Ya no me creo nada

erroresComo para anotar en una entrada de Mala Prensa lo que he visto, así sin buscarlo, en El Mundo (papel). Son errores que dicen poco de un medio que se proclama grande. La verdad, hay momentos en que preferiría tener un espíritu más positivo, al estilo de La Buena Prensa, porque como dice este aconsejable blog “siempre se publican páginas de buen periodismo”. Es cierto, pero creo que es momento de exigir(se) el máximo.

Cada tarde, a eso de las cinco, dejo el ordenador y me voy a tomar tranquilamente un café. Sólo y con dos azucarillos, que me gusta dulce. Aprovecho para relajarme y degustar dos cosas que me motivan especialmente: la cafeína y el tacto del papel de prensa. Es gratificante tantas sensaciones a la vez: la tinta deja huella en mis dedos y los titulares en mi cabeza. No está mal.

Digo que es gratificante, salvo los días en que sale a pasear mi espíritu crítico. Hoy era uno de ésos. Y esta vez le ha tocado a El Mundo(generalmente leo El País y El Mundo):

En la sección de Televisión, en la parrilla veo que en “Supervivientes” aún aparece Iván Santos, el ‘triunfito’ que ya salió del programa hace semanas. Bueno, no importa, se les ha pasado. La parrilla es un engorro y las erratas son algo que puede ocurrir.

Pero en contraportada hablan de No Angels y la detención de una de sus cantantes por haber contagiado el VIH a su amante sin haberle advertido del peligro. Todo iba bien hasta que leo que el redactor dice que el grupo quedó el tercero en Eurovisión el año pasado. Qué más quisieran los alemanes. Y eso que creo que quien escribe es especialista en música en el diario.

Lo he buscado al volver a casa, pero sólo se accede a ello si eres suscriptor, y no tengo ganas de dar vueltas. Lo extraño es que hace un par de días, El Mundo recogió la información de EFE y, ya en el subtítulo, decía que “El año pasado quedaron en último lugar en Eurovisión“.

Ver imagen en tamaño completoCuando oigo a alguien que ya no se cree nada de lo que dicen los periodistas, no pienso en la prensa del corazón ni en el descrédito derivado de  internet, siempre me vienen a la cabeza estos ‘pequeños’ despistes. La mayoría se solucionarían con la vuelta de los correctores a las redacciones. Al menos de suficientes correctores, porque muchas de las veces no son erratas, son errores.

Supongo que alguien tendrá que decirle a alguien que merece la pena invertir en credibilidad. He leído en El Mundo que es el gran problema de la profesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: