Sobre el retoque fotográfico y la copia de textos

Zhang Liang tenía una buena fotografía pero le faltaba una paloma para que fuera perfecta, para conseguir el efecto apropiado. La añadió con Photoshop y recibió un premio por su obra. Ahora, comprobada la trampa, le han despedido de la publicación para la que trabajaba, que es donde publicó la foto.

Zhan ha dicho en su defensa que sólo lo ha hecho una vez. Y yo me pregunto: ¿Cuántas veces hay que matar para recibir una acusación de homicidio?
Pero la noticia es el despido no la manipulación, no nos engañemos. Me recuerda que hace unos meses también despidieron al redactor jefe de la revista “Men’s Fitness”, Neal Boulton, por publicar en la portada del mes de junio/julio de una imagen del tenista Andy Roddick con los brazos exageradamente musculosos. La realidad nunca puede estropear una portada impactante, debió pensar y también recurrió a san Photoshop.

En la era de los efectos especiales y la realidad virtual, la sensibilidad popular no perdona que el fotógrafo retoque la imagen. Vemos el mundo a través de sus ojos y sólo lo creo si lo veo, aunque sepa que hay muchas maneras de percibir y de mirar. Para los redactores no es lo mismo, aunque los despidos muchas veces parecen reacciones de la mujer del César.

EFE despidió a una “veterana periodista” por copiar literalmente varios párrafos del artículo ‘déjà vu’ contenido en Wikipedia. El artículo se publicó en un diario colombiano, a cuya redacción empezaron a llegar inmediatamente cartas e coreos electrónicos denunciando el caso. 

La costumbre está muy extendida en la profesión. Y creo que parte de la Universidad o antes. Incluso hay quien lo defiende. Para muchos, lo importante es que no se han inventado la información. El caso de Jayson Blair dejó marcado al NYT, el diario más prestigioso del mundo.

Confieso que face unos años me preocupaba mucho el tema. Me parecía terrible que los profesionales copiaran, que los estudiantes se entrenaran en los colegios para hacerlo o que internet fomentara el hábito. Ha llegado la hora de relajarse y mirar de frente al mundo cambiante (también en esto).

No me preocupa tanto que, en fotografía, se hagan algunos retoques como que se manipule la imagen para intentar engañar, o vender que es lo mismo; no me parece mal que el redactor copie y pegue siempre que no se apodera de la autoría. Es lícito si respeta al autor original y lo cita. Es más, es muy probable que el texto se enriquezca con estas aportaciones.

En realidad con la copia y el retoque no es tanto el gesto como la intención. ¿O no es así?

Posdata: Me ha conmovido Espada hoy, porque enlaza con su viejo medio (Siempre tuvieron agua), del que se marcho bastante enfadado  y porque plasma en las reflexiones que hace sobre la entrevista a Costan Dacosta, de Eroski, algunas cuestiones de las que tantas veces hablo en clase. Impagables pensamientos sobre el entrevistador pasivo y el entrevistado mudo:

El señor Costan Dacosta se permite no responder a una pregunta de intención postal. Percibo una inesperada flojera en sus entrevistadores. Es el problema de las entrevistas, y, especialmente, el problema de las entrevistas que cuesta conseguir. ¿Cómo se permite el “no comment” un empresario vasco ante la pregunta de si es objeto o no de chantaje? ¿Es que no percibe que no responder a esa pregunta supone instaurar al chantajista como un poder fáctico, reconocerle y someterse? ¿Es que no lo ven, tampoco, sus entrevistadores? ¿Cuál es la respuesta que se deduce de esa no respuesta?

Anuncios

4 comentarios

  1. Estoy de acuerdo Félix, nunca defenderé la copia y mucho menos el plagio, aquí creo que no cabe relajación por nuestra parte. En todo caso pensar en qué nos estamos equivocando al mandar éste o aquel trabajo al alumno.

    Saludos.

  2. Bueno, no posteo para decir nada inteligente ni constructivo: sólo que el tema de San Photoshop no es más que la consecuencia de la causa, de los tiempos que estamos contruyendo. En realidad es San Continente versus San Contenido, que es la cultura dominante. Lo que es más difícil de captar es el “efecto Photoshop” de las notcias, los artículos escritos, la publicidad y la conversación con el vecino. Besines, Félix.

  3. Las portadas de las revistas femeninas están casi siempre retocadas. Ya sean modelos o “famosas” las que aparecen, pocas veces no hay un toquecito de Photoshop. Entonces, ¿existe la descriminación? A un tenista no se le pueden inflar los músculos, pero a cualquier mujer sí se le pueden retocar arrugas, michelines, ojeras, brillos, reflejos… ¿Habría que despedir a las directoras de Marie Clare, Vogue, Cosmpopolita, Elle… ( por citar algunas) de todo el mundo? ¿Se creen las lectoras femeninas que Sharon Stone tiene ese rosto impecable a los 50 años en todas las fotos ( incluida campaña publicitaria) que aparecieron publicadas con motivo de su cumpleaños?

  4. […] perdió la inociencia casi desde su mismo nacimiento. Es algo que sabemos desde hace tiempo. Y la manipulación de la imagen se ha convertido en una constante y en una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: