Acceso a la información y transparencia de las fuentes

El tema del oscurantismo de la información institucional me preocupa y, por eso, cada cierto tiempo lo traigo al blog. Para refrescar las memorias y remover las conciencias. Ayer el profesor y periodista Juan Luis Manfredi opinaba en El País sobre la relación que tiene transparencia informativa y democracia, y entre otras cosas muy reseñables -mejor leer el texto original, por supuesto- resalto cuatro párrafos:

  • El buen periodismo no entiende de papel, web, radio o televisión. El medio no determina el mensaje, sino que son las fuentes y los contenidos los que determinan el nivel de calidad y de interés público de la información. Por eso, el ejercicio del periodismo consiste básicamente en hacer preguntas. Habitualmente, quien tiene las respuestas no quiere responder porque en su control radica su poder.
  • La prensa es sólo la correa de transmisión entre públicos y Gobiernos. No tiene más derechos, si bien actúa como referente y creadora de espacios públicos para la opinión y el intercambio de ideas. La prensa libre impulsa el buen gobierno de las administraciones públicas y es un factor determinante para la reducción de la corrupción.
  • Durante la reciente campaña, el PSOE ha prometido una ley de información pública que cubra este vacío legal [en España] (…) Sin estas herramientas, la democracia está incompleta.
  • Aquello que no es secreto oficial, que no atenta contra la seguridad y la lucha antiterrorista, que no perjudica la averiguación de delitos y la protección de datos personales, tiene que ser por definición público y de libre acceso.

Afortunadamente el diario más importante en español se muestra muy activista. Hace unos días publicó un amplio reportaje:

Lo que se oculta a los ciudadanos. Las administraciones practican el cerrojazo informativo – España es uno de los pocos países de la UE que no garantiza por ley la transparencia. Rosario G. Gómez 03/05/2008

 Precisamente la FAPE abre su último boletín con un artículo de Borja Bergareche que escaneo y reproduzco aquí integramente (no lo han colgado aún en la red y no sé por qué). Se titula “El (escaso) acceso a la información”:

Desde que Suecia aprobara la primera ley de ac­ceso a la información en 1766, esta herramien­ta fundamental de las sociedades abiertas ha crecido en importancia y sofisticación a medi­da que el control y la gestión de ese poder intangible que llamamos información se convertía en el deporte cortesano preferido. En el contexto europeo, una serie de iniciativas impensables por ahora en España han mul­tiplicado las posibilidades de sacar noticias de donde antes no las había. Farmsubsidy.org propone el siguiente juego. En menos de tres segundos, asocie este nombre a una profesión: ¿Isabel II de Inglaterra? Agricultora. ¿Mario Conde? Campesino. ¿Alberto Alcocer? Empresa­rio agrícola. ¿Alberto de Mónaco? Jornalero. En efecto, esta iniciativa de acceso a las cifras de la política agríco­la de la Unión Europea -que recibió el premio Periodista Europeo del Año 2006- ha permitido establecer por pri­mera vez el mapa de los beneficiarios de la PAC, con un resultado sorprendente. Y noticioso. Si la Reina de Ingla­terra recibió en 2006 más de 350.000 euros en concepto de pago único por sus propiedades rústicas, Mario Con­de recibió un cheque de Bruselas de 220.000 euros por una finca en Ciudad Real. Empresarios como Alberto Al­cocer y un aristócrata como Alberto de Mónaco figuran también en la “lista verde”.

En el mundo existen unos 76 países que disponen de leyes de libertad de información o de acceso a la infor­mación, según datos facilitados por la organización radi­cada en Madrid, Access Info Europe. 42 de los 47 miem­bros del Consejo de Europa y 22 de los 27 socios comu­nitarios tienen leyes específicas en esta materia. Una ho­norable liga en la que no juega España, que es con Gre­cia el único estado miembro de la UE de más de un mi­llón de habitantes que no cuenta con una regulación es­pecífica. ¿Para qué sirven estas leyes? En un país como Gran Bretaña, que cuenta con una avanzada “Freedom of Information Act” (FOIA), en vigor desde el 1 de enero de 2005, sirve para que el sitio web de la BBC tenga una sección y un portal específico para temas FOIA. Una rá­pida consulta muestra el potencial informativo que ofre­cen las solicitudes de datos en manos de la Administra­ción realizados al amparo del FOIA. En “El primer gusto por el poder de Brown”, un redactor explica que “se ha hecho más luz sobre el activismo juvenil de Goráon Brown después de la publicación de documentos en ma­nos de la Universidad de Edinburgo a raíz de una solici­tud de la Unidad de Libertad de Información de la BBC”.

En opinión de Brigitte Alfter, editora del blog sobre ac­ceso a la información www.wobbing.eu, “se trata de una estupenda herramienta periodística”. El problema es que, como destacó Sol Gallego, subdirectora de El País, en un debate celebrado en la Asociación de la Prensa el 22 de enero, “en España es mucho más fácil saber dón­de va a cenar el Príncipe de Asturias que cuántos avio­nes han aterrizado en el aeropuerto de Barajas”. El PSOE ha incluido en su programa electoral la aprobación de una “ley sobre el derecho al libre acceso a la informa­ción”, una promesa que ya recogía su programa de 2004. El PP no contiene esta propuesta. En todo caso, como explica Hefen Darbishire, directora de Access Info (entrevistada en ABC el 20 de febrero) el proyecto de convención europea sobre acceso a los documentos pú­blicos que discutirán los miembros del Consejo de Euro­pa en Estrasburgo en primavera”obligará a hacer cam­bios en España”. Unos cambios que requieren, más allá del ámbito legislativo, un cambio cultural tanto en la ges­tión que hace la Administración de la información que detiene como en el uso exigente (y exigible) de ella que hacen los administrados, comenzando por el gremio pe­riodístico. 

 

La Coalición Pro Acceso promueve en España la creación de una ley que haga más accesible la información institucional. Lucha por el ‘derecho a saber’.

2 comentarios

  1. […] “nuestros asuntos”, y nosotros les pagamos para que los administren. Por eso, cuando necesitamos información, datos, números exactos sobre esos asuntos oficiales, ellos, que son funcionarios a los que les hemos asegurado un trabajo estable de por […]

  2. […] tantos otros, estoy deseando que se haga la ley, y que los funcionarios se adapten a ella, que esa será otra lucha. No obstante y a pesar de esa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: