Juan Luis Cebrián no entiende el negocio en la red

Yo pongo el euro, el periódico me da lo que quiere. Hoy El País, página y media de autobombo con motivo de su junta general de accionistas. En el párrafo final, Cebrián explica la razón del carácter errático de los medios de Prisa en la red:

En cuanto a Internet, donde las distintas webs de PRISA cuentan con 21 millones de usuarios únicos, Cebrián apostó por construir en torno a EL PAÍS la más potente comunidad informativa en español en toda la Red. Pese a todo, se mostró precavido a la hora de invertir en este sector, dada la escasa publicidad que arrastra Internet y la cultura de gratuidad que se ha implantado en la comunidad de internautas.

Las empresas quieren ganar dinero, también las de comunicación. De hecho El País informa de sí mismo en Economía.  Lo entiendo. No sé si Cebrián/Prisa ha entendido, pese a todo lo que le ha llovido, la red.

En esas estoy cuando, unas páginas después, me encuentro con un artículo memorable de Imma Tubella, rectora de la Universitat Oberta de Catalunya, titulado “Bajo el asfalto está la Red“. Cebrián debería haberlo leído antes de hablar a su accionariado.

Resulta que buscábamos la revolución en los medios o en los equipos, y, como sucede en Internet, la encontramos en los usuarios. Si queremos entender el futuro tenemos que observar a nuestros hijos en nuestras casas, porque la revolución de los medios se cuece en las habitaciones de los más jóvenes (…)

No nos engañemos, la única divisoria real es la edad (…)

¿Qué significa todo esto más allá de unos datos y unos porcentajes? Un cambio de comportamiento tan importante que, o bien los medios lo entienden o pierden a los jóvenes para siempre (…)

Los estudios sobre gestión del tiempo que hemos hecho reflejan que lo que ha dejado de hacer la gente para navegar es dormir y no hacer nada. Ve menos televisión y va menos al cine. Escucha más música y lee más prensa. Y lo más interesante, consume muchos medios al mismo tiempo. El multitasking o la multitárea se resume en estar atento a cinco pantallas a la vez (…)

A nosotros -una generación que ha crecido con la tele, el Vamos a la cama o Un, dos, tres… responda otra vez-, nos cuesta entenderlos, de la misma manera que nuestros padres no nos entendían cuando buscábamos playas debajo del asfalto y tratábamos de ser realistas soñando lo imposible. Quizá lo que deberíamos hacer, es darles paso. Tal vez el mundo iría de otra manera.

Juan Luis Cebrián es toda una referencia para los periodistas de mi generación, para todo el periodismo español. No hay duda. Pero para mirar internet debería ponerse otras gafas o atender a su inmediata competencia, que le está mojando la oreja. O hacerle caso a Imma Tubella.

Una respuesta

  1. Pues en los 70 Cebrian bien entendia que el rollo iba de la publicidad y no de lo que pagaba el que compraba el periodico; no entiendo donde se ha perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: