Píldoras para el fin de semana

Se venden más periódicos, pero no aquí

La Asociación Mundial de Periódicos (WAN, por sus siglas en inglés), ha celebrado el 27 y 28 de mayo su conferencia anual en Barcelona bajo el lema “El poder de la prensa impresa“. Según datos proporcionados allí, la circulación mundial de periódicos creció un 1,3 por ciento en 2008, con casi 540 millones de ejemplares vendidos cada día. Esto representa un crecimiento de 8,8 por ciento en los últimos cinco años. La venta de periódicos creció en África, Latinoamérica y Asia, sobre todo en India y China, pero cayó en Europa y Norteamérica. Gavin O’Reilly, Presidente de la WAN, lo explica así:

Se podría decir que dicho crecimiento tiene lugar en los mercados en desarrollo y oculta una tendencia decreciente constante en los mercados de los países desarrollados. Y hasta cierto punto, eso es verdad, pero resulta parcial, pues las compañías de periódicos en dichos mercados [en desarrollo] han adoptado tecnologías digitales para aumentar sus audiencias (…) La opinión, incluida la crítica, debe titularse en letra cursiva.  

Vía WAN-press.org          

      

Preocupación en Suramérica

La Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) ha mostrado su preocupación por la propuesta de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y Venezuela, Hugo Chávez, de plantear a la Unasur la creación de un organismo que se encargue de vigilar a los medios de comunicación de Suramérica. El caso de Venezuela merece una mención aparte. Yolanda Valery analiza en BBC la situación de los medios en Venezuela, donde el gobierno y los medios que se oponen a él mantienen un pulso desde hace años, con tres batallas muy definidas:

RCTV. Uno de los momentos más álgidos se presentó hace exactamente dos años, cuando el gobierno decidió no renovarle la concesión a Radio Caracas Televisión (RCTV), a la que había acusado de conspiradora y golpista.

Ley Resorte. En 2005, el gobierno promulgó la Ley de Responsabilidad Social de Radio y TV -conocida como Ley Resorte-, que según el gobierno busca promover el uso responsable de los medios, ante lo que el gobierno ha visto como abusos. Sus críticos dicen que promueve la “autocensura”.

Globovisión. En la más reciente polémica, el presidente enfiló sus baterías contra Globovisión y aseguró que tomaría medidas contra “el loco con cañón”, como se refirió al director del medio. Hugo Chávez envió policías a la casa del presidente de la cadena, Guillermo Zuloaga y ha acusado a ese canal de televisión de utilizar “terrorismo mediático” y el “discurso de odio” con “fines desestabilizadores”.

 

Almódovar se cabrea con Boyero y Hermoso

Esta semana se ha hablado mucho de la visceral reacción de Pedro Almodóvar contra Carlos Boyero, crítico de cine de El País, y el jefe de la sección de cultura de este periódico, Borja Hermoso. El manchego se ha despachado a gusto en su blog. La verdad es que ‘Los abrazos rotos’ a mí no me ha parecdio una gran película, por lo que no me extraña que los de El Deseo se volvieran a casa con las manos vacías a pesar de las expectativas del director. 

ACTUALIZACIÓN 31.05.09. Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector de El Páis es emplazada a responder por varios lectores. Y lo hace:

La libertad del crítico para criticar es intocable, como lo es también la independencia del diario para decidir a su criterio quién y cómo deben cubrir un festival de cine. Pero del mismo modo creo que es incuestionable la libertad del criticado para criticar a su vez al crítico. Y, por tanto, yo no consideraría un intento de presión que el cineasta se defienda en su web. La misma libertad que asiste a Boyero para criticar desde EL PAÍS al director de cine, asiste a Almodóvar para expresar como mejor le parezca su malestar (…) Siendo el estilo de Boyero tan manifiestamente subjetivo, sus críticas deberían presentarse siempre de forma clara como opinión.

 

¿Empresas o medios de comunicación?

Carlos Ayala Ramírez reflexiona en Adital sobre el papel de la empresa en el periodismo. Lo hace en unos momentos en los que el ultraliberalismo es pensamiento único y no deja resquicio para otras vías:

El medio como empresa. Es un hecho que la mayoría de medios de comunicación social están configurados como empresas que buscan obtener recursos y beneficios en el mundo del mercado. Hablamos del medio como empresa con exigencias muy concretas: rentabilidad, optimización de recursos, éxito financiero (…)

Hay que hacer prevalecer la empresa como medio y no el medio como empresa. La comunicación y la información no pueden ni deben reducirse a una mercancía que se produce y se vende.  Hay que evitar que los criterios del mercado se impongan a los criterios éticos o que éstos se vean postergados por la lógica empresarial que puede resultar perversa para la sociedad y para los mismos profesionales de la comunicación.  

 

La causa y los periodistas

Miguel Ángel Aguilar habla en El País de los periodistas ‘con causa’:

Los periodistas están siempre solicitados para que desempeñen el papel de promotores, para que ofrezcan espacios de mayor relevancia a los asuntos con causa, como la cinta roja de los juzgados indica la prioridad de atención debida a las causas con preso. Pero esa solicitud sólo puede satisfacerse postergando a su vez otros asuntos que compiten por ese mismo privilegio. Porque sabemos que la atención es un bien escaso (…)

Así sucede también en los periódicos, a los que debe negarse indulgencia alguna cuando al enamorarse de sus propias noticias acaban aturdidos y contagiando de aturdimiento a sus lectores. Porque los periódicos deben en última instancia cultivar la tendencia que les haga independientes incluso de sus propietarios y de sus periodistas. De modo que al procesar sus noticias, también las más exclusivas, deben hacerlo respetando las pautas de ponderación que merece siempre su audiencia. Porque la exclusividad en absoluto confiere de antemano a una información el valor de un titular en primera página a seis columnas. Porque muy por delante de esos aspavientos, destinados tal vez a elevar la moral de la propia tropa periodística, están los deberes imprescriptibles con aquellos a quienes el periódico se dirige.  

 

‘Twittervistas’, nueva forma de entrevistar

Público descubre la novedosa forma de entrevistar de Pérez Miguel. El periodista, más conocido como Allendegui, (eliminado debido a fallos ‘telefónicos’ 11,1,11, que es el día de los palotes) entrevista a personajes interesantes del cibermundillo y para ello utiliza la web social o herramientas propias del microblogging. Despúes muestra sus charlas en su blog, Gente de Internet. Prefiere llamarlas ‘twittervistas’. 

En información, la garrafa es lo de menos

José Luis Pardo, catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, en su artículo “Las garrafas y el vino del periodismo”, mantiene que nos estamos perdiendo en la discusión papel-pantalla, que no deja de ser de contenedores, mientras hemos olvidado los contenidos, que son lo importante. Para Pardo ésta es una forma de enterrar la profesión, que no aprovecha el gran activo que tiene en la opinión: 

Como la opinión -es preciso recordarlo ante el notorio desgaste que ha sufrido este término- consiste siempre en un juicio argumentalmente justificado y expuesto a la discusión, y no en la simple emisión de gustos, intereses o preferencias presuntamente indiscutibles, ésta es la única función de la prensa que puede efectivamente contrarrestar la proclividad a la indiferencia y la amalgama que subyace al carácter amorfo de la temporalidad moderna, pues ella es la que produce inmediatamente jerarquías y vínculos conceptuales entre los contenidos, que obligan a distinguir unos de otros y que hacen imposible considerarlos a todos ellos iguales e igualmente prescindibles o renovables. Por tanto, es también la única función de la prensa capaz de distinguirse de la simple propaganda, del negocio o del ingenio publicitario, porque es la única que garantiza su autonomía con respecto a esas otras esferas de influencia de los poderes fácticos (…)

Y la discusión acerca de qué podríamos hacer para mejorar el periodismo, el nivel cultural, las instituciones educativas o la investigación científica no puede celebrarse porque es una discusión de contenidos, y de momento estamos ocupadísimos con los contenedores y con la publicidad, con los portátiles, los móviles y las descargas caseras. Y no es por culpa de estos artilugios, sino de algunas decisiones políticas y profesionales, por lo que los periódicos, los libros, las escuelas y las universidades, que fueron hasta hoy los lugares naturales de estas discusiones, se están volviendo literalmente insoportables, es decir, inviables en cualquier soporte.  

 

Puntualizaciones a la integración

En las sesiones de trabajo 10 en Comunicació sobre periodismo y nuevas tecnologías -que organizó la Fundació Escacc en el Col·legi de Periodistes de Catalunya se escucharon las palabras del holandés Piet Bakker, profesor de Cross Media Content (información y convergencia de medios) en la Universidad de Utrecht, sobre convergencia redaccional.  Leo la crónica en La Vanguadia, y me parece que Bakker aporta algo de sensatez a lo que se ha dicho sobre el tema: 

Aunque a priori la integración pueda parecer la opción más económica, en realidad puede ser más costosa que mantener redacciones separadas ya que, según Bakker, con la fusión aumentan los costes de organización y de coordinación.  
Además, “transferir el mismo modelo de negocio” al periodismo online quizás no sea la fórmula más adecuada. Entre otros motivos porque un periódico o una televisión de ámbito nacional compiten con cinco o seis cabeceras o emisoras, mientras que una web tiene cientos de competidores. La consecuencia de esta mayor competencia es que la publicidad da menos dinero.

También es fundamental ser consciente que las personas que recurren a la versión digital de un medio tradicional “son distintas y tienen una actitud distinta” de los usuarios habituales del medio. Según Bakker, la coincidencia es tan sólo de un 20%.  

 

¿Quién gana con los lectores electrónicos?

Las palabras de Piet Bakker en 10 en Comunicació sobre la experiencia periódisica del e-reader merecen una píldora aparte:

En relación a la reciente aparición de las suscripciones a los periódicos vía e-reader, Bakket criticó que en Estados Unidos (donde esta opción está más avanzada) el portal Amazon se queda con el 70% de la cuota y con todos los derechos. De esta forma, un periódico como The New York Times, que ofrece este tipo de suscripción por entre 10 y 15 euros al mes, acaba percibiendo sólo 30 euros por su contenido de todo un año. “Debemos replantearnos cómo vamos a hacerlo”, sentenció.

Vía La Vanguardia  

Teléfonos inteligentes como herramienta periodística

Leo en Alt1040 que  en Estados Unidos ya se pide que los estudiantes de Periodismo utilicen el i-phone:

Sé que actualmente un smartphone es algo de lo más normal, pero vamos, no todo el mundo posee uno. Por ese motivo me pareció bastante raro que la Escuela de Periodismo de la Universidad de Missouri obligue a sus estudiantes a tener un iPhone o un iPod touch. Y aunque no lo creas, esto no es opcional, o lo tienes, o te vas a casa.

Desde la universidad aseguran que el dispositivo sirve para descargar material que se encuentra en la red y que además es útil para aprender cómo manejarse con el periodismo multimedia, cosa que no niego, pero convengamos que no es una herramienta fundamental para ejercer la profesión y mucho menos para dejar a estudiantes fuera de la carrera.  
 

Puertas al campo digital

Internet para muchos es como el Salvaje Oeste, lleno de indios cazando bisontes y aprovechando unas riquezas que los colonos piensan que son suyas. Pronto vendrá el hombre blanco para poner orden en tanto caos. Los primeros pasos son tímidos, porque la opinión pública protege de momento a las tribus digitales partidarias de la gratuidad y desconocedora de cualquier tipo de copiright. Pero ya empiezan a llegar caravanas con pioneros dispuestos a hacerse con el terreno. Lo leo en el blog del Knight Center. Se están desarrollando herramientas para que los editores de periódicos impidan o detecten cuándo blogs y pequeños sitios web copian su contenido. Las quejas por este motivo crecen paulatinamente. La  agencia Associated Press (AP) anunció recientemente “un plan para proteger sus contenidos y el desarrollo de un sistema para rastrear la distribución de sus informaciones en línea”. El artículo habla de dos sistemas informáticos de control.

Los sindicatos defienden la autoría

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP) ha entrado en liza por la reciente sentencia sobre el derecho de los editores a cobrar derechos de autor de las empresas de presclipping y los derechos reprográficos, pues considera que no tiene en cuenta a los periodistas. La FESP anuncia también que impulsará sin demora la creación de la gestora de derechos de los profesionales de la información, prevista en la legislación.  Igualmente se compromete a defender, con todos los recursos legales a sus disposición, el derecho de autoría de los periodistas. En este caso, espera que una resolución en instancia superior enmiende este fallo que considera injusto, pues de no ser así intervendrá.

 

 

Qué pasa con los derechos de autor que generan nuestros artículos

Hay algo que no entiendo, y creo que me costará mucho tiempo hacerlo: la actitud de los periodistas ante los derechos de autor. Parece que por pudor o no sé muy bien por qué hemos delegado en los editores, que se han convertido en los propietarios absolutos de todo lo que compete a nuestros artículos. ¿Qué pasaría si las discográficas hicieran lo mismo con la obra de los músicos o las editoriales con la de escritores y traductores?

Los fotógrafos, esos compañeros de fatigas, espabilaron a tiempo y tienen su terreno bien acotado. No es momento para reivindicar derechos de autor, pues se basan en una legislación pensada para la Inglaterra preindustrial y se adaptan mal a los nuevos tiempos de intercambio global de conocimiento. Las leyes no nos sirven, los legisladores no muestran cintura y, encima, los jueces tampoco parecen entenderlo o, como en este caso, se atienen a literalmente a lo que está escrito.

Acabamos de asistir al último episodio de una batalla en la que los editores han ganado algo que no les corresponde, los derechos de autor de la información. ¿O sí? Los juzgados españoles han reconocido a los editores como propietarios exclusivos de los contenidos de sus diarios. Los periodistas aquí no cuentan.

No es momento, repito, de reivindicar. Porque va contracorriente, pero tampoco parece una buena opción quedarse impasible mientras otros (los editores) se apoderan de una propiedad que, de existir, no es suya.

Qué ha ocurrido: El  juzgado 6 bis de lo Mercantil de Madrid da la razón, después de más de dos años de litigio, a la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). Documentación de Medios, empresa dedicada a lo que se conoce como press-clipping (elaborar resúmenes de prensa y boletines temáticos mediante recortes, fotocopias y enlaces a medios), debe cesar en su actividad cuando no cuentan con la debida autorización de los propietarios de la información. Es la primera sentencia que se produce en España en este sentido. La batalla legal la han ganado 55 editores españoles, asesorados por el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo.

Qué dice la sentencia: Se fundamenta en que este tipo de empresas deben alcanzar acuerdos previamente con los editores, que son los propietarios de la información, puesto que la elaboración de resúmenes y recortes de prensa de lo publicado en los diversos medios es una actividad de un gran volumen de negocio que, en ocasiones, se realizaba sin las correspondientes autorizaciones. La sentencia considera que “recopilar y a realizar fotocopias y digitalizaciones de artículos periodísticos con cita del medio impreso diario y del día a que corresponde (…) carece de creatividad o esfuerzo creativo alguno”. Ganar dinero con ello es”una remuneración con aprovechamiento del esfuerzo y actividad empresarial y comercial ajena”. No considera en ningún momento que los editores están reclamando un rendimiento por un esfuerzo ajeno, el de los periodistas.

Qué dice la Ley:  la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), aprobada en 2006 -artículo 32-, deja claro que el propietario de los derechos de autor de una noticia es el autor, el periodista. No obstante, la patronal de editores, que cuenta con el apoyo de los grandes grupos mediáticos (léase PRISA, Vocento o Unedisa) ha rebuscado en la legislación hasta encontrar el artículo adecuado, el 8, que considera que “el periódico es una obra colectiva”. El juicio ha dejado claro que “los periodistas ceden los derechos de autoría” mientras que los fotógrafos no lo hacen.

Qué pasa con el clipping en España: Hay dos tipos de empresas que elaboran resúmenes de prensa: por una parte, un grupo acogido bajo el parapeto de la Asociación de Empresas de Seguimiento de Información y Publicidad, la AESIP, (Documentacion de Medios, la condenada -creo, pues no he podido confirmarlo aún- pertenece a ella) ha buscado un acuerdo con las asociaciones de la prensa (PDF) para pactar una cantidad que, más tarde, repecutiera en los periodistas como autores. La sentencia recoge que este tipo de acuerdos no son legalmente válidos. Por otra parte, están las empresas que hacen ‘clipping’ a gran escala, como Sofres y Acceso Havas-Mediaplanning, que pantan directamente con los grandes editores.

Qué pasa(rá) en la Red: La sentencia descarta también modelos de negocios que puedan surgir. Literalmente dice: “al amparo de la excepción de la cita del artículo 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual puedan desarrollarse modelos de negocio que se limiten a reproducir y digitalizar contenidos de otros y a percibir una remuneración aprovechándose, así, del esfuerzo de los editores” [que reconozca sólo el ‘esfuerzo de los editores’ llama la atención]. Todas las miradas se dirigen ahora a Google News y los problemas legales que se plantearán cuando comience a incluir publicidad. Después a otros agregadores. Ya hay jurisprudencia en España que descarta que al amparo de la excepción de la cita del artículo 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual puedan desarrollarse medios digitales que se limiten a reproducir y digitalizar contenidos de otros y a percibir una remuneración aprovechándose, así, del esfuerzo de los editores. Algunos medios, como El País o El Periódico, ya lo dejan bien patente en sus webs.

 Seguiremos hablando del tema, más que nada porque la LPI ya se presentó desde el principio como poco satisfactoria para la mayoría de las partes(PDF). De lo que tendríamos que hablar es de nuestros derechos. Si no, otros lo harán –y cobrarán- por nosotros.

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillLa invasión de ‘periomismo’

Mi Netvibes vomita sobre la pantalla del ordenador una esclarecedora entrada de Zulema en  Esonosehabla.com. Lo acoge además bajo un tag muy descriptivo: ‘periomismo’. Así son las cosas:

Desde hace tres años trabajo en el mismo sitio. Hago refrito periodístico cada día y ahora se suma otro método al que  llamo reporterismo telefónico y que consiste en hacer reportajes con información que alguien te suministra a través  del telefóno. No voy a los lugares, no converso cara a cara con nadie.  A mis fuentes sólo le escucho la voz por 10 ó 15 minutos  a través del espacio que hay entre la  redacción y algún lugar lejano, que casi siempre es… en Madrid.  El trabajo está casi listo cuando tengo las fotos que pesco  en el oceáno Internet y lo demás, lo soluciono con un poco de imaginación y algún oficio en esto de armar un discurso sin grandes contradicciones.  Los temas del reporterismo telefónico surgen de la lectura previa de El País o El Mundo, el paradigma informativo de mis jefes y sus secuaces.  Sólo después de que estos medios hayan publicado la información, podemos aceptar por válidos  los hechos. Tras lo cual  recibo vía e-mail la autorización, o mejor, la orden de reelaborar el tema con los métodos ya antes mencionado.  Mi medio -como otros muchos-  no invierten tiempo ni dinero para buscar noticias,  ni contradicciones o respuestas en el entorno social.  Donde yo curro no se apuesta por temas novedosos, curiosos o importantes.  Eso no tira, no garantizará una abultada cifra de lectores de los cuales presumir.  Los jefes con la ética del corcho flotarán para siempre de un medio a otro, promoviendo este periodismo sin alma, ni escrúpulos que cada vez se erige como el modelo informativo rentable. Lo niegan, por vergüenza, pero dentro de un tiempo harán como Mercedes Milá, que está orgullosa.  “¿Cuántos  muertos? ¿Tiene cáncer?  Que se le vean las tetas, pero no mucho”.  Los mejores titulares son frases de tomate pútrido. Y allá vamos, ellos a la cabeza, nosotros a los pies, convirtiendo el espectáculo en información.

 

pillRiesgos de la concentración

En uno de los debates celebrados en el congreso que la Federación Española de Sindicatos de Periodistas celebró en Espartinas (Sevilla), con la presencia de más de ochenta delegados sindicales y bajo el lema “Salvemos el Periodismo. Dignidad profesional=Información de calidad”, se ha escuchado:

La aparición de nuevos formatos informativos marcados por el desarrollo y la difusión de las nuevas tecnologías y de Internet hace que las empresas periodísticas exijan la multiplicación de tareas de los profesionales de la comunicación en detrimento de la calidad de su trabajo, ha denunciado el coordinador del Sindicato de Profesionales de la Información de La Rioja, Jairo Morga.

Las empresas tienden a concentrar diferentes tareas en un solo trabajador ahorrando costes y sacrificando con ello la calidad del trabajo y, por tanto, del producto que llega al ciudadano que tiene derecho a recibir una información contrastada y elaborada con todas las garantías, ha apuntado.

Vía ADN/EFE   

 

pillEl periodismo ciudadano ayuda pero ‘no existe’

Citizens’ Global Studio es una iniciativa que explora esas posibilidades de colaboración entre el periodismo profesional y el ciudadano que cada vez se tienen más en cuenta como opción de futuro. Jacinto Lajas habla de las oportunidades que presenta para los profesionales la incoporación de informadores no profesionales a sus rutinas:

La primera de ellas es evidente. Los ciudadanos, escudados bajo su anonimato, pueden llegar a lugares donde a veces los profesionales encuentran obstáculos para desarrollar su trabajo por ser más fácilmente identificables.

Otra vertiente interesante son los diferentes ángulos desde los que una noticia se puede cubrir con este sistema. La colaboración propuesta por CGS enriquece la información, combinando la visión del profesional con materiales ciudadanos de distinto origen, que muestran diferentes perspectivas de un mismo hecho.

Al tiempo, Eduardo Arcos proclama que “El periodismo ciudadano no existe”    

 

pillLa amenaza de la chequera

Walter Oppenheimer y Rosario G. Gómez firman en El País un trabajado artículo sobre el ‘periodismo de chequera’ -ése que paga por la información- y los riesgos que conlleva interactuar económicamente con las fuentes, que pueden manipular de muchas formas la información y al informador. Empieza así:

El escándalo de los gastos de los diputados de Westminster ha abierto un debate casi tan viejo como la prensa: las bondades y maldades del periodismo de chequera, de gran tradición en el Reino Unido. Comprar información es algo que los tabloides británicos hacen constantemente y que la llamada prensa de calidad hace cuando le conviene. En España es práctica habitual que la prensa del corazón o los programas de cotilleo de las televisiones se rasquen el bolsillo para hacerse con exclusivas. En la mayoría de las ocasiones, lo que se compra son inocentes bautizos o tormentosos divorcios. En los medios generalistas no son comunes tales técnicas. Al menos, lo que no es común es que las confiesen.

 

pill¡Cuidado!:  Políticos ante la prensa

La forma de presentar la información política a los medios se ha puesto en entredicho esta semana. Por una parte, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) hizo un nuevo llamamiento a los informadores para que no asistan a comparecencias sin preguntas como la que tuvo ayer por el caso del Yak-42 el diputado del PP y ex ministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa. Por otra, la Asociación de Prensa de Madrid (APM), el Colegio de Periodistas de Cataluña y el Colegio Profesional de Periodistas de Galicia han denunciado la imposición de “bloques electorales tasados y cronometrados” en los medios públicos de comunicación durante la campaña a las elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio, y pidieron el libre acceso y grabación de los actos electorales. Las tres organizaciones -que han llevado el tema al Tribunal Supremo y quieren denunciarlo también en Europa con el fin de internacionalizar el debate- mostraron la preocupación que tienen los periodistas por estar “obligados” a emitir “propaganda electoral encubierta” como si fuera información. “Con esta imposición los ciudadanos son los principales perjudicados al ver sustituido su derecho a la información por videoclips de partidos”, afirmó el decano del Colegio Profesional de Periodistas de Galicia, Xosé Manuel Pereiro.

Vía Europa Press y Servimedia  

 

pillLa (des) información en Italia

Impresionante la situación que sufren los medios en Italia. Por si alguien se lo perdío, enlazó el artículo de Marco Tavlagio en El País, titulado ‘Montanelli y la información en Italia’ en la que se dice que la oposición está “desarmada y cautiva”, por lo que el único enemigo que le queda a Berlusconi es la prensa:  

Montanelli conocía bien la tendencia de los intelectuales italianos, empezando por los periodistas, a correr en auxilio del vencedor. De hecho, más que las censuras y las depuraciones de Berlusconi, le preocupaban las autocensuras y los servilismos espontáneos, animados por el poder corruptor de Il Cavaliere, muy hábil a la hora de alternar los halagos y las amenazas (…)

¿Cómo puede influir Berlusconi incluso en los periódicos que no son suyos? La respuesta está en la fragilidad del sistema italiano. Las televisiones son mitad (Mediaset) propiedad de Berlusconi y mitad (RAI) dirigidas y, en gran parte, infiltradas por él. Y la prensa escrita, que podría constituir un firme contrapoder, está en manos de editores no “puros”, es decir, que suelen tener automóviles, obras públicas, bancos, clínicas privadas financiadas por las regiones, energía eléctrica, concesiones de autopistas o telefonía del Estado, etcétera. Ninguno de ellos puede salir adelante sin los favores del Gobierno, sobre todo en época de crisis financiera y ayudas del Estado. Si se añade la caída de la publicidad y del número de lectores, que pone en peligro la propia supervivencia de muchos diarios, la necesidad de congraciarse con el Gobierno es vital. ¿Qué espacio de crítica puede tener un periódico en este panorama, agravado por la progresiva precarización de los contratos en la prensa? Si un joven reportero con contrato de seis meses propone una investigación inconveniente para el Gobierno o sus amigos, ¿qué esperanza tiene de verla publicada?

 

pillFotos de torturas publicadas, pese a Obama

Varios medios de comunicación han publicado una quincena de fotografías que reflejan torturas en las cárceles de Irak y Afganistán. Parece que forman parte de las 2.000 imágenes que el presidente de Estados Unidos quiere evitar que salgan a la luz. La difusión de las instantáneas partió de la televisión australiana SBS, que supuestamente las compró en 2006 a raíz del escándalo de Abu Ghraib.

Vía Abc.es

 

pillQué pasa si no te explicas bien

Eduardo Madinaveitia ha cerrado su blog en 20Minutos.es. Lo anunció el jueves en un tono poco explicativo y que inspira un ciclo de conspiraciones varias:

La deuda de PRISA es un asunto que se me fue de las manos: me enteré de la OPA sobre el total de Sogecable cuando se enteró casi todo el mundo y por el medio que se enteró casi todo el mundo, o sea cuando lo leí en el periódico. Seguramente en El País.

Pero parece que alguien ha encontrado un nexo de unión entre los problemas de los medios y los posts que yo escribía en este blog.Así que me despido. Fue bonito mientras duró.

Ante las reacciones de los usuarios del blog, explica algo más, pero no mucho

Al parecer alguno de mis comentarios ha ofendido a algún editor que poco menos que está pidiendo mi cabeza.

La blogosfera reacciona rápido, pero nadie sabe realmente nada de lo que ha pasado. Se echa la culpa a presiones de Prisa. Habrá que esperar para saber lo que ha ocurrido realmente.

 

pillPedro J. contra Google

Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, ha representado en el congreso Zeitgeist el sentimiento de los editores europeos ante el anuncio de Google de incluir publicidad en la versión estadounidense de su agregador de noticias. Su ponencia se pudo leer en la carta que escribió a los lectores el domingo pasado. Me parece una lectura interesante. Vuelvo a recomendarlo por si alguien se ha despistado.

 

pillCada vez menos profesionales optan a becas

Explica Richard Pérez-Peña en The New York Times que durante décadas los reporteros y editores de periódicos han visto en las becas en universidades una oportunidad para tomarse un período sabático en mitad de su carrera profesional y renovar, a la vez, conocimientos. Pero este analista observa que el grupo de becarios que se preparan este año para ingresar a los programas más famosos en Estados Unidos pone de manifiesto que se ha producido un profundo cambio:

Estos días, es menos probable que los periódicos en aprietos permitan a sus reporteros tomarse un tiempo libre. El equipo de gente que emplean es drásticamente menor [de lo que solía ser] y aquellos que han llegado a la mitad de su carrera tienden a estar menos preocupados de cargar las pilas y más interesados en conservar sus trabajos

Vía Kinght Center    

 

pillHola no se achica ante la crisis

Beatriz Cortázar escribe sobre Eduardo Sánchez Junco, editor de la revista Hola y flamante premio Luca de Tena:

El éxito de esta cabecera es, a entender de su editor, “una informacion interesante y lo más en exclusiva que se pueda. Algo que sorprenda al lector, que no haya visto antes, además de presentarlo muy bien”. Y en ese éxito están las portadas. “Por eso procuramos dar algo nuevo, interesante y distinto todas las semanas. Es verdad que hoy el número de páginas y nivel informativo que damos es muy superior a lo que deberíamos con la situación económica actual pero “Hola” no puede disminuir su volumen y calidad por la crisis, antes vendemos el piso que rebajar el producto”, explica.

  

Plagio en The New York Times

Vaya. Ayer hablaba del NYT como faro para el periodismo goblal en crisis. Hoy toca incidir en la parte oscura, de la que también hablabamos. Esta profesión está llena de luces y sombras:

Acto Primero.- En una de sus últimas entradas (ing. – ya corregida) Maureen Dowd escribe sobre la postura del ex presidente de EEUU Dick Cheney acerca de las torturas: “Cada vez más, la línea del tiempo plantea la cuestión de por qué, si la tortura era para prevenir ataques terroristas, parece que ocurrió  principalmente durante el periodo en el que se [el equipo de Bush] estaba buscando lo que era esencialmente información política para justificar la invasión de Irak”.

Acto Segundo.- Son Exactamente las mismas palabras que utiliza Marshall en su blog de información política Talking Points Memo.

Acto Tercero.- Maureen Dowd se ha defendido en el Huffington Post -otro blog que cada vez adquiere más importancia-. Admite que el párrafo de su columna dominical es igual al que escribió Marshall el martes anterior. En su defensa dice que que “no leyó en toda la semana Talking Points Memo, sino que escuchó esas opiniones de boca de un amigo suyo, que con toda seguridad debe de haber leído a Josh Marshall sin decírmelo.”. Corrige su entrada con una indicación a la fuente. Ahora pone que lo dice Josh Marshall. Además ha borrado la alusión al equipo de Bush.

Esto me recuerda algunas discusiones que, de cuando en cuando, surgen con los alumnos. Pese a que conocen la prohibición de copiar y la obligación ética de enlazar con las fuentes, la frase sale siempre de alguna boca: “Sólo ha sido un párrafo y el resto está muy trabajado”. ¿Cuántas veces hay que matar a alguien para que te acusen de homicidio? Es más, ¿ese homicidio puede estropear toda una vida de honrado ciudadano? Cualquier juez no dudaría en sentenciar el homicidio con una sola víctima. Aunque luego haya atenuantes, los homicidas suelen llevar una vida ordenada y los vecinos acuden a los medios a decir que era un buen hombre y que nada hacía pensar que acabara matando.

En el periodismo ocurre lo mismo. Y cada vez más. En The New York Time supieron reaccionar ante el caso de Jayson Blair, aunque sea en menor escala. Entonces, un comité de investigación del plagio liderado por Allan M. Siegal identificó en una serie de exhaustivos artículos los desllices de Blair, que arrastraron consigo al director del NYT, Howell aines, que se vio obligado a dimitir.

Helena Barrera-Agarwal  reflexionó sobre el tema, y su pensamiento es extrapolable al momento actual y las circunstancias introducidas por internet en todos los medios del mundo:

Durante años Blair se había servido de la tecnología del periódico para escribir historias apócrifas. Usando teléfonos celulares había dado la impresión de encontrarse en los lugares de sus reportajes, sin abandonar Nueva York. Sus crónicas contenían pormenores plagiados de crónicas ajenas, descripciones redactadas con la ayuda de fotografías localizadas en bases de datos, declaraciones inventadas por su imaginación febril. A pesar de la gravedad y envergadura de sus embustes, con alarmante regularidad su firma había aparecido en la célebre primera plana (…)

El ambiente periodístico que permitió las actividades de Jayson Blair y de Judith Miller es un paradigma de los escollos que inquietan a la profesión. Seth Mnookin en su libro Hard News (Difíciles Noticias) alude a las características de la administración de Howell Raines valiéndose de las observaciones críticas de Daniel Okrent, editor público del The New York Times:

‘Una avidez por exclusivas; una cultura que valoraba espectaculares historias de primera página; una tendencia al periodismo de “golpea y corre”, en el que raramente se asignaba continuaciones escépticas a historias; y una mística en la que las fuentes de importancia eran tratadas con guante blanco.’

Hay que esperar una reacción del periódico para conocer el verdadero desenlace de la historia. En cualquier caso es una pena que esto sea así. El copia-pega es casi una herramienta más del oficio. Y si no, vean esto:

Artículo de Rosa J. Cano en Elpaís.com: ‘La calidad como reto para el nuevo periodismo digital’

El artículo en Periodistadigital.com

Reacción de Rosa en su blog:  ‘Me copian título y erratas’

 

 

The New York Times como referencia

Estamos mirando a New York. Allí está el diario que representa todos los ideales e ilusiones del periodismo occidental, el respetado The New York Times, que a la vez que sufre como ninguno los mordiscos de la crisis económica. Pero el héroe no se rinde y, dispuesto a reinventarse, cada semana aporta nuevas fórmulas de negocio. Sirvan  como ejemplo las tres últimas:

Times Reader 2.0 es una página desarrollada con Flash y que, tras la instalación de una aplición,  “se lee como un periódico” con un sistema de paso de página muy sencillo. Es en realidad un guiño a los lectores tradicionales del periódico en papel, pues mantiene el mismo aspecto.

Time Wire es, sin embargo, una propuesta muy diferente, pensada en los nuevos lectores acostumbrados los formatos del microblogging. Se trata en realidad de una especie de agregador que va incorporando los titulares y una pequeña entradilla de todos los temas publicados en las distintas secciones y blogs del diario digital, a los que enlaza.

Lens es un blog dedicado exclusivamente a la fotografía, vídeo y fotoperiodismo.Con esta sección digital se quiere recuperar una de las facetas más sugerentes de la profesión, la del reporterismo gráfico, que tanto prestigio le ha proporcionado al diario. 

Si se quiere, las novedades no son para tanto. Pero se perciben en todo el mundo como una buena muestra de que el gigante no se rinde. Sigue buscando fórmulas para encontrarse con la mejor manera de informar. El reconocimiento es general, pues con los cinco pulitzer que ha recibido este año cuenta ya con 101. Es el medio que más distinciones de este tipo ha recibido.

frontpageThe New York Times cerró el año pasado con unas pérdidas de 57,8 millones de dólares, tuvo que poner a la venta el nuevo edificio de su redacción y recortar los dividendos y pagos a sus ejecutivos.

El año 2009 no empezó bien. El cinco de enero, víspera de Reyes, publicó por primera vez en su portada un anuncio publicitario (foto derecha). La crisis tocó en ese momento la sacrosanta primera página del diario, un espacio sensible para los periodistas estadounidenses de la ‘vieja escuela’. Ya lo habíamos visto un par de años antes en  The Wall Street Journal, donde bajo la influencia de Rupert Murdoch se empezó a publicar publicidad en portada en medio de airadas protestas por parte de los trabajadores.

En estados Unidos las primeras páginas de los rotativos estaban reservadas hasta hace muy poco a la información. Sólo unos pocos, con USA Today -el periódico de mayor circulación del país- a la cabeza se atrevían a romper con la tradición. Por eso la medida en el NYT se vivió como una claudicación a la publicidad, que invadía de este modo un espacio simbólicamente virgen hasta ese momento. Parecía que, después de esto, ya estaba perdido todo.

En abril los recortes llegaron a los sueldos de la mayoría de de la plantilla (ing.) del diario más leído de los Estados Unidos (una media de 2,8 millones de lectores diarios y 4,2 millones los domingos). Y todos los periodistas del mundo -los que aún no habían sufrido los bandazos del sunami económico- pusieron sus barbas a remojar.

Pero confiamos en la capacidad de superación del medio. Ha demostrado que una innegable habilidad para salir de apuros de todo tipo. Los casos de Jayson Blair y de Judith Miller se encuentran entre lo más oscuro de la  reciente historia del periodismo, pero la cabecera supero el bache con un gran ejemplo de autorregulación (para quienes no conozcan la historia, María Helena Barrera-Agarwal la cuenta bien en “Crisis y autorregulación: problemas en The New York Times“). La conciencia interna de los profesionales que trabajan en este medio es proverbial.

Por eso, y por los detalles que nos siguen llegando de la integridad de sus redactores, seguimos mirando con simpatía hacia Nueva York. El último guiño ocupó una píldora del pasado fin de semana:  Thomas Friedman, uno de columnista los columnistas estrella del New York Times, ha tenido que devolver 75 mil dólares que había cobrado por un solo discurso para una agencia gubernamental.

Por eso, entendí lo que quiso decir Pedro J. Ramírez con su artículo dominical (muy bueno, por cierto), “El periódico es el héroe“. Comprendo que el NYT sea una referencia para todos.

Píldoras periodísticas para el fin de semana

pillJulián Lago, muy grave en Paraguay

Me entero por Joana Morillas que Julián Lago ha sufrido un grave accidente:  

Hoy, Julián está ingresado en un hospital de Paraguy debido a un accidente que le mantiene entre la vida y la muerte. Me cuenta mi amigo Juan Luis Galiacho que Lago se había trasladado allí buscando empezar de cero: “Hace unos meses, recibí un SMS de Julián donde me decía: «Estoy en las misiones de Paraguay, más cerca de Dios que de los hombres». Me impactó mucho cuando lo leí y todavía lo guardo”, me explica un Galiacho visiblemente afectado.

Trabajé con Julián durante un par de años largos en la revista Tribuna de Actualidad. Era mi época más activa como free lance. Fueron tiempos muy fecundos en todos los aspectos. Espero que pase pronto el susto.

Las agencias han servido la noticia y lo leo en más sitios.  

 

pillHackean un twitter del NYT

Se pensaba que tras los hackeos de hace unos meses a cuentas de famosos y que pusieron en entredicho, una vez más, la fiabilidad de las informaciones servidas por el microblogging, Twitter comenzaba a solucionar las vulnerabilidades de su sistema. Pero no es así. una de las cuentas en Twitter de The New York Times, The Moment, que representa al blog del mismo nombre dedicado a la moda, se pudo ver la noche pasada un ‘tweet’ algo sospechoso, anunciando un servicio de webcams para adultos. Enseguida se dieron cuenta y pidieron perdón.

Vía:  Mashable/Periodismo Ciudadano  

 

pillEstudio ‘Saving de news’

Free Press, un grupo creado para reformar los medios de comunicación, luchar contra la concentración y lograr un acceso universal a la comunicación, acaba de publicar el estudio : “Saving the news:  Toward a National  Journalism Strategy”, en el que se ofrecen varias opciones para superar la situación que atraviesa el periodismo. Jacinto Lajas escribe sobre el tema:

A pesar de lo que pueda parecer, no hay que ver el panorama de forma desalentadora, al contrario, y como escriben los autores de este fantástico estudio: “Esta crisis es una oportunidad de oro para la creación de nuevas alternativas”. Especialmente para fomentar un “verdadero periodismo de servicio público”.

Estudio completo ‘Saving de News’ de Free Press  (PDF, en inglés)

 

pillEl más influyente es Moot

Guillermo Alonso anuncia en El País que el zetgeist digital se ha impuesto. El reportaje se titúla “La dictadura del ‘fan’ internauta”:

El hombre más influyente del año, según la edición digital de la revista Time, se llama simplemente Moot. Es el nick, o seudónimo, de Christopher Poole, de 21 años y fundador de 4chan.org, el foro online más visitado del mundo. La apariencia de su sitio web es fea y caótica, los chistes privados hacen que el principiante se pierda en un mar de referencias incomprensibles y la ausencia de normas lleva a que uno pueda encontrar de todo. Sin embargo, allí han nacido los más intensos fenómenos cibernáuticos de los últimos años: los memes, los lolcats o el rickrolling (un vistazo en Google ahorrará horas de explicaciones al lector que los desconozca). También ha destapado escándalos mediáticos que han podido costar campañas electorales, como el hackeo al e-mail de Sarah Palin. La elección de Moot como personaje más influyente del año fue, ha confirmado Time, otro simple hackeo. Pero, demostrando sentido del humor y una moderna resignación, aceptaron la trampa y dejaron el resultado como estaba. Tal vez pensaron que si los miembros de un foro son capaces de hackear su web para dar tal toque de atención, su líder, Moot, puede ser realmente el hombre del año.

 

pillLas noticias como producto o como servicio

Cuenta Paul Alonso en el blog del Knight Center:

El Chicago Tribune —periódico que está endeudado, en bancarrota y en crisis de lectoría— hace algunas semanas decidió preguntarle a sus lectores qué tipo de notas quisieran leer en el diario. El cuestionario fue enviado a 9 mil personas, y preguntaba cuál de 10 posibles notas le gustaba más al lector. Pero más que hipotéticas, éstas eran notas que los periodistas estaban realizando de verdad. Ante la protesta de más de 50 empleados de la redacción, Gerould Kern, editor del Tribune, abandonó el proyecto: “Diseminar información sobre notas en progreso compromete el reportaje”, dijo Kern.

Pero lo mejor es su reflexión final:

En el actual contexto de crisis de los medios, el debate sobre el rol del periodismo toma nueva importancia. Si antes la ambición comercial llevaba a muchos medios a convertir las noticias en un producto de consumo, ¿cómo podrá sobrevivir la noticia como bien cívico? ¿Cuán diferente es lo que el lector quiere a lo que necesita? Y bueno, ¿qué es lo que el lector necesita y quién decide eso?

 

pillEl periodismo serio y el que no

Otra interesante ‘píldora’ servida por Paul Alonso :

Los periodistas ‘serios’ supuestamente deben evitar fuentes anónimas (excepto en casos excepcionales) y no pagar por información. Los medios tabloides no siguen estas reglas. The Enquirer, un famoso periódico tabloide de Estados Unidos, dice que pagar a las fuentes puede ser una manera más confiable de obtener información, porque su motivación de hablar será clara y abierta.

 

pillMóviles en ruedas de prensa

El portavoz del Gobierno de Obama, Robert Gibbs, decide castigar sin móvil a un periodista durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. Su teléfono había sonado en dos ocasiones interrumpiendo al portavoz, cuando éste, sin vacilar, le pidió que se lo entregara. Ocurrió en medio de una rueda de prensa en la que el objetivo era comunicar la decisión del Ejecutivo de prohibir la publicación de fotos que muestren las torturas que efectúan los militares estadounidenses a los presos en Irak o Afganistán. Decisión que, por cierto, ha sido rebatida por Amnistía Internacional.

Vía Telecinco.com

 

pill A veces ‘el perro sí que come perro’

El manual de ética de The New York Times exige que sus periodistas informen en enero de cada año si es que han ganado más de 5 mil dólares en honorarios como conferenciantes. Por esta razón, el analista de medios del Los Angeles Times James Rainey se indignó al leer en el San Francisco Chronicle que Thomas Friedman, uno de columnista los columnistas estrella del New York Times, se había embolsado 75 mil dólares por un solo discurso en un evento patrocinado por la agencia gubernamental que regula la contaminación atmosférica en el área de la bahía de San Francisco. Dean Graber cuenta que Friedman se ha visto obligado a devolver el dinero:

“He aquí una sugerencia: ha llegado el momento de periodistas influyentes como Friedman revelen sus fuentes importantes de ingresos externas”, dice Rainey, quien agrega que no tiene ninguna razón para dudar de la reputación de Friedman. “Sin embargo, parece justo que los periodistas —que pasan mucho tiempo presionando a los funcionarios públicos para que den cuenta de sus fuentes de ingresos— comiencen a avisar sobre posibles conflictos de interés”, añade.

 

pillLa Hemeroteca se revaloriza

No consiguio, ningún premio EPpy de periodismo digital, pero la Hemeroteca de La Vanguardia, que permite consultar de forma gratuita a través de internet los 128 años de historia del diario, ha recibido el galardón a la mejor iniciativa de prensa del año en la tercera edición de los premios GoliADs, concedidos por la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona. La Vanguardia explica sus servicios así:

La Hemeroteca de La Vanguardia se ha convertido en el mayor patrimonio periodístico del mundo hispanohablante puesto a disposición de los ciudadanos de manera gratuita. Los usuarios pueden buscar por palabras, por fecha o por tendencias entre los más de dos millones de páginas publicadas a lo largo de la historia del diario, y ver las páginas en formato pdf tal y como fueron publicadas en su día.

 

pillLecciones de Jarvis

Jeff Jarvis, autor del libro “¿Qué haría Google?”, cree que los periódicos deben articular un “plan estratégico para cuando se elimine la imprenta”. Leo en ADN.es algunos de los consejos, muchos de sentido común, que expuso en la conferencia titulada ‘¿Qué es lo que haría Google? Lecciones para las compañías de medios’, en el 79 Congreso Mundial de la Asociación de Mercadotecnia de Medios (INMA, por su sigla en inglés)

 

pillDestitución en El Ente

TVE destituye al director de Deportes por no emitir himno nacional (y la pitada) en la final de la Copa del Rey.

Vía Infoperiodistas

  

pillCarta a Zapatero para protestar por los medios

Curiosa noticia que muestra, por una parte, que los lobbies funcionan en Estados Unidos y, por otra, que no siempre presionan donde deben. ¿O sí?:

Congresistas de EEUU han enviado una carta a José Luis Rodríguez Zapatero en la que muestran su preocupación por el creciente antisemitismo en España. En ella también critican a la prensa española por “su continua retórica antisemita” y en particular al diario El País, que según estos representantes publica “y viñetas que transmiten estereotipos anti-israelíes”.

Vía Infoperiodistas 

 

pillMemoria Anual 2008

Ya está disponible la Memoria Anual 2008 de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM)

No leas revistas de belleza, te sentirás feo

Ése es uno de los consejos que me da un amigo en uno de esos vídeos víricos que me suelen enviar tras la excusa-inexcusable- del ‘ya sabes que no me gusta este tipo de correos, pero echa un vistazo a éste que está muy bien’. Es la nueva forma de trasmisión de filosofía vital de consumo rápido, de pensamiento fácil y ya digerido. Y ‘Wear Sunscreen’ (Usa protector solar) me llega bajo el lema: “un poco de optimimos vital para disfrutar de la vida” (vídeo 7:02 m):

Dejo el análisis sociológico de este fenómeno de transmisión ciudadana de nuevos y viejos valores a quien tenga más criterio, seguro que las conclusiones son interesantes. La web social no sólo afecta a la música, la economía y al periodismo, como vemos. A mí me llamado la atención la frase (minuto 3:09 del vídeo) que he llevado al título de esta entrada:

No leas revistas de belleza, para lo único que sirven es para hacerte sentir feo.

Un tiro en la conciencia de la prensa. Intenta parecer una especialidad de ayuda práctica a la ciudadanía y se convierte en un instrumento de sometimiento y de tortura para todos. Luego pasa lo que pasa:

La foto original de REUTERS y la retocada de 'Paris-Match'.

Pero que nadie me malinterprete. El periodismo especializado en este campo puede ejercerse desde una perspectiva muy seria. Las revistas de belleza son necesarias e, incluso, pueden ser beneficiosas si cumplen su función de periodismo de servicio (que no de servicios, que no es lo mismo). El instrumento no es bueno ni malo. Lo peor es el uso que se hace de ellas, cuando  lo convertimos en plataformas publicitarias para las marcas. Es una forma de convertir el periodismo en lo que no es. Mostrar el mundo como debería ser en lugar de tal cual es.

Y como la publicidad es un negocio muy desarrollado y con gente muy lista, pues se mimetiza. Ya lo veremos en cuanto se prohíba en la televisión pública, a partir de este otoño. Y si no, al tiempo.

Por cierto, si la publicidad de todos estos productos no está en la tele pública, ¿irá a otras teles o se vendrá a la red? Porque las privadas ya no pueden incorporar más anuncios a ciertas horas sin icumplir las leyes.