El P-I digital marca el camino incierto del travestismo mediático

Con motivo del cierre la edición de papel del Seattle Post-Inteligencer, tras 146 años en el quiosco, Juan Varela se pregunta si la conversión a digital será la solución para los medios españoles ahogados por la crisis . Él mismo se responde: ”Todavía no”.

Mientras los medios norteamericanos consiguen una media de cinco dólares (3,9 euros) por usuario único y año, en España son pocos los que superan el euro y muchos están por debajo de esos ingresos. Por tanto, diarios locales como El Periódico de Catalunya (1,8 millones de usuarios únicos mensuales) o El Correo (1,45 millones) soportarían una redacción de entre 15 y 20 personas con sus salarios medios actuales. Una reestructuración tan o más fuerte que la del diario de Seattle. Es pronto. Los diarios deben esperar a aumentar su facturación digital muy por encima de la actual antes de pensar en un futuro sólo digital. Pero para asegurarlo deben empezar a reinventarse, crear nuevos lectores, nuevos anunciantes en el mercado local y convertirse en medios plataforma para una adecuada oferta y rentabilización de información local y ciudadana.

Hearst, la empresa propietaria del P-I (como se conoce al Seattle Post-Inteligencer) quiere vender la reconversión como algo positivo. Para sus directivos supone el arranque de una nueva etapa, un punto de inflexión hacia una nueva forma de entender el periodismo.

El P-I es el mayor medio de papel convertido a digital hasta ahora. ¿Marca una tendencia? (vídeo 0:55 m)

Así el travestismo digital del periodismo de papel se convertirá en ‘un laboratorio’ donde el grupo Hearst probará distintas ideas para aplicar a su cadena de 16 rotativos.

Vemos esto como un gran experimento para lanzar una compañía local exclusivamente digital en Seattle, aprovechando la gran marca y el gran talento que tenemos’, afirmó Steven Swartz, presidente de la cadena de periódicos Hearst en una entrevista con el diario The Wall Street Journal.

El P-I digital se quedará con una veintena de redactores. Hasta ahora eran 160, es decir, funcionará con la octava parte del personal y no habrá gastos de papel ni de impresión ni de distribución. Esos son los cálculos. 

La idea de los directivos de Hearst es dar prioridad a los comentarios, consejos y enlaces a otros sitios, al estilo del periodismo híbrido del que ya empezamos a ver algún ejemplo por aquí, aunque también dará alguna oportunidad a lo que han dado en llamar el ‘periodismo original’.

No obstante, ya se han oído voces autorizadas que afirman que no está claro que el P-I digital vaya a asegurar su viabilidad. “Un informe publicado por el Proyecto para la Excelencia en Periodismo recuerda, en ese sentido, que el 90 por ciento de los ingresos de los periódicos todavía procede de sus ediciones en papel y destaca que la publicidad digital se está estancando.”

Mariano Lozano reflexiona también sobre el tema en Soitu.es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: