Periodismo vocacional como excusa ante el periodismo verdadero

“El periodismo no es un oficio: es una vocación, y se necesitan muchas condiciones para ejercerla.” 

 (Leído en Volví a escribir)                                                 Viñeta: Favelis

frase-copia.jpg

La frase suena contundente, pero no me parece acertada. Prefiero el razonamiento que hace García Márquez, pues sitúa la vocación en el lugar importante-pero-no-esencial que le corresponde:

garcia-marquez.jpg “Se nace escritor, pintor o músico. Se nace con la vocación y en muchos casos con las condiciones físicas para la danza y el teatro, y con un talento propicio para el periodismo escrito, entendido como un género literario, y para el cine, entendido como una síntesis de la ficción y la plástica (…) Las aptitudes y las vocaciones no siempre vienen juntas. De ahí el desastre de cantantes de voces sublimes que no llegan a ninguna parte por falta de juicio, o de pintores que sacrifican toda una vida a una profesión errada, o de escritores prolíficos que no tienen nada que decir. Sólo cuando las dos se juntan hay posibilidades de que algo suceda, pero no por arte de magia: todavía falta la disciplina, el estudio, la técnica y un poder de superación para toda la vida.”

La vocación es útil para estar satisfecho con lo que se hace, para mantener la ilusión en una profesión que tiene muchas contrapartidas. Es un gran valor, pero se necesita “la experiencia difícil y empecinada” del oficio para poder trabajar en esto.

He conocido periodistas advenedizos para la profesión que, tras unos años, han aprendido a amarla como si fueran “de raza“.

Esto me recuerda algunas lecturas del recomendable blog de Gonzalo Peltzer, que ha tratado varias veces el tema (desde el bando de los descreídos, que no es exactamente el mío, aviso). Me parece muy interesante para poner la cuestión sobre la pantalla y empezar el diálogo: 

  • ¿Es el periodismo arte, oficio, profesión o carrera? “La cuestión de si el periodismo es una profesión, oficio o arte es una disquisición semántica y también jurídica o legal.”
  • Pero, ¿quién es un periodista? “Un buen periodista no es aquel que domina unas técnicas o destrezas más o menos mecánicas, sino quien sabe mirar, escuchar, pensar y además es capaz de expresar aquello que ha mirado, escuchado y pensado.”
  • Dónde encontrar periodistas. “¿Son las facultades un buen lugar para encontrar buenos periodistas o son ellas las responsables de que las redacciones estén llenas de falsos periodistas?”
  • Cualquiera es periodista: “Es mucho más difícil encontrar un verdadero periodista que un abogado, un policía o un peluquero. Sin embargo cualquiera dice que es periodista y lo aceptamos como si nada (…) ¿Será por este abuso del título que tanta gente denosta a los periodistas?”

No sé si será por eso. Habría que definir qué es un “periodista”  o un “verdadero periodista” antes de seguir hablando.

Tendremos que reflexionar sobre ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: