aUna tilde en la cabecera es una declaración de intenciones

Esther Vargas se enfada en sus Clases de Periodismo con la nueva web del peruano La República por no incorporar tilde en su títular. No me extraña. Y uno de los ejemplos de buenas prácticas que pone es Elpaís.com, que ha sido hasta hace dos días Elpais.es sin acento. Una simple tilde en la cabecera dice mucho del medio.

 

Es importante subrayar la responsabilidad linguística del periodista. Y, aunque he oído cualificadas palabras optimistas al respecto (PDF), en general se considera una exigencia deontológica.  Sobre todo conviene tener cuidado con los barbarismos, con las jergas de especialista –atención al periodismo deportivo– y también con ciertos cultismos extraños como los que señala Juan Bedoian, que dice haberlos extraído de los medios:

«Hacer una discursivización sobre ciertas esterotipias verbalizantes que ambiguan los discursos expositivo-explicativos con relación dialógica; tratar la variabilización de técnicas desagentivadas que, lejos de promover la prototipicidad academizante, plantean un conflicto epistémico refutativo; y, finalmente, desplegar argumentividades en lo relativo a ciertos hipodigmos lexicales que están ex situ del aparataje modélico de los trabajadores de prensa en los massmedia.»

 

ACTUALIZACIÓN: La presión realizada en la red, sobre todo por parte del blog Clases de Periodismo (¿Será cierto que internet es un quinto poder que equilibra los movimientos de periodistas y políticos?) y, por qué no, por el sentido común (no se lee igual y no significa lo mismo ‘republica’ = vuelve a publicar que ‘república’ = conjunto de las cosas de interés ciudadano) han conseguido que llegué la tilde a esta cabecera:

Anuncios

Las fotos históricas de Life pasan al escaparate virtual

El mastodóntico avance de Google hace verdad de las profecías tecnológicas. El buscador acabada de revolucionar internet -por enésima vez- con un acuerdo con LIFE, que permite a los internautas ver las imágenes del inmenso archivo de esta revista, incluidas las no publicadas, desde 1860. Es impresionante y aconsejo una paseo tranquilo por entre los fondos. Es mejor que una buena lección de historia. Ya veo a aficionados a la fotografía, profesores de instituto, periodistas y curiosos aquejados de un nuevo cibersíndrome de Sthendal. Lástima que el día sólo tenga 24 horas.

El archivo de Life contiene fotos, diapositivas, grabados y placas de vidrio, perfectamente fechadas y documentadas, desde 1750 hasta nuestros días, pero por el momento y por razones técnicas sólo se puede acceder a las imágenes tomadas a partir de 1860, que aparecen agrupadas por décadas y temáticas. Los reportajes históricos adquieren a partir de ahora una dimensión diferente.

Life es una publicación que ha reflejado fielmente la historia y que, como demuestra, forma parte de ella. Pasen, entreténganse y disfruten con el nuevo servicio de Google
life-google.jpg

Según Googleblog, las fotos aparecerán tanto en los resultados de búsquedas en Google.com como en Google Imágenes. Actualmente hay disponibles 3 millones de imágenes, pero muy pronto se añadirán unos 7 millones más. Todas están disponibles en alta resolución (5 y 6 megapíxeles).

El signo del copyright está por doquier, por lo que se entiende que la utilización no es del todo libre. No obstante,  el archivo está concebido como libre o gratuito para el uso personal y también para  fines educativos o de investigación.

Genbeta avisa de que, gracias a un acuerdo con Qoop, si alguna foto tiene un interés especial puede recibirse impresa en casa.

Más información en Google Images

Los aficionados a la fotografía histórica no deberían perderse tampoco las colecciones ofrecidas al público en Flickr

Los diarios estadounidenses pasan del G20

Los grandes diarios norteamericanos no han prestado demasiada atención a la reunión del G-20 + 3, lo que nos puede dar mucho que pensar sobre la agenda-setting, la jerarquización de las noticias y  la construcción de la realidad. Ni rastro de la Cumbre en las portadas de  TNYT y el TWP de hoy:

New York TimesWashington Post

De los ingleses, sólo The Guardian del G-20 en portada, y no como tema principal:

The Guardian

Sin embargo, para los franceses sí que se trata de algo importante:

Le MondeLe Figaro

Libérationl'Humanite

Y para los españoles no digamos:

El PaisEl Mundo

PúblicoLa Vanguardia

El PeriódicoABC

Elpaís.com rectifica pero no lo reconoce

Hay que tener cuidado porque en la red todo permanece en el tiempo. También los errores. Por eso, aún no entiendo cómo El País, ahora que hasta Bush reconoce públicamente sus errores, no tiene la valentía de hacer una fe de erratas también en la web.

En la pagína de Elpaís.com ha estado colgado durante casi un año esta fotografía de Reuters con un titulillo y un pie equivocado: 

Hoy, con el texto rectificado, dice: “Partidarios de Evo Morales. Cientos de partidarios al Gobierno de Evo Morales se congregan en la plaza Murillo de La Paz, en Sucre. REUTERS – 28-11-2007″. Pascual Serrano se lamenta de que no hayan dado ninguna explicación y piensa, seguramente con razón, que se trata de una reacción a su denuncia, realizada tres días antes.

Me ha llamado aún más el otro error “boliviano” de Elpaís.com:

La fotografía, también de Reuters (¿casualmente?), muestra a unos jóvenes con los colores y símbolos de la oposición, pero el texto no da cuenta de ello. Muchos protestaron por el error. La red envenena, pero al tiempo ofrece el antídoto. Ahora se lee: “Opositores al presidente de Bolivia, Evo Morales. Opositores al presidente de Bolivia, Evo Morales. Reuters -15 -09 -20082.”

Está bien rectificar, pero ¿por qué no se ha dado una explicación y, sobre todo, por qué no se ha agradacido a los usuarios el aviso?

No sé, quizá haya que recordar lo que el propio medio dice en su “Libro de estilo” (2002: 50):

El periódico ha de ser el primero en subsanar los errores cometidos en sus páginas, y hacerlo lo más rápidamente posible y sin tapujos (…)

Los duendes de la imprenta no existen. Tampoco los hay en la Redacción. Cuando se comete un error, se reconce llanamente, sin recursos retóricos.

Obama anima el cotarro mediático

Leo en Infoperiodistas.info que los estadounidenses han perdido definitivamente la confianza en los medios con las pasadas elecciones presidenciales:

La mayoría de los estadounidenses desconfía de lo que oye o ve en la prensa sobre los candidatos y considera que los periodistas han hecho una labor mediocre en la separación de opiniones y hechos, según una encuesta de la Universidad de Harvard.

La investigación se hizo antes de la elección de Obama. Se hablaba de un cierto ‘hartazgo informativo’. Pero, después, algo ha cambiado ¿O no?

Serenidad por Guerra Eterna.

Portada más elegante de la victoria, según Sáenz de Ugarte.

El País titulaba: “EE UU hace cola para leer la noticia en los periódicos“:

Buenas noticias para los periódicos. Los ciudadanos siguen buscando información en soporte de papel ante los grandes acontecimientos, ante las noticias que cambian el curso de la historia. Es lo que ocurrió el miércoles en EE UU. Más de 70 millones de norteamericanos habían visto por televisión la gran noche electoral, habían tenido acceso a la elegante aceptación de la derrota de John McCain, al emocionante discurso de Obama. Habían podido seguir en un sinfín de webs, minuto a minuto, cómo se iba moviendo el mapa electoral. Querían más. Por la mañana los ciudadanos corrieron a los quioscos a comprar periódicos. A ver y guardar las históricas portadas.

Hubo colas y reventas. En e-Bay y en la página web Craigslist se revendían periódicos por 50 y hasta 200 dólares. Las tiradas especiales de los principales diarios no fueron suficientes.

The Washington Post imprimió un 30% más de su tirada habitual pero los ejemplares se agotaron en cuestión de horas. Pusieron a la venta también una edición especial conmemorativa de 350.000 copias.

Los Ángeles Times, que en un primer momento había impreso 40.000 copias extra, amplió la tirada con 30.000 más.

The New York Times sacó 225.000 diarios más a la calle. Lo mismo ocurrió con la mayor parte de la numerosa prensa local. Los ciudadanos se quitaban de las manos las primeras páginas que anunciaban lo que en ese momento ya se sabía: “Obama gana”, “Obama hace historia” o, simplemente, “Obama”.

Chicago Tribune, como el resto de los diarios de Chicago, la ciudad que celebró la victoria, fueron los más beneficiados. Esa misma noche se empezaron a vender los primeros ejemplares del  junto a Grant Park. Se hizo a la antigua usanza. Periódico en mano, los vendedores pregonaban: “Llévese el Tribune. Hoy se ha hecho historia. Compre su ejemplar, que se acaba”.

Hoy El País vuelve con el tema para decirnos que algunos ejemplares de periódico se han convertido en piezas de coleccionista. A El Mundo tampoco se le ha escapado la noticia:

La demanda llegó a tal magnitud que unas horas después de agotarse todos los diarios impresos, a través de Ebay ya se subastaba un ejemplar del periódico neoyorkino por la friolera de 850 dólares (casi 670 euros).

En Chicago, feudo de Obama, la redacción de ‘The Chicago Tribune’ fue ‘cercada’ por una muchedumbre de lectores deseosos de encontrar la edición especial del día. El periódico, que ya había lanzado 690.000 periódicos en su primera edición, volvió a lanzar desde sus rotativas 120.000 ejemplares extra.

Aparece un interesante componente de fetichismo hacia el papel. Es algo concreto, que se toca y se puede comerciar con él. Sin duda también habrá que reflexionar sobre la necesidad de los estadounidenses de profundizar en un hecho histórico y esperanzador más allá de las pantallas de televisión o del ordenador. El periódico tiene esos componentes de credibilidad y capacidad de análisis como bazas a jugar durante algún tiempo.

No obstante, en todo lo ocurrido, yo no perdería de vista lo que nos recuerda Andrés Azócar:

Obama fue el candidato que más dinero gastó en su campaña en toda la historia de EE.UU. La web fue su centro de atención y el día de su elección, internet (junto a la TV) aprovecharon de sacar provecho a la imagen que ellos mismos crearon. Drudge Report, el sitio que puso en las cuerdas a Bill Clinton 10 años atrás (y que deambula por el amarillismo) duplicó el número de visitas del NYT durante la elección. El día de la elección CNN.com logró 12,8 millones de visitas únicas, el Washington Post 2,3 millones y Google News 3,2 millones.

Más allá de la movilización mediática que logró Obama (en buena parte gracias al desastre que deja Bush), y que es digna de estudio, es impresionante como el candidato demócrata manejó la agenda de los medios a su gusto, incluso dejando fuera la médula periodismo, que es la duda. El “encanto” por el nuevo presidente de EE.UU. pondrá a los medios (que deberán enfrentar uno de los años más duros financieramente en 2009) a prueba en su capacidad por recoger los conflictos, los lados B y la obligación de diferenciarse de lo que encanta a la audiencia.

portadaActualización 9 de noviembre, 2008: Al departamento de diseño de  Público también le ha gustado la portada del ‘día después’ del Chicago Sun-Times.

Hoy el diario reproduce la misma foto, aunque ha recortado el encuadre y no se han podido resistir a la seducción del texto. El resultado no es tan equilibrado y pierde la contundencia del mensaje escueto.

¿Aquí la imagen necesita más palabras? Seguramente sí, pero no tantas. ¿ Por qué hasta los periódicos más arrevistados se resisten a un cambio inevitable?

El televidente se transforma en “productor ciudadano”

Recupero -y amplío- parte de un artículo que escribí para Cuadernos de Periodistas nº 15  (la APM no ha colgado aún en la red, supongo que no tardará y podré enlazarlo más adelante):

neokinok.jpgQue la audiencia deje de ser pasiva para convertirse en ‘multitud de usuarios activos’ es tan sólo uno de los grandes cambios que han llegado con Internet. Muchos profesionales miran al mal llamado “periodismo ciudadano” como una forma de intrusismo en su actividad laboral.  Sobre ello se ha escrito y se ha debatido mucho, pero la tecnología avanza rápido y aún no hemos vivido más que el principio de la transformación.

Con la televisión experimental, por ejemplo, los “informadores casuales” adquieren nuevas herramientas, las fuentes de información se amplían y el debate promete adquirir dimensiones inéditas hasta la fecha. Sobre todo porque ya no se trata de una “supuesta” afrenta a la profesión, sino una intromisión en terreno ocupado hasta ahora por grandes grupos empresariales.

El colectivo Neokinok.tv capitaneado por el realizador y videoartista Daniel Miracle,  pretende en nuestro país mostrar otras maneras de ver y hacer televisión y demostrar que  la interacción con la comunidad y la participación de la audiencia es posible. Una humilde cámara de vídeo, un ordenador y una conexión de banda ancha a la red son herramientas suficientes.

Para que el proyecto de televisión experimental pueda resultar operativo y, de paso, protegerse de posibles problemas legales, Neokinok.tv ha ideado una estructura constituida por una figura clave, que llama NTE (Nodos de Televisión Experimental). Se trata de pequeñísimos equipos de creación y difusión televisiva, de baja potencia y coste muy reducido. Estos nodos pueden estar situados en cualquier espacio de interés comunitario, como por ejemplo: escuelas, centros cívicos, asociaciones de vecinos, residencias, etc. La función básica de estos equipos consiste en actuar como un espacio donde los usuarios tengan acceso a la creación y difusión audiovisual experimental y ciudadana.

Los contenidos que generan los NTE se emiten en la Red y se gestionan como una web de televisión por Internet. De este modo pueden verse desde muchos puntos del planeta. Además, todos los nodos tendrían una representación en una sede central donde se repartiría el tiempo de emisión equitativamente para cada nodo. Esto crearía un nuevo canal de televisión en Internet que, en caso de que resultara lo suficientemente representativo, debería ser retransmitido por TDT a nivel local, autonómico y estatal.

En 2002, Miracle consiguió que, desde la frecuencia de BTV (Barcelona Televisió) se le permitiera realizar una de sus emisiones en directo con un casco de su invención. Este artilugio, que recuerda vagamente al utilizado por Victoria Abril en la película “Kika” de Almodóvar,  permite a una sola persona grabar entrevistas en la calle con dos o tres cámaras incorporadas a un casco que hace a su vez de pequeño transmisor. Más tarde, durante varios meses de verano de 2005 y 2006, dentro del Festival de Teatro Citemor, el más antiguo de Portugal, el colectivo de Neokinok.tv, integrado entonces por una docena de personas, mantuvo una emisión experimental continuada.

Otras webs como Mogulus (hay quien lo aconseja mucho), Operator11, Justin o MakeTV ofrecen también la infraestructura necesaria para levantar verdaderos canales, con conexiones en directo y contenidos las 24 horas.

Oiremos hablar mucho de televisión en internet en los próximos años. De momento la red permite que las audiencias puedan elegir dos caminos para fugarse: la televisión a la carta, un fenómeno denominado ‘TeleYo’ por los sociólogos, y, por otra parte, esta transformación del televidente en productor.

Pues eso, si ya hay un periodista ciudadano ¿por qué no un productor de televisión ciudadano? Neokinok.tv propone hacerlo legalmente como una forma de animación ciudadana y de “desmitificar las estructuras televisivas que se supone pertenecen a las élites”.

Zemos ha realizado un repaso de las experiencias de televisión alternativa llevadas a cabo en España y EE UU por  artistas y colectivos desde los años 70 hasta hoy. Incluye un recomendable vídeo de 45 minutos de Fito Rodríguez y Cristina Arrázola-Oñate sobre un tema que cada día cobra mayor interés: la’televisión de proximidad’.

¿Cuánto periodismo nuevo se ha visto en Cáceres?

El  III Congreso Internacional de Nuevo Periodismo, organizado por Prestomedia y Diariocrítico.com en Cáceres, ha dejado su eco en la red para todos los que no pudimos acercarnos.

III Congreso Internacional de Nuevo PeriodismoPensaba hacer un rastreo y hablar de las diferentes visiones desde la neutralidad académica de Bárbara Yuste en Elpunto.es y en ABC al estilo desenfadado de Rosa J.C. en su blog (y la diferencia lógica de cuando escribe para Elpaís.com), pasando por la claridad expositiva de Borja Ventura. Pero da igual. Una ciudad preciosa, encuentros entre cibercamaradas, una necesaria puesta en común off line de todo lo machacado online y cita para el año que viene en Santiago. Porque hay un mundo real más allá de lo virtual, aunque sólo sea una réplica más o menos conseguida. ¿Alguien esperaba más?

 Crónica de Europa Press

Crónicas de la organización (el resumen, en la del día 1)

Me llamó la atención el primer cabreo de los asistentes, pues durante seis horas nadie pudo publicar nada porque en el Congreso de Nuevo Periodismo, donde se hablaba de nuevas tecnologías y de internet, no había conexión a la Red. Increíble pero cierto.

Me quedo con un ejemplo deleznable de lo que algunos entienden por “nuevo periodismo” . Y si no, comparen con el artículo original. Y lean el cabreo de la verdadera autora, que se queja con razón de que le han copiado hasta la erratas.

 That’s all my friends!! Quizá sea injusto para tanta gente que se lo ha tomado en serio, ha aportado sus experiencias y se ha llevado de allí su dosis de conocimiento, pero nuevo nuevo he visto y oído poco.