III Congreso de Periodismo en la Red de “La Complu”, segundo día

Acabo de confirmar que la negativa impresión que me traje ayer a casa del Congreso de Periodismo en la Red la comparto con algunos ponentes. Es un alivio toparme con este respaldo, pues, por mucho que se pudiera razonar, andaba yo con cierta conciencia de culpa. Como he hablado tanto de la subjetividad, debo arrastrar algún trauma con ella. Creo que me lo voy a tener que tratar. Menos mal que esta vez el refrendo viene de personas cuya opinión respeto.

Lo peor de este segundo y último día congresual es que fue “menos” de lo mismo, salvo por la intervención de Jauregui, siempre sensato él, y las anécdotas de Urbaneja al cierre. Aparte, y por eso de la ecuanimidad, tengo que admitir que, como en eso de los libros, que dicen que de todos se aprende algo, siempre me traigo algo de los congresos. En este hubo un par de chispas que despertaron mi interés. Sobre todo cuando Pilar Gómez-Borrero, Eduardo Bendala y Juanlu Sánchez hablaron de sus experiencias profesionales. No obstante, para calificar el evento habrá que esperar a que se publiquen las comunicaciones.

De momento, si ayer hice una colección de frases, hoy contaré alguna de esas anécdotas (por orden de aparición, no de importancia):

Jaime Estévez, más que una historieta, da una primicia al anunciar que abandona Europa Press para crear una agencia digital.

Fernando Jauregui capta la atención del personal cuando, para ilustrar lo que significa enfrentarse a nuevas tecnologías, cuenta que, en los orígenes de El País, trajeron una modernísima rotativa de Suecia. Un día, de repente, la máquina dejó de funcionar y nadie sabía qué hacer. Hubo que llamar a un técnico sueco, cuyo diagnóstico fue concluyente: hacía falta un gato. Al parecer el taller estaba infestado de ratones que se comían los cables.

Después, tras un inciso sobre la necesidad de cambiar la ley y las responsabilidades, cuenta como la frivolidad de un redactor, un viernes a las 12 de la noche (sin supervisión posible, claro), le costó una multa. Él, como director del medio, se enteró el lunes de que tenía una denuncia de unos futbolistas del Barcelona F.C. El caso, conocido como Hesperia, hizo jurisprudencia; no obstante, el redactor no dio la cara, según Jauregui.

Jauregui recuerda también la discriminación hacia los medios digitales existe haste en la Agenda de la Comunicación, una publicación que pagamos todos con nuestros impuestos. Cuenta que La Moncloa decidió quitar su medio de la guía. Moraleda no quería merterlos “porque no cabían todos los medios digitales”. Él insistió porque “naturalmente estamos ante un medio, porque cuenta con un director profesional, tiene más de tres o cuatro periodistas contratados, está abonado al menos a una agencia de noticias, está constituido como empresa legal en España y no en cualquier paraíso fiscal y, además, su objetivo compobado es la información.

Lo mejor de Urbaneja es el análisis de una noticia de hoy, servida por agencia, de la que se han hecho eco varios diarios: “La ministra de defensa restringe las visitas al Marca desde los ordenadores del Ministerio”. Para el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, la nota habla de “cuatro ejércitos” y a él no le salen las cuentas. Sólo llega hasta tres. Además “¿quién ha visto esa nota? ¿La tenía el periodista? Ni siquiera va firmada la noticia. ¿Cuáles son las fuentes a las que se refiere? Es una forma de ejemplificar que “en esta época de ‘anarquí digital’, entendida en el buen sentido, no podemos perder de vista que hay que preservar más que nunca las viejas reglas del oficio. Los periodistas vivimos de esto”.

Otra de Urbaneja:The Guardian publica 1.200 rectificaciones al año. Podría parecer que es el diario que más se equivoca del mundo”, pero nos equivocamos nosotros si lo vemos desde esta perspectiva.

La intervención de Urbaneja empezó con una cita al director del New York Times: “No olvidemos que la diciplina del periodismo es la verificación, no la afirmación”.

Eduardo Bendala se asombra de la formación con la que algunos alumnos salen de la facultad (lo he apuntado bien por la parte de culpa que yo pudiera tener en esto) y de la falta de reflexión generalizada en la profesión sobre lo que se publica. Cuenta que mandó a una becaria a hacer una entrevista a Pedro Solbes. Al supervisar el trabajó comprobó que en el texto aparecía “P. y B.”. Extrañado preguntó a la redactora, y ésta le contestó que Solbes lo había pronunciado así y ella lo había transcrito. “No sabía lo que era el PIB (Producto Interior Bruto) y no se había molestado en comprobarlo. Daba por acabado su trabajo a pesar de que sí sabía que lo iba a ver su jefe”.

Una pena que, al principio de la intervención de Eduardo, no funcionara la conexión a Youtube. Intentó mostrar el vídeo “UPMC Future?”, un ejemplo de cómo cambia la vida hiperconectada con tecnología ya existente. Bueno, lo traigo aquí por si alguien se quedó con las ganas (03:05, en ingles):

Bueno, finalmente he de decir que lo mejor estuvo en las gradas. Me sorprendió gratamente la inquietud que mostraron muchos de mis alumnos (los de la Carlos III siguieron masivamente el congreso y plantearon muchas preguntas; sin embargo, los pocos que vimos de la Complutense -fuera los de la organización- no se hicieron notar de demasiado a pesar de que jugaban en casa) y los miembros del Sin Futuro y Sin Un Duro, que dejaron claro que el nombre del blog es sólo una declaración de guerra a los obstáculos que se interpongan entre ellos y su vocación. Enhorabuena desde aquí. Han prometido colgar mañana viernes todos los vídeos, ya editados, que han grabado durante estos dos días. Con chavales como éstos no todo está perdido.

“Aún hay esperanza”. fue la frase que cerro este congreso. Me quedo con ella.

 

III Congreso de Periodismo en la Red en la Complutense

Vuelvo un poco bajo de forma y fondo del III Congreso Internacional de Periodismo en la Red, que se está desarrollando en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense. Me pasa siempre, tanto con los congresos como con los restaurantes: en la carta/programa los platos parecen mucho más suculentos que cuando pasan la dura prueba del paladar.

No he sido el único, parece. Pero yo, después de comprobar que la mirada positiva también funciona en los blogs como acicate del conocimiento, me niego resisto a desarrollar ningún espíritu crítico. Será por aquello que decía Don Murray:

Los periodistas a veces se ponen difíciles. Me aburren las quejas de los demás periodistas. Incluso me aburro de las mías propias. Pero es cierto que redactar no  se hace más fácil con la experiencia, pues uno siempre está elevando su propia exigencia cada vez que se aprenden nuevas formas de decir lo mismo. El periodista merece respeto y comprensión por los retos de este peculiar oficio. Podrá aprenderse a ser editor, eso no puedo asegurarlo; pero sí sé que nunca se aprende del todo a redactar; siempre se está aprendiendo; siempre estamos propensos a equivocarnos y a ser enviados a la última fila del aula.

Cojo oxígeno positivo. He llegado a tiempo para escuchar algo de la experiencia de Fogel con Lepost.fr, que compara con la aventura española de Sindo Lafuente, Soitu.es (Sindo habló después). Como soy un coleccionista de frases, me quedo con éstas del ponente francés:

Hablamos mucho de que el periodista digital tiene que aprender a convivir con su audiencia. Pero el periodista tiene que ser mejor que ella. No basta con convivir.

De los demás, subrayo esto:

Estamos especulando mucho sobre internet y puede que en unos años desaparezca. Estamos inmersos en cambios muy rápidos. El CERN está preparando una nueva red, que se llama Grid, muchísimo más potente y más veloz. (Concha Edo)

Ya no necesitamos más información; necesitamos inteligencia para buscarla (…) Cuando todos hacen mermelada ,nosotros -los periodistas- tenemos que hacer licor de fresas (…) Hemos hablado demasiado de herramientas cuando lo importante está en el contenido. (José Luis Orihuela)

Es preocupante la cantidad de medios públicos que hay en España (…) En la actualidad hay medios de información pagados por todos que dicen a los ciudadanos lo que tienen que votar. (Gumersindo Lafuente)

Los periodistas en internet competimos por el segundo clic. El primero es de Google, de los buscadores que están ganando cantindades astronómicas con ello. El objetivo es conseguir que después el usuario pinche nuestro destino. Aquí nos están comiendo la merienda Wikipedia y Youtube. (José Cervera)

Recuerdo que mañana, jueves, se puede seguir el congreso en directo por internet. Aunque luego suelen alterarse algo los horarios establecidos, conviene consultar el programa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores