Responsabilidad de los medios ante el terrorismo

Después de publicar el post anterior, me he parado un momento a pensar sobre las lecturas off line. Mi reacción, Paulov por medio, fue probablemente motivada por ésta: 

En la presentación del último número de Cuaderno de Periodistas, Urbaneja cuenta que recientemente escuchó “en una cadena de televisión que presume de seriedad, y que se siente depositaria del buen priodismo, una alusión al secuestro de la política colombiana Ingrid Betancourt por las guerrillas terroristas qu se trataba de una ‘detención’, y el cronista siguió tan ancho, como el editor, presentador… Así vamos”.

Gorka Landaburu piensa que hay una intoxicación sobre el tema de ETA, de manera que el grupo terrorista copa muchas portadas innecesariamente, sólo porque vende bien. No obstante, no puede haber autocensura, sino actuar con ética. Para él es importante la afirmación de la Unesco acerca de que el mayor servicio que los medios pueden prestar en la lucha contra el terrorismo es actuar libremente. Pero con una matización importante: “los medios, además de defender la libertad, deben defender la democracia”. La banda atentó contra él (vídeo 0:44 m)

José Luis Barbería, por su parte, cree que Batasuna ha convocado ruedas de prensa, con gran impacto mediático, en las que no decía nada nuevo. Se regala un espacio demasiado valioso cuando “la única noticia de ellos que interesa es la que no están dispuestos a darnos”.

  •  Descargar el artículo. En él se muestra partidario de reducir drásticamente el desmesurado espacio que se dedica al terrorismo, incluidas las páginas de condenas rituales y se dicen cosas como éstas, que no tienen desperdicio: “Los medios de comunicación no podemos ser neutrales puesto que formamos parte del sistema democrático y estamos comprometidos en la defensa de los derecho humanos que los terroristas tratan de destruir (…) ¿Por qué nos comportamos, a veces, como si el mensaje de los terroristas fuera una mercancia más destinada a excitar la antención de los lectores? (…) Tienen sus propios medios de comunicación, pero éstos cumplen casi exclusivamente la función de cementar la cohesión interna en su espacio político. Al resto, nos necesitan para que labremos el camino que conduce al desistimiento colectivo. Atención no aspiran tanto a convencernos de las bondades de sus propuestas, como a que les apliquemos ese tratamiento aséptico, aceptado tácitamente por algunos de nuestros compañeros, que, invocando la imparcialidad profesional, consigue, precisamente, el efecto contrario a la mirada objetiva, en la medida que ignora o amortigua las diferencias entre el terrorismo y la democracia (…) Conviene no olvidar que en la ponencia Txinaurriak (hormigas) de KAS elaborada en 1995 para preparar el terreno al asesinato de periodistas (‘el frente mediático’, que dicen ellos) explicaban que con esos atentados se trataba de conseguir ‘que los periodistas que ahora piden guerra, pidan luego soluciones’ (…) ¿Han conseguido domesticarnos? Aceptamos con resignación que nos retiren el derecho a preguntarles en sus comparecencias (…) pasamos por alto que hayan impuesto el veto a una serie de periódicos y hasta nos disputamos sus declaraciones (…) La quema de un cajero bancario puede dar para dos columnas ocn foto (..) No soy partidario de un apagón infromativo -los hechos son sagrados-, pero sí de reducir drásticamente el desmesurado espacio que dedicamos al terrorismo (…) El exceso de información produce, además, el efecto perverso de normalizar la presencia del terrorismo y de exagerar el peligro, al tiempo que adormece conciencias y facilita la impresión buscada de que todo lo que se haga contra ellos resultará inútil.

Lourdes Pérez se muestra preocupada por la utilización de las nuevas tecnologías, concretamente de internet, por bandas terroristas como Al Qaeda.

  •  Descargar el artículo. En él se aboga por extremar la responsabilidad social para sobreponerse al miedo colectivo, no magnificar equivocadamente el impacto del terror, saberlo calibrar para no infravalorarlo y no alimentar la visceralidad. Y, por supuesto, prestarle la debida atención a las víctimas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: