suficientemente entrenado. Ni siquiera se ha pensado en la incorporación de nuevos perfiles profesionales de acuerdo con las recién estrenadas exigencias tecnológicias. Las integraciones que se hacen con mentalidad tradicional hasta en la forma de organizar la plantilla, que se realiza siempre con parámetros del papel.  

  8. Integrar no es tener dos en el mismo espacio físico: uno para la edición digital y otro diferenciado para la redacción del papel.

  9. ¿Cómo no se le ha ocurrido a nadie integrar medios ya existentes, como radio y televisión? Algunas de las entrevistas que las radios hacen por las mañanas llegan a los telediarios de mediodía. Al fin y al cabo, radio y televisión -como medios audiovisuales- tendrían más en común que la prensa y la red. 

  10. La alianza, no obstante, podría ser interesante y como utopía no está mal: una convengercia que potencia las sinergias de medios, trabajadores y empresas. ¡Qué bonita palabra, sinergias! Suelen emplearla mucho los empresarios y los políticos, por lo que se ha cargado de connotaciones. Ese es el problema.

Algunas pistas para seguir el debate:

Como el tema es polémico, me gustaría conocer tu opinión. Deja tu reflexión en un comentario.

Crisis ¿qué crisis?

Puede que a los políticos les dé reparo hablar de crisis, pero a los periodistas nunca nos pasó. La profesión está inmersa en ella casi desde su nacimiento.

Siempre nos referimos metafóricamente a la primera acepción que da la RAE a la palabra, “Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente”. El vocablo nos resulta familiar, ya sea por cuestiones éticas, ya sea por razones tecnológicas o, sencillamente, por cabezonería corporativa. Sin embargo, ahora tenemos que utilizarlo con su último significado: “Situación dificultosa o complicada”. 

Y esta vez no se trata de “precariedad en el empleo”, que eso era tan crónico como la propia crisis en primera acepción. Ahora el escenario es de dificultad generalizada. También para los gratuitos, como se había comentado estos días.

No creí que la cosa iba a ser tan drástica en 20 Minutos. Al principio pensé que había un error y que, tratándose del diario más leído de España 2.911.000 lectores según el último OJD-, la noticia de los despidos masivos tendría que asentarse. No podían ser tantos. Pero no, 21personas han recibido la carta de despido. Parece un juego de números sin ninguna gracia: 20 minutos y 21 despidos.

He buscado infructuosamente una aclaración -que no explicación- en los blogs de Arsenio Escolar (director) y Martínez Soler (director general de la publicación). Quizá mañana. De momento, Manolo Saco se lo toma con ingenio. Hace un guiño a las “rebajas” y a jugar a la lotería por “si toca aquí”. ¿Se refiere al diario? 

Encuentra trabajo con 20minutos.es e Infojobs

infojobs

 No hace mucho leía en el blog de Pardina una receta para aplicar “mientras se aceleran los cierres de publicaciones en España y en el mundo –y el verano es LA época dorada de las discontinuaciones–”:

Al echar un vistazo atrás en la historia del periodismo, se diría que los tiempos duros de recesión y crisis económica parecen ser el mejor momento para sacar nuevas revistas al quiosco.

Quién sabe. A lo mejor Jose tiene razón y hay que hacerle cara a la adversidad. Pero es difícil informar sobre la crisis económica que está cayendo sin esperar que algo nos toque a los informadores.