Un freelance debe estar preparado para los contratiempos

He leído en Blog del freelance una entrada llena de sensatez y buenos consejos que me ha traído un montón de recuerdos. Se titula “Qué hacer cuando la has ca##do en un proyecto“.

Creo que tenía que haber leído algo así en alguna época pasada de mi vida. Me habría evitado la confrontación directa con cierto redactor jefe, hoy director adjunto de cierto periódico de tirada nacional. Por eso me ha llegado al alma eso de “no entres enfadado en la discusión porque aunque logres “ganar” el debate, perderás al cliente. Y eso no te sirve para nada”. Qué verdad.

Bueno, creo que todos los colaboradores que actúan como freelances en los medios deberían leer el artículo en Blog del freelance o en su versión original, en FreelanceFolder, publicado por Troy Peterson bajo el título “How To Handle Monumental Screw Ups When They DO Happen“.

Los colaboradores son (somos) el eslabón más débil de la cadena empresarial mediática. En ocasiones la precariedad es tan grande o mayor que la de los becarios. Y la desorientación a la hora de hacer cuentas, ni te digo…

Traducción (más o menos):¿Dónde está Elisa? – Tiene una cita con su contable- Ah sí. Ésta es la primera vez que declara como freelacer, ¿no? – Jo. Será interesante.- En la oficina contable …  -¿A qué te refieres, no puedo reclamar el chocolate como un gasto de negocio?!?

Como sé que siempre hay alguien que por pereza o por falta de tiempo se resiste al enlace, ahí va una síntesis de las cinco ideas principales del artículo de Peterson:

1. Actúa. Una mala gestión de la crisis puede hacer que pierdas a ese cliente y, lo que es peor, que esa situación derive en una “boca a boca” muy poco favorable (…) Así que ponte en contacto con el cliente para solucionarlo todo.

2. Mantén la calma y escucha. La primera conversación tras el “problema” marcará el tono para el resto de la relación con el cliente (…) No te muestres a la defensiva y, por encima de todo, no entres enfadado en la discusión porque aunque logres “ganar” el debate, perderás al cliente. Y eso no te sirve para nada.

3. Identifica el problema. Una de las opciones más útiles es pedirle -de alguna manera- que lo formule [el problema] a través de un correo electrónico.

4. Elige la mejor salida y arréglalo. Si la próxima vez que contactes con el cliente puedes informarle de que has tomado medidas, y de que has conseguido arreglar el problema, es altamente probable que la relación de confianza quede restablecida, e incluso reforzada.

5. Analiza qué es lo que ha fallado y pon los medios para que no vuelva a ocurrir. No deberías permitirte caer de nuevo en el mismo error. Así que revisa con lupa tu metodología de trabajo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: