Le he pedido a los Reyes más tiempo para poder informarme

Quiero que el año que entra tenga los días más largos. O al menos que me cundan más las horas. A veces me da la sensación de que el día está mal calculado. Incluso parece que el tiempo se contrae y no logro hacer todo lo que tenía previsto. Entre mis deseos he subrayado uno: un rato largo cada día para organizar la información que recibo (y la que emito).

 

En la red, el tiempo es el gran enemigo. No nos engañemos. Nadie, ni siquiera el más hiperconectado, tiene bastantes horas libres como para atender a todo lo que les interesa. He revisado algunos de los blogs que más me gustan y compruebo que no es sólo problema mío. La frecuencia de refresco en las entradas ya no es la misma que antes. Los post se van espaciando:

Primera conclusión: hay que actualizar el blogroll ya mismo.

Segunda, el factor tiempo es el gran enemigo de la actividad digital. Y, sí, ya he reflexionado sobre ello y tomado nota de los consejos pertinentes.

Desde el punto de vista informativo, menos mal que existen los agregadores. Pero, ¿son suficientes para ordenar el caos y paliar la falta de tiempo?

Lucho contra esa lógica de la decantación informativa, por la que, cuando el trabajo me agobia, me abandono en la idea de que si algo de importancia sucede, seguro que me voy a enterar. Hay muchos canales y estoy conectado. Sin embargo, no funciona así. No para alguien que necesite un nivel de conocimiento del mundo por encima del que da el telediario.

Los periodistas sabemos por experiencia que la información de importancia es esquiva y que tiende a esconderse. O a ser escondida y, en el peor de los casos, manipulada. Elegimos los medios de confianza la mayoría de las veces atendiendo a criterios de cercanía ideológica. Con ello, fijamos las posturas sin atender el necesario debate.

Si mi agregador sólo recibe feeds de medios afines, el riesgo de fanatismo para mí es algo más que una entelequia. El tobogán te desliza imperceptiblemente al vacío. Vean si no la deriva que están tomando algunos medios. ¿Dónde quedó aquella ley –ayer sagrada para la profesión- que aconsejaba separar comment de facts?

Una pena sobre la que ya han dicho bastante Varela y Peltzer.

Pero, no me preocupa la posición de los medios ni la obcecación de ciertos periodistas -siempre existieron-. Hay que atender a los usuarios, lectores, televidentes… que carecen de tiempo y delegan en ellos para informarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: