Píldoras periodísticas para el fin de semana

Estas son algunas de las noticias que mi rádar particular ha detectado como relevantes en el océano informativo:

 

pillEl Gobierno facilita la fusión entre cadenas de TV

Un decreto para la supervivencia. El Gobierno aprobó este viernes en consejo de ministros un decreto que elimina la restricción del 5% para inversores o empresas que participen en más de una cadena. Según fuentes del sector, esta nueva norma abre la puerta a los intercambios accionariales entre los principales jugadores del mercado de la televisión como Antena 3 o Telecinco, en saludable posición financiera, sobre otras empresas privadas como La Sexta (Mediapro, Televisa) o Cuatro (Prisa) en peor posición ante la recesión publicitaria.

Análisis en Soitu.es,  y Periodista 21 (uno y dos)

 

pillVarias televisiones británicas podrían unirse

En el Reino Unido los tiros van por ahí también. “Tres de los grandes operadores del Reino Unido sopesan fusionarse para superar la crisis y, por las cifras comerciales y de audiencia que manejan, provocar un ‘terremoto’ sin precedentes en el panorama audiovisual británico” anuncia Elmundo.es. Juntos acapararían el 60% del mercado publicitario de la televisión.

El Mundo

 

pillPeriodismo moribundo e hipocondriaco, pero muy vigoroso

Joana Bonet se pregunta en La Vanguardia si el periodismo, a fuerza de auscultarse, se ha puesto cibercondriaco: “Que se enteren de una vez -dice-, nada queda de la vieja leyenda de los plumillas insomnes. En las mesas de redacción, alineadas con pulcritud en edificios estúpidamente inteligentes donde se anima a que el periodista no pise calle, hace años que ya no hay botellas de whisky ni ceniceros. Ni rastro del halo mágico de la profesión, de la catarsis ante un buen titular o del tecleo compulsivo de más de doce folios. Salvo contadas excepciones, el periodismo debe ser breve y eléctrico. Un fogonazo contundente, un lector de feeds que te lo ponga fácil y te sirva la información en bandeja. Un pop-up. Pero mientras se prepara el funeral del oficio, con épica, leyenda y elegía, los periódicos son más noticia que nunca, leones despeinados que marcan la agenda política vigilando el poder y hurgando entre comisiones, espías caseros y sastrerías italianas. Periódicos que tumban a alcaldes, consejeros de la Comunidad de Madrid y hasta consiguen como trofeo la cabeza del ministro cazador. ¡Qué encomiable vigor tratándose de dinosaurios!”

 

pillTwitter el primer medio donde se publica

Para investigadores y coleccionistas de las ya innumerables aportaciones de Twitter como sistema de alerta en casos de catástrofes. Cuando esta semana cayó el avión turco cerca del aeropuerto holandés, de Shiphol, una vez más funcionó el microblogging. Ernst Poulsen lo cuenta con detalle en E-Media Tidbits: “Two eyewitnesses reported on the crash using Twitter: @nipp and @ansgarjohn. Both were immediately picked up by international sources and interviewed. One example is this BBC Channel 4 interview with Jonathan Nip (scroll down to find it) In fact, one of the eyewitnesses said he had to stop tweeting because he was constantly talking to the news media.”

  

pillCinco diseños para observar

 La Society for News Design (SND) acaba de reconocer el diseño de un periódico mexicano y cuatro publicaciones europeas:

The News, de México (diario).

Akzia, de Rusia (bimensual).

Eleftheros Tipos, de Grecia (semanal).

Expresso, de Portugal (semanal).

Welt am Sonntag, de Alemania (semanal).

El tamaño y formato de las publicaciones vencedoras muestran la tendencia por el “periódico-revista”, un híbrido que antiguamente se asociaba con las revistas de estilo, dice la SND.

Knight Center

 

pillAyudas con condiciones, piden los sindicatos

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) ha anunciado que va a solicitar ayudas del Estado para superar la crisis del sector. Pedirá reducciones en el IVA por la venta de prensa, ayudas para la innovación tecnológica y el estímulo de la lectura, entre otras medidas. Según los editores, los poderes públicos deben contribuir a la estabilidad de la prensa porque es la “garantía de una sociedad plural”.
La Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) responde que “celebra que la patronal se preocupe por la pluralidad y por la función social de la prensa. Pero también queremos recordar a la AEDE la necesidad de que exista pluralidad interna en los medios y la defensa de la información como un bien social y no como mera mercancía” y propone condiciones.

Rebelión.org    

  

pillLos usuarios de Facebook se han rebelado

Francis Pisani explica en Soitu lo ocurrido alrededor de Facebook, una de las redes sociales más populares. Todo empezó cuando Facebook introdujo una modificación en las ‘Condiciones de uso’, del contrato que aceptamos todos cuando nos conectamos a este sitio de redes sociales. El blog Consumerist (de la Consumers Union) denunció este cambio y en especial el hecho de que Facebook siguiera conservando la propiedad de nuestros datos incluso si damos de baja nuestro perfil.

  

pillPatética imagen de los periodistas en Gaza

Robert Fisk analiza la cobertura que los medios hicieron sobre Gaza en una entrevista con Stefan Christoff : “La prensa internacional dejó un margen para su propia humillación: Israel dijo a la prensa que no podía ir a Gaza y los medios realmente no trataron de hacerlo, así que la prensa se quedó fuera de Gaza y pontificó desde tres kilómetros de distancia (…)Ante el hecho de que los únicos periodistas que quedaban dentro de Gaza eran periodistas palestinos, las principales redes se vieron obligadas a poner sus reportajes en manos de árabes palestinos, que en muchos casos eran refugiados dentro de Gaza. Eso significa que había reporteros palestinos en el terreno que hablaban sobre su propia gente, sin trabas de periodistas occidentales que los interrogaran o que trataran de colocar un 50% de la historia de una parte y un 50% de la historia de la otra. Al Jazeera emergió como héroes del periodismo porque tuvieron su servicio internacional, su servicio inglés y también su servicio árabe operacionales en todos los aspectos desde oficinas dentro de Gaza. Palestinos individuales que trabajan para organizaciones noticiosas occidentales mostraron que podían ser periodistas competentes, y la imagen de los periodistas occidentales clavados fuera de Gaza fue tan patética como lo que es crecientemente su información sobre Oriente Próximo.”

Entevista traducida en Rebelión 

 

pill¿Locura u oportunidad?

Un emprendedor tiene una idea -parece que bastante generalizada- de crear un medio, lo plantea en su blog y le llueven sugerencias. 125 comentarios, algunos con ideas frescas.

Alenjandro Suárez Blog    

 

pillLa Red obliga a rectificar a El País

En internet son tantos los actores de la comunicación que intervienen que los ojos vigilantes también se reproducen exponencialmente. Hay que asumir y, mejor aún, extremar el cuidado en la verificación antes de publicar. Borrar una noticia no sirve de nada, la Red obliga a rectificar. Lo sucedido el miércoles 25 de febrero con Elpaís.com es una prueba más de ello. Esa tarde, durante varios minutos, el diario digital inculpó al portavoz del PP, Esteban González Pons, en la trama de corrupción que investiga el juez de la Audiencia Baltasar Garzón.

233grados.com    

 

pill¿Cambiar la Ley para publicar sondeos antes de las elecciones?

Según el artículo 69 de la Ley Electoral – que data de 1985-, los medios de comunicación españoles no podrán difundir los resultados de los sondeos realizados con motivo de las elecciones gallegas y vascas. Dicho artículo, que también obliga a acompañar todos los resultados con una ficha técnica del sondeo, ‘ha quedado obsoleto’, según Lluís Fatjó-Vilas, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Investigación de Mercados y Opinión Pública (ANEIMO): ‘discrimina por un lado a los medios españoles y por otro a los ciudadanos que no pueden hacerse eco de estos datos a través de Internet’. ANEIMO reitera su petición de reformar esta ley para que los medios puedan publicar encuestas electorales durante los cinco días previos a las votaciones.

PRNoticias   

 

pillFermín Bocos, un periodista prudente

Sobre las guerras entre periódicos y políticos, Fermin Bocos dice: «A mis alumnos de Periodismo siempre les digo que no se metan en guerras de generales, ellos tras dos o tres batallas firmarán la paz y quedaran las heridas entre la tropa».

El Comercio

 

pillCambios en la defensa del lector de El País

La periodista Milagros Pérez Oliva (Eriste, Huesca, 1955) será la nueva defensora del lector de El País en sustitución de José Miguel Larraya. El defensor del lector carece de responsabilidades ejecutivas en la estructura del diario y tiene facultades para realizar las averiguaciones internas que considere para aclarar las dudas de los lectores o para explicar los temas sobre los que crea que se debe dar una explicación a los lectores. En El País publica sus comentarios los domingos. Entre los periódicos que cuentan con un defensor del lector figuran The New York Times, The Washington Post, Le Monde, The Guardian o Folha de São Paulo.

El País

  

pill¿Qué significa bizarro?

No es una pregunta de Trivial. El término, cada vez más utilizado en ciertos círculos de gente joven, se emplea mal por un defecto de traducción. Lo peor es que, por su actividad vírica y su efecto de ‘falso amigo’, se está extendiendo muy rápidamente.

Buscadoor   

 

pillPeriodismo es eso que sale en los telediarios…

“La mayoría de lo que se ha visto, oído y leído sobre Marta del Castillo no es periodismo. Periodismo es eso que sale en los telediarios, pero no lo que aparece en esos programas. Lo único que podríamos demandar desde el periodismo es que se abandone el formato profesional periodístico y se aborde desde otro punto de vista y que quienes no cumplan con las normas de ética sean expulsados de las asociaciones de periodistas. No podemos convertir el periodismo en un espectáculo como en la película El gran carnaval.”, escribe Fernando Santiago. Me ha recordado que Kovach y Rosenstiel escribieron que “En Estados Unidos, el periodismo se ha visto reducido a una simple tautología: periodismo es lo que los periodistas dicen que es periodismo” ( pag.23). Pues eso. Iba a escribir una entrada, pero ahí queda la idea sin desarrollar.

El País

Jornadas sobre Acceso a los Documentos Públicos y Oficiales

Mañana miércoles 25 y pasado, jueves 26, se celebran las I Jornadas sobre Acceso a los Documentos Públicos y Oficiales  organizadas por la Asociación de Archiveros Españoles de la Función Pública, miembros de la Coalición Pro Acceso.

Dónde: Salón de Grados de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Edificio B, c/ Profesor Aranguren s/n. Ciudad Universitaria 28040 – MADRID (plano)

Horario: de 17.00 a 20.00

Programa (en PDF)

Por qué me nos interesa tanto: Porque en octubre pasado el Presidente  José Luis Rodríguez Zapatero prometió que aprobará “una nueva ley que garantice el mayor acceso posible a la información pública en España”. Es una oportunidad para ver cómo va el tema, que sospecho que anda perdido en la inmensidad de los despachos ministeriales, y hasta dónde llegará verdaderamente una medida tan esencial para el funcionamiento democrático. Muchos de los experimentos periódisticos más interesantes que se están haciendo son posibles sólo en un escenario de Administración transparente.

¿Miedo a la interactividad?

Enric González no quiere más correspondencia electrónica con los lectores de su columna de El País. “Marta” fue la última opinión en la que indicaba su dirección con el fin de fomentar una saludable interactividad con sus lectores. Ahora, después de recibir un correo envenenado con un virus, no le parece tan saludable. Anuncia que no quiere más interacción:

Dado que represalias vigorosas de ese tipo podrían repetirse, creo que ha llegado el momento de interrumpir la estimulante correspondencia directa que venía manteniendo con algunos lectores, y agradecer muy sinceramente todos los mensajes recibidos hasta ahora. Parece que en elpais.com abrirán espacio para opiniones debajo de esta columnita. El sistema resulta sin duda más seguro y permite que la gente dialogue entre sí. Veremos.

El tema me trae a la mente que Lucía Etxebarría tuvo que cerrar su blog en noviembre de 2006 por culpa de un troll. Ella se quedó más tranquila, pero no sus usuarios.

Ilustración: JNL

Por supuesto, no ha sido el único caso que hemos visto. Ni será el último, porque en la Red el anonimato fomenta este tipo de actitudes. Ya he hablado del tema y expresado mi actitud aquí mismo. Lo repito: no se puede ceder ante la cobardía de quien no da la cara.

La interactividad -tanto abierta en forma de comentarios públicos como cerrada en correos electrónicos privados- tiene un gran valor para el periodismo en la Red. En casos así, lo mejor es denunciar. La policía tiene una sección dedicada a la red donde se pueden deben denunciar este tipo de acciones.

Si alguien te molesta en la calle, la mejor opción no es quedarte en tu casa toda la vida para que no vuelva a ocurrir. Internet se presenta como una calle virtual. Ya sabemos que siempre hay algún indeseable paseando, pero esa no es razón… suficiente.

La noticia asociada, no clasificada

Hoy mismo el Financial Times ofrece a sus trabajadores reducir la jornada semanal a tres días (en inglés). Es una solución empresarial más de las muchas que se están ensayando por doquier y de las que voy dando cuenta en la medida de mis posibilidades. Me interesa mucho lo que ocurre con el papel y su negocio, pero me interesa aún más lo que está ocurriendo con la información en general, especialmente con la información gestionada por profesionales. Por eso suelo focalizar mi atención en noticias como la de que El País crea su propia aplicación par iPhone o los esfuerzos como los que hace el Washington Post con TimesSpace (en inglés). Los periodistas nos enfrentamos a nuevas rutinas y hay que estar atento.

Internet es, por ahora y con permiso de Youtube, sobre todo textual. No obstante, la dinámica de la tecnología propugna un inminente cambio. La lectura en pantalla se está haciendo paulatinamente más compleja. Ya tenemos experiencia en cambios comunicacionales en los medios: durante el pasado siglo, la aparición de la radio y el posterior desarrollo de la televisión no frenaron el crecimiento de un periodismo escrito brillante. La radio ha significado la llegada del sonido instantáneo a los lugares más remotos, incluso en condiciones extremas. La televisión ha llevado la imagen en movimiento a su culmen. Cada medio ha elaborado su propio lenguaje y ha buscado que el mensaje se adapte a su audiencia. La Red está en ello.

Es cierto que se suele aceptar que la segunda mitad del XIX marcó el desarrolló de la prensa y que la preponderancia mediática durante el siglo XX se lo reparten por mitades, primero la radio y después la televisión. Es de esperar ahora el desarrollo de un Internet multimediático.

Estoy pensando en Vanevar Bush cuando allá por 1945 escribió en el Atlantic Monthly su profético “Cómo podríamos pensar”.

 El ingeniero, como director de la Oficina para la Investigación y el Desarrollo científico del Gobierno de los Estados Unidos que era, dedica su pensamiento a unos científicos a los que intenta estimular para que hagan accesibles sus conocimientos. Pero su planteamiento es genial y, como suele ocurrir con todo lo genial, trasciende de su mensaje literal. El planteamiento de un pensamiento humano que funciona por asociación y no por clasificación nos abre multitud de posibilidades de trabajo para mejorar la oferta informativa en la Red.

Hasta ahora, como es lógico, estamos trasladando nuestros conocimientos de la profesión tal cual. Apenas se incorpora un hipertexto mínimamente razonado. Se ponen algunos enlaces simples en el artículo y, si se tiene, se embebe un vídeo y ya está. ¿Hemos comprendido la inmensidad de las posibilidades de la Red con ello? ¿Estamos haciendo ciberperiodismo?

Hasta los grandes medios con páginas exitosas y muy seguidas se dan cuenta de que lo que hacen no deja de ser algo así como los primeros ‘bustos parlantes’ que nos leían el telediario. El periodismo en internet tiene que desligarse de los lastres de la prensa, dejar que el papel encuentre su negocio y delimite tanto sus fuciones como sus lectores en una nueva era, que por supuesto los tiene. El buen periodismo escrito no va a desaparecer. No puede. Es una necesidad social.

Otra cosa es el periodismo en la Red, que debe desligarse de los lastres de las empresas editoriales. Su futuro, como el de cualquier adolescente, pasa por desligarse de la los lazos familiares. Sin renunciar a ellos; no es necesario.

Hemos vivido sin sobresaltos el proceso de irrupción de la imagen en los diarios, que se han aligerado y ‘arrevistado’ en todo el mundo. Los áridos bloques de texto se iluminan con la fotografía. Además de incorporar una función estética y de descanso visual al diseño del periódico, la imagen filtrada por el ojo del reportero gráfico ha incluido un importantísimo mensaje no verbal. Llega a los lectores y a sus emociones y refuerza lo escrito.

Esto ocurre porque en una era tan visual como la nuestra no hay que explicar los códigos para asegurar que el significado se comprenda. Ahora vamos a ver la llegada de nuevas propuestas informativas que se adapten a la propuesta de Vannevar Bush, es decir que ofrezcan la noticia asociada y no clasificada. Probablemente habrá que investigar nuevos códigos comprensibles tanto por los profesionales como por sus potenciales usuarios.

Los pioneros empiezan a trazar los nuevos senderos de informaciones útiles que, como anunciaba Bush, transcurren a través de la inmensa masa del archivo común de la humanidad. Y son muy activos.

TimeSpace el novedoso proyecto de investigación del Washington Post es un ejemplo de su labor. Trata de presentar las noticias en un marco de mapas en el que se puede ver  un contenido combinado de múltiples fuentes informativas. En esta experiencia de mash-up se muestra por un lado la información en el espacio, mediante el propio mapa, y en el tiempo, gracias a una línea de tiempo. La información más novedosa se une en una pantalla con la base de datos, la cartografía y el material multimedia disponible.

La historia de TimeSpace se generó en septiembre de 2005, hace ya tres años y medio, cuando WP ficha a Adrian Holovaty, un periodista-programador del que se ha hablado mucho por ser creador de Chicagocrime.org, un experimento de mush-up hiperlocar que informa sobre la criminalidad que se produce en distintos sitios de la ciudad. Utiliza una base de datos de la policía cruzada sobre una mapa de Google Maps. Así, de forma automática, ambas aplicaciones interactúan. El New York Times lo declaro una de las mejores ideas del año 2005 (inglés) y una gran aportación al Periodismo. Ahora se presenta TimeSpace como uno de esos nuevos senderos del periodismo.

Hay un problema: aunque se presuponga que los redactores están preparados para añadir nuevos géneros al periodismo digital -cuestión aún por demostrar y que será una guerra aparte-, a pesar de que jefes estén por la labor de renovación, el tiempo juega en contra. Los equipos son cada vez menores y la jornada laboral les apremia. Se precisa un esfuerzo empresarial importante para llevarlos a cabo, al menos de momento. Quizá en unos años la tecnología reduzca esta necesidad y facilite el desarrollo de estas nuevas formas de contar.

Muy interesante es observar que, al igual que al periodista se le exigen conocimientos tecnológicos adecuados a los tiempos, el proceso será parejo en todo el staff redaccional. Habrá que mirar con atención a los diseñadores. En la actualidad muchos de ellos ya atienden el fenómeno de la infografía como género adulto en la Red. Esto les exige conocimientos comunicacionales y redaccionales que el periodismo tradicional, muchas veces, les había perdonado.

Es uno de los puntos más interesantes de la verdadera convergencia redaccional, la que favorece que todos los miembros de un equipo conozcan los resortes de la comunicación, las herramientas multimediáticas y los usos periodísticos.

Pero el periodismo de mash-up también pone sobre de manifiesto que el proceso eternamente cambiante a que nos somete la tecnología va a transformar no sólo la narrativa periodística, sino también la concepción de los géneros.

Las razones para pedir que las redacciones digitales se desarrollen por sí mismas y sin interferencias del papel, que ya tiene sus propios problemas, son cada vez más consistentes.

 

Como complemento, aconsejo leer lo que Manuel Gago ha escrito sobe “Flash 2.0. Tecnología y cibermedios en la nueva web social” (PDF)

Entrevista con Adrian Hollovaty

Píldoras de fin de semana contra la ‘infoxicación’

Ya sé que un blogger no debe quejarse de la falta de tiempo. No lo voy a hacer. Al contrario, para paliar ese desasosiego que me produce este espíritu hiperactivo y esa conciencia heredera de la tradición calvinista con la que cargo, aquí ofrezco muchas de las cosas que se quedan pendientes en mi moleskine. Sí, lo confieso, prefiero mi fiel cuadernito de siempre al PDA.  Siento el sacrilegio y la apostasía tecnológica.

Es una manifestación romántica y rebelde de mi viejo espíritu analógico, que, pese a todo, se resiste a desaparecer. Sé que sabrán perdonármelo.

No quiero que estos pequeños flashes se olviden en forma de ‘draft’ en un tablero como el mío, ya sobrecargado de ideas aunque muy limitado de tiempo. No se puede aspirar a tanto, ni siquiera con la ayuda de tanta tecnología.

Pues eso, que cada cierto tiempo ofreceré aquí, como pago a mi irregular actividad bloguera, este ejercicio de ciberpress clipping. Quiero que actúen como píldoras contra la infoxicación –tan bien expresada por Mahugo-, aunque sólo sirvan de momento para paliar los síntomas. Para la enfermedad, de momento no conozco el remedio.

Son sólo remedios para no perder el hilo de la actualidad en los medios. Espero que ‘te’ ayuden (En la redacción tradicional aprendí que debía tratarte de tú, porque es más cálido y cercano; pero las nuevas escuelas digitales parecen recomendar que te trate de usted, y me niego. Ya me contarás qué trato prefieres)

pillNuevas técnicas de comunicación: el ‘advergaming’

La combinación de “advertising + games” es una nueva técnica de comunicación orientada a promocionar el producto o idea, en un ambiente totalmente lúdico bajo el formato de un videojuego interactivo donde la protagonista es la marca, bien representada mediante su correspondiente producto con el logo, bien mediante personajes ficticios inventados exclusivamente para ella. Portal de la Comunicación

 

pillNo a las ruedas de prensa sin preguntas

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP) “ha expresado su rechazo a las ruedas de prensa en las que no se admiten preguntas y ha pedido a los profesionales de la comunicación y a los responsables de los medios que no cubran este tipo de eventos. Si los políticos no están dispuestos a que los periodistas les pregunten, la solución es sencilla: pueden hacer público lo que quieran mediante un comunicado. Así los periodistas no pierdemos el tiempo y podremos dedicarnos a otra cosa. Modus Tolens reflexiona sobre ello

pillLos nuevos estudios de Periodismo no son como los algunos periodistas creen

Arcadi Espada arremete en su sección contra la formación que reciben los periodistas en las facultades, algo que me toca directamente. En el papel es más doloroso que en la Red porque hay un sumario que resalta la frase “Hora es de que los estudios de Periodismo incluyan la función de gestores de comunidades virtuales”. Como soy profesor asociado y mi vida académica es bastante limitada no sé como andan en otras universidades, pero puedo afirmar que en la mía esta faceta profesional está bastante bien cubierta en una asignatura: “Periodismo en la Red”; y también en “Tratamiento de la información en la Red”, en el tema que trata los nuevos géneros dialógicos. Incluso en el nuevo grado, hay una asignatura específica: “Comunicación y participación ciudadana”. Pensé dejarle un comentario a Arcadi en su blog, pero con las prisas… El Mundo 

 

pillCinco productoras acaparan la mitad del mercado 

Tan sólo cinco productoras acaparan la producción de títulos audiovisuales en España, donde hay 200 empresas de este tipo actualmente. Eleconomista.es

 

pillRestrepo: los medios ayudado a involucrar a la sociedad colombiana en el conflicto con la guerrilla

El periodista colombiano afirma que la comunicación entre los periodistas y los grupos armados se ha producido en Internet, por medio de la página web de las FARC, pero ocasionalmente también hubo encuentros físicos. Es decir, reporteros que se desplazan hasta los campamentos con autorización y guía de la guerrilla. Las autoridades no comprenden fácilmente estas reuniones y tienden a pensar que existe una complicidad de la prensa con las FARC. El País

 

pillLos grandes diarios podrían aliarse con Google o Yahoo para asegurar su futuro para hacerse rentables en Internet

Jeff Segall comenta que que hoy en día todo el mundo tiene un plan para salvar al sector periodístico. Algunos sostienen que los periódicos, que tienen muchísimos lectores digitales con los que no ganan dinero, deben adoptar un modelo a lo iTunes y cobrar pequeñas cantidades por contenidos informativos concretos. Otros dicen que las suscripciones tienen más sentido. El problema es que ambos modelos son muy arriesgados, a no ser que la mayoría de las grandes publicaciones hagan el cambio a la vez. El País

 

pillEl buscador como aliado del periodista

Buscar es la actividad básica en Internet. Todo el mundo lo hace. Y, sin embargo, no siempre se le saca el máximo rendimiento al tiempo invertido. Pese a que muchas de las opciones para mejorar los resultados son muy conocidas, todavía hay muchos usuarios, incluso entre los profesionales de la información, que ignoran sus beneficios. Eva Domínguez da una clase de repaso en La Vanguardia

  

pillExtracto de una entrevista de trabajo a un periodista para entrar en un diario digital de España

“Esto pasa en todos los diarios; al menos los digitales nos movemos así” Ottoreuss, un periodista a seguir de cerca, escribe al final de su artículo “Nadie ha dicho que este extracto de entrevista sea real. Ni irreal tampoco.” Soitu.es 

 

pill‘Seguimiento mediático’ de la desaparición de Marta del Castillo

“La distorsión resulta especialmente notoria en las televisiones. Los únicos programas que pueden ser juzgados bajo criterios periodísticos son lo que llamamos telediarios. Lo demás, aunque contenga periodistas, se atiene a otras normas que, en general, podemos resumir en una: audiencia (…) Lo siento por los perjudicados. Lo siento por la familia. Pero insisto: la culpa no es del periodismo.” Enric González proclama en su columna de El País

Isabel San Sebastián, una columnista con la que no suelo coincidir, es otra de las muchas voces que han clamado por este caso, en el que se ha pedido a las Autoridades un consejo audiovisual de ámbito estatal: “¿Queda algo de conciencia sobre el sagrado deber de informar, formar y entretener, o todo se ha convertido en un negocio en el que los escrúpulos están de más?” El Mundo

 

pillLa ‘ciberparroquia’ se altera

“La mezquindad humana que, en el espacio virtual, se reproduce víricamente. Lo que no parece justo es que aquellos que cantan las virtudes de esa sagrada libertad que nos ha proporcionado lo virtual se vuelvan rabiosamente intransigentes cuando alguien le pone una pega al invento (…) Lee Siegel analizó en su ensayo, Contra la máquina, las similitudes entre la intransigencia con que hoy se defiende Internet y la manera en que los incondicionales del coche, en los cincuenta, acallaban cualquier tipo de crítica. El futuro de aquello está hoy a la vista: las redes de transporte público se desmantelaron destruyendo un tejido social de difícil recuperación.” Elvira Lindo en su columna de El País

 

pillUn lector llamado Adolf Hitler

El líder nazi leía compulsivamente, pero sólo para reforzar sus ideas. Jacinto Antón lo analiza en un artículo en el que dice: “La lectura no le servía, en general, sino para llevar agua al molino de sus ideas y para confirmar opiniones que ya tenía. Era una práctica puramente instrumental -“tomo de los libros lo que necesito”, dijo-. No leía nunca por placer.” El reportaje de Jacinto Antón me recuerda la actitud que observo en muchos blogueros que utilizan  Internet como un arma de reafirmación masiva de las propias ideas.) El País

pillVuelta a la Edad Media

Columna de opinión firmada por José Tono Martínez. El autor realiza una interesante disertación sobre un tema que últimamente ronda en mi cabeza (y en la de muchos, por lo que compruebo cada día). Da la bienvenida a la Nueva Edad Media: “Una vez más, los escritores han ganado una partida a los científicos sociales y a los filósofos a la hora de pronosticar hacia dónde vamos (…)De lo que digo ya se están viendo rasgos. El mundo de lo mágico, de lo oculto, de lo conspirativo, de lo científico como turba y catástrofe vuelve, ya está aquí, entre nosotros, y de hecho el relato de magia se ha impuesto entre jóvenes y adultos. De Potter y Narnia al seudo-sufismo y a los mensajes esotéricos, nuestras novelas y fantasías están pobladas de brujos, seres de otras galaxias, secretos revelados y fantasías mil. Si los escritores y guionistas aciertan, parece que nos acercamos a una sociedad hipertecnológica, atrapada por el paradigma del control sobre el ciudadano, dirigida por estrafalarios nuevos merlines.” El País

 

 pillCondenados La Cope y la periodista Cristina López Schlichting

Han sido condenados a pagar 12.000 euros de multa a la cadena de supermercados Eroski por daños morales. En mayo de 2005, la presentadora de la radio de los obispos acusó a Eroski de financiar a Batasuna porque parte de la fianza para que saliera de prisión el ex portavoz de la ilegalizada formación vasca, Arnaldo Otegi, se efectuó con un aval de Caja Laboral, empresa perteneciente al Grupo Mondragón, al que también está adscrito Eroski. El País

 

pillEntrevista a Ken Paulson

El periodista Ken Paulson abandonó hace unas semanas su puesto como director del periódico USA Today, el más vendido del país, trabajó en el rotativo desde su fundación, hace 27 años. Y no sólo eso: impulsó desde él un modelo pionero. Pero ahora se va para embarcarse en otro proyecto. Cristina F. Peresa en Soitu.es

pill¿El ‘rebote’ de las noticias en internet es un problema?

Arcadi Espada dice en su blog que “Internet ha complicado gravemente los problemas del “rebote” periodístico. En este sentido el rebote digital es mucho más preocupante que el de las radios. El digital se lee. Y encima no se lo lleva el viento. Y encima propicia más rebote radiofónico.” El Mundo por dentro

 

pillLas agencias crecen a pesar de la crisis y el declive de los periódicos

 

En la medida que los periódicos siguen recortando puestos de trabajo, dependen cada vez más de los servicios de las agencias para la producción de noticias. Varias de ellas, incluidas Reuters, la Associated Press y Bloomberg, se encuentran en insólitos -para el momento- procesos de ampliación de personal, según cuenta la revista The Economist. Vía Periodismo en las Américas

 

pillLos 15 periódicos estadounidenses más visitados en la Red en 2008

Dean Graber cuenta que el Nieman Journalism Lab ha publicado esta lista de las mejores páginas web de periódicos estadounidenses del 2008, un año en que subió 12.1 por ciento la cantidad de visitantes en los sites de periódicos. La lista está basada en el promedio mensual de visitantes únicos, usando datos de Nielsen Online. Los cinco primeros de la lista: 1. The New York Times, 2. USA Today, 3. The Washington Post, 4. The Los Angeles Times, y 5. Wall Street Journal. Periodismo en las Américas

 

En la sociedad del conocimiento cambian antes los conceptos que las máquinas

No sé si nos estamos perdiendo en debates apasionados -y apasionantes- sobre nuevas máquinas  y software (en inglés) mientras se nos escapa algo esencial: lo que está cambiando a nuestro alrededor son conceptos, es la forma de percibir y entender el mundo. Siento la necesidad de frenar, de parar un poco y reflexionar con perspectiva sobre la lavadora en la que estamos metidos. Y mientras no salgamos para coger altura,  no veremos el bosque sino algunos árboles. Lo bueno es que somos muchos intentándolo. Lo malo es que el día sólo tiene 24 horas, y hay que estar atento a muchos fogonazos.

(vídeo, 4:10 m.)

La magnitud es global y esta nueva revolución que sufre la información necesita a los periodistas como gestores profesionales que somos de la información. (El vídeo dice que es la segunda revolución, supongo que se refiere a la imprenta como la primera y que ahora estamos en la etapa digital. Quizá sería más exacto hablar de la tercera, pues antes ya fue una revolución en sí el descubrimiento de la propia escritura. También he pensado que se refiere a un segundo paso en la Revolución Industrial, antes estaría el provocado por las máquinas y ahora, el de la información)

Pero, cuidado, como ha señalado Hiroshi Tasaka, la sociedad del conocimiento plantea una paradoja:

(vídeo, 6:44 m.)

Hay que volver a los escalones primarios para explicarlo, tal y como lo hizo Lamo de Espinosa: primero está la información, que es inerte y se puede acumular y es el objeto de trabajo del periodismo; después. En el segundo escalón, cuando la información se estructura conforma el conocimiento, que permite actuar y construir. En el escalón superior, la sabiduría es la meta tanto individual como social.

Los periodistas gestionamos el primer escalón, la información. Tenemos una de las llaves para que la sociedad del conocimiento se estructure correctamente. Las dudas surgen -es lógico- en un momento de cambio drástico de paradigma cuando la red demuestra que tanto información como conocimiento, los dos capitales considerados básicos previamente, se reproducen por sí mismos. Es uno de los efectos de la revolución social 2.0 de la que tanto hablamos.

Es cierto que en economía si yo tengo dos y te doy una, repartimos y pierdo una. En la sociedad del conocimiento repartir significa que nos enriquecemos los dos. Con la sabiduría no es tan fácil. Aún no hemos descubierto ni siquiera sus mecanismos, que están lejos de una simple articulación de conocimientos. Es un bien invisible y no cuantificable. Tampoco está tan claro que se pueda transmitir. Cuántos catedráticos repletos de conocimientos se alejan del concepto que yo tengo de sabio.

Pero, para volver al periodismo. Si la revolución 2.0 va a cambiar completamente todos los principios económicos que conocíamos hasta ahora. ¿Por qué todavía hay periodistas que se niegan a compartir la información? ¿Necesitan más información ellos mismos o un poco de sabiduría para comprender la profundidad de los cambios?

A lo mejor los mecanismos de la inteligencia colectiva también se ponen en funcionamiento en la profesión. Quizá sólo haya que esperar a que la suma de acontecimientos socioeconómicos y tecnológicos desencadene la respuesta de la multitud. Estaremos atentos.

Twitter, sólo el periodista separa el grano y la paja

Twitter se ha hecho mayor como herramienta periodística. El terremoto en China del año pasado, los ataques terroristas a Bombay, las inundaciones del Sur de Brasil o el aterrizaje forzoso de un avión en el río Hudson son sólo una pequeña prueba de lo que puede conseguir el microblogging en casos de emergencia. en los últimos meses. Pero ha levantado ciertas suspicacias entre los profesionales.

Se han oído voces críticas, que señalan que se trata de una fuente caótica y absolutamente falta de credibilidad en la que resulta difícil separar grano y paja. Porque es cierto que un usuario que se acerque a Twitter sin conocimiento previo corre el riesgo de no encontrar lo que busca. En nuestro entorno, Lluís Bassets anunciaba su desinterés no hace mucho en su blog:

Siempre hay experimentos en marcha, como ha sido el caso este año de la BBC con su corresponsal Philip Weber, que ha utilizado twitter para escribir nanocrónicas de 15 palabras. La prueba es bastante controvertida. La primera impresión que se desprende de las redes sociales en las que yo mismo he empezado a introducirme, Facebook y Twitter en concreto, es que sirven fundamentalmente para la exposición a veces impúdica de la vida privada y para hurgar sin reparo en la vida de los otros. Mark Zuckerberg, el joven empresario (25 años) de Facebook lo dijo claramente en Davos frente a quienes se preocupaban por la privacidad: el negocio es la privacidad. Me parece muy bien, pero a mí no me interesa. Lo que me interesa, en cambio, es el uso periodístico de estos instrumentos, si acaso es posible, para proporcionar información y análisis a los ciudadanos. Una cuestión para marcarla con un punto de recordatorio. Y sigo

Para acercar el tema a quienes aún no lo conozcan, Twitter es una aplicación web cuyo nombre significa gorjeo, y es una mezcla de blog, red social y mensajería instantánea que no permite más de 140 palabras por entrada. Sus partidarios reclaman atención para un fenómeno informativo que no por novedoso y diferente se puede ignorar.

Es importante tener fuentes primarias que, en momentos de emergencia, relatan sus impresiones justo desde el punto donde se produce la noticia y están dispuestas, incluso, a aportar fotos y vídeos de lo sucedido. Por eso me quedo con la conclusión del excelente análisis que sobre el tema hizo Esther Vargas en Tinta Digital (y que encontré gracias a Sergio M. Mahugo):

Jeff Howe, autor de ‘Crowdsourcing‘, un ensayo sobre el poder de las masas, calma a los que sostienen que este servicio acabará con los medios tradicionales: “Imagina un accidente de tren. En las primeras horas, lo que quiero es gente sobre el terreno; en eso, Twitter es imbatible. Pero, pasadas las horas, hace falta gente que contraste los datos, que interrogue a las autoridades… Y eso debe hacerlo un profesional, no un tipo que sólo pasaba por ahí”.

Un periodista debe saber qué es Twitter. Ignorar este servicio digital es perderse una potencial fuente de información. Sería perfecto que este periodista tuviera un smartphone con aplicación para twittear, y que en el camino haya establecido una buena red de contactos. Un periodista twittero, sin duda, llega mejor equipado al campo de batalla.

Ampliación del tema:

Cinco barreras que frenan a los periodistas en Twitter, según Eva Cobo

 

Los diez peligros de Twitter, según Emilio Rey

Diez direcciones imprescindibles en Twitter que todo periodista debería seguir (en inglés), según Paul Bradshaw, quien obliga a sus alumnos de Periodismo a abrirse una cuenta en esta plataforma de microblogging.

ReportingOn

ReportingOn (en inglés) es un servicio de microblogging recién creado exclusivamente para periodistas. Ya cuenta con más de mil miembros registrados. El auspicio del Knight Center ha permitido traducir al español las preguntas más frecuentes y permitirá desarrollar más funcionalidades, pues el sitio aún se encuentra en fase de prueba. La pregunta principal, que en Twitter suele ser “¿qué haces?”, aquí es “¿Sobre qué estás escribiendo?”

Diez razones contra la integración redaccional

Me gusta distinguir entre los distintos tipos de convergencias que se están produciendo. Convergencia es una palabra polisémica que puede llevarnos a hablar de un tema mientras nuestro interlocutor piensa en otro. Para la unión de las redacciones de papel y digital resulta muy apropiado hablar de integración. En este contexto no admite más significados.

El Washintong Post y El País han sido los últimos grandes nombres en unirse a la deriva convergente. Es una tendencia mundial aparentemente imparable y parece un anatema oponerse a ella. Sorprendentemente 20minutos, el primer diario español en que convergieron las redacciones, decide desintegrarse. Es extraño porque parece la tendencia es convergente.

 

Dicho esto, me gustaría exponer aquí diez razones para explicar por qué no estoy de acuerdo con la integración de redacciones: 

  1. Internet funciona como es un medio en sí mismo y no tiene que integrarse con ningún otro. Todavía ha de desarrollar sus posibilidades potenciales para convertirse en el medio dominante que será. Mientras se desarrolla, recibe influencias de los medios preexistentes a su aparición. En esta primera fase, sobre todo de la prensa; pero éstas no deben convertirse en interferencias.
  2. La integración, tal y como se entiende ahora, es una absorción. La redacción de papel se come literalmente la digital y, aparte de menospreciarla sin sentido profesional y económicamente, no permite que se desarrolle suficientemente.
  3. Los periódicos han llegado a internet como viejos que piensan que la tecnología les hace parecer, si no más jóvenes, sí más modernos. En algunos casos el fenómeno ha sido más drástico porque, presas del miedo que les han metido en el cuerpo los agoreros de la muerte del papel, han acudido a la Red en busca de la juventud que no encontraban en el quiosco. El papel tiene sobrevivirá por sí mismo y encontrará soluciones imaginativas para perdurar, seguro. Pero sin utilizar otros medios como cachaba.

  4. La integración evita el correcto desarrollo del entorno mediático al no dejar que surjan nuevas cabeceras independientes en la Red. ¿Por qué tenemos que privar a los usuarios de la diversidad que proporciona la multiplicidad de vías de información? ¿Por qué el periodismo en la Red debe vincularse al de los medios anteriores?

  5. Las empresas periodísticas parecen pensar que las únicas cargas están en la redacción. Pero una forma de abaratar  así nunca nos va a llevar al objetivo de un mejor periodismo. Puede que los periodistas sean lo más caro de los periodícos, pero también son lo más valioso. Lo que genera valor para la cabecera son sus firmas.

  6. La integración de redacciones es una decisión empresarial. No viene impuesta por el avance tecnológico, como nos están haciendo creer. Se trata de una decisión empresarial con los objetivos puestos en el negocio. No nos engañemos. Es una falacia eso de que oponerse a la integración significa vivir ajeno al  progreso. La convergencia es una tendencia lógica que viene marcada por la llegada de la tecnología. Oponerse a ella es algo así como adoptar la misma postura de muchos trabajadores que decían que la máquina de vapor les dejaba sin trabajo. Por supuesto que los periodistas han de prepararse para trabajar en múltiples plataformas. Por descontado que el mundo no se detiene y que las exigencias de formación son cada vez mayores.

  7. Las decisiones miran hacia atrás y no hacia adelante. Suelen presentarse de manera repetina, sorprendiendo hasta al comité de empresa. Los ejemplos que estamos viendo de integración -algunos de éxito empresarial incluso- no sirven como ejemplos de buen hacer profesional. El personal no está formado ni suficientemente entrenado. Ni siquiera se ha pensado en la incorporación de nuevos perfiles profesionales de acuerdo con las recién estrenadas exigencias tecnológicias. Las integraciones que se hacen con mentalidad tradicional hasta en la forma de organizar la plantilla, que se realiza siempre con parámetros del papel.  

  8. Integrar no es tener dos en el mismo espacio físico: uno para la edición digital y otro diferenciado para la redacción del papel.

  9. ¿Cómo no se le ha ocurrido a nadie integrar medios ya existentes, como radio y televisión? Algunas de las entrevistas que las radios hacen por las mañanas llegan a los telediarios de mediodía. Al fin y al cabo, radio y televisión -como medios audiovisuales- tendrían más en común que la prensa y la red. 

  10. La alianza, no obstante, podría ser interesante y como utopía no está mal: una convengercia que potencia las sinergias de medios, trabajadores y empresas. ¡Qué bonita palabra, sinergias! Suelen emplearla mucho los empresarios y los políticos, por lo que se ha cargado de connotaciones. Ese es el problema.

Algunas pistas para seguir el debate:

Como el tema es polémico, me gustaría conocer tu opinión. Deja tu reflexión en un comentario.

El miedo integra y desintegra redacciones por igual

Tengo la sensación de que hemos pasado de la apasionada preocupación crónica por la deriva de la profesión, que en el mundo digital se agudiza por la ansiedad que provoca en algunos sectores la velocidad de los cambios tecnológicos,  a sentir en comandita una especie de espanto, de verdadero terror colectivo ante la situación provocada por la crisis económica.

Medio y miedo son dos palabras casi homofónicas en nuestro idioma.Se podría hacer un interesante estudio psico-sociológico de cómo se expresa en el panorama periodístico actual cada uno de los estadios del miedo.

Dos ejemplos de este fin de semana para que cada cual identifique en ellos la intensidad de la gradación, desde el temor a la angustia, pasando por el horror y toda la gama de sensaciones negativas que afectan a los profesionales de los medios (se pueden identificar y aislar perfectamente de los síntomas que la crisis económica ha provocado en la sociedad general):

  • “El largo invierno de la prensa”, un artículo de El Mundo que echa un vistazo a los grandes medios estadounidenses, que se replantean sus estrategias en internet y quieren volver a cobrar por la información. Es curioso que en la red se haya titulado “El largo invierno de la prensa escrita“, como para alejar el yuyu del soporte digital.
  • Recortes y ERES en los medios de aquí. Más de 600 periodistas han perdido el empleo desde el pasado mes de junio, según el Observatorio de la crisis de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que no tiene consignados todavía los previstos Telemadrid (más de un centenar), y los ERES del gratuito Qué! (91) y de Zeta (más de cuatrocientos para todo el grupo). El repaso detallado es impresionante. Ver documento.

En situaciones críticas, el miedo actúa como resorte natural que garantiza la supervivencia. Ha permitido que la especie sobreviva, pues es el mecanismo que empuja a responder rápidamente y sortear el peligro.

¿Va a funcionar ahora el miedo de la misma forma que lo hace en los animales? ¿Periodistas y editores reaccionarán instintivamente sin razonar? Ahora sabemos que el estado emocional de angustia provocado por el miedo no se reduce al ámbito personal. Una organización social puede construir temores conjuntos, alimentarlos y aprender a generar ante ellos una compleja maraña de emociones. Y también sabemos que el hombre no nace con ese sentimiento. Un bebé puede mantenerse impasible ante un peligro inminente e, incluso, hacerle cucamonas. Por eso, no son pocos quienes lo consideran un producto de la consciencia y, sobre todo, del desconocimiento.

Sea como sea, lo que no se puede entender es que a estas alturas del partido se tomen decisiones desesperadas. O sí,  en caso de que la situación se considere desesperada. El resorte natural del pánico funciona así, unos huyen hacia un lado y otros hacia otro:

  •  El País se reinventa. PRISA integra las operaciones del diario en Internet y en papel para refundarlo como empresa de producción de contenidos
  • 20 minutos se arrepiente y se desintegra: “Las redacciones de papel y online de 20 Minutos [el primer diario español que integró sus redacciones] se separan (…) No puedes tener una empresa para el papel y otra para la Red y al mismo tiempo una Redacción unificada, no tiene sentido. La división tiene que llegar hasta sus últimas consecuencias”

Lo más triste es que en uno y otro caso no haya habido un debate previo a estas decisiones. Habría sido, sin duda, apasionante y muy educativo que se explicaran los planteamientos empresariales, los motivos redaccionales, los pros y los contras… En ambos casos las ventajas son obvias, o al menos las que se mostraron sin tapujos, que son las fiscales.

Lo extraño es que lo que para unos sirve ahora, para los otros no. Lo que para unos servía antes, para los otros no. Curioso.

Puede que la utopía tecnológica nos haya metido a todos en su absorbente razonamiento. Puede que la convergencia sea un fenómeno que llega con el propio paso del tiempo, el avance de esa tecnología prometida y, al tiempo, se explique en algunas de sus facetas (es un concepto polisémico, y hay muchas formas de converger) sin cuestionamientos por la apisonadora del liberalismo económico. Incluso puede que sea positivo, que en la era de la hipermegaespecialización, los periodistas tengan que formarse en un esquizofrénico maremágnum de conocimientos dispersos. Tienen que estar preparados para la multimedialidad, se les dice. Puede ser. A mí, que me lo tomo como un hobby, me vale. Pero no confío nada en la integración de las redacciones. No obstante eso será un post para otro día. No mezclemos conceptos.

Como sé que el tema es polémico y que son legión quienes no están de acuerdo conmigo, me gustaría saber qué opinas tú. Me encanta debatir, si el tono es civilizado. Espero tus comentarios.

Cámara oculta: la legalidad frena el derecho a la información

A doble página, Rosario G. Gómez anuncia en El Páis que “La cámara oculta sale a la luz”. El reportaje da un repaso a los casos más sonados de utilización de grabaciones camufladas en periodismo.

Tal y como explica la presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), Magis Iglesias. “La cámara oculta es un instrumento muy bueno para los periodistas, pero debe utilizarse conforme a unos principios deontológicos y sólo cuando no existan otros métodos para la investigación”. Es también necesario que el objeto esa investigación “cumpla una función social”. Esto es: que se trate de asuntos de interés general y no de un mero espectáculo.

Varios ejemplos de medios europeos (The Sunday Times, The Daily Telegraph, BBC…) y nacionales (Telecinco, Antena 3, Canal 9, Telemadrid…) muestran su utilidad con casos muy sonados. Muchos de ellos muestran que, además de un problema ético, existe un problema legal. Aquí se enfrentan dos derechos fundamentales: el de la libertad de información y el de la intimidad. Para la autora del reportaje, ha ganado el primero, pero el conflicto sigue abierto:

La justicia española tiende a poner frenos al derecho a la información (…) El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra Marc Carrillo precisa que la instalación de cámaras ocultas en un reportaje informativo puede incidir no sólo sobre el derecho a la intimidad -“esto es, el derecho a preservar al margen del conocimiento de otros aquel ámbito de la vida privada de una persona que es inaccesible a los demás, salvo que medie su propio consentimiento”-, sino, sobre todo, su derecho al secreto de las comunicaciones -“la garantía formal de que la comunicación que una persona mantiene con otra no está siendo sometida a una interceptación”-. Y añade: “Naturalmente, ello es así, excepto que medie una previa autorización judicial para la interceptación de la comunicación”.

Por eso, opina que la instalación de cámaras invisibles u otros instrumentos técnicos en un reportaje, de forma subrepticia y sin autorización del interesado -salvo que medie autorización judicial y sólo para la policía-, constituye “una lesión de los derechos fundamentales al secreto de las comunicaciones y, en su caso, también del derecho a la intimidad”. Por ello, cualquier prueba obtenida así sería “jurídicamente inválida”.

Creo que es una cosa (más) a revisar en la legislación española. Me quedo con el modelo de la BBC, porque aunque coincido con el presidente del Club Internacional de Prensa (CIP), Francisco Giménez-Alemán, para quien el fin no justifica los medios para conseguir una información -“El periodista debe acreditarse, decir quién es y hacer las preguntas que correspondan. Y la persona con la que habla tiene derecho a hablar o no, a exhibir su imagen o no”, afirma-, puede convertirse en un ‘ultimo recurso’ muy útil, siempre y cuando queden perfectamente delimitados sus límites.

Recomiendo la lectura del reportaje y, ya que es un tema polémico, espero opiniones y comentarios ¿por qué no?

Newspaperprojet desea que el periódico sobreviva, la ciencia (-ficción) también

El 13  -miércoles no martes ni viernes- de agosto pasado se publicó la primera entrada de Newspaperprojet.org (inglés). Y en sólo medio año este blog se ha convertido en un grito desesperado desde el corazón de la profesión (estadounidense, que no palpita igual que la de aquí según parece) a favor de la supervivencia del papel.

Se trata de demostrar que los mayores enemigos del periodismo no son los periodistas. Por eso, después de unos pocos pero llamativos post, se ha reunido alrededor de la página un grupo de ejecutivos de prensa para lanzar una campaña, con anuncios de publicidad, artículos periodísticos y relaciones públicas.

Newspaper Project Ad

En su presentación aseguran que intentarán ofrecer “una perspectiva más equilibrada y menos negativa [que la que ofrecen otros sitios web] sobre lo que los editores pueden hacer para que la prensa sobreviva y prospere”:

NewspaperProject.org was launched in 2009 by a small group of newspaper executives to support a constructive exchange of information and ideas about the future of newspapers. While we acknowledge the challenges facing the newspaper industry in today’s rapidly changing media world, we reject the notion that newspapers—and the valuable content that newspaper journalists provide—have no future.

Traducción (más o menos aproximada):

NewspaperProject.org fue lanzado en 2009 por un pequeño grupo de ejecutivos de periódicos con el fin de apoyar un constructivo intercambio de información e ideas sobre el futuro de los periódicos. Si bien reconocemos los desafíos a que se enfrenta la industria periodística en el actual mundo, que cambia rápidamente los medios de comunicación, rechazamos la idea de que los periódicos -y el valioso contenido que proporcionan los periodistas del papel- no tienen ningún futuro.

En un artículo de Jay Reeves (en inglés), de la Associated Press (AP), reseñado por el blog del Knigh Center,  el analista Ken Doctor (ing.)se alegra por el proyecto, pero señala un detalle que no debería escapársele a nadie: el propio nombre del proyecto -Proyecto Periódico- contiene en sí mismo todo el problema de una industria. “Habría esperado que los editores se dieran cuenta de que esto no se trata de periódicos, sino de noticias”, ha afirmado.

En el mismo artículo del Knigh se puede leer dos párrafos que culminan la nota y que contestan convenientemente a los requeremientos del proyecto:

Bill Keller (ing.), editor del The New York Times, también prevé una caída en los periódicos, pero no en el futuro inmediato, según afirmó en una reciente columna de opinión (ing.)  Keller espera ver una mezcla de periodismo impreso y en línea, con la web ayudando a contrapesar la caída de los medios impresos.

Keller cita al Los Angeles Times como un ejemplo. Este diario anunció (ing.)en enero que está generando suficientes ingresos a través de la web como para financiar la nómina de la redacción.

Los periódicos no desaparecerán (si la ciencia ficción no se equivoca):

minority-report-epaper1.jpg

En la película Minority Report, los periodicos siguen existiendo. Y, además, se actualizan ellos mismos gracias al milagro del e-papel.

minority-report-epaper2.jpg

La acción de Minority Report se desarrolla en 2054. No obstante, la tecnología para conseguir un periódico como éste ya la tenemos.
Más infomación sobre periodicos y ciencia ficción en Triviagasm (ing.), que, para que no falte nada, también añade un diario alienígena:

El enlace es otra forma (discutida) de crowdsourcing

Por San Blas las cigüeñas han traído unas cuantas letras y han completado el nombre del proyecto i, desde ahora lo llamaremos Lainformación.com. Supongo que esto se hará con permiso de los del Diario de Navarra , con los que se van a confundir en los buscadores.

Sea como sea, hasta ahora el trabajo que hacen es brillante, como también lo es la campaña viral desplegada para el proyecto, con sugerentes própositos para enmendar la realidad que nos ahoga (de lectura obligatoria para cualquiera que desee mantener una conversación coherente sobre lo que nos estamos jugando en la partida digital. Anda, pierde unos minutos y enlaza a estos diez puntos. No te arrepentirás). Los primeros son reveladores:

1. El periodismo de enlaces como ejercicio de transparencia.

2. La agregación de contenidos como aliada del nuevo periodismo.

Por ahí van los tiros más certeros del momento. Y si no que se lo digan a Espada, que alertaba ‘al periódico’ (al suyo, claro) de que Soitu.es ya ha abierto camino:

El ejemplo de Soitu. Desde hace pocos días han instalado el llamado Selector y han construido una nueva home con él, que recuerda mucho en su estructura física el cajetín “Mi Mundo” del periódico, con lo más interesante (dicen) que aparece en la red (…)  La idea de soitu es excelente, y se ha practicado con éxito en periódicos y blogs fundamentalmente americanos; pero es la primera vez (que yo sepa) que se aplica en España a esa escala. La excelencia tiene una oscura contrapartida: la nueva home es lo más interesante de soitu, como no podía ser de otro modo, dado su nivel de producción propia. Se plantea de nuevo quién paga esa home. Es cierto que la mayoría de las veces soitu se limita a poner un breve telegrama y el link original: pero no acabo de ver que eso pague las historias. En realidad el periodismo agregado (¡segregado!) sólo hace que repetir el viejo esquema de las agencias y los periódicos. Una fuente original (ayer agencia, hoy periódico, blogs o microblogs) elabora una noticia y otros (soitu, huffington o quien pase por ahí) la redifunde, más o menos retocada y con mayor o menor legalidad. En el tiempo viejo se sabía quién y cómo pagaba. No digo que no acabemos sabiéndolo; pero de momento no lo sabe nadie.

Y al periódico le convendría mucho saberlo. Y ya no digamos al periodismo. Una cosa es el periodismo y otra el centrocampismo. Este último sólo reparte juego. Segregando y agregando, segregando y agregando. Al parecer, los nuevos medios.

La (bendita) polémica está servida. Y más ahora que La Vanguardia ha contraatacado con HagoClic.com, una selección diaria de enlaces de actualidad. Espada no se resiste:

Aún no conocía el experimento, en fase beta, de La Vanguardia. Hagoclic.com, inspirado hasta en el color en el prototipo del Times, el magnífico Blogrunner. No acaba de entenderse que el digital haya desaprovechado hasta ahora la oportunidad de poner en marcha el ingenio. Renunciar a incoporar a la propia web el trabajo destacado de los otros (periódicos o blogs) es colocarse voluntariamente en una situación de inferioridad. Así, La Vanguardia o Soitu pueden enriquecerse con los contenidos del periódico (y lo hacen a menudo, mediante links ortodoxos, aunque Soitu exige un doble clic para acceder a la fuente original de los temas más destacados), pero no a la recíproca. No tiene lógica. La cuestión clave es que cualquier material publicado en internet está hoy al alcance de cualquiera y parece absurdo limitarse por misteriosa prescripción facultativa al goce múltiple. Si el negocio no va a estar en la protección del material propio, sino en su diseminación (juntemos las manos para que esté ahí), ¿por qué el periódico no acude a recoger los frutos diseminados en el gran zoco digital?

Simplificando mucho: ¿El ejercicio de rastreo, una forma evolucionada de las revistas de prensa tradicionales, va a complementar/sustituir sin aportar nada más por parte de sysop (system operator) en que se va a convertir el profesional de la información?

Después de la batalla judicial que se ha iniciado en Estados Unidos por enlazar información sin permiso entre New York Times y la empresa GateHouse Media, que engloba a 125 cabeceras, podría sentarse un precedente judicial con innegables consecuencias en todo el mundo. La cosa se pone interesnate. Y eso sin meternos todavía en harina con otro de los vértices del periodismo de crowdsourcing que se avecina y para el que los profesionales deben prepararse, por supuesto: los usuarios.

proyecto-tascon2

Los profesionales, tal y como bien han reflejado los chicos de Dixired se quedan en el centro. La crisis nos está demostrando que sí, que el periodismo tradicional tal y como lo entendíamos hasta ahora se tambalea, pero lo que de verdad se hunde es el modelo de negocio de la información.

Atención a lo que viene diciendo Varelay no sólo él- desde hace tiempo. Los vientos animan a abrir las velas del hipertexto y a buscar soluciones imaginativas:

1. La necesidad de un nuevo periodismo más participativo y con criterio social.
2. Medios abiertos para una economía del enlace que genere más valor del que captura.
3. El periodismo y los medios como un proceso informativo, personal y social
para la ciudadanía 3.0 y las identidades de dominio público, más allá del producto acabado y cerrado.
4.
Medios distribuidos y negocio distribuido. El fin de la centralización y cómo los contenidos se independizan de su soporte.
5. Redacciones más pequeñas y eficientes,
órganicas, flexibles, conectadas, abiertas y multimedia.
6.
Nuevos periodistas con las habilidades imprescindibles de siempre y las nuevas (tecnología, gestión participación, multimedia, transparencia, etc.)
7. Medios como plataforma, herramientas donde la información se use y procese por el público.
8. Redacciones distribuidas, con menos gente dentro para tareas mecánicas y más gente fuera, profesionales y aficionados, para generar más información.
9. Nuevas formas de propiedad centradas en la responsabilidad social y el dominio público. Otra vez el modelo de la influencia de Philip Meyer y más atrás, el modelo de transmision ritual de James Carey fortalecido por el software libre y la cultura participativa de internet.
10. Y nuevos modelos de rentabilidad, de la gratuidad y el periodismo como servicio, alejándose de la
comoditización, evolucionando hacia modelos freemium ante la caída de la publicidad.