“La industria de los medios tiene que resolver un problema de modelo de contenido, no uno de modelo de negocio”

Miguel Ángel Aguilar comenta hoy en La Vanguardia el artículo de Luis Abril en Cuadernos de Periodistas (publicación de la Asociación de  la Prensa de Madrid (APM), en la que colaboro y que cada número está mejor) “En la intersección de dos eras”, en realidad una conferencia para la asamblea  de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).

Rapasando las ideas que expone Abril -según las subrayé en su momento- compruebo que muchas  de sus acertadas reflexiones no son más que la constatación de algo que ya hemos dicho varias veces. Sin embargo, al leerlo de nuevo parece que el escalofrío vuelve. Quizá sea porque esta vez lo dice alguien de referencia y que, además, lo expresa bien.

Espero que valga esto como aperitivo proteico de lo allí expresado:

Somos  testigos conscientes de la intersección de dos grandes impulsos, uno social y el otro tecnológico, que están redefiniendo no solo nuestras industrias –los medios y las telecomunicaciones-, sino también una buena parte de las corrientes económicas, políticas y de comportamiento que configuran el mundo como concepto.

Por un lado estamos inmersos en la denominada “era de la información” (…) Por darles un dato (…)

Y, por otro, el mundo crecientemente interconectado en el que vivimos. La conectividad es ubiqua en sí misma y hace ubicua la información. Y mucho más si tenemos en cuenta la expansión explosiva de las redes móviles (…)

Y someto a su consideración cuatro afirmaciones concretas [la distribución es un añadido]:

A)     La conjunción conectividad-movilidad altera definitivamente el “qué”, el “dónde” y  el “cómo” de la relación cliente-medio (…) De hecho, yo pienso que altera hasta la propia esencia de los medios, cambia lo que los medios han sido hasta ahora.

B)     A medida que el volumen, la variedad y la velocidad de la información aumentan, crece también la necesidad de priorizar, filtrar y, en definitiva, adaptar la información al cliente (…)

C)     Según va aumentando la importancia de las redes sociales, estas se van convirtiendo en canales de información, en medios en sí mismas. Las redes sociales filtran, comparten contenidos y generan contenidos propios (…)

D)    Las fronteras entre medios escritos, radio y televisión se van difuminando. El consumidor va a empezar a demandar contenidos, y no periódicos, revistas o emisoras de radio o televisión (…)

La gran prueba que las compañías (…) tendrán que superar es cómo capturar la mayor cuota posible del valor derivado de todos los cambios radicales que  se están produciendo. El laboratorio (…) es Estados Unidos (…)

  • Usan múltiples fuentes online para obtener información.
  • Sin particular lealtad a ninguna de ellas.
  • Se fabrican la información a medida, incluso siguiendo a determinadas firmas cada día.
  • Interactúan con los medios.
  • Comparten información.
  • Consumen con fruición vídeos, gráficos o encuestas, textos aparte, claro está.

Conclusión: su información “base red”, su “experiencia informativa”, se aparta cada día más de la experiencia periódico, o radio, o televisión (…)

Es obvio que hay ganadores en internet [a esto se refiere Miguel Ángel Aguilar en su columna]. Muchos ganadores. Ahí tienen a Apple, Amazon y Facebook. Ninguna de estas compañías produce contenidos. Más bien controlan la distribución, servicios y conexiones a audiencias masivas que confían en su hardware, en su software o en sus redes (…) Si añadimos un par de compañías chinas –Tencent y Taobao- y la japonesa Mixi, los pole positionts parecen ya ocupadas. Pero habrá muchos más, y de eso hemos de ser muy conscientes, porque el juego acaba de comenzar y el dinero a ganar es cuantiosísimos (…)

No cabe acercase a la red como si fuese una plataforma de distribución pura y dura, sino como lo que es: un nuevo medio de comunicación.

Contar una historia en un periódico yo creo que no es lo mismo que contarla en internet (…) Internet es un “nuevo medio”. Y  lo que yo creo que quieren los usuarios de los nuevos medios es que sean precisamente eso: nuevos (…)

En otras palabras, yo creo que el problema que tiene que resolver la industria de los medios no es un problema de modelo de negocio, sino un problema de modelo de contenido (…) Y renunciar directamente a vender el mismo vino en botellas nuevas (…)

Internet es un gran medio para dos tipos de información: las noticias instantáneas y las historias largas y envolventes. Por las primeras nadie va a poder cobrar en un mundo en el que cada poseedor de un móvil es un generador potencial de noticias de alcance. Y, sin embargo, el reto de combinar elementos multimedia en una historia divertida, informativa e interesante, ahí queda (…)”

[Extraído del artículo publicado en Cuadernos de Periodistas nº21,

pp. 23-31]

Anuncios

Las asociaciones de periodistas mueven ficha contra la Ley Electoral

Dos elementos reseñables de la actividad de las asociaciones profesionales a las que estoy vinculado. En ambos se piden acciones contra las restricciones de los bloques electorales:

a) La junta directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) estudiará próximamente a propuesta de su presidente, Fernando González Urbaneja, instar a la Defensora del Pueblo interina, María Luisa Cava de Llano, a que presente un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Electoral por las restricciones que contempla para las televisiones privadas en época electoral. Con la imposición de bloques electorales en las televisiones, “la Junta Electoral se convierte en redactor jefe, en editor de los telediarios, puesto que el criterio editorial se impondrá desde fuera y los periodistas se convertirán en contadores de minutos”, aseguró González Urbaneja.

b) La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha recordado los principios que deben marcar el ejercicio periodístico:

  1. Imponer la lógica del servicio: La FAPE recuerda a Javier Darío Restrepo, cuando señala que el principio y el fin de los medios “siempre debe ser el lector o la audiencia”.
  2. Un periodista ético es aquel que actúa como legislador de sí mismo con vocación de servicio público.
  3. Llevar nuestro compromiso de servicio público a todo soporte: La ética no distingue entre medios. Esta federación reivindica el papel de las nuevas tecnologías en el desarrollo de la profesión y exhorta al periodismo online a mirar a la excelencia tanto o más que otros medios.
  4. Defender la independencia frente a los poderes: La imposición de bloques electorales a las televisiones, públicas y privadas, constituye un claro intento de control político de la información. La FAPE rechaza estos espacios porque invalidan el papel informativo del periodista, suponiendo un auténtico atropello profesional, y advierte de que la reforma de ley electoral –ya aprobada por el Senado- podría vulnerar el artículo 20 de la Constitución al obligar a las cadenas privadas a dedicar tiempos reglados a la propaganda política bajo los mismos criterios de proporcionalidad y neutralidad que ya imperan en las públicas, señala un informe de la Comisión de Quejas y Deontología de la Federación.
  5. Reivindicar nuestros derechos: Los periodistas no podemos permitirnos perder la batalla por el reconocimiento de los derechos de autor, morales y económicos, de los periodistas. Su regulación contribuirá a que todos los agentes implicados en la elaboración y consumo de la información tomen conciencia de ello.
  6. Instar a editores y periodistas a entender el periodismo de calidad como un buen negocio: La crisis económica no debería representar una pérdida de calidad. «Los medios no se venden por sus anuncios, se venden por su credibilidad», explica Javier Darío Restrepo, «y esa se consigue publicando información de interés público». «Cuanta más información de calidad, más anunciantes habrá y esas ganancias servirán para seguir informando», concluye el maestro en ética periodística.
  7. Confiar en la formación y en la reconversión para ganar la batalla al desempleo: Los medios de comunicación demandan nuevos perfiles profesionales, preparados para la edición digital. Los periodistas, hoy y siempre, hemos sido profesionales curiosos e interesados en los cambios. La maleabilidad de nuestro ADN nos convierte en uno de los colectivos mejor preparados para abrazar la tecnología y usarla en beneficio de la sociedad.
  8. Emprender: El periodista es un emprendedor nato. Las nuevas herramientas digitales abren múltiples vías para el ejercicio del periodismo individual y colectivo sin necesidad del paraguas de grandes empresas editoriales. Construir nuestra propia marca profesional puede contribuir a reducir la tendencia al desempleo.
  9. Unidad frente a la crisis: implicar a los editores, a las fuerzas políticas y sociales y a la misma ciudadanía en la defensa de un periodismo de calidad, fundamental para la construcción de una democracia sana amparada en una sociedad vigilante de los abusos del poder.
  10.  Apostar por los colegios profesionales: La FAPE concibe los colegios profesionales de periodistas como estructuras de defensa de los intereses del colectivo profesional, que aseguran la calidad de un servicio ciudadano como el derecho a la información. Estas entidades encauzarán la profesión, defenderán a los periodistas y abrirán horizontes hacia un periodismo del siglo XXI.

Doce lecciones para medios y anunciantes que llegan desde Alemania

La semana pasada tuvo lugar, los días 17 y 18 de enero, la tercera edición del congreso de medios Deutscher Medienkongress en la ciudad alemana de Frankfurt. En sus sesiones se trató el actual panorama mediático, con especial atención en los cambios que están produciendo los medios online. Precisamente, uno de los temas centrales del evento fue el debate titulado “Ganar la partida de los nuevos medios: ¿tienen aún futuro los medios tradicionales?”.

 MarketingDirecto.com realizó una excelente síntesis del congreso desde el punto de vista de su ‘negociado’. Y, como es costumbre en esta página, no olvidaron la perspectiva periodística.
Repasando las notas, estas pueden ser las doce esclarecedoras propuestas que cierran un encuentro que hace una pausa para reflexionar lo que está pasando a nuestro alrededor.

  1. La sociedad del futuro no podrá renunciar a los contenidos periodísticos. Bernd Buchholz (G+J)  insistió en que “tendrá que haber alguien que se encargue de filtrar el incontenible flujo de información, y de ordenar y depurar contenidos.”
  2. La tan cacareada muerte de la prensa escrita es un “bulo”, Marc Walder, director de Ringier. Da consejos. A las editoriales de medios impresos, Walder les reclama más amplitud de miras. Dar el salto más allá de la clásica prensa de papel puede ser también un negocio muy rentable, asegura. Sin embargo, una vez dado el salto, es muy importante mantener la independencia de la cabecera y asumir la comercialización de la marca original, recalca.
  3. Los medios impresos siguen siendo rentables“, Bernd Buchholz ( habla desde la perspectiva de su empresa, G+J) Hay que abordar internet con calma. “Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de dejarnos llevar por una ‘moda’ que en pocos años puede ser fácilmente reemplaza por otra”, indicó. 
  4. El futuro de la prensa está en manos de las aplicaciones de pago. “La publi no es suficiente”, Wiele (Axel Springer). El mundo del periodismo no puede desaprovechar la “segunda oportunidad” que le ofrecen las aplicaciones móviles para distribuir contenidos de pago en formato electrónico.
  5. Al iPad le queda aún mucho para madurar. Es una elección no una obligación. 
  6. Las nuevas “reinas” son las redes sociales. Marian Salzman (Euro RSCG): “Los community managers son los directores de Relaciones Públicas del futuro (…) Los social media extienden sus zarpas no sólo sobre nuestras rutinas personales, sino también sobre nuestras rutinas profesionales. La publicidad y las Relaciones Públicas del futuro habrán sido totalmente colonizadas por la Web 2.0, vaticinó. No en vano, en los próximos años “serán los community managers los que asuman el papel que actualmente ejercen los directores de Relaciones Públicas.” 
  7. Crecen los medios digitales, pero también la tv, que sigue siendo el medio nº1. De todos modos, el espectador no sólo ve la pequeña pantalla desde el televisor, sino también desde el ordenador y otros dispositivos portátiles. La televisión es hoy en día un valor seguro para la publicidad, todo lo contrario a los medios sociales, pues aún no está claro que la popularidad de las redes sociales repercuta en las ventas.
  8. La comercialización de contenidos en internet reporta todavía pocos beneficios a las cadenas de tv. Aun cuando las cadenas de televisión han encontrado en la red una gran aliada para distribuir contenidos, se avecinan tiempos díficiles para la pequeña pantalla en los próximos años.
  9. La competencia no vendrá por el lado de los contenidos, sino por el de la distribución”, ha asegurado Jean-Pierre Fumagalli, fundador de Smartclip.
  10. La supervivencia de la radio pasa por la colonización de internet. En los próximos dos o tres años, todas las emisoras de radio tendrán que llevar sus contenidos a la red. Para conectar con las necesidades de la audiencia más joven, que suele escuchar la radio fundamentalmente fuera de casa, las emisoras de radio deben propiciar un diálogo abierto con el oyente a través de nuevos dispositivos móviles.
  11. Para los anunciantes el contenido no es el único rey. La interactividad reclama atención. Las empresas del futuro están obligadas a poner plataformas de comunicación al servicio del consumidor. Y en tales plataformas, hay que dejar que la creatividad del cliente fluya  y que el usuario genere contenido propio. Los medios estarán atentos a este fenómeno. En publicidad muere la comunicación de 360 grados – entendida con el intento de hacer circular un mensaje por todos los canales-. En su lugar, hay que apostar por la comunicación integrada, añadió. Hoy en día el usuario reclama contenido relevante que se ajuste, además, al canal a través del cual se distribuye. En periodismo pasa lo mismo.
  12. Los publicistas van delante de los medios y aprenden, mal que bien, a convivir con el amigo-enemigo Google.

¿Qué pasa cuando las agencias de prensa se equivocan?

Cuando los únicos periodistas que acuden a las fuentes primarias, a las de origen, se contradicen, los periódicos también lo hacen. ¿De quién nos podemos fiar si nos fallan las agencias? Mal hacen los periodistas que dan por buenas las informaciones sin verificarlas porque proceden de fuentes aparentemente fiables.

No nos podemos dar por buenas las informaciones de nadie. Ni las de Science, ni de Nature, que son las cabeceras depositarias del conocimiento científico. Pero tampoco las del New York Times, aunque para muchos sea la biblia informativa.

En el estudio “Periodismo en la Era de Internet. Claves para entender la situación actual de la información periodística en España” se puede leer:

Las salas de redacción se han convertido en silenciosos semiencierros de sus profesionales. La vieja expresión de patear la calle ya no se concibe en su original sentido real y metafórico de búsqueda de lo que pasa en su escenario natural, allí donde la vida que se cuenta está latiendo (…)
Resulta sorprendente que, en esta situación, los periodistas no busquen noticias. Editan, gestionan, producen y valoran información. No la buscan. Sólo la conjetura parece marcar la diferencia más sustancial entre los medios (…)
Puede decirse que ya prácticamente el único periodismo digno de tal nombre (búsqueda real de información actual, de interés público, sujeta a la necesidad de la prueba y al aval de las fuentes) se ha recluido en las agencias de noticias. Ellas aportan los nutrientes básicos de los que se alimentan los medios digitales (…)

Pero, vaya. Qué pasa cuando una de las grandes contradice a otra. Hoy AP dice que Dayly Mirror ha ganado el juicio contra la modelo Naomi Campbell:

La Corte Europea de Derechos Humanos decidió el martes en contra de que el periódico tenga que pagar honorarios altísimos a los abogados de la modelo además de otros costos legales, argumentando que no eran acordes a la ofensa.

Sin embargo, EFE asegura que Estrasburgo da la razón a Naomi en la demanda contra el diario sensacionalista inglés:

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que el Reino Unido no violó el Convenio Europeo de Derechos Humanos al condenar a la editora del Daily Mirror por los reportajes publicados en 2001 sobre el proceso de desintoxicación de drogas de la modelo Naomi Campbell.
La sentencia de la sala cuarta del tribunal asegura que los reportajes de ese diario sensacionalista “no han contribuido a ningún debate social de interés general” y añade que la información fue “perjudicial” y provocó un estado de “angustia” en Campbell.
Según el Tribunal de Estrasburgo, la información supone “una intromisión desproporcionada en el derecho de Campbell a la vida privada”.

Prejuicio no rima con periodismo

Supongo que la capacidad viral pronto multiplicará por miles las páginas que repliquen estas imágenes, que definen perfectamente el buen periodismo. Me alegro de que así sea y quiero contribuir con mi granito al ‘ruido’. Para enseñar a los alumnos en las facultades de Periodismo y también a los becarios en cuanto llegan a la redacción.

Es un anuncio de The Guardian que avisa del peligro de las visiones parciales, sobre todo de las movidas por los prejuicios ideológicos. Necesitamos que los puntos de vista sean completos, porque las visiones parciales se convierten en pura mentira.

Vídeo en inglés 28 segundos

Hay periodistas y periodistas (y otro periodismo es posible)

Afortunadamente cada vez somos más los periodistas que dejamos constancia de que algo no funciona bien en los medios. Hay quien echa la culpa a la (eterna) crisis y hay quien prefiere cargar contra la aceleración tecnológica y la inadaptación demostrada por las empresas. Prefiero atender a los que se detienen a observar lo que ocurre. La realidad es cambiante, pero puede analizarse.  Aumentan las voces que dejan a un lado el tono profético (que tanto cansa ya) para poner el acento en que, a pesar de los pesares, podemos hacerlo de otra forma.   

Olga Rodríguez, reportera de Internacional en Cuatro, se lamenta de hasta dónde hemos llegado en la profesión. Piensa que las cosas se pueden hacer de otra forma. No es la única. Ha expuesto su posición en dos extensas entradas en Periodismo Humano, donde tiene un blog, El Minotauro anda suelto.

Otro periodismo es posible (I) 

Pero en España parece que se ha optado por otro modelo de periodismo. Consiste en fichar a la entrada y la salida de las empresas y permanecer en ellas, en las redacciones – más que redacciones habría que llamarlas oficinas- nueve o diez horas seguidas con la mirada fija en el ordenador, viendo cómo caen, uno tras otro, los teletipos.

De ese modo los periodistas limitan su mirada: los que se encargan de la información internacional ven la actualidad a través de dos o tres grandes ojos, los de las dos o tres grandes agencias de noticias del mundo. Estas agencias suelen hacer un trabajo digno, pero su cobertura es insuficiente para narrar el mundo.

Es una situación un tanto orwelliana: los grandes medios de comunicación, conocidos como mass media, prescinden cada vez más de sus propios ojos y oídos, de su propia red de corresponsales o enviados especiales, y depositan toda la tarea periodística en las agencias de noticias.

Lo mismo ocurre con la información nacional: los periodistas suelen ver el país a través de las notas de prensa y comunicados de organismos oficiales -o de ruedas de prensa a veces sin derecho a preguntas- porque el modus operandi impuesto en las redacciones no les deja tiempo para indagar en otros temas.

Y así, la tarea de los periodistas de los mass media se ve reducida cada vez más al copy-paste: me llega el teletipo o el comunicado, lo copio, y poco más.

Sin duda alguna el medio de comunicación en el que más se produce este fenómeno es la televisión: un ciudadano enciende la tele, comienza a hacer zapping y comprueba que en todos los canales le cuentan las mismas noticias, con los mismos planos, las mismas imágenes, el mismo enfoque.

Otro periodismo es posible (II) Es aconsejable seguir el enlace y leer hasta el final:

Hay periodistas que creen en el periodismo que se ejerce en los grandes medios y trabajan en ellos con orgullo; están convencidos de que sólo ése es el periodismo real.

Otros permanecen en los mass media porque de vez en cuando tienen la fortuna de poder realizar desde ellos una buena labor periodística y de ese modo la frustración pasajera es recompensada temporalmente para dar paso a otra frustración y así sucesivamente, últimamente con predominio de las etapas de barbecho.

Los hay que se mantienen por una cuestión económica, necesitan pagar la hipoteca.

También están los que se cansan y se van. Renuncian a una nómina, a un contrato indefinido, incluso a un buen sueldo, con la esperanza de poder practicar un periodismo al margen de la agenda impuesta por los grandes poderes.

Unos escriben libros para plasmar en ellos el periodismo que no cabe en los mass media; otros realizan documentales autofinanciados que encuentran hueco en los circuitos de festivales extranjeros o en cadenas de prestigio internacional.

Hay quienes trabajan como free-lance y ofrecen sus crónicas a los mass media, que cada vez “compran” menos y pagan peor.

Algunos han llegado a ofrecer su trabajo gratis, hartos de que les pongan como excusa la falta de dinero para pagarles, y aún así, no han conseguido que sus reportajes, a veces de gran calidad, sean difundidos. No hablo solo de principiantes, sino de reporteros con mucha experiencia.

Entre esos periodistas que han abandonado grandes medios están los que buscan -y encuentran- en Internet el modo de poner en práctica la máxima de que otro periodismo es posible. La información en la Red no necesita del gran capital para ser difundida, no precisa de caros envíos por satélite ni de rotativas. Así han surgido importantes iniciativas como Propublica.org en Estados Unidos o Mediapart.fr en Francia.

En los países anglosajones, con una sociedad civil más participativa en este tipo de cuestiones, algunos de estos proyectos obtienen financiación a través de filántropos, de las donaciones mensuales y voluntarias de sus lectores o por ambas vías. Es el caso de la ya histórica Democracynow.org.

Aquí en España iniciativas de calidad como Periodismohumano.com han optado por este tipo de financiación sin duda valiente -basada en las donaciones de los lectores- en un país en el que nos quejamos mucho de la calidad de la información pero no nos damos cuenta de que tenemos algunas herramientas para conseguir que otra sea posible.

 

Murdoch, el Tea Party y la responsabilidad social de medios y periodistas (o como un buen vídeo vale más que mil debates)

Me preocupa la deriva que están llevando los medios en España, sobre todo las televisiones. Hasta no hace mucho era partidario de que los medios tuvieran su ideología, si sabían mantenerla a raya y avisaban convenientemente de ella. Ya no. Es un buen debate para alguien que, como yo, no cree en la objetividad absoluta ni en la equidistancia, un invento demoniaco que desvirtúa sibilinamente la información. El tema está en el aire y es global. Va más allá de nuestras fronteras.

El blog del Knight Center se preocupa hoy por la cobertura del tiroteo de Arizona y concluye (ya en el titular que fue más especulativa que basada en hechos. Se refiere, por supuesto a los Estados Unidos, donde los medios y algunos periodistas conservadores –cornetas del apocalipsis también allí [no pude entrar en el Círculo porque había demasiada gente]- han animado a un Tea Party últimamente desatado:

El ataque a tiros de la congresista demócrata por Arizona Gabrielle Giffords y otras 19 personas el sábado en Tucson abrió el debate sobre el papel de los medios de comunicación en la violenta retórica política y en cómo la prensa se centró más en las especulaciones que en la información de los hechos. Jared Loughner, de 22 años, fue acusado del homicidio de seis personas y el intento de asesinato de Giffords en un centro comercial durante un mítin político. Otras trece personas fueron heridas en el incidente (…)

Después de que NPR informó erróneamente que Giffords había muerto, la cadena de radio pública difundió un artículo en el que condenó la especulación sobre los motivos del agresor: “Internet y Twitter se han llenado de especulaciones sobre por qué le dispararon a la congresista: que ella era demasiado liberal y fue baleada por el conservador movimiento del Tea Party. O que ella era demasiado moderada y fue atacada por alguien de la izquierda. Lo único que sabemos es que el agresor se encuentra bajo custodia. Ninguna declaración ha sido emitida y ninguna motivación, revelada. Quienes se han proclamado como ‘periodistas’ deben guardar sus opiniones hasta que sepamos más”.

El tiroteo llevó incluso a Media Matters a enviar una carta al director general de News Corp., Rupert Murdoch, en la que señala que era hora de que Fox News asumiera responsabilidades por su retórica mordaz. “Ahora, después de los asesinatos, su cadena debe tomar una posición”, dijo la misiva. “Usted tiene el poder para ordenar que se deje de utilizar una retórica violenta en Fox. Si no lo hacen, le corresponde a usted despedirlos o asumir la responsabilidad por el clima que crean y las consecuencias que se derivan de él.”

 Repaso algunos documentos de archivo y veo que la publicidad de Fox dice que la cadena hace un periodismo auténtico ‘justo y balanceado’ (fair and balanced).  Me pregunto si hay periodismo en los canales de Fox. La propuesta de Murdoch, que ahora se alza como referente de editores, es desalentadora para la profesión. Y también para la sociedad. Pero beneficiosa para él (ing).

 Murdoch: iPad May Save Newspapers

Es mejor que cada uno juzgue por sí mismo. Lo que no podemos/deberíamos hacer es repetir una y otra vez los mismos debates en un bucle de desentendidos que siempre vuelve a empezar en el mismo sitio.  

Pasen y vean el documental. Es poco más de una hora y cuarto que se convierte en una clase de periodismo, de lo que no debe ser nunca la profesión y de lo que, desafortunadamente, está ocurriendo.

Se puede hacer un reportaje así sobre algún medio español. Estoy pensando ahora en TeleMadrid, pero podría ampliar el foco . Esto es peligroso para la propia democracia. Y cuidado con los ‘falsos amigos idiomáticos’, aconsejo traducir liberal por progresista. En Estados Unidos los conceptos políticos no tienen las mismas connotaciones que aquí.

Documental, OUTFOXED Rupert Murdoch´s War on Journalism

(Subtitulado en español, duración: 1: 17:40)

La entrada del Knight Center hace su propia lectura, pero yo, incluso después de leer las referencias aconsejadas no lo veo tan claro. Ya pecaron de ingenuos con Irak. Ahora, a una actitud así la llamaría de otra forma:

A pesar de que la reacción inmediata fue que el ataque estaba vinculado con la retórica política (ing), se ha hecho evidente que el tiroteo no tuvo un motivo político, sino que fue el acto de una persona con problemas mentales (ing),.

Otras Noticias Relacionadas
» New York Times (en inglés) (Presentadores de radio rechazan responsabilidad en tiroteo)
» MediaBistro (en inglés) (Editor de NPR califica como ‘un serio y grave error’ reporte de la muerte de la congresista Gabrielle Giffords)
» The Washington Post (en inglés) (Tras la tragedia de Giffords, los dedos puntan hacia el modelo confrontacional de los medios)