Internet es un medio, déjense de tonterías

Es humano, supongo. Repetimos ideas como mantras con el fin de que se fijen. En nuestro pensamiento y en el de los demás. Pero a veces esa idea se nos puede ir de las manos si no está suficientemente desarrollada y explicada. Una alumna acaba de abrirme los ojos sobre ello con motivo de unas declaraciones de mi admirado Jeff Jarvis en las que suelta la bomba: internet no es un medio. Eso dice nuestro gurú de cabecera, muy a su estilo, con palabras lapidarias. Suena a verdad inamovible, pero creo que esto va hacer que apostate de Jarvis.

Lo primero, antes de avanzar, lean la entrevista que origina todo esto y luego vuelvan aquí para continuar con la conversación, por supuesto.

Después, pido una mínima reflexión sobre qué es un medio. No conviene ponerse petulante, hay que recordar que hasta ahora todos los estudiosos de comunicación, sin excepción que yo sepa, han tratado internet como un nuevo medio en el que convergen todos los demás. Roger Fidler describió gráficamente el proceso de aparición y evolución de la red como si se tratara de una especie nueva en el ecosistema mediático. El lo llamó “mediamorfosis”. Para Manuel Castells internet es un medio de comunicación, de interacción y de organización social.

Y es verdad que la red es algo más que un medio, es un canal. Su configuración es poliédrica y su influencia amplia. Hay esquinas suficientes como para que cada nuevo estudioso –y salen cada año cientos- desarrolle su brillante teoría. Lo admirable es que casi todas caben en el puzzle. Pero casi todas no quiere decir todas.

La primera vez que leí lo que Jarvis dice en la entrevista no me sorprendí. Para mí, Jarvis acusa a los periodistas de mirar la red con unas gafas reduccionistas que no les perimeten analizar el verdadero impacto que las nuevas tecnologías han traído a la redacción, a la profesión y al negocio:

La gente de los medios vemos Internet como si fuera un medio; esperamos que actúe como un medio: producido, editado, pulido, limpio, controlado. Pero Internet no es un medio; es un sitio. Internet es sociedad, un espacio donde nos conectamos con los demás; con información, con acciones, con transacciones. Hay gente buena, gente mala, gente inteligente, gente estúpida.

Internet es vida, la vida es desordenada, y así es Internet, desordenado. Y eso es lo que gente como Dery [El bloguero Mark Dery le acusó de compartir demasiado en la Red por hablar tan abiertamente de su cáncer de próstata y de pene] no puede entender ni soportar. Ven una página como si fuera la de una revista, y no lo es; no tiene nada que ver. Es también el problema de los grupos de comunicación: siguen creyendo que Internet debería operar como su industria. No. El control de Internet lo tiene la gente, es de la gente. Ahí somos invitados, y si no añadimos valor, sobramos.

 Me pareció, como digo, entenderlo en el contexto como una llamada a que abramos los ojos, algo que no sólo lo dice Jarvis, por supuesto. Pero, después, he comprobado que la idea de que “internet no es un medio sino un espacio” ha cuajado en pocos días y que la voz del eco ha empezado a funcionar. Jarvis influye mucho. Desde su blog ha hecho que muchos de sus cientos de miles de seguidores se planteen qué es internet.

Probablemente se trate de un debate estéril que parte de una trampa dialéctica: analizar el canal y el medio como un todo. A lo mejor ni siquiera es una cuestión de definición sino, efectivamente, de amplitud de mira. No obstante, desde el punto de vista periódistico la red se muestra como un nuevo medio, con un lenguaje diferente del de la prensa, la radio y la televisión; que utiliza una plataforma tecnológica diferente y en el que las audiencias se convierten en activas. Si hay que hacer puntualizaciones, las haremos después.

Además, no creo que sea cierto que las empresas periodísticas de todo el mundo sean miopes. No todas, al menos. Su objetivo es ganar dinero, pero internet cambia su negocio y les exige mucho sin ofrecerles nada a cambio. Es lícito que busquen fórmulas, aunque a los apóstoles del todo gratis –con los que simpatizo, sin duda- insistan en que lo hacen mal. Las fórmulas que ofrecen es dame tu trabajo, tus conocimientos, tu dinero y tu tiempo a cambio del bienestar social universal.

¿Alguien piensa que los editores no han realizado esfuerzos para adaptarse o que no han intentado reaccionar? Jarvis parece que sí, y así lo expresa en la entrevista:

He pasado muchos años en este negocio, he trabajado duro para mantenerme al día, y pienso que algunos aún pueden reaccionar. Pero el cambio, en muchos casos, será demasiado grande y doloroso. En Washington está The Washington Post, uno de los mejores periódicos norteamericanos, y nuevos sitios web como Politico o tbd.com, dirigido por Jim Brady, que compiten en la cobertura de la política.

Estos nuevos sitios trabajan con dos docenas de reporteros, construyen una red de colaboradores y blogueros y se aprovechan de todas las ventajas de la economía de Internet; una de ellas, hacer las cosas sin coste. “Haz lo que mejor sabes hacer y enlaza lo demás”, esta es una de mis frases baratas para presentaciones en PowerPoint. Trabajando en red, colaborando, se ahorra dinero, se funciona con eficiencia.

Cuando The Washington Post saque una gran historia, Brady proporcionará el enlace a esa gran historia. O sea, él opera con pocos costes. ¿Cómo va a redimensionarse The Washington Post, con 745 periodistas en su redacción, en este nuevo mundo eficiente? Es caro y, culturalmente, muy complicado. El coste de redimensionar el negocio, de perder empleados, de quitarse de en medio activos, es alto. Va a ser muy difícil para algunas grandes instituciones cambiar lo suficiente; y mientras tanto, van a emerger nuevos emprendedores que verán las oportunidades de negocio para irrumpir

 Es el momento de preguntarle a Jarvis qué pasará cuando The Washington Post ya no pueda sacar grandes historias porque no sale rentable. ¿Podemos confiar ciegamente en la inteligencia colectiva y en páginas como Wikileaks? ¿Son todos los medios tan arrogantes frente a las nuevas tecnologías, frente a los blogueros o ante la posibilidad de que todos puedan publicar? ¿Ofrecen los informadores no profesionales un contrapoder –el quinto, según Ramonet (pdf)– efectivo, sistemático y confiable en un momento en el que la profesión periodística ha perdido gran parte de su prestigio y también de su función social? El debate es interesante y será mejor dejarlo para otro día. Me desvía de la idea central de que internet es un medio. Sólo aceptando esta premisa podremos seguir el razonamiento.

Me quedo con la reflexión de Manuel Castells (pdf):.

Simplemente les recuerdo, para la coherencia de la exposición, que [internet] se trata de una red de redes de ordenadores capaces de comunicarse entre ellos. No es otra cosa. Sin embargo, esa tecnología es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación, de interacción y de organización social.

En conclusión, Internet es la sociedad, expresa los procesos sociales, los intereses sociales, los valores sociales, las instituciones sociales. ¿Cuál es, pues, la especificidad de Internet, si es la sociedad? La especificidad es que es constituye la base material y tecnológica de la sociedad red, es la infraestructura tecnológica y el medio organizativo que permite el desarrollo de una serie de nuevas formas de relación social que no tienen su origen Internet, que son fruto de una serie de cambios históricos pero que no podrían desarrollarse sin Internet.

Esa sociedad red es la sociedad que yo analizo como una sociedad cuya estructura social está construida en torno a redes de información a partir de la tecnología de información microelectrónica estructurada en Internet. Pero Internet en ese sentido no es simplemente una tecnología; es el medio de comunicación que constituye la forma organizativa de nuestras sociedades, es el equivalente a lo que fue la factoría en la era industrial o la gran corporación en la era industrial. Internet es el corazón de un nuevo paradigma sociotécnico que constituye en realidad la base material de nuestras vidas y de nuestras formas de relación, de trabajo y de comunicación. Lo que hace Internet es procesar la virtualidad y transformarla en nuestra realidad, constituyendo la sociedad red, que es la sociedad en que vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: