Consideraciones sobre el hipertexto para Esther Vargas

author photoEsther Vargas me planteó tres preguntas sobre el hipertexto, y yo gustosamente le conteste:

1.- ¿Consideras que se usa el hipertexto en los diarios on line?

Lo peor del hipertexto -entendido aquí en su sentido limitado a la utilización que se hace en el periodismo de los enlaces internos y externos que complementan la información- no es su poco uso, que también; lo realmente malo es que en los diarios digitales de nuestro entorno se emplea mal. Me consta que se está haciendo un esfuerzo -aún claramente insuficiente, pero explicable por las circunstancias de la integración- en las redacciones de Elpaís.com y de Elmundo.es y en Lavanguardia.es, pero poco más. El resto se mueve entre la nada y las buenas intenciones, con algunos ejemplos regionales destacados como Lavozdegalicia.es, que a veces -no siempre- pone enlaces a noticias relacionadas.
 
No obstante, hay que decir que el hipertexto es una herramienta excepcional que internet proporciona al periodista. Pero el nuevo medio no la impone. No es una obligación, no nos engañemos. Ocurre lo mismo con el color en los diarios impresos. Tienen la posibilidad de incorporarlo a todas sus páginas y emplearlo con profusión, pero no lo hacen. Con el lenguaje hipertextual, el redactor se enfrenta a un elemento adicional nuevo, muy enriquecedor -para él y para sus usuarios- pero complejo. Le obliga a cambiar su forma de enfrentarse al artículo y su manera de pensar, entrenada en el discurso lineal con principio y fin.
 
Por ello, el periodista se ha de acostumbrar a la nueva herramienta de la misma forma que los maquetadores de los diarios se han de hacer con el concepto del color: poco a poco y conociéndolo a fondo. El hecho de tenerlo no significa que hay que usarlo sin sentido. Internet es muy joven aún, y conviene dejarlo crecer sin trompicones.
 
De momento, más que del periódico digital, todo depende del redactor que sirva la información. De hecho, es significativo que la nueva Prisa considere a los redactores convergentes “proveedores de contenidos”. Poco más hay que decir de la deriva de la profesión.

 
2.- ¿Crees que hay temor de los medios para usarlos?

Más que de temor yo hablaría primero de una falta manifiesta de tiempo y después de cierto desconocimiento. Muchas de las informaciones que vemos en las portadas de los diarios online españoles no son volcados directos del papel, como se suele pensar, sino servicios de agencia tal cual. Como mucho, con ligeros cambios en el titular pero sin ningún enlace.
 
Si a la premura le añadimos el desconocimiento, provocado porque la mayoría de los redactores son autodidactas y se acercan al hipertexto sobre la marcha (la empresa les ha dado unos cursillos rápidos para que se hagan con el software), hemos dibujado un paisaje bastante aproximado.
 
El periodista tradicional se ha convertido en periodista digital de la noche a la mañana. No creo que la mayoría de redactores de El País, ahora también ciberredactores/proveedores-de-contenidos de Elpaís.com, se haya planteado de una forma reflexiva la utilización del hipertexto. Hasta ahora no he presenciado debates sobre cómo usar un enlace. No al menos con la frecuencia en que se dan en los departamentos de maquetación las diatribas sobre la utilización de un color u otro. Hasta que esto no suceda carece de sentido pedir más hipertexto.
 
Además, si acudimos a la bibliografía de referencia, hay teóricos, como Kushal Khan y Craig Locatis, partidarios de una baja densidad de enlaces. Como con el color, se puede entender una política de moderación hipertextual. Porque, además de la perspectiva del periodista, también hay que presuponer que los usuarios lo manejan sin problemas. Un texto muy enriquecedor para un internauta experto puede desorientar a otro menos experto y no acostumbrado a los enlaces intertextuales.
 
Una vez dicho esto, es cierto que apenas se aprovechan las inmensas posibilidades del hipertexto en los diarios digitales españoles. Tampoco se utiliza el potencial multimediático de la Red y mucho menos la oportunidad que nos proporciona la interactividad. Son otras asignaturas pendientes del periodismo en Internet.

3.- ¿Por qué se teme tanto al enlace externo?

Se han dado dos razones principales para ello: el temor a perder definitivamente al usuario y el no querer proporcionar visitas a la competencia.  El hipertexto aparece como una invitación a que el usuario abandone nuestra página, pero también es una ocasión inmejorable de demostrarle que le damos lo mejor, de lo nuestro y de los demás. Proporciona una ventaja competitiva sólo comprensible con un pequeño cambio de mentalidad. Los enlaces suman, en ningún caso restan.
 
En general me preocupa más que se utilicen compulsivamente enlaces simples, de una sola palabra o término, y que no se utilice un ‘hipertexto razonado’ basado en una idea, que subraye una frase. El uso de enlaces en nuestros medios es muy mecánico. Aún no se percibe que los periodistas, ni siquiera los más jóvenes, hayan incorporado el hipertexto a sus artículos con la misma soltura con que utilizan los adjetivos o los tiempos verbales. Hasta que el hipertexto no forme parte del ‘estilo del ciberperiodista’ no habremos alcanzado la madurez en este campo.
 
Sólo en ocasiones es suficiente enlazar un solo término. Jugar con conceptos más complejos -frases no excesivamente largas o combinación de palabras determinantes- es suficiente para que el usuario tenga una idea precisa de hacia dónde le va a llevar el clic.
Especialmente irritante es la costumbre de cubrir la ‘cuota hipertextual’ con enlaces innecesarios a una web oficial de empresas e instituciones que apenas nos dice nada de ellas. Tampoco es habitual avisar de que las páginas referidas (las que se van a abrir) se expresan en idiomas ajenos. Cuando el enlace nos lleva a un vídeo o un podcast, debería expresarse la duración. Puede que sean muy interesantes, pero es probable que un usuario interesado carezca de tiempo o paciencia para verlos/oírlos.

¿Qué cuesta indicárselo?

Esther acaba de publicar el artículo en Tinta Digital bajo el título “Los medios y el link

Siento cierto vértigo al ver mi nombre junto al de Álvaro Liuzzi, Pablo Mancini y Nabor Garrido. Ahora -me suele suceder- se me vienen a la cabeza tantas cosas que podría haber dicho sobre los enlaces y la novedosa economía que se genera alrededor. Me tranquilizo pensando que tendré muchas más oportunidades aquí de desarrollarlo.

Aprovecho esta entrada para transmitir todo mi apoyo a esta periodista de raza que es Esther Vargas, comprometida con su causa personal y con la profesión.

El mundo se mueve gracias a la energía de muchas y muchos comoVargas.  Enhorabuena Esther, eres grande.

Anuncios

Una respuesta

  1. Hola
    Me alegra que hayas puesto aquí toda la entrevista. Fue un gusto leer tus respuestas, y sufrí para editar, pero fue maravilloso aprender de ti.
    Abrazos y gracias por las ‘flores’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: