Cuando el periodismo cívico y el ciudadano se encuentran

Llevo un tiempo con la idea de dejar algún apunte sobre los beneficios que para el periodismo cívico puede tener un desarrollo adecuado del “periodismo ciudadano”. Pero un día por otro el tema se pospone. Un artículo de Paula Gonzalo me lo ha recordado y voy a aprovechar la serendipia.

chi-town.gifPrimero me llamó la atención el cartelito. Copio y pego. Y, en cuanto tenga más tiempo libre, investigaré sobre esta “reforma de los medios” que empieza con uno mismo; porque con el solsticio las horas de sol son más, pero en mi caso parece que el día se acorta y no me da tiempo a nada. En fin…

Después, leí el post sobre el Chi-Town Daily News, un periódico “online” dedicado exclusivamente a lo hiperlocal en una ciudad como Chicago (USA). Volvemos al sugestivo tema de la glocalización y al interesante futuro, aún por descubrir, que encierra para la profesión. De hecho, esta página echa mano tanto profesionales como de “periodistas ciudadanos”, que en este caso no son informadores ocasionales pues reciben una formación.

Si partimos de que el periodismo cívico es aquel que se ocupa de los temas más cercanos de la comunidad y hace especial énfasis en los problemas y sus posibles soluciones, nadie como los propios ciudadanos implicados para servir de fuente de información e, incluso, de comunicadores. Es así porque ninguna organización profesional, ni siquiera las todopoderosas agencias, pueden mantener un sistema de alerta informativa en todos los puntos en los que potencialmente puede generarse interés. Pero, incluso, en los casos en los que se llega a ellos, el sistema de selección y jerarquización de la noticia puede silenciarlos.

El periodismo cívico -comunitario, de interés público o de contacto, como también se le ha llamado- pone sobre la mesa cuestiones que los periodistas olvidamos con cierta frecuencia y que los ciudadanos nos recuerdan siempre que pueden. Por eso de la realidad pública y la realidad publicada se hace necesario retomar el contacto con la comunidad. También es una forma de encontrar espacios de interés que se han perdido en los medios en aras de agradar a las mayorías. Pues eso, justo es el momento y la ocasión -la que da la red- para que los medios se encuentren con las minorías y atiendan sus problemas.

El periodismo, en general, se encuentra con su vocación social y el negocio, en particular, encuentra un nicho de interés para sus actividades, tanto informativas como empresariales no nos engañemos. La idea no por conocida es menos buena.  

El pero, el meollo de la cuestión de esta nueva forma de periodismo ciudadano (que esta vez si puede considerarse como tal en ambos sentidos, el de periodismo y el de ciudadano) lo plantea la propia Paula Gonzalo:

Hay una cuestión acerca de la formación de los voluntarios. Chi-Town Daily News exige a los periodistas ciudadanos un intenso proceso de capacitación. Si bien este proceso no equivale a la formación profesional, Chi-Town Daily News intenta dar a los periodistas ciudadanos un trampolín para la presentación de informes (…) El resultado será una pregunta importante acerca del periodismo ciudadano: ¿pueden los ciudadanos escribir historias de los periodistas que estén debidamente investigando y escribiendo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: