¿Hay un límite legal para los comentarios de los internautas?

El caso Putasgae.org, que tuvo en tensión a los internautas españoles durante una buena temporada, puso de manifiesto que las leyes del siglo XX tienen que adaptarse al XXI y a las nuevas tecnologías. En los medios digitales, por un lado se asegura la libertad de expresión a quienes hacen comentarios y se les incita a que los hagan pero, por otro, los moderadores borran y borran sin más explicación. Queda la duda de si el exceso de celo se convierte en censura.

En su consultorio digital, Carlos Sánchez-Almeida profundiza en el tema y analiza el tratamiento legal que reciben en España los comentarios publicados en diarios digitales, tanto en lo que afecta a los propios usuarios como en lo concerniente al grado de responsabilidad que contrae el medio en que se publican. Porque, en muchas ocasiones y sobre todo cuando el objeto del comentario no coincide con la línea editorial del medio, comprobamos que se publican insultos y se permiten falsedades contra personalidades públicas que nunca aparecerían firmadas por un profesional. Pero lo han dicho otros…

¿Cómo afecta los comentarios delictivos o los insultos que han ido más allá del molesto ataque del troll de turno a las páginas que los albergan?

La contestación del abogado, que plantea jurisprudencia nacional y europea determina:

Carlos Sánchez-Almeida.Cuando se trate de comentarios, informaciones u opiniones publicadas por terceros, debería aplicarse el régimen de la Directiva de comercio electrónico, que establece que el prestador de servicios no podrá ser considerado responsable de los datos almacenados a petición del destinatario, a condición de que:

  • el prestador de servicios no tenga conocimiento efectivo de que la actividad a la información es ilícita y, en lo que se refiere a una acción por daños y perjuicios, no tenga conocimiento de hechos o circunstancias por los que la actividad o la información revele su carácter ilícito, o de que,
  • en cuanto tenga conocimiento de estos puntos, el prestador de servicios actúe con prontitud para retirar los datos o hacer que el acceso a ellos sea imposible.

La LSSICE española dispone que se entenderá que el prestador de servicios tiene conocimiento efectivo cuando un órgano competente haya declarado la ilicitud de los datos, ordenado su retirada o que se imposibilite el acceso a los mismos, o se hubiera declarado la existencia de la lesión, y el prestador conociera la correspondiente resolución.

Pero también el comentarista, ofendido por que le quitan la palabra prometida, puede acusar al medio de censor: 

La legislación española sólo considera punible la censura cuando ésta es ejercida por un funcionario público. Cuando la ejercen particulares en sus propios medios de comunicación, estaríamos ante un concepto distinto, definido con el socorrido eufemismo de «línea editorial».

La sección de Sánchez-Almeida ha cumplido expectativas en Elmundo.es, que por cierto estos días muestra ufano su nueva redacción y lo hace al estilo de los grandes; por eso de que ‘ser grande es una actitud’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: