La semana del ‘Cablegate’: por la pendiente del periodismo declarativo

Somos testigos a lo largo de esta semana de un verdadero festín de periodismo de nuevo cuño gracias a unas filtraciones masivas. El País puso a una treintena de sus mejores periodistas a investigar durante las semanas de embargo. Se había comprometido a comprobar y profundizar sobre los datos ofrecidos por Wikileaks. Comprobamos cada día el verdadero alcance de la anunciada bomba informativa. Hasta que ayer viernes hemos visto a cuatro columnas el peligro de las noticias basadas en declaraciones.

A partir de la premisa de que Wikileaks no es nada sin el trabajo posterior de los periodistas -que son quienes filtran, ordenan y ofrecen elaborada la ingente cantidad de información que ofrecen sus documentos-, amanecemos en un mundo en el que ya no es tan sencillo ocultar datos.

Habrá que recordar que, entre otras cosas, periodismo es dar a conocer información que alguien intenta ocultar.

Y hay mucha

El otro día dije que el periodismo de investigación tenía una buena oportunidad ahora. Es obligada una matización. Éste Este es el resultado de lo que hasta ahora nos ha dejado el elegido en español con la ayuda de tres decenas de soberbios profesionales trabajando a destajo en la “mina chilena” durante semanas. Creo que, en conjunto, el resultado es impresionante; aunque hay peros:

Lunes 29 de noviembre:

Portada de El País (España)

Martes 30 de noviembre:

Portada de El País (España)

Miércoles 1 de diciembre:

Portada de El País (España)

Jueves 2 de diciembre:

Portada de El País (España)

Viernes 3 de diciembre:

Portada de El País (España)

Dicen que dijo entonces

Se estropeó todo el viernes. De repente se entramos de lleno en el titular del fulanito dijo. En este caso es titular de “los papeles dicen que fulanito dijo”. Lo peor, lo hizo en 2007, cuando la situación política española era muy diferente a la actual. Hasta el propio Partido Popular ha cambiado mucho.

Un lector comenta en las Cartas al Director:

Pedir EL PAÍS en el quiosco a las siete de la mañana y ver la portada del viernes 3 de diciembre ha sido una de las experiencias más desagradables que he tenido recientemente. Sí, leer la insinuación del señor Aznar sobre su posible vuelta a la política, en portada a cuatro columnas, es aterrador.

Sin embargo, compruebo que este lector está aterrado por la posible vuelta del ex presidente, no por el tipo de periodismo que hace el diario que acaba de leer. Qué decepción, pensé que se iba a quejar de la portada y la descontextualización de una frase.

Sábado 4 de diciembre:

Portada de El País (España)

Una nueva forma de guerra ha estallado

Asistimos a la Primera Guerra Mundial Cibernética. Ya tenemos cierta experiencia. Las filtraciones en 1998 del fragmento de una carta del embajador español en La Habana, Enrique Dupuy de Lome, a José Canalejas insultando al presidente de los Estados Unidos de entonces, Mckinley, se publicaron en el New Jork Journal. Dieron lugar a una guerra que acabó con la independencia de Cuba y Filipinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: